/ lunes 11 de enero de 2021

Crónicas de beisbol: La vida detrás de una botarga

José Leonel Bocanegra Almanza es un joven que la da vida a Vennito ¼, uno de los personajes más queridos por la afición mazatleca

Mazatlán, Sin.- Una de las cosas por las que se ha caracterizado el beisbol es sin duda el ambiente familiar que se vive en los estadios hay, pues los equipos se dan a la tarea de entretener al público con las mascotas o botargas, las cuales le dan un valor agregado al club, ya que simbolizan la institución.

Pero detrás de cada “mascota” hay hombres que dan su vida entera para mantener vivo al personaje, que se esmeran por hacer reír al aficionado. Ese es el caso de José Leonel Bocanegra, un joven que desde hace dos años le da vida a Vennito ¼, o el hijo del Venny.

La historia que trae Leonel es muy particular, ya que el comienza originalmente como bat boy del equipo de Unión Laguna, de su natal Torreón, Coahuila, donde se desempeñó por cerca de dos años, haciendo ese trabajo que muchos no ven, pero es parte importante del juego de pelota.

“En el 2016 yo tuve mi primera incursión dentro del beisbol gracias a una invitación de un gerente de nombre David Cárdenas, un nuevo dueño de Unión Laguna, estuve trabajando con ellos durante tres años y justamente fue el “Chino” Valdez quien me trae a Mazatlán”.

En el 2018 llegó al equipo rojo originalmente como el bat boy, pero la gente de marketing del club decidió crear un personaje nuevo para darle más vida al ya consolidado Venny, que es la mascota del club.

Ellos crearon el personaje, el hijo del Venny, el Vennito 1/4 y yo dije que sí, jamás había trabajado como botarga o en la animación, y yo lo tenía pensado con la mascota de Laguna, que se llama el Pollo Vaquero, de hacer algo diferente, pero no me animé, hasta que vino esa propuesta”, dice.

Leonel incursionó primero como bat boy. Foto: Cortesía | Leonel Bocanegra

En el primer año yo no estuve como el Vennito, por una lesión que tuve y hasta el siguiente año fue cuando tomé la mascota. La verdad sí sentí miedo al principio, pero me gustó y no sabía el cómo darle vida al personaje, pero fui aprendiendo de las personas que están a un lado, en este caso el Venny”.

Leonel ha experimentado las dos facetas, como bat boy y como animador, siendo la segunda lo que más le gusta hacer, ya que disfruta tener interacción con la gente y el envolverse más en su personaje, que es para los niños, pero también se roba las miradas del público femenino, por lo tierno del personaje.

Sin duda, Leonel se ha sabido adaptar a su personaje, pero también ha pasado por momentos no muy gratos, ya que el traje es muy caliente.

Yo creo que el soportar del calor es algo que se tiene que aguantar y es complicado, una vez en un juego en Acaponeta se me nubló la vista por una deshidratación que tuve, pero te adaptas, si te gusta, te adaptas, siempre es ponerle empeño para salir adelante”.

Esta temporada, por la pandemia del Covid-19 y la falta del público en el estadio, han tenido que adecuar sus números, esto debido a que el animador vive del aplauso de la gente.

Lee también: Nadie puede parar a los 100 Botes de Limones

Sí ha sido complicado, la gente ya sabe quién eres a pesar de que tienes muy poco, la misma gente dice, ahí va el Vennito, el hijo del Venny, y uno le va dando la vida, el carisma es el que te vas ganando y he tenido que evolucionar para seguir en el agrado y aprendiéndole mucho a mi maestro el Venny, que me ha dado consejos para hacer mejor las mímicas”, asegura.

Foto: Cortesía | Leonel Bocanegra

Y sí hemos batallado, es muy poca la gente que viene, tal vez muchos sólo viene a ver el juego y antes subíamos a las gradas a tomarnos las fotos con el público, pero tratamos sacar el trabajo.Vennito ¼

Hoy ya con tres años dentro del club, Leonel, ya se convirtió en un patasalada más, ya que buscó la manera de quedarse en el puerto, donde espera tener una oportunidad de hacer la doble función de bat boy y de mascota, un trabajo muy desgastante pero que le deja mucha satisfacción.

“Ya me quedé prácticamente aquí, tuve llamado de Laguna, pero no hubo beisbol de verano, pero no me arrepiento de tomar la decisión de quedarme en el puerto, porque los dos trabajos son muy desgastantes, pero disfruto mucho lo que hago”.





Lee más aquí:



Mazatlán, Sin.- Una de las cosas por las que se ha caracterizado el beisbol es sin duda el ambiente familiar que se vive en los estadios hay, pues los equipos se dan a la tarea de entretener al público con las mascotas o botargas, las cuales le dan un valor agregado al club, ya que simbolizan la institución.

Pero detrás de cada “mascota” hay hombres que dan su vida entera para mantener vivo al personaje, que se esmeran por hacer reír al aficionado. Ese es el caso de José Leonel Bocanegra, un joven que desde hace dos años le da vida a Vennito ¼, o el hijo del Venny.

La historia que trae Leonel es muy particular, ya que el comienza originalmente como bat boy del equipo de Unión Laguna, de su natal Torreón, Coahuila, donde se desempeñó por cerca de dos años, haciendo ese trabajo que muchos no ven, pero es parte importante del juego de pelota.

