/ lunes 20 de febrero de 2023

Las complicaciones del trabajo "fácil" en la vida de las sexoservidoras en Mazatlán

Circunstancias de la vida llevaron a Natalya y a Santiago a ejercer un oficio que les da estabilidad económica, pero que a la vez los expone a muchos peligros

Mazatlán, Sin.- El día que Natalya, de oficio prostituta, se encontró con un ex novio en la casa de citas en la que trabaja fue el momento más difícil que ha pasado al desempeñar su profesión.

Al verlo a los ojos, cuando él llegó a solicitar sus servicios, se sintió llena de vergüenza y como pudo se aguantó las ganas de llorar.

También te puede interesar: En lo que va del año se han detectado 123 casos de VIH en el sur del Sinaloa

"Me dijo: ¿En qué te convertiste?, ¿Por qué?, si me acuerdo que eras muy inteligente. Yo me limité a llorar, le contestaba muy insípida y le recordaba que el tiempo ya estaba corriendo para hacer válido el servicio. Ahí me hice la valiente, pero terminamos lo que teníamos que hacer y me metí al baño y me puse a llorar, siento que una parte de mi dignidad se fue ahí, porque alguien con quien tuve un vínculo muy especial me vio en esto, pero se sorprendió para mal, a mí me afectó mucho, duré varios días para reponerme mentalmente, no fue fácil asimilar eso, tengo desde ese entonces que no lo veo, fue hace más o menos dos años, fue un momento muy duro", recuerda.

La vida de Natalya cambió cuando a sus 22 años salió embarazada; ella estudiaba Administración de Empresas y tenía un futuro prometedor, ya que era una alumna destacada, pero cuando tuvo a su bebé, sin el apoyo de su pareja ni el de sus padres, dejó los estudios para empezar a trabajar.

Las cosas no fueron tan fáciles, al verse sola y con un empleo en el que ganaba muy poco, tomó el camino de la prostitución.

Ella es una de las poco más de 300 sexoservidoras que existen en Mazatlán, muchas de las cuales utilizan el internet, las páginas de citas y los teléfonos celulares para estar dentro la red de prostitución en la que scorts independientes y transexuales ejercen el oficio de forma clandestina.

La vida de Natalya cambió a sus 22 años tras enterarse de que estaba embarazada. Foto: Fausto McConegly | Sol de Mazatlán

El comienzo de todo

"Salí embarazada cuando tenía 22 años, la verdad fue muy difícil porque tenía mucho futuro y era mi penúltimo año en la carrera de Administración de Empresas, me quedé en shock cuando confirmé que estaba embarazada y supe en ese momento que tenía que hacer algo, buscar la manera de salir adelante", recuerda.

Sabe que pudo ser algo más en su vida, de no haber sido por las circunstancias que le tocaron; mira hacia atrás y ve el camino recorrido entre lágrimas y tristeza, pues ahora mismo varios de sus compañeros de generación han logrado cosas importantes con sus estudios.

"Creo que pude lograr algo más, muchos compañeros míos con los que mantengo contacto han hecho una gran vida, algunos son encargados de tiendas, otros emprendieron sus negocios y han tenido mucho éxito, me da tristeza y en ocasiones hasta lloro por eso, porque creo que en lugar de estar trasnochada y con vergüenza de que la gente me vea y me reconozca, pudiera hacer algo más con mi vida, ofrecerle a mi hija, sin temor a estar en la calle y que me mencionen mi profesión delante de ella".

Se ha comparado con sus compañeros de la escuela, por el rumbo que le tocó vivir. Foto: Fausto McConegly | Sol de Mazatlán


La decisión

La joven de 26 años llegó al mundo de la prostitución gracias a que una amiga que ejercía el oficio le mencionó las ganancias que generaba. Es ahí cuando se “enganchó”, pues con el salario de su anterior trabajo no era suficiente para poder sacar adelante a su criatura ni para poder pagar las cosas básicas del hogar.

"Ella me habló de este trabajo, era amiga mía desde hace tiempo, la conocí en una estética y con el tiempo nos hicimos buenas amigas, cuando me vio ahogada y sin saber qué hacer fue cuando me dio esa opción, sin más qué hacer, la acepté, recuerdo que le daba pena mientras me decía, pero no la juzgo, ahora que estoy en este mundo logro comprender a muchas personas, mujeres y hombres que hacen este trabajo", menciona.

