/ sábado 23 de octubre de 2021

Sergio Ramírez plasma en Mazatlán una de sus mejores obras pictóricas

El reconocido artista publicitario de marcas internacionales, originario de la comunidad de Aguaverde, Rosario, deja todo su corazón y sentimientos en el mural más importante de su carrera

Mazatlán, Sin.- A 23 años de haber iniciado su carrera pictórica, Sergio Ramírez Ríos logró uno de sus más anhelados sueños: pintar un mural de grandes dimensiones.

Desde pequeño mostró habilidades para la pintura. Sus primeros trazos lo llevaron a dibujar personajes animados, así empezó a descubrir su verdadera pasión. Hoy es un artista consolidado, que ha triunfado en ciudades importantes como Los Ángeles y Nueva York, pero reconoce que ha sido un camino difícil de recorrer.

Siempre tuvo la ilusión de plasmar alguna obra en su querido Mazatlán, hasta que logró concretar algunos proyectos. Uno de sus objetivos es el dejar una obra que representará al puerto y demostrara lo bonito que es.

Fue ahí donde inició su aventura de pintar la fachada del Hotel The Inn At Mazatlán, sin imaginar que se convertiría en una de sus mejores obras debido al reto al que se enfrentó durante el proceso.

Después de dos meses, vio culminado un sueño, pero también uno de sus más grandes retos, ya que está acostumbrado a pintar sobre superficies planas, en ciudades de Estados Unidos, donde no hace tanto calor y no hay tanta humedad como en Mazatlán, pero eso no le impidió aceptar el reto y terminarlo.

"Los relieves de la fachada del Hotel The Inn, los balcones, las ventanas y jardineras vinieron a complicar el trabajo al doble, sin embargo, tras casi dos meses de trabajo estoy satisfecho con el resultado. Fue un gran reto, es la obra más importante que he realizado en mi vida y estoy muy orgulloso, es como un sueño hecho realidad, nunca pensé que sería un reto tan grande”.

También puedes leer: Escobas de popote, una artesanía poco valorada en Sinaloa

Recuerda que su primer mural lo pintó en un cibercafé en el Hotel Freeman en Mazatlán, su primer gran proyecto, el segundo fue un mural de la Virgen de Guadalupe que pintó en el templo de su pueblo, trabajo que le abrió las puertas para pintar en Estados Unidos y este del hotel de The Inn es el tercer proyecto importante.

El artista, que es originario de Aguaverde, Rosario, fue quien propuso el diseño del mural, tres delfines que salen del mar, que ahora luce imponente en la fachada del hotel de 16 pisos a 45 metros de altura.

"Nunca había hecho nada del mar y delfines, todo lo que he hecho es más como publicidad, es la primera vez que hago algo que es mío, diseño propio y en este tipo de edificios con este tipo de arquitectura no sólo por la arquitectura sino porque lo dibujé a mano alzada y en un tiempo récord".

Sergio, de 43 años de edad, tiene en mente seguir persiguiendo sus sueños, uno de ellos es estudiar arte para aprender técnicas nuevas para plasmarlas en sus obras y así llevar su arte a otros países, pero primero se enfocará en otros cuatros proyectos que tiene aquí en Mazatlán y en impulsar la cultura en los niños de su pueblo a través de su Fundación Bartola.

"Este es el primero de cinco piezas viene mucho para trabajar con este grupo y también hay otras empresas interesadas en mi trabajo y sé que viene mucho más para Mazatlán"

El artista invitó a los jóvenes a no rendirse, que sean ellos mismos quienes manden en su vida y no terceros, pues al final serán ellos quienes vivan de las decisiones que tomen en el camino para llegar a una meta.

Para el reconocido muralista en Estados Unidos, el tema publicitario se maneja bastante con la pinta de murales, además muchas expresiones artísticas son plasmadas en grandes paredes de edificios, en México aún se mantiene bastante arraigado el tabú de que se trata de vandalismo.

Y es través de su fundación Bartola, nombre que retoma en honor a su abuela, generar entre los niños y jóvenes la formación artística y expresión de sus sentimientos mediante el arte, como una forma de ir eliminando el pensamiento de que pintar una pared es sólo para los vándalos o incluso alejarlos de caminos como el pertenecer a cárteles, como se ha estigmatizado a los sinaloenses.

"Este tipo de trabajo puede disminuir los tabús que existen del arte urbano, incluso puede darle el auge grandísimo a cualquier forma de arte hay mucho talento en Mazatlán siempre lo habido y esto es una plataforma para que todo mundo pueda inspirarse y conseguir lo que quiera hacer".

