/ viernes 31 de diciembre de 2021

Crear en la discapacidad, el arte que viene del mar

Lolis Mesina formó su propio taller de artesanías ante las pocas oportunidades laborales que encontró por su condición de vida

Mazatlán, Sin.- Las artesanías hechas con arena son un recuerdo que no puede faltar en los puestos de venta de souvenirs que existen en el puerto; lo que más llama la atención de estos artículos es lo compacto y uniforme que están los granos de arena adheridos a la base que adornan. Para llegar al lugar donde están, hay detrás todo un proceso y cada una de las manos que intervienen para su elaboración es una historia que contar.

Lolis Mesina es una de las pocas artesanas que queda en Mazatlán y que trabajan la arena con el arte y la técnica de las manos. El oficio lo aprendió y heredó de sus padres y a pesar de que cuenta con una profesión, pues es Trabajadora Social, las pocas oportunidades laborales que hay, por ser una persona con discapacidad, la llevaron a emprender su propio taller.

Foto: Carla González│ El Sol de Mazatlán

"Vengo de padres artesanos, comerciantes los dos, que es de donde aprendí el oficio. Ayudábamos a mi mamá a trabajar en esto, pero yo soy Trabajadora Social de profesión, y ante la falta de oportunidades laborales para mí, como persona con discapacidad, me vi en la necesidad de buscar una alternativa", contó.

Las secuelas de una poliomielitis infantil la dejaron en esta condición desde los ocho meses de edad; ella nació en Guanajuato, pero por la actividad comercial ha vivido en Ciudad de México, Acapulco, Guerrero, en Jalisco y hace unos 35 años llegó a Mazatlán.

Sus creaciones tienen ya 30 años en el mercado y se ha mantenido ahí por la calidad de sus productos, cada pieza es auténtica y única, pues están hechas de una manera artesanal.

"Empecé con esto a manera de hacerlo como un trabajo por mayoreo, no de venta directa al público, sino a las tiendas que tienen la venta al turismo y el primer cliente y el que nos sostuvo por mucho tiempo fue el Museo de las Conchas en la Zona Dorada", mencionó.

Los tiempos han cambiado y la situación económica en el puerto también ha variado, sobreviviendo entre un desplazamiento por la invasión del mercado chino, ahora también sus artesanías se venden en el tianguis del Hotel Jacarandas, en algunos puestos que hay sobre el malecón y en locales del mercado Pino Suárez.

Foto: Carla González│ El Sol de Mazatlán

INCLUSIÓN

"Más allá de ser una actividad lucrativa, mi negocio se basa en poder apoyar a personas que, igual que yo, tienen alguna discapacidad, a mamás de niños especiales, que por la situación de tener que estar al pendiente de ellos no pueden tener un trabajo formal, en adultos mayores, hemos trabajado también con internos del CERESO, entonces para mí la ganancia es el beneficio social que esto reditúa", expresó.

Con ella colaboran de cuatro a cinco personas más, su sueño es tener un stock con su mercancía, poder ofrecer trabajo a más personas y expandir su mercado, sin embargo esta actividad, que muchas veces es poco valorada, requiere de mucha inversión, tanto de tiempo como de capital.

"Es algo que yo viví, el que nadie te dé un trabajo, el que te rechacen, que por tu condición creen que no va a servir y eso es desesperante y entonces tener la oportunidad de poder abrirnos a personas que realmente lo necesitan yo creo que es mi ganancia mayor", declaró.

A la par que iniciaba su negocio se le presentó la oportunidad de trabajar en el DIF municipal como trabajadora social, en aquel entonces se aperturó el programa de Atención a personas con discapacidad.

"Tengo dos años que me pensioné, viviendo la discriminación, el rechazo de una institución que se supone que lucha por eso y que levanta las banderas de la inclusión cuando en realidad no es cierto. Luché mucho por una pensión digna, no lo logré desafortunadamente, tuvieron la osadía de decirme que aumentarme el sueldo era un acto de corrupción", lamentó.

Por su discapacidad, le tocaron vivir momentos difíciles durante su infancia; era como un "conejillos de indias", ya que no había tantas posibilidades de rehabilitarse como ahora, le tocó enfrentar la separación de sus padres y ver el esfuerzo sobrehumano de su madre para sacarla adelante junto a sus hermanos.

PARTICIPACIONES

Fue ganadora del segundo lugar de la convocatoria que lanzó el gobierno municipal 2018-2021 para la Emprendedora Social y en el 2019 el gobierno del estado le otorgó el premio Mujer Echada Pa' Delante, por su trayectoria profesional e historia de vida

"Hace muchos años uno de mis trabajos fue un regalo para el Papa Juan Pablo II. También en la gestión estatal pasada hubo un evento importante que se llamó Artesanía Mexicana en Roma y el estado invitado fue Sinaloa, me buscaron precisamente para replicar ese trabajo que se le había dado al Papa, entonces hicimos otras vírgenes, pero el gobierno no quería pagar el precio, finalmente se malbarataron y se fueron a través de la Secretaría de Turismo, también están en Roma", dijo con orgullo.