Al día siguiente renunció a su trabajo y apoyada por su amiga comenzó como scort independiente, pues aún no sabía de un burdel, casa de citas o centro nocturno al cual entrar. Esos fueron los primeros pasos de Natalya en un mundo que le deja dinero para vivir holgadamente, pero que también la expone a muchos peligros y enfermedades.

Momentos difíciles

Los momentos más difíciles de su profesión han sido cuando personas conocidas la han visto ejercer el oficio, ya que además de su ex novio, ha tenido encuentros con ex compañeros de la escuela y algunos profesores.

"Me he topado con muchos conocidos, algunos que fueron mis compañeros en la escuela, me reconocen y me dicen que qué hago ahí, me he quedado muda, no sé ni qué responder, solamente sonrió y les digo: ‘para que veas’, y ahí empiezo con mi servicio, me da mucha vergüenza cada que pasan estas cosas”, dice.

Otro momento duro fue cuando de manera altanera un ex profesor le dijo muchas obscenidades mientras cumplía con un servicio.

"Recuerdo que el viejo asqueroso me dijo: 'no va a ser por un 10, pero si por unos 1000, hasta que se me va a hacer', yo como buena trabajadora y profesional, me reí solamente, no sabía ni qué contestar, viejo cínico, siempre fue un rabo verde en la preparatoria, la verdad lo recuerdo y me da coraje e impotencia, porque quién sabe si tendrá el mismo pensamiento con sus alumnas actuales", añadió.

Una vez fue atacada por un cliente que se negó a pagarle la cifra acordada, algo que también la marcó.

Algunas situaciones le ha hecho que sea autoestima esté vulnerable. Foto: Fausto McConegly | Sol de Mazatlán


"Me acuerdo que me golpeó muy feo, después de que terminamos de hacer a lo que fuimos, me aventó con un billete de 200 y me dijo: ‘ahí está’, y obviamente yo le reclame que esto no era lo acordado, alegamos hasta que me dio un golpe, eso ocurrió en un motel que está por la salida norte de Mazatlán, di que me dejó viva, pero no me pagó nada, hasta se llevó el billete que aventó, no pude poner una denuncia porque no había evidencias, no identificaron a la persona", comenta.

Este tipo de situaciones han provocado en ella un autoestima bajo y en varias ocasiones ha estado a punto de dejar la actividad.

"Mi sicología está bien, siempre te afecta y te dan ganas de tirar la toalla, pero siempre que veo a mi hija sé que voy a hacer esto y más por ella, ella es lo que me hace fuerte, la que hace que se me olviden los momentos duros, porque en definitiva son más los momentos bonitos con mi hija, es por ella que salgo adelante y no dejo que me tumben los malos ratos".

Trabajo bien remunerado

Si la joven trabaja los siete días de la semana gana entre 10 mil y 16 mil pesos. Eso le ha dado una estabilidad económica que le permite pagarle a alguien para que cuide a su hija; además, ya tiene casa y auto propio.

"En cuestión económica ya no he sufrido nada, y a mi hija no le falta nada, ojo, no soy rica, ni nada, pero esos son los ingresos que me traigo diario si trabajo desde las nueve de la noche hasta las seis de la mañana, es cuestión de saber quedarte en un lugar, porque no es un sueldo fijo, gano entre 10 mil y 16 mil pesos semanales, si son días buenos, porque hay veces que no vienen clientes y se gana menos, todo eso es con todo y propinas. Lo menos que me he traído es 5 mil o 7 mil pesos en una semana, esto porque no siempre está lleno, a veces está solo o vienen clientes con las plebes que ya conocen, así cuando vienen otros y vienen conmigo, si los tratas bien siempre regresan”.

Afirma que en cuestión económica, no ha sufrido nada y logra solventar los gastos de su hija. Foto: Fausto McConegly | Sol de Mazatlán


Enfermedades

Entre los peligros que conlleva su profesión, además del riesgo de que un cliente la golpee, como ya le pasó, o que incluso la puedan matar, está el de contraer alguna enfermedad de transmisión sexual.