“En el 2016 yo tuve mi primera incursión dentro del beisbol gracias a una invitación de un gerente de nombre David Cárdenas, un nuevo dueño de Unión Laguna, estuve trabajando con ellos durante tres años y justamente fue el “Chino” Valdez quien me trae a Mazatlán”.

En el 2018 llegó al equipo rojo originalmente como el bat boy, pero la gente de marketing del club decidió crear un personaje nuevo para darle más vida al ya consolidado Venny, que es la mascota del club.

Ellos crearon el personaje, el hijo del Venny, el Vennito 1/4 y yo dije que sí, jamás había trabajado como botarga o en la animación, y yo lo tenía pensado con la mascota de Laguna, que se llama el Pollo Vaquero, de hacer algo diferente, pero no me animé, hasta que vino esa propuesta”, dice.

Leonel incursionó primero como bat boy. Foto: Cortesía | Leonel Bocanegra

En el primer año yo no estuve como el Vennito, por una lesión que tuve y hasta el siguiente año fue cuando tomé la mascota. La verdad sí sentí miedo al principio, pero me gustó y no sabía el cómo darle vida al personaje, pero fui aprendiendo de las personas que están a un lado, en este caso el Venny”.

Leonel ha experimentado las dos facetas, como bat boy y como animador, siendo la segunda lo que más le gusta hacer, ya que disfruta tener interacción con la gente y el envolverse más en su personaje, que es para los niños, pero también se roba las miradas del público femenino, por lo tierno del personaje.

Sin duda, Leonel se ha sabido adaptar a su personaje, pero también ha pasado por momentos no muy gratos, ya que el traje es muy caliente.

Yo creo que el soportar del calor es algo que se tiene que aguantar y es complicado, una vez en un juego en Acaponeta se me nubló la vista por una deshidratación que tuve, pero te adaptas, si te gusta, te adaptas, siempre es ponerle empeño para salir adelante”.

Esta temporada, por la pandemia del Covid-19 y la falta del público en el estadio, han tenido que adecuar sus números, esto debido a que el animador vive del aplauso de la gente.

Lee también: Nadie puede parar a los 100 Botes de Limones

Sí ha sido complicado, la gente ya sabe quién eres a pesar de que tienes muy poco, la misma gente dice, ahí va el Vennito, el hijo del Venny, y uno le va dando la vida, el carisma es el que te vas ganando y he tenido que evolucionar para seguir en el agrado y aprendiéndole mucho a mi maestro el Venny, que me ha dado consejos para hacer mejor las mímicas”, asegura.

Foto: Cortesía | Leonel Bocanegra

Y sí hemos batallado, es muy poca la gente que viene, tal vez muchos sólo viene a ver el juego y antes subíamos a las gradas a tomarnos las fotos con el público, pero tratamos sacar el trabajo.Vennito ¼

Hoy ya con tres años dentro del club, Leonel, ya se convirtió en un patasalada más, ya que buscó la manera de quedarse en el puerto, donde espera tener una oportunidad de hacer la doble función de bat boy y de mascota, un trabajo muy desgastante pero que le deja mucha satisfacción.

“Ya me quedé prácticamente aquí, tuve llamado de Laguna, pero no hubo beisbol de verano, pero no me arrepiento de tomar la decisión de quedarme en el puerto, porque los dos trabajos son muy desgastantes, pero disfruto mucho lo que hago”.





Lee más aquí:



Local

Ignoran proyecto de corredor ecológico

La propuesta ciudadana para mitigar daños por revestimiento del arroyo Jabalines permanece estancada en el IMPLAN y SEDESU

Local

Docentes exigen infraestructura médica en regreso a clases

Sin la vacuna, maestros señalan que no quieren volver a clases presenciales

Local

Posponen de nuevo apertura de Centro de Atención Animal

Todavía la empresa constructora no entrega las instalaciones y falta adquirir mobiliario, reconoce directora de Ecología

Mundo

Alemania investiga posible nueva cepa de Covid-19 más contagiosa

"Parece que no afectan a la gravedad de la enfermedad. Pero infectan a muchas más personas. Eso significa más hospitalizados", recalcó el ministro de Sanidad

Local

Docentes exigen infraestructura médica en regreso a clases

Sin la vacuna, maestros señalan que no quieren volver a clases presenciales

Local

En Mazatlán se invertirán 228 MDP en obra pública

Primer paquete del año contempla alrededor de 65 acciones con una inversión de 70 millones de pesos, principalmente en pavimentos

Local

Ignoran proyecto de corredor ecológico

La propuesta ciudadana para mitigar daños por revestimiento del arroyo Jabalines permanece estancada en el IMPLAN y SEDESU

Deportes

Juegos Olímpicos de Tokio plantean reducción de atletas en ceremonia de apertura

Según un diario local, unos seis mil deportistas participarán en el evento, frente a los más de 11 mil que está previsto que compitan en Tokio

Mundo

[Podcast] Las claves del mundo | Las monarquías 1: Nace un rey

En esta entrega conocerás qué son las monarquías, por qué nacieron o qué tipos existen en el mundo