/ martes 13 de agosto de 2019

Canje de uniformes gratuitos: ‘Es un sacrificio, pero vale la pena’

Para asegurar las tallas adecuadas para sus hijos, decenas de madres de familia madrugan y hacen largas filas bajo el sol para recoger las prendas

Mazatlán, Sin.- Las madres de familia hacen un gran sacrificio para ir a recoger los uniformes escolares para sus hijos; tienen que hacer largas filas, permanecer varias horas bajo el sol y aguantar el fuerte calor, sin embargo, aseguran que vale la pena.

En un sondeo realizado por El Sol de Mazatlán, las mujeres manifestaron que tienen que madrugar para lograr recoger los uniformes desde el primer día, porque luego se terminan las tallas que necesitan y que en otros lugares la calidad no es la misma.

Marcia Salas, comentó que vale la pena todo el sacrificio que se hace para recoger los dos uniformes gratuitos que entregan por alumno, porque se ahorran más de 500 pesos en cada uno, lo que significa una gran ayuda cuando se vive una difícil situación económica.

Expresó que trata de canjearlos en el mismo lugar y el primer día que inicia la entrega por la calidad de los uniformes, por eso hace el esfuerzo de aguantar lo fuerte del sol.

“Parece que aquí viene uno al Seguro Social, tiene que madrugar porque se hace mucha cola, pero vale la pena, porque son muy resistentes. El Gobierno dice que todos son iguales, pero la calidad no me sale la misma, yo tengo una amiga que lo cambió en otro lugar y al mes se le descocieron todos”, dijo.

Para el ciclo escolar 2019-2020, el programa contará con 585 centros de canje de uniformes y 300 centros de canje para útiles escolares a lo largo y ancho del estado, que beneficiará a 506 mil alumnos con un presupuesto de 280 millones de pesos, 220 millones para uniformes y 60 millones para útiles escolares.

Graciela, quien tiene dos hijos, uno de secundaria y otro de primaria, expresó que, si no acude a recoger los uniformes el primer día, se corre el riesgo de no encontrar tallas chicas y luego tiene que esperar a que resurtan para que se los entreguen.


Mientras yo hago fila mis hijos están sentados en la banqueta donde está la sombra, porque está muy fuerte el sol y el calor, pero los tengo que traer para que se los midan, porque si no les quedan es más difícil cambiarlos.Nayeli

Nayeli, con un bebé en brazos, llegó a las 8:00 de la mañana, cuando se abrió el canje para recoger los uniformes para sus dos hijos, y tuvo que hacer una fila de casi dos horas para recogerlos. De ahí se iría a la papelería por los útiles.

“Cuando llegué sí había fila, pero ahorita está peor, y aquí traigo al niño asoleándose, pero ni modo, de aquí nos vamos a buscar los útiles, que valga la pena la asoleada”, expuso.

Martha, abundó que el año pasado sólo alcanzó un uniforme de la talla para su niña de preescolar, y el otro se lo entregaron hasta un mes después, por eso prefirió aguantar el sol fuerte y el calor para que no le suceda lo mismo.

“Me dijeron que aquí hay otra tienda y que tiene poca gente, pero la verdad ya no me quité porque yo le tengo mucha fe a Granados, cuando yo estaba en la primaria y secundaria aquí me compraban los uniformes”, concluyó.

SONDEO

Parece que aquí viene uno al Seguro Social, tiene que madrugar porque se hace mucha cola, pero vale la pena, porque son muy resistentes. El Gobierno dice que todos son iguales, pero la calidad no me sale la misma, yo tengo una amiga que lo cambió en otro lugar y al mes se le descocieron todos.

Marcia

Mientras yo hago fila mis hijos están sentados en la banqueta donde está la sombra, porque está muy fuerte el sol y el calor, pero los tengo que traer para que se los midan, porque si no les quedan es más difícil cambiarlos.

Graciela

Cuando llegué sí había fila, pero ahorita está peor, y aquí traigo al niño asoleándose, pero ni modo, de aquí nos vamos a buscar los útiles, que valga la pena la asoleada.

Nayeli

Me dijeron que aquí hay otra tienda y que tiene poca gente, pero la verdad ya no me quité porque yo le tengo mucha fe a Granados, cuando yo estaba en la primaria y secundaria aquí me compraban los uniformes.

Martha






Lee más aquí

Mazatlán, Sin.- Las madres de familia hacen un gran sacrificio para ir a recoger los uniformes escolares para sus hijos; tienen que hacer largas filas, permanecer varias horas bajo el sol y aguantar el fuerte calor, sin embargo, aseguran que vale la pena.

En un sondeo realizado por El Sol de Mazatlán, las mujeres manifestaron que tienen que madrugar para lograr recoger los uniformes desde el primer día, porque luego se terminan las tallas que necesitan y que en otros lugares la calidad no es la misma.

Marcia Salas, comentó que vale la pena todo el sacrificio que se hace para recoger los dos uniformes gratuitos que entregan por alumno, porque se ahorran más de 500 pesos en cada uno, lo que significa una gran ayuda cuando se vive una difícil situación económica.

Expresó que trata de canjearlos en el mismo lugar y el primer día que inicia la entrega por la calidad de los uniformes, por eso hace el esfuerzo de aguantar lo fuerte del sol.