Natalya dice que tanto ella como sus compañeras de la casa de citas se cuidan mucho, pero que aun así les ha tocado tener pérdidas humanas, ya sea por violencia o por alguna enfermedad, específicamente el sida.

En Mazatlán, en el año 2022 se detectaron 123 nuevos casos y se tuvieron 15 defunciones a causa de esta enfermedad, según cifras de la Jurisdicción Sanitaria número 5.

En toda la Jurisdicción, que abarca los municipios de Elota, Concordia, San Ignacio y Mazatlán, actualmente hay 527 pacientes recibiendo tratamiento y medicamento, donde la mayor prevalencia es en hombres; en Sinaloa se tienen actualmente poco más de 6 mil casos detectados, distribuidos entre IMSS, ISSSTE y la Secretaría Estatal de Salud.

En los cuatro años que Natalya lleva en el mundo de la prostitución, dos compañeras han fallecido por alguna enfermedad de transmisión sexual. Ella sabe que cada noche que sale a trabajar prácticamente se juega la vida, ya que no conoce a sus clientes, no sabe si son agresivos o si tienen alguna enfermedad que le puedan contagiar. Está ahí por necesidad, porque prácticamente es una forma fácil de ganar buen dinero y poder mantener a su hija, aunque con ello viva expuesta y señalada por ejercer el oficio más antiguo del mundo.

También en los hombres pasa

Santiago Ramírez Espinoza es un caso muy particular, pues más allá de la necesidad, tuvo el rechazo por completo de su familia al enterarse que era homosexual; fue ahí cuando comenzó a vestirse como mujer y a ejercer el oficio por su cuenta.

"Recuerdo que por ser gay nadie en mi casa me apoyaba, a mí me gustaban los hombres desde que era niño, no es maña, es algo normal para mí que me atraigan", dijo “Santi”, como es conocido popularmente.

Su primer servicio fue cuando a la edad de 17 años y mientras su mamá trabajaba de noche, se vistió de mujer y salió a dar la vuelta.

"Me acuerdo que yo me vestí de mujer porque unas amigas me invitaron a un antro gay, llevaba 200 pesos solamente, caminaba para la colonia Lázaro Cárdenas, por la avenida Alemán, y un trailero me chifló y cuando volteo lo vi masturbándose, me dijo: ‘te doy 500 pesos’, y yo fui como si nada, imagínate, me pagaron y me hicieron algo que me gustaba en ese momento", dice entre risas.

Actualmente Santiago tiene 26 años y a casi una década de trabajar como sexoservidor, se arrepiente de entrar a ese ambiente.

"Me arrepiento porque por este trabajo perdí muchas cosas, como mi pareja y muchas etapas que pude vivir, desde joven estoy en esto y no es nada bueno".

Durante el 2021 en México se registraron 4 mil 662 decesos relacionados con el VIH. Foto: Fausto McConegly | Sol de Mazatlán


Solo para lo que les conviene

Aunque su mamá estaba totalmente en contra de la homosexualidad de su hijo, esta última es la que lo incentivó a irse a trabajar a lugares de ambiente, como el popular hotel Boyas o el cruce de “La Corona”.

"Ella me manda, me dice que me apure, que ella sola no va a poder con los gastos de la casa y ahí me voy a "puntear", me da tristeza, porque mi homosexualidad es vista solamente como algo que se puede utilizar por dinero, más no algo por lo que me acepten en casa, lo toleran porque es parte de lo que mantiene el hogar, pero hasta ahí".

Momentos que lo marcaron

Recuerda que el momento que más lo marcó y que siempre va a recordar, fue cuando alguien a quien le decía que era "su crush" llegó en estado de ebriedad por un servicio, ahí fue cuando Santiago sintió que el mundo se le “vino encima”.