SU CARRERA

Los primeros obstáculos los encontró en su propia familia. Sus padres lo empujaron a hacer una carrera universitaria, su vida no había sido fácil y consideraban que el arte no dejaba para vivir y no querían algo así para él.

Aun sabiendo que eso no lo hacía feliz, le hizo caso a sus padres y después de graduarse en Ingeniería en Electrónica, decidió buscar suerte en la ciudad de Tijuana, lugar donde consiguió trabajo como gerente de una empresa, pero éste no lo complacía del todo. No era lo que él quería hacer para el resto de su vida, por lo que decidió renunciar.

Después de pasar noches sin poder dormir pensando en su futuro, regresó a casa, lugar donde comenzó su carrera como pintor; la parroquia de su pueblo fue el lugar donde por primera vez pintó un mural.

Ignorando el éxito de esas obras y las palabras que el sacerdote le dijo, Ramírez viajó de nueva cuenta a Los Ángeles donde, precisamente, esos murales le darían la oportunidad de una entrevista para trabajar en una empresa que se dedicaba a pintar murales publicitarios. Desde ese momento, Sergio comenzó a figurar como pintor.

Pasaron los años y su carrera avanzó hasta llegar a trabajar en Nueva York, ahí tuvo la oportunidad de laborar para marcas internacionales como Gucci, Puma, Adidas, entre muchas más.

“Yo sabía que tenía algo, que tenía que desarrollarlo; después de Los Ángeles se me abrieron muchas puertas, fueron años de mucho aprendizaje y satisfacción, pero aún faltaba más”.




Lee más aquí:

Mazatlán, Sin.- A 23 años de haber iniciado su carrera pictórica, Sergio Ramírez Ríos logró uno de sus más anhelados sueños: pintar un mural de grandes dimensiones.

Desde pequeño mostró habilidades para la pintura. Sus primeros trazos lo llevaron a dibujar personajes animados, así empezó a descubrir su verdadera pasión. Hoy es un artista consolidado, que ha triunfado en ciudades importantes como Los Ángeles y Nueva York, pero reconoce que ha sido un camino difícil de recorrer.

Siempre tuvo la ilusión de plasmar alguna obra en su querido Mazatlán, hasta que logró concretar algunos proyectos. Uno de sus objetivos es el dejar una obra que representará al puerto y demostrara lo bonito que es.

Fue ahí donde inició su aventura de pintar la fachada del Hotel The Inn At Mazatlán, sin imaginar que se convertiría en una de sus mejores obras debido al reto al que se enfrentó durante el proceso.

Después de dos meses, vio culminado un sueño, pero también uno de sus más grandes retos, ya que está acostumbrado a pintar sobre superficies planas, en ciudades de Estados Unidos, donde no hace tanto calor y no hay tanta humedad como en Mazatlán, pero eso no le impidió aceptar el reto y terminarlo.

"Los relieves de la fachada del Hotel The Inn, los balcones, las ventanas y jardineras vinieron a complicar el trabajo al doble, sin embargo, tras casi dos meses de trabajo estoy satisfecho con el resultado. Fue un gran reto, es la obra más importante que he realizado en mi vida y estoy muy orgulloso, es como un sueño hecho realidad, nunca pensé que sería un reto tan grande”.

También puedes leer: Escobas de popote, una artesanía poco valorada en Sinaloa

Recuerda que su primer mural lo pintó en un cibercafé en el Hotel Freeman en Mazatlán, su primer gran proyecto, el segundo fue un mural de la Virgen de Guadalupe que pintó en el templo de su pueblo, trabajo que le abrió las puertas para pintar en Estados Unidos y este del hotel de The Inn es el tercer proyecto importante.

El artista, que es originario de Aguaverde, Rosario, fue quien propuso el diseño del mural, tres delfines que salen del mar, que ahora luce imponente en la fachada del hotel de 16 pisos a 45 metros de altura.

"Nunca había hecho nada del mar y delfines, todo lo que he hecho es más como publicidad, es la primera vez que hago algo que es mío, diseño propio y en este tipo de edificios con este tipo de arquitectura no sólo por la arquitectura sino porque lo dibujé a mano alzada y en un tiempo récord".

Sergio, de 43 años de edad, tiene en mente seguir persiguiendo sus sueños, uno de ellos es estudiar arte para aprender técnicas nuevas para plasmarlas en sus obras y así llevar su arte a otros países, pero primero se enfocará en otros cuatros proyectos que tiene aquí en Mazatlán y en impulsar la cultura en los niños de su pueblo a través de su Fundación Bartola.

