/ viernes 22 de noviembre de 2019

Escala tensión en Colombia, declaran toque de queda en Bogotá

"Vamos a establecer el toque de queda en Bosa, Kennedy y Ciudad Bolívar a partir de las ocho de la noche", anunció el alcalde de la ciudad

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, decretó este viernes el toque de queda en tres barrios populosos (localidades) del sur de la ciudad para contener los disturbios y saqueos por parte de vándalos, que se registraron tras la protesta masiva del jueves contra el Gobierno de Iván Duque.

"A partir de las 8 de la noche (hora local) toque de queda en las localidades de Bosa, Ciudad Bolívar y Kennedy. A partir de las 9 de la noche en toda la ciudad. Ambos toques de queda van hasta las 6 am" del sábado, indicó en un mensaje divulgado a periodistas.

Según Peñalosa, en esos tres barrios "se han concentrado los actos delincuenciales en el día de hoy", lo que incluye saqueo de comercios y daños a 79 autobuses del servicio público, que se suman a la destrucción el jueves de 76 estaciones del sistema de transporte Transmilenio.

"Lamentablemente ha habido un vandalismo generalizado", añadió el alcalde, quien dijo que hay 4 mil soldados del Ejército apoyando a unos 20 mil policías en la vigilancia y mantenimiento del orden.

Desde las primeras horas de la mañana vándalos bloquearon las principales estaciones de transporte público en el sur de la capital colombiana, preludio del caos que se desató horas más tarde en barrios como Patio Bonito, Molinos, Perdomo, Meissen y Tintal, que hacen parte de las localidades de Bosa, Kennedy y Ciudad Bolívar, así como en la vecina Soacha, donde también se decretó toque de queda.

"Aquí hay entonces unos delincuentes que quieren destruir nuestra democracia, que quieren destruir nuestra ciudad y que creen que van a lograrlo", manifestó el alcalde y aseguró que hay 230 capturados por esos hechos.

Foto: AFP

Peñalosa añadió que los desórdenes no son "por debilidad" de las autoridades sino por "autocontrol", que ha evitado muertes, pero advirtió que nadie debe llamarse a engaños porque la fuerza pública no ha hecho "uso de sus armas".

"Pero que quede claro, nuestra democracia y nuestra ciudad tienen como defenderse", enfatizó.

Los desórdenes en Bogotá comenzaron en la tarde de ayer al concluir las manifestaciones contra la política económica y social del presidente colombiano, Iván Duque, y aunque remitieron durante la noche, se reanudaron esta mañana en el sur de la ciudad.

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, decretó este viernes el toque de queda en tres barrios populosos (localidades) del sur de la ciudad para contener los disturbios y saqueos por parte de vándalos, que se registraron tras la protesta masiva del jueves contra el Gobierno de Iván Duque.

"A partir de las 8 de la noche (hora local) toque de queda en las localidades de Bosa, Ciudad Bolívar y Kennedy. A partir de las 9 de la noche en toda la ciudad. Ambos toques de queda van hasta las 6 am" del sábado, indicó en un mensaje divulgado a periodistas.

Según Peñalosa, en esos tres barrios "se han concentrado los actos delincuenciales en el día de hoy", lo que incluye saqueo de comercios y daños a 79 autobuses del servicio público, que se suman a la destrucción el jueves de 76 estaciones del sistema de transporte Transmilenio.

"Lamentablemente ha habido un vandalismo generalizado", añadió el alcalde, quien dijo que hay 4 mil soldados del Ejército apoyando a unos 20 mil policías en la vigilancia y mantenimiento del orden.

Desde las primeras horas de la mañana vándalos bloquearon las principales estaciones de transporte público en el sur de la capital colombiana, preludio del caos que se desató horas más tarde en barrios como Patio Bonito, Molinos, Perdomo, Meissen y Tintal, que hacen parte de las localidades de Bosa, Kennedy y Ciudad Bolívar, así como en la vecina Soacha, donde también se decretó toque de queda.

"Aquí hay entonces unos delincuentes que quieren destruir nuestra democracia, que quieren destruir nuestra ciudad y que creen que van a lograrlo", manifestó el alcalde y aseguró que hay 230 capturados por esos hechos.

Foto: AFP

Peñalosa añadió que los desórdenes no son "por debilidad" de las autoridades sino por "autocontrol", que ha evitado muertes, pero advirtió que nadie debe llamarse a engaños porque la fuerza pública no ha hecho "uso de sus armas".

"Pero que quede claro, nuestra democracia y nuestra ciudad tienen como defenderse", enfatizó.

Los desórdenes en Bogotá comenzaron en la tarde de ayer al concluir las manifestaciones contra la política económica y social del presidente colombiano, Iván Duque, y aunque remitieron durante la noche, se reanudaron esta mañana en el sur de la ciudad.

Local

Al borde de la quiebra, 40% de comercios en Mazatlán

Pide Canaco esperar un poco más para reabrir los negocios debido a que el brote de contagios todavía es alto

Local

Aumenta afluencia de personas en zona comercial de la colonia Juárez

El tianguis y algunos negocios aledaños al mercado permanecen cerrados

Local

Restaurantes no son foco de infección: Canirac

El dirigente de los restaurantes solicitó que los créditos emergentes se den por sectores y no sólo por municipio

Local

Aumenta afluencia de personas en zona comercial de la colonia Juárez

El tianguis y algunos negocios aledaños al mercado permanecen cerrados

Local

Restaurantes no son foco de infección: Canirac

El dirigente de los restaurantes solicitó que los créditos emergentes se den por sectores y no sólo por municipio

Finanzas

Confianza empresarial en su peor momento desde 2009

Con este dato, el Indicador de Confianza Empresarial Manufacturero se sitúa por séptimo mes consecutivo por debajo del umbral de los 50 puntos

Local

Sinaloa llega a la Nueva Normalidad con semáforo en rojo

Empresas están con un pie en la banqueta y miles de ciudadanos se disponen a dejar el confinamiento

Local

En alerta por posible nuevo brote de Covid-19

Titular de Protección Civil asegura que ciudadanos deben permanecer en sus casas cuando menos 15 días más

Mundo

China promete un "contraataque" a EU tras anuncios de Trump sobre Hong Kong

Se trata de la primera reacción de Pekín a las medidas anunciadas el viernes por el presidente estadounidense