/ sábado 8 de febrero de 2020

José Bravo lleva 50 años en el Bonfil

Con la serenidad que le dan sus 70 años de vida, repara los winches de los barcos camaroneros, mientras espera que la crisis termine por completo con la actividad

Mazatlan, Sin.- El sector pesquero se enfrenta a grandes retos en la producción, comercialización y sobrevive a duras penas ante la falta de apoyos gubernamentales y la pesca ilegal, lo que ha generado que la actividad vaya en picada en los últimos años.

Esta temporada de pesca, que prácticamente ya terminó, se obtuvieron malos resultados y muchos barcos tuvieron que amarrar después de un primer viaje. La mayoría de la flota lo hizo en diciembre, a pesar de que oficialmente la temporada acaba en marzo.

Ante este panorama, no sólo los pescadores y armadores piensan en retirarse de la actividad, sino también las personas que se dedican a dar mantenimiento a las embarcaciones durante la época de veda.

Ahí es donde está parado José Bravo Maldonado, quien desde hace 50 años es mecánico de winches, y aunque avisora que tendrá pocas posibilidades de trabajo para la próxima zafra, confía en que la situación mejore para que los armadores sigan generando las fuentes de empleo como hasta ahora.

El sector pesquero sobrevive a duras penas ante la falta de apoyos gubernamentales y la pesca ilegal. Foto: Rolando Salazar │ El Sol De Mazatlán

Dice que la incertidumbre que vive el sector tiene en crisis a todos lo que participan de manera directa con él, como los rederos, wincheros, astilleros, comerciantes y principalmente los pescadores.


Esto va en picada, la producción, los precios a la baja y precio del diesel marino muy caro, se requiere más apoyo para poder que los barcos salgan a la pesca y sean competitivos. Esperamos que mejore esto porque a como estamos nomás no, ojalá que se componga, somos mucha gente que trabajamos nada más en los puros barcos y si seguimos así nos vamos a morir de hambre

José Bravo Maldonado


El hombre de 70 años de edad comenta que de mayo a agosto, que eran los meses más fuertes, llegaban a reparar los winches de 100 buques. En esta zafra apenas reparó 50 camaroneros.

El winche es un dispositivo mecánico impulsado por un motor eléctrico, destinado a levantar y desplazar grandes cargas en los barcos.


El trabajo más fuerte para mí es durante la época de veda, cuando están parados los barcos, yo le doy mantenimiento a los winches en la sala de máquina. La situación se ve difícil porque en esta temporada una gran cantidad de barcos echaron un sólo viaje, otros dos y muy pocos tres; y sin dinero no habrá mantenimiento

José Bravo Maldonado


Recuerda que los armadores para esta zafra sólo realizaron reparaciones mínimas, para que aguantaran el primer viaje, lo que los llevó a entrar periódicamente a puerto por descomposturas.

El mecánico que empezó a trabajar en la reparación de winches cuando tenía casi 20 años, está tan decepcionado del sector pesquero y la falta de apoyos que ya piensa en retirarse, porque cada vez hay menos trabajo y ya se siente cansado.

Cuando mucho seguirá dos años más en esta actividad que le dio para sacar adelante a sus cuatro hijos, dejará de trabajar, pero no de ir al Parque Bonfil, donde ha pasado gran parte de su vida.


Ya estoy cansado, a punto de retirarme, son 50 años y yo ya tengo 70, gracias a Dios nos hemos mantenido y ya con mi pensión me ayudo para vivir, pago el seguro para agarrar una pensión mejor y con eso sobrevivir y comer de manera regular. No voy a dejar de venir para acá, vendré diario a matar el tiempo y después de un rato me iré para la casa, como lo hago todos los días

José Bravo Maldonado


En el muelle del Parque Bonfil hay cuatro personas que se dedican a efectuar el trabajo que él hace, que requiere de mucho esfuerzo físico.

“El Güero”, como lo conocen en el muelle, admitió que para sacar a pescar un barco se requiere mucho dinero, tan sólo en dar mantenimiento a los tres carretes de los winches tiene un costo de 15 mil pesos, si es mínimo, y si es más profundo son 20 mil pesos.

Con tristeza ve como se acerca el principio del fin. Sabe que los tiempos son difíciles y que si siguen así, la pesca desaparecerá por completo.

Te puede interesar: Para sombreros, los de los Cázares, en Mazatlán

Datos

50 años lleva José Bravo como winchero.

70 años de edad tiene.

100 winches de 100 buques llegó a reparar en la época buena de la pesca.

50 winches reparó esta temporada.

20 mil pesos es el costo de reparación de un winche.

Foto: Rolando Salazar │ El Sol De Mazatlán



Lee más aquí:

Mazatlan, Sin.- El sector pesquero se enfrenta a grandes retos en la producción, comercialización y sobrevive a duras penas ante la falta de apoyos gubernamentales y la pesca ilegal, lo que ha generado que la actividad vaya en picada en los últimos años.

Esta temporada de pesca, que prácticamente ya terminó, se obtuvieron malos resultados y muchos barcos tuvieron que amarrar después de un primer viaje. La mayoría de la flota lo hizo en diciembre, a pesar de que oficialmente la temporada acaba en marzo.

Ante este panorama, no sólo los pescadores y armadores piensan en retirarse de la actividad, sino también las personas que se dedican a dar mantenimiento a las embarcaciones durante la época de veda.