"Me vio, sin saber que era yo me dijo me tocó por atrás y me invito al motel, entramos y le dije que cobraba por adelantado y me dijo que estaba bien, y ya cuando me doy vuelta me reconoció con la peluca, me dijo: ‘ese Santiago’, y yo me quedé en shock, me dijo: ‘apoco me vas a cobrar, si yo te gustaba’, le dije que sí, que se lo perdió desde antes, ese día cuando terminamos el acto, me dijo: ‘si me hubieras propuesto algo así antes te hubiera dicho que sí’, ahí me dio tristeza, porque me di cuenta de que mis complejos me superaban, sin imaginar que había personas iguales que yo, tuve la oportunidad de salir con el que me gustaba y se me fue".

Otro momento difícil fue cuando su ex pareja se enteró de que trabajaba en este negocio. Fue ahí cuando decidió ponerle fin a su relación, pues no consideraba sano salir con un "prostituto", como le llamaba su ahora ex novio.

"Me dijo que lo mejor era separarnos, que no era sano para ninguno estar saliendo juntos si yo me dedicaba a esto, decía que no era sano en ningún sentido, ni mental ni físicamente, ya con el paso del tiempo me dijo que por temor a las enfermedades fue por lo que me dejó".

Todo lo que Santiago ha vivido lo ha afectado emocionalmente, incluso cayó en el mundo de las drogas.

"Sabes que no estás bien cuando recurres a las drogas, tener que usarlas es señal de que estás sumamente mal, así es como me siento yo, pero me aguanto, no sé por qué, la verdad, en veces siento que perdí el rumbo, pero trato de no pensar tanto en lo malo, porque sé que en la vida también pasan cosas buenas".

Datos

  • 300 sexoservidoras con permiso hay en Mazatlán.
  • 123 nuevos casos de sida se detectaron en el 202 en Mazatlán.
  • 15 muertes relacionadas al sida se tuvieron en Mazatlán en el 2022.

Enfermedad

Según el último censo del INEGI, durante el 2021 en México se registraron 4 mil 662 decesos relacionados con el VIH. De estos, 3 mil 896 (83.6 %) correspondieron a hombres y 766 (16.4 %) a mujeres.

Mazatlán, Sin.- El día que Natalya, de oficio prostituta, se encontró con un ex novio en la casa de citas en la que trabaja fue el momento más difícil que ha pasado al desempeñar su profesión.

Al verlo a los ojos, cuando él llegó a solicitar sus servicios, se sintió llena de vergüenza y como pudo se aguantó las ganas de llorar.

También te puede interesar: En lo que va del año se han detectado 123 casos de VIH en el sur del Sinaloa

"Me dijo: ¿En qué te convertiste?, ¿Por qué?, si me acuerdo que eras muy inteligente. Yo me limité a llorar, le contestaba muy insípida y le recordaba que el tiempo ya estaba corriendo para hacer válido el servicio. Ahí me hice la valiente, pero terminamos lo que teníamos que hacer y me metí al baño y me puse a llorar, siento que una parte de mi dignidad se fue ahí, porque alguien con quien tuve un vínculo muy especial me vio en esto, pero se sorprendió para mal, a mí me afectó mucho, duré varios días para reponerme mentalmente, no fue fácil asimilar eso, tengo desde ese entonces que no lo veo, fue hace más o menos dos años, fue un momento muy duro", recuerda.

La vida de Natalya cambió cuando a sus 22 años salió embarazada; ella estudiaba Administración de Empresas y tenía un futuro prometedor, ya que era una alumna destacada, pero cuando tuvo a su bebé, sin el apoyo de su pareja ni el de sus padres, dejó los estudios para empezar a trabajar.

Las cosas no fueron tan fáciles, al verse sola y con un empleo en el que ganaba muy poco, tomó el camino de la prostitución.

Ella es una de las poco más de 300 sexoservidoras que existen en Mazatlán, muchas de las cuales utilizan el internet, las páginas de citas y los teléfonos celulares para estar dentro la red de prostitución en la que scorts independientes y transexuales ejercen el oficio de forma clandestina.

La vida de Natalya cambió a sus 22 años tras enterarse de que estaba embarazada. Foto: Fausto McConegly | Sol de Mazatlán

El comienzo de todo

"Salí embarazada cuando tenía 22 años, la verdad fue muy difícil porque tenía mucho futuro y era mi penúltimo año en la carrera de Administración de Empresas, me quedé en shock cuando confirmé que estaba embarazada y supe en ese momento que tenía que hacer algo, buscar la manera de salir adelante", recuerda.