“Parece que aquí viene uno al Seguro Social, tiene que madrugar porque se hace mucha cola, pero vale la pena, porque son muy resistentes. El Gobierno dice que todos son iguales, pero la calidad no me sale la misma, yo tengo una amiga que lo cambió en otro lugar y al mes se le descocieron todos”, dijo.

Para el ciclo escolar 2019-2020, el programa contará con 585 centros de canje de uniformes y 300 centros de canje para útiles escolares a lo largo y ancho del estado, que beneficiará a 506 mil alumnos con un presupuesto de 280 millones de pesos, 220 millones para uniformes y 60 millones para útiles escolares.

Graciela, quien tiene dos hijos, uno de secundaria y otro de primaria, expresó que, si no acude a recoger los uniformes el primer día, se corre el riesgo de no encontrar tallas chicas y luego tiene que esperar a que resurtan para que se los entreguen.


Mientras yo hago fila mis hijos están sentados en la banqueta donde está la sombra, porque está muy fuerte el sol y el calor, pero los tengo que traer para que se los midan, porque si no les quedan es más difícil cambiarlos.Nayeli

Nayeli, con un bebé en brazos, llegó a las 8:00 de la mañana, cuando se abrió el canje para recoger los uniformes para sus dos hijos, y tuvo que hacer una fila de casi dos horas para recogerlos. De ahí se iría a la papelería por los útiles.

“Cuando llegué sí había fila, pero ahorita está peor, y aquí traigo al niño asoleándose, pero ni modo, de aquí nos vamos a buscar los útiles, que valga la pena la asoleada”, expuso.

Martha, abundó que el año pasado sólo alcanzó un uniforme de la talla para su niña de preescolar, y el otro se lo entregaron hasta un mes después, por eso prefirió aguantar el sol fuerte y el calor para que no le suceda lo mismo.

“Me dijeron que aquí hay otra tienda y que tiene poca gente, pero la verdad ya no me quité porque yo le tengo mucha fe a Granados, cuando yo estaba en la primaria y secundaria aquí me compraban los uniformes”, concluyó.

SONDEO

Parece que aquí viene uno al Seguro Social, tiene que madrugar porque se hace mucha cola, pero vale la pena, porque son muy resistentes. El Gobierno dice que todos son iguales, pero la calidad no me sale la misma, yo tengo una amiga que lo cambió en otro lugar y al mes se le descocieron todos.

Marcia

Mientras yo hago fila mis hijos están sentados en la banqueta donde está la sombra, porque está muy fuerte el sol y el calor, pero los tengo que traer para que se los midan, porque si no les quedan es más difícil cambiarlos.

Graciela

Cuando llegué sí había fila, pero ahorita está peor, y aquí traigo al niño asoleándose, pero ni modo, de aquí nos vamos a buscar los útiles, que valga la pena la asoleada.

Nayeli

Me dijeron que aquí hay otra tienda y que tiene poca gente, pero la verdad ya no me quité porque yo le tengo mucha fe a Granados, cuando yo estaba en la primaria y secundaria aquí me compraban los uniformes.

Martha






Lee más aquí

Local

Habitantes de Jacarandas pierden todo a causa de las lluvias

Con impotencia en la mirada, Miriam recuerda cómo ‘Ivo’ entró a su hogar y se llevó todo lo que vio a su paso; lo único que agradece a Dios es no haber perdido a algún miembro de su familia

Local

Paredes llenas de historia en la primera cárcel de Mazatlán

Enclavada en las calles del Viejo Mazatlán, hace tres siglos fue albergue de delincuentes, hoy es una bodega de carpintería

Local

Una historia de enseñanza: Don Carlos Ambriz, el gitano que nunca leyó la mano

Maestro de teatro, docente y periodista, miles de aventuras han llenado sus días de experiencias y anécdotas, que bien podrían ser escritas en un libro o ser el guion de una película

Sociedad

En el olvido, hijos de mujeres asesinadas

Activistas ven necesario darles recursos económicos para hacer frente a sus requerimientos y garantizarles mejor calidad de vida

Deportes

Padre e hijo luchadores: La dinastía Relámpago continúa en Mazatlán

Con 25 años dentro de la lucha libre, Relámpago deja su legado en las manos de su hijo, quien hereda su nombre y la máscara

Local

Habitantes de Jacarandas pierden todo a causa de las lluvias

Con impotencia en la mirada, Miriam recuerda cómo ‘Ivo’ entró a su hogar y se llevó todo lo que vio a su paso; lo único que agradece a Dios es no haber perdido a algún miembro de su familia

Sociedad

Así era Nevith Condés Jaramillo, representante del "periodismo guache"

Tenía estudios de administración de empresas y un tiempo participó en el PRD, partido del cual se alejó cuando ocurrió aquello del Pacto por México

Local

Paredes llenas de historia en la primera cárcel de Mazatlán

Enclavada en las calles del Viejo Mazatlán, hace tres siglos fue albergue de delincuentes, hoy es una bodega de carpintería

Local

Doña María, una mujer con vocación de servicio: es camarista de un hotel desde hace 18 años

Entre barrer, trapear, limpiar baños y habitaciones, María Ángela Silva realiza un trabajo que es clave para el funcionamiento del sector hotelero