/ sábado 19 de septiembre de 2020

Crónicas de Ambulancia: El niño del Garmendia

El destino regala oportunidades a pesar de las adversidades, pero a veces a un gran costo

Culiacán, Sin.- Mañanas frías las del invierno de 1975 son las que recuerda Juan Antonio Castro, pero la que tiene marcada con tinta roja es aquella en la que estaba fuera de su horario regular de guardia y le avisaron de un servicio de urgencias en el mercado Garmendia.

Juan Antonio es mejor conocido como Payo, apodo que desplazó su nombre a un lejano registro formal. Ingresó a las filas de Cruz Roja en 1974 con 18 años y gracias a haber realizado su servicio militar en la institución.

Joven y lleno de brío fue como Payo aprendía y le daba más tiempo a sus guardias, que por lo general eran de noche. Pero era tanto su ánimo que si tenía mañanas de ocio, se iba a la estación a ver que salía.

Esa mañana si salió algo. Todavía se respiraba el aroma dulzón del efímero invierno culichi cuando la chicharra alborotó a los socorristas militarizados, salieron "chicoteados" con sus pulcros trajes caqui rumbo a la ambulancia y en 5 minutos estaban ya en el destino; el bullicioso mercado Garmendia en el corazón de la ciudad.

No duraron mucho en encontrar la emergencia pues los susurros de curiosos eran tantos que opacaban los motores de los camiones descargando cualquiera leguminosa o fruta.

Juan Antonio iba detrás en la ambulancia así que siguió al jefe de servicio para evaluar el caso: un niño de 10 años con su brazo atascado en un molino de carne, sangre tibia mezclada con tiras rosadas de res.


Foto: Cortesía │ Cruz Roja

El niño luchaba contra el molino pero el dolor lo doblaba y le sacaba lágrimas escandalosas. Juan Antonio se acercó a ayudarlo y su compañero trabaja de destrabar el artefacto. El niño en su desesperación jaló el brazo dejando hilos de carne y piel en su camino, seguido de un grito seco y susurros ahogados de los clientes y locatarios.

Tomaron al niño y corrieron a la ambulancia para parar la hemorragia, Payo detrás con los restos de la mano triturada en su regazo. Él subió para auxiliar y consolar al pequeño en el camino de 5 minutos hacia la clínica de Cruz Roja.

La unidad salió rápido esquivando camiones y diableros que se arremolinaban igual que lo hacen hoy. Payo llevaba al niño con su hemorragia controlada y escuchándolo sollozar en voz baja. La imagen era brutal y no coincidía con la expresión del infante.

Foto: Cortesía │ Cruz Roja

"Ya no voy a poder ayudarle a mi mamá, ya no podré trabajar" decía, el niño mirándose su brazo mutilado. Juan Antonio de 19 años dejó correr lágrimas por sus mejillas al escuchar la preocupación del niño, su noble sentimiento de apoyo a su madre era mayor que saberse amputado.

Los minutos de camino pasaron lento pues el tiempo corre inversamente proporcional a la necesidad del sujeto que lo cuenta. Para cuando llegaron a Cruz Roja, Payo tenía las entrañas apretadas de nostalgia pero alcanzó a estabilizar al niño y ahora se encargarían los médicos de la institución.

Foto: Cortesía │ Cruz Roja

Pasaron los años, el recuerdo no se iba pero se ablandó la nostalgia; Juan Antonio caminaba, con unas décadas encima, por el centro de Culiacán. Entre el abstracto del conglomerado le resaltó un rostro conocido y no dudó en saludarlo: era el niño carnicero de aquel servicio, ahora hecho un adulto. Que a juicio del veterano socorrista, parecía ser exitoso. Un saludo contenido y el recuerdo de esa mañana fría y trágica; el muchacho confesó no recordar su rostro pero si su acción y se despidieron como viejos amigos.

Puedes leer: Los 30 heridos de Pedro Prado

Payo recibió el pago más grande que puede tener un socorrista, con décadas de retraso pero igual de satisfactorio. Ahora cumple sus servicios en la coordinación de veteranos; más sabio pero con el mismo ímpetu de sus primeros años.






Lee más aquí

Culiacán, Sin.- Mañanas frías las del invierno de 1975 son las que recuerda Juan Antonio Castro, pero la que tiene marcada con tinta roja es aquella en la que estaba fuera de su horario regular de guardia y le avisaron de un servicio de urgencias en el mercado Garmendia.

Juan Antonio es mejor conocido como Payo, apodo que desplazó su nombre a un lejano registro formal. Ingresó a las filas de Cruz Roja en 1974 con 18 años y gracias a haber realizado su servicio militar en la institución.

Joven y lleno de brío fue como Payo aprendía y le daba más tiempo a sus guardias, que por lo general eran de noche. Pero era tanto su ánimo que si tenía mañanas de ocio, se iba a la estación a ver que salía.