Ahí es donde está parado José Bravo Maldonado, quien desde hace 50 años es mecánico de winches, y aunque avisora que tendrá pocas posibilidades de trabajo para la próxima zafra, confía en que la situación mejore para que los armadores sigan generando las fuentes de empleo como hasta ahora.

El sector pesquero sobrevive a duras penas ante la falta de apoyos gubernamentales y la pesca ilegal. Foto: Rolando Salazar │ El Sol De Mazatlán

Dice que la incertidumbre que vive el sector tiene en crisis a todos lo que participan de manera directa con él, como los rederos, wincheros, astilleros, comerciantes y principalmente los pescadores.


Esto va en picada, la producción, los precios a la baja y precio del diesel marino muy caro, se requiere más apoyo para poder que los barcos salgan a la pesca y sean competitivos. Esperamos que mejore esto porque a como estamos nomás no, ojalá que se componga, somos mucha gente que trabajamos nada más en los puros barcos y si seguimos así nos vamos a morir de hambre

José Bravo Maldonado


El hombre de 70 años de edad comenta que de mayo a agosto, que eran los meses más fuertes, llegaban a reparar los winches de 100 buques. En esta zafra apenas reparó 50 camaroneros.

El winche es un dispositivo mecánico impulsado por un motor eléctrico, destinado a levantar y desplazar grandes cargas en los barcos.


El trabajo más fuerte para mí es durante la época de veda, cuando están parados los barcos, yo le doy mantenimiento a los winches en la sala de máquina. La situación se ve difícil porque en esta temporada una gran cantidad de barcos echaron un sólo viaje, otros dos y muy pocos tres; y sin dinero no habrá mantenimiento

José Bravo Maldonado


Recuerda que los armadores para esta zafra sólo realizaron reparaciones mínimas, para que aguantaran el primer viaje, lo que los llevó a entrar periódicamente a puerto por descomposturas.

El mecánico que empezó a trabajar en la reparación de winches cuando tenía casi 20 años, está tan decepcionado del sector pesquero y la falta de apoyos que ya piensa en retirarse, porque cada vez hay menos trabajo y ya se siente cansado.

Cuando mucho seguirá dos años más en esta actividad que le dio para sacar adelante a sus cuatro hijos, dejará de trabajar, pero no de ir al Parque Bonfil, donde ha pasado gran parte de su vida.


Ya estoy cansado, a punto de retirarme, son 50 años y yo ya tengo 70, gracias a Dios nos hemos mantenido y ya con mi pensión me ayudo para vivir, pago el seguro para agarrar una pensión mejor y con eso sobrevivir y comer de manera regular. No voy a dejar de venir para acá, vendré diario a matar el tiempo y después de un rato me iré para la casa, como lo hago todos los días

José Bravo Maldonado


En el muelle del Parque Bonfil hay cuatro personas que se dedican a efectuar el trabajo que él hace, que requiere de mucho esfuerzo físico.

“El Güero”, como lo conocen en el muelle, admitió que para sacar a pescar un barco se requiere mucho dinero, tan sólo en dar mantenimiento a los tres carretes de los winches tiene un costo de 15 mil pesos, si es mínimo, y si es más profundo son 20 mil pesos.

Con tristeza ve como se acerca el principio del fin. Sabe que los tiempos son difíciles y que si siguen así, la pesca desaparecerá por completo.

Te puede interesar: Para sombreros, los de los Cázares, en Mazatlán

Datos

50 años lleva José Bravo como winchero.

70 años de edad tiene.

100 winches de 100 buques llegó a reparar en la época buena de la pesca.

50 winches reparó esta temporada.

20 mil pesos es el costo de reparación de un winche.

Foto: Rolando Salazar │ El Sol De Mazatlán



Lee más aquí:

Local

Suma Culiacán 66 nuevos casos de Covid-19

De 87 nuevos pacientes en Sinaloa, la capital sumó más del 50%

Local

Educación, capacitación y comunicación como estrategia ambiental: Sedesu

La Secretaría de Desarrollo Sustentable planea que, para antes de fin de año, se encuentre lista la Estrategia Estatal de Educación Ambiental

Local

Rosete levanta la mano como aspirante en Morena para alcaldía de Mazatlán

Señaló que el tiempo le ha permitido alcanzar la madurez política que necesita un verdadero servidor público en el puerto

Moda

Luz Blanchet y Tania Rincón rompen estigmas a través del diseño

Las presentadoras rompen estigmas a través del diseño enseñan a las personas a renovar sus espacios con sus propias manos y recursos que tienen en su hogar

Círculos

Cuau Jr. forja su propio camino entre fogones

Cuau Jr., el eliminado en el cuarto programa del reality culinario MasterChef

Gossip

La radio, alternativa para promover nuevos talentos

En el marco de Expo Compositores 2020 se realiza la charla El futuro de los espectáculos después de la pandemia

Círculos

Noche de música y buena vibra con Vcage

El cantante Vicage reunió a un selecto grupo de amigos en la colonia Roma

Mundo

Mujeres, las que más se toman fotos

Este año, los celulares del mundo tomarán 1.43 billones de fotografías, pero más allá de los humanos, los objetos son los más capturados por los lentes

Teatro

Marina de Tavira y Alfonso Herrera hacen teatro como si fuera cine

La obra que protagonizan Marina de Tavira y Alfonso Herrera, conduce invariablemente a la siguiente pregunta: ¿Qué estamos viendo: cine o teatro?