En la administración de Malova (2011-2017) se hizo por primera vez la invitación al Fondo Nacional de Arte, estuvieron presentes artesanos de varios estados de la República, también de los otros 17 municipios de Sinaloa, ella representó a Mazatlán y ahí surgió el nombre de su marca, Arte Marino.

PROCESO

Alhajeros, servilleteros, nichos con imágenes religiosas, lámparas, peceras o acuarios, rombos con figuras diferentes, portarretratos y portallaves, son algunas de las artesanías que se trabajan.

La arena es uno de los materiales principales; actualmente cuentan con una línea comercial y una línea de trabajos especiales, los cuales son más caros por el tipo de labor que conlleva y la calidad del material.

"A raíz del dragado y de todo el consorcio que se hizo en La Marina, desapareció mucha arena bonita, tenemos que darnos a la tarea de buscarla, es un proceso de selección, porque no cualquier arena sirve, no da el mismo acabado. Nuestro carpintero es un adulto mayor de más de 80 años, nosotros armamos los alhajeros, los nichos, las peceras, es la base sobre la que trabajamos para poner arena y decorar con caracoles y conchas", señaló.

Su taller de artesanías le ha permitido salir y sacar adelante a su hijo, un joven universitario de 20 años de edad, basquetbolista de alto rendimiento, que ha representado a Mazatlán en Olimpiadas estatales y ha sido seleccionado estatal.

"No me queda más que trabajar, dar gracias Dios, a la vida, por la oportunidad que me da, porque estoy consciente que es una oportunidad que muchos no tienen, con un granito de arena poder contribuir a mejorar la calidad de vida de otras personas, esa es mi mayor satisfacción, mi mayor logro y mi mayor ganancia".

Hasta el 2021, el sistema DIF municipal cuenta con un padrón de 2 mil 518 personas con alguna discapacidad en el puerto de Mazatlán, de las cuales sólo 500 reciben un apoyo económico mensual de 350 pesos. Y según cifras del grupo Fraternidad de Personas Excepcionales de Mazatlán, de cada 10 personas discapacitadas en Mazatlán, solo dos tienen trabajos estables.




Lee más aquí

Mazatlán, Sin.- Las artesanías hechas con arena son un recuerdo que no puede faltar en los puestos de venta de souvenirs que existen en el puerto; lo que más llama la atención de estos artículos es lo compacto y uniforme que están los granos de arena adheridos a la base que adornan. Para llegar al lugar donde están, hay detrás todo un proceso y cada una de las manos que intervienen para su elaboración es una historia que contar.

Lolis Mesina es una de las pocas artesanas que queda en Mazatlán y que trabajan la arena con el arte y la técnica de las manos. El oficio lo aprendió y heredó de sus padres y a pesar de que cuenta con una profesión, pues es Trabajadora Social, las pocas oportunidades laborales que hay, por ser una persona con discapacidad, la llevaron a emprender su propio taller.

Foto: Carla González│ El Sol de Mazatlán

"Vengo de padres artesanos, comerciantes los dos, que es de donde aprendí el oficio. Ayudábamos a mi mamá a trabajar en esto, pero yo soy Trabajadora Social de profesión, y ante la falta de oportunidades laborales para mí, como persona con discapacidad, me vi en la necesidad de buscar una alternativa", contó.

Las secuelas de una poliomielitis infantil la dejaron en esta condición desde los ocho meses de edad; ella nació en Guanajuato, pero por la actividad comercial ha vivido en Ciudad de México, Acapulco, Guerrero, en Jalisco y hace unos 35 años llegó a Mazatlán.

Sus creaciones tienen ya 30 años en el mercado y se ha mantenido ahí por la calidad de sus productos, cada pieza es auténtica y única, pues están hechas de una manera artesanal.

"Empecé con esto a manera de hacerlo como un trabajo por mayoreo, no de venta directa al público, sino a las tiendas que tienen la venta al turismo y el primer cliente y el que nos sostuvo por mucho tiempo fue el Museo de las Conchas en la Zona Dorada", mencionó.

Los tiempos han cambiado y la situación económica en el puerto también ha variado, sobreviviendo entre un desplazamiento por la invasión del mercado chino, ahora también sus artesanías se venden en el tianguis del Hotel Jacarandas, en algunos puestos que hay sobre el malecón y en locales del mercado Pino Suárez.

Foto: Carla González│ El Sol de Mazatlán

INCLUSIÓN

"Más allá de ser una actividad lucrativa, mi negocio se basa en poder apoyar a personas que, igual que yo, tienen alguna discapacidad, a mamás de niños especiales, que por la situación de tener que estar al pendiente de ellos no pueden tener un trabajo formal, en adultos mayores, hemos trabajado también con internos del CERESO, entonces para mí la ganancia es el beneficio social que esto reditúa", expresó.