Esa mañana si salió algo. Todavía se respiraba el aroma dulzón del efímero invierno culichi cuando la chicharra alborotó a los socorristas militarizados, salieron "chicoteados" con sus pulcros trajes caqui rumbo a la ambulancia y en 5 minutos estaban ya en el destino; el bullicioso mercado Garmendia en el corazón de la ciudad.

No duraron mucho en encontrar la emergencia pues los susurros de curiosos eran tantos que opacaban los motores de los camiones descargando cualquiera leguminosa o fruta.

Juan Antonio iba detrás en la ambulancia así que siguió al jefe de servicio para evaluar el caso: un niño de 10 años con su brazo atascado en un molino de carne, sangre tibia mezclada con tiras rosadas de res.


Foto: Cortesía │ Cruz Roja

El niño luchaba contra el molino pero el dolor lo doblaba y le sacaba lágrimas escandalosas. Juan Antonio se acercó a ayudarlo y su compañero trabaja de destrabar el artefacto. El niño en su desesperación jaló el brazo dejando hilos de carne y piel en su camino, seguido de un grito seco y susurros ahogados de los clientes y locatarios.

Tomaron al niño y corrieron a la ambulancia para parar la hemorragia, Payo detrás con los restos de la mano triturada en su regazo. Él subió para auxiliar y consolar al pequeño en el camino de 5 minutos hacia la clínica de Cruz Roja.

La unidad salió rápido esquivando camiones y diableros que se arremolinaban igual que lo hacen hoy. Payo llevaba al niño con su hemorragia controlada y escuchándolo sollozar en voz baja. La imagen era brutal y no coincidía con la expresión del infante.

Foto: Cortesía │ Cruz Roja

"Ya no voy a poder ayudarle a mi mamá, ya no podré trabajar" decía, el niño mirándose su brazo mutilado. Juan Antonio de 19 años dejó correr lágrimas por sus mejillas al escuchar la preocupación del niño, su noble sentimiento de apoyo a su madre era mayor que saberse amputado.

Los minutos de camino pasaron lento pues el tiempo corre inversamente proporcional a la necesidad del sujeto que lo cuenta. Para cuando llegaron a Cruz Roja, Payo tenía las entrañas apretadas de nostalgia pero alcanzó a estabilizar al niño y ahora se encargarían los médicos de la institución.

Foto: Cortesía │ Cruz Roja

Pasaron los años, el recuerdo no se iba pero se ablandó la nostalgia; Juan Antonio caminaba, con unas décadas encima, por el centro de Culiacán. Entre el abstracto del conglomerado le resaltó un rostro conocido y no dudó en saludarlo: era el niño carnicero de aquel servicio, ahora hecho un adulto. Que a juicio del veterano socorrista, parecía ser exitoso. Un saludo contenido y el recuerdo de esa mañana fría y trágica; el muchacho confesó no recordar su rostro pero si su acción y se despidieron como viejos amigos.

Puedes leer: Los 30 heridos de Pedro Prado

Payo recibió el pago más grande que puede tener un socorrista, con décadas de retraso pero igual de satisfactorio. Ahora cumple sus servicios en la coordinación de veteranos; más sabio pero con el mismo ímpetu de sus primeros años.






Lee más aquí

Deportes

¡Se canta el playball! Venados inaugura la temporada 2020-2021 de la LMP

Los aficionados que acudieron al estadio disfrutaron de una ceremonia con fuegos artificiales

Local

No se ha cumplido con la equidad de género: Morena, PRI, PAS y PAN

Critican que en el Poder Judicial la presencia femenina en magistraturas es de apenas el 27.2 por ciento

Local

Llama Ceaip a proteger Datos Personales de alumnos en clases en línea

Órgano garante de transparencia en Sinaloa emite recomendaciones a instituciones educativas ante estas nuevas modalidades

Sociedad

Aún no hay vacunas contra influenza en hospitales privados

El lote disponible este año para las instituciones públicas como IMSS, ISSSTE y Secretaría de Salud es de 35 millones de dosis

Deportes

Venados de Mazatlán apaleo en la inauguración

Los rojos del puerto superaron a los Mayos con un amplio marcador

Cultura

No necesito estar solo y ser miserable para escribir: Xavier Velasco

Velasco encontró con El último en morir, su más reciente novela, que puede ser un escritor disciplinado que no necesita dedicar la vida entera al oficio

Sociedad

Hay 140 chihuahuenses intubados por Covid-19, un 75% no sobrevivirá

Hasta ayer, había 649 pacientes hospitalizados, cifra que ha sido récord a lo largo de la pandemia

Gossip

Maluma alcanza certificación de Diamante en Spotify

Su tema Hawái, rompió récord de escuchas diarias en Spotify

Sociedad

Coahuila registra dos casos de lepra

Los pacientes con la enfermedad son observados y están bajo tratamiento, señalan autoridades