/ sábado 4 de abril de 2020

Leyendas del Sur: La mujer que nunca pagó al taxista

La leyenda cuenta que "El Calaveras" recogió a su misterioso pasaje cerca del panteón de Escuinapa

Escuinapa.- El oficio de taxista ha sido parte de cientos de historias tenebrosas, en las cuales los hombres del volante han tenido que vivirlas para contarlas.

En el municipio de Escuinapa se cuenta que un chofer terminó en el hospital, luego del susto que le tocó vivir al enterarse que prestó sus servicios a una mujer que un año antes había perdido la vida.

Esta historia le corresponde a un taxista de la vieja guardia, a quien apodaban "El Calaveras", y que ya hace algunos años falleció, después de dedicar toda su vida a esta labor.

El taxista recogió a la mujer en la esquina del panteón Benito Juárez. Foto: Jesús López │ El Sol de Mazatlán

Según algunos compañeros taxistas, al famoso "Calaveras" le tocó esta vivencia en la década de los años 80’s, en una noche en la cual realizaba el ruleteo por las solitarias calles de Escuinapa.

Al llegar al cruce de las calles Gabriel Leyva y avenida De la Juventud, a escasos 100 metros de la entrada principal del panteón municipal Benito Juárez, le hicieron la "parada" en busca de sus servicios.

Aunque le pareció extraño encontrarse a una joven mujer sola y a altas horas de la noche, a las 12:00 aproximadamente, se detuvo y la subió a la unidad. Al cuestionar su destino la joven le respondió que la llevara a la iglesia, la cual se encuentra en pleno Centro de la ciudad. Al llegar al lugar señalado, la mujer descendió del taxi y le solicitó que la esperara porque entraría a rezar.

Aunque el templo en ese momento se encontraba cerrado, la joven mujer ingresó y después de varios minutos salió, se volvió a subir al taxi y le indicó al "Calaveras" que la llevara al sitio en donde la había recogido. Y aunque al chofer le pareció extraño, cumplió con su trabajo y la llevó.

Al llegar, la misteriosa pasajera descendió del taxi, por lo que "El Calaveras" le solicitó el pago debido. Fue ahí donde la mujer le respondió no traer dinero para pagarle el servicio, pero le solicitó una pluma y un papel, en el cual plasmó su firma y además le dió una prenda (anillo) como garantía, para que fuera a su domicilio a cobrar.

Al ser ya como la 1:00 de la mañana, "El Calaveras" optó por esperar a que amaneciera para ir a la casa de la mujer a cobrar el servicio, al llegar a este domicilio salió quien era el padre de la joven. Él le relató lo que había sucedido la noche anterior y le solicitó el pago.

El padre de la mujer, impresionado por lo que había escuchado y por mirar el papel con la firma de su hija y el anillo, que correspondía también a ella, su primer respuesta hacia "El Calaveras" fue que era algo imposible, ya que su hija, justamente ese día que se subió al taxi cumplía un año de haber fallecido.

Tras escuchar eso, "El Calaveras" se subió a su unidad con destino a su casa, en donde le contó a su mujer lo que había vivido y del susto se puso mal de salud, por lo que tuvo que ser llevado al hospital.

Te puede interesar: Leyendas del Sur: El ‘hombre del machete’ que atemorizó a Escuinapa

Luego de haber sido dado de alta, siguió con su oficio, pero jamás volvió a trabajar de noche, hasta el día en que falleció.

PARA SABER

La historia que se cuenta le ocurrió a "El Calaveras" en los años 80’s en Escuinapa.




Lee mas aquí:





Escuinapa.- El oficio de taxista ha sido parte de cientos de historias tenebrosas, en las cuales los hombres del volante han tenido que vivirlas para contarlas.

En el municipio de Escuinapa se cuenta que un chofer terminó en el hospital, luego del susto que le tocó vivir al enterarse que prestó sus servicios a una mujer que un año antes había perdido la vida.

Esta historia le corresponde a un taxista de la vieja guardia, a quien apodaban "El Calaveras", y que ya hace algunos años falleció, después de dedicar toda su vida a esta labor.