Con ella colaboran de cuatro a cinco personas más, su sueño es tener un stock con su mercancía, poder ofrecer trabajo a más personas y expandir su mercado, sin embargo esta actividad, que muchas veces es poco valorada, requiere de mucha inversión, tanto de tiempo como de capital.

"Es algo que yo viví, el que nadie te dé un trabajo, el que te rechacen, que por tu condición creen que no va a servir y eso es desesperante y entonces tener la oportunidad de poder abrirnos a personas que realmente lo necesitan yo creo que es mi ganancia mayor", declaró.

A la par que iniciaba su negocio se le presentó la oportunidad de trabajar en el DIF municipal como trabajadora social, en aquel entonces se aperturó el programa de Atención a personas con discapacidad.

"Tengo dos años que me pensioné, viviendo la discriminación, el rechazo de una institución que se supone que lucha por eso y que levanta las banderas de la inclusión cuando en realidad no es cierto. Luché mucho por una pensión digna, no lo logré desafortunadamente, tuvieron la osadía de decirme que aumentarme el sueldo era un acto de corrupción", lamentó.

Por su discapacidad, le tocaron vivir momentos difíciles durante su infancia; era como un "conejillos de indias", ya que no había tantas posibilidades de rehabilitarse como ahora, le tocó enfrentar la separación de sus padres y ver el esfuerzo sobrehumano de su madre para sacarla adelante junto a sus hermanos.

PARTICIPACIONES

Fue ganadora del segundo lugar de la convocatoria que lanzó el gobierno municipal 2018-2021 para la Emprendedora Social y en el 2019 el gobierno del estado le otorgó el premio Mujer Echada Pa' Delante, por su trayectoria profesional e historia de vida

"Hace muchos años uno de mis trabajos fue un regalo para el Papa Juan Pablo II. También en la gestión estatal pasada hubo un evento importante que se llamó Artesanía Mexicana en Roma y el estado invitado fue Sinaloa, me buscaron precisamente para replicar ese trabajo que se le había dado al Papa, entonces hicimos otras vírgenes, pero el gobierno no quería pagar el precio, finalmente se malbarataron y se fueron a través de la Secretaría de Turismo, también están en Roma", dijo con orgullo.

En la administración de Malova (2011-2017) se hizo por primera vez la invitación al Fondo Nacional de Arte, estuvieron presentes artesanos de varios estados de la República, también de los otros 17 municipios de Sinaloa, ella representó a Mazatlán y ahí surgió el nombre de su marca, Arte Marino.

PROCESO

Alhajeros, servilleteros, nichos con imágenes religiosas, lámparas, peceras o acuarios, rombos con figuras diferentes, portarretratos y portallaves, son algunas de las artesanías que se trabajan.

La arena es uno de los materiales principales; actualmente cuentan con una línea comercial y una línea de trabajos especiales, los cuales son más caros por el tipo de labor que conlleva y la calidad del material.

"A raíz del dragado y de todo el consorcio que se hizo en La Marina, desapareció mucha arena bonita, tenemos que darnos a la tarea de buscarla, es un proceso de selección, porque no cualquier arena sirve, no da el mismo acabado. Nuestro carpintero es un adulto mayor de más de 80 años, nosotros armamos los alhajeros, los nichos, las peceras, es la base sobre la que trabajamos para poner arena y decorar con caracoles y conchas", señaló.

Su taller de artesanías le ha permitido salir y sacar adelante a su hijo, un joven universitario de 20 años de edad, basquetbolista de alto rendimiento, que ha representado a Mazatlán en Olimpiadas estatales y ha sido seleccionado estatal.

"No me queda más que trabajar, dar gracias Dios, a la vida, por la oportunidad que me da, porque estoy consciente que es una oportunidad que muchos no tienen, con un granito de arena poder contribuir a mejorar la calidad de vida de otras personas, esa es mi mayor satisfacción, mi mayor logro y mi mayor ganancia".

Hasta el 2021, el sistema DIF municipal cuenta con un padrón de 2 mil 518 personas con alguna discapacidad en el puerto de Mazatlán, de las cuales sólo 500 reciben un apoyo económico mensual de 350 pesos. Y según cifras del grupo Fraternidad de Personas Excepcionales de Mazatlán, de cada 10 personas discapacitadas en Mazatlán, solo dos tienen trabajos estables.




Lee más aquí

Policiaca

Rescatan a dos turistas en Mazatlán que fueron arrastrados por la corriente marina

Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública rescatan a bañistas de Chihuahua y detienen a un hombre por vandalismo este sábado

Doble Vía

Lengua Maya disponible para traducción en Google Translate; gracias a esta chica mexicana

Además de esta lengua, se agregaron otras más de distintas culturas indígenas de Latinoamérica

Local

Rocha Moya sostiene reunión de seguridad con gobernadores de Mar de Cortés

En Mexicali fue la reunión con los gobernadores de Baja California, Tepic, Nayarit, Baja California Sur y Sonora