"Este es el primero de cinco piezas viene mucho para trabajar con este grupo y también hay otras empresas interesadas en mi trabajo y sé que viene mucho más para Mazatlán"

El artista invitó a los jóvenes a no rendirse, que sean ellos mismos quienes manden en su vida y no terceros, pues al final serán ellos quienes vivan de las decisiones que tomen en el camino para llegar a una meta.

Para el reconocido muralista en Estados Unidos, el tema publicitario se maneja bastante con la pinta de murales, además muchas expresiones artísticas son plasmadas en grandes paredes de edificios, en México aún se mantiene bastante arraigado el tabú de que se trata de vandalismo.

Y es través de su fundación Bartola, nombre que retoma en honor a su abuela, generar entre los niños y jóvenes la formación artística y expresión de sus sentimientos mediante el arte, como una forma de ir eliminando el pensamiento de que pintar una pared es sólo para los vándalos o incluso alejarlos de caminos como el pertenecer a cárteles, como se ha estigmatizado a los sinaloenses.

"Este tipo de trabajo puede disminuir los tabús que existen del arte urbano, incluso puede darle el auge grandísimo a cualquier forma de arte hay mucho talento en Mazatlán siempre lo habido y esto es una plataforma para que todo mundo pueda inspirarse y conseguir lo que quiera hacer".

SU CARRERA

Los primeros obstáculos los encontró en su propia familia. Sus padres lo empujaron a hacer una carrera universitaria, su vida no había sido fácil y consideraban que el arte no dejaba para vivir y no querían algo así para él.

Aun sabiendo que eso no lo hacía feliz, le hizo caso a sus padres y después de graduarse en Ingeniería en Electrónica, decidió buscar suerte en la ciudad de Tijuana, lugar donde consiguió trabajo como gerente de una empresa, pero éste no lo complacía del todo. No era lo que él quería hacer para el resto de su vida, por lo que decidió renunciar.

Después de pasar noches sin poder dormir pensando en su futuro, regresó a casa, lugar donde comenzó su carrera como pintor; la parroquia de su pueblo fue el lugar donde por primera vez pintó un mural.

Ignorando el éxito de esas obras y las palabras que el sacerdote le dijo, Ramírez viajó de nueva cuenta a Los Ángeles donde, precisamente, esos murales le darían la oportunidad de una entrevista para trabajar en una empresa que se dedicaba a pintar murales publicitarios. Desde ese momento, Sergio comenzó a figurar como pintor.

Pasaron los años y su carrera avanzó hasta llegar a trabajar en Nueva York, ahí tuvo la oportunidad de laborar para marcas internacionales como Gucci, Puma, Adidas, entre muchas más.

“Yo sabía que tenía algo, que tenía que desarrollarlo; después de Los Ángeles se me abrieron muchas puertas, fueron años de mucho aprendizaje y satisfacción, pero aún faltaba más”.




Lee más aquí:

Local

Culiacán, Mazatlán y Ahome, concentran pacientes activos con Covid-19

Con 226 pacientes activos en la entidad, el semáforo epidemiológico vigente es verde

Local

Inicia Conapesca plan de prevención sobre tortuga marina en embarcaciones menor

Se capacitará a alrededor de 5 mil pescadores ribereños de camarón de los puertos de Sinaloa, Sonora, Baja California Sur y Campeche

Local

Mazatlán cerrará el 2021 con 40 nuevos restaurantes

Canirac prevé que para el próximo año continúe la inversión

Sociedad

Plasman mural en Diario de Xalapa

Estudiantes de 5 países expresaron en la obra la violencia de género que se vive contra las mujeres

Mundo

Rocket Lab busca recuperar sus cohetes en el aire con helicópteros

La compañía Rocket Lab anunció un plan innovador para recuperar un propulsor en el aire y reutilizarlo

Gossip

Manuel Turizo para un año para atender su salud mental

El cantante vivió ansiedad durante la cuarentena. Ahora regresa con Te olvido, tema que formará parte de su tercer álbum

Gossip

Live Nation concreta la compra de OCESA

La promotora internacional adquirió el 51% de las acciones de la empresa por 415 millones de dólares

Gossip

Mauricio Ochmann hace mancuerna con Pantaya

El actor realizará contenido exclusivo para la plataforma, en un esfuerzo por incrementar su oferta original

Gossip

Hacen televisión para toda la familia

Llega Cartoonito, un canal enfocado en contenidos para niños en edad preescolar