El taxista recogió a la mujer en la esquina del panteón Benito Juárez. Foto: Jesús López │ El Sol de Mazatlán

Según algunos compañeros taxistas, al famoso "Calaveras" le tocó esta vivencia en la década de los años 80’s, en una noche en la cual realizaba el ruleteo por las solitarias calles de Escuinapa.

Al llegar al cruce de las calles Gabriel Leyva y avenida De la Juventud, a escasos 100 metros de la entrada principal del panteón municipal Benito Juárez, le hicieron la "parada" en busca de sus servicios.

Aunque le pareció extraño encontrarse a una joven mujer sola y a altas horas de la noche, a las 12:00 aproximadamente, se detuvo y la subió a la unidad. Al cuestionar su destino la joven le respondió que la llevara a la iglesia, la cual se encuentra en pleno Centro de la ciudad. Al llegar al lugar señalado, la mujer descendió del taxi y le solicitó que la esperara porque entraría a rezar.

Aunque el templo en ese momento se encontraba cerrado, la joven mujer ingresó y después de varios minutos salió, se volvió a subir al taxi y le indicó al "Calaveras" que la llevara al sitio en donde la había recogido. Y aunque al chofer le pareció extraño, cumplió con su trabajo y la llevó.

Al llegar, la misteriosa pasajera descendió del taxi, por lo que "El Calaveras" le solicitó el pago debido. Fue ahí donde la mujer le respondió no traer dinero para pagarle el servicio, pero le solicitó una pluma y un papel, en el cual plasmó su firma y además le dió una prenda (anillo) como garantía, para que fuera a su domicilio a cobrar.

Al ser ya como la 1:00 de la mañana, "El Calaveras" optó por esperar a que amaneciera para ir a la casa de la mujer a cobrar el servicio, al llegar a este domicilio salió quien era el padre de la joven. Él le relató lo que había sucedido la noche anterior y le solicitó el pago.

El padre de la mujer, impresionado por lo que había escuchado y por mirar el papel con la firma de su hija y el anillo, que correspondía también a ella, su primer respuesta hacia "El Calaveras" fue que era algo imposible, ya que su hija, justamente ese día que se subió al taxi cumplía un año de haber fallecido.

Tras escuchar eso, "El Calaveras" se subió a su unidad con destino a su casa, en donde le contó a su mujer lo que había vivido y del susto se puso mal de salud, por lo que tuvo que ser llevado al hospital.

Te puede interesar: Leyendas del Sur: El ‘hombre del machete’ que atemorizó a Escuinapa

Luego de haber sido dado de alta, siguió con su oficio, pero jamás volvió a trabajar de noche, hasta el día en que falleció.

PARA SABER

La historia que se cuenta le ocurrió a "El Calaveras" en los años 80’s en Escuinapa.




Lee mas aquí:





Local

Pasan la pandemia a 'puras chambitas'

Albañiles, carpinteros, fierreros, pintores, electricistas y peones se contratan en pequeñas obras de particulares para obtener un ingreso que les permita mantener a sus familias

Local

Alegran el día con su música

Ya son casi 3 meses sin trabajo lo que tiene el sector de la música de Mazatlán, que está conformado por más de mil personas

Local

El grito desesperado de una vendedora

Junto a las vías del tren, soportando los fuertes rayos del sol, ahí está doña Rosa, intercambiando sus mercancías por algo de comida

Local

Alegran el día con su música

Ya son casi 3 meses sin trabajo lo que tiene el sector de la música de Mazatlán, que está conformado por más de mil personas

Finanzas

Nahle no participa en reunión de OPEP+ sobre extensión de recortes petroleros

La funcionaria se encuentra de gira por Veracruz con el presidente Andrés Manuel López Obrador

Local

El joven que nació para ser bombero

A los 12 años, Walter Soberanes se incorporó a la heroica agrupación mazatleca, en donde con valentía ha desarrollado su espíritu combativo para portar con orgullo el uniforme 462

Local

Crónicas de Ambulancia: Cuando la voluntad no alcanza

Los servicios dolorosos no dejan de serlo al paso de los años, para Adriana Soto aún perdura esa terrible visión

Policiaca

Vuelca automóvil en la autopista

La unidad fue golpeada por un tráiler y este se dio a la fuga.

Local

Transportan lancheros solo a locales

El costo de traslado a la isla de la Piedra es de 10 pesos a locales y 15 a turistas