Sabe que pudo ser algo más en su vida, de no haber sido por las circunstancias que le tocaron; mira hacia atrás y ve el camino recorrido entre lágrimas y tristeza, pues ahora mismo varios de sus compañeros de generación han logrado cosas importantes con sus estudios.

"Creo que pude lograr algo más, muchos compañeros míos con los que mantengo contacto han hecho una gran vida, algunos son encargados de tiendas, otros emprendieron sus negocios y han tenido mucho éxito, me da tristeza y en ocasiones hasta lloro por eso, porque creo que en lugar de estar trasnochada y con vergüenza de que la gente me vea y me reconozca, pudiera hacer algo más con mi vida, ofrecerle a mi hija, sin temor a estar en la calle y que me mencionen mi profesión delante de ella".

Se ha comparado con sus compañeros de la escuela, por el rumbo que le tocó vivir. Foto: Fausto McConegly | Sol de Mazatlán


La decisión

La joven de 26 años llegó al mundo de la prostitución gracias a que una amiga que ejercía el oficio le mencionó las ganancias que generaba. Es ahí cuando se “enganchó”, pues con el salario de su anterior trabajo no era suficiente para poder sacar adelante a su criatura ni para poder pagar las cosas básicas del hogar.

"Ella me habló de este trabajo, era amiga mía desde hace tiempo, la conocí en una estética y con el tiempo nos hicimos buenas amigas, cuando me vio ahogada y sin saber qué hacer fue cuando me dio esa opción, sin más qué hacer, la acepté, recuerdo que le daba pena mientras me decía, pero no la juzgo, ahora que estoy en este mundo logro comprender a muchas personas, mujeres y hombres que hacen este trabajo", menciona.

Al día siguiente renunció a su trabajo y apoyada por su amiga comenzó como scort independiente, pues aún no sabía de un burdel, casa de citas o centro nocturno al cual entrar. Esos fueron los primeros pasos de Natalya en un mundo que le deja dinero para vivir holgadamente, pero que también la expone a muchos peligros y enfermedades.

Momentos difíciles

Los momentos más difíciles de su profesión han sido cuando personas conocidas la han visto ejercer el oficio, ya que además de su ex novio, ha tenido encuentros con ex compañeros de la escuela y algunos profesores.

"Me he topado con muchos conocidos, algunos que fueron mis compañeros en la escuela, me reconocen y me dicen que qué hago ahí, me he quedado muda, no sé ni qué responder, solamente sonrió y les digo: ‘para que veas’, y ahí empiezo con mi servicio, me da mucha vergüenza cada que pasan estas cosas”, dice.

Otro momento duro fue cuando de manera altanera un ex profesor le dijo muchas obscenidades mientras cumplía con un servicio.

"Recuerdo que el viejo asqueroso me dijo: 'no va a ser por un 10, pero si por unos 1000, hasta que se me va a hacer', yo como buena trabajadora y profesional, me reí solamente, no sabía ni qué contestar, viejo cínico, siempre fue un rabo verde en la preparatoria, la verdad lo recuerdo y me da coraje e impotencia, porque quién sabe si tendrá el mismo pensamiento con sus alumnas actuales", añadió.

Una vez fue atacada por un cliente que se negó a pagarle la cifra acordada, algo que también la marcó.

Algunas situaciones le ha hecho que sea autoestima esté vulnerable. Foto: Fausto McConegly | Sol de Mazatlán


"Me acuerdo que me golpeó muy feo, después de que terminamos de hacer a lo que fuimos, me aventó con un billete de 200 y me dijo: ‘ahí está’, y obviamente yo le reclame que esto no era lo acordado, alegamos hasta que me dio un golpe, eso ocurrió en un motel que está por la salida norte de Mazatlán, di que me dejó viva, pero no me pagó nada, hasta se llevó el billete que aventó, no pude poner una denuncia porque no había evidencias, no identificaron a la persona", comenta.

Este tipo de situaciones han provocado en ella un autoestima bajo y en varias ocasiones ha estado a punto de dejar la actividad.

"Mi sicología está bien, siempre te afecta y te dan ganas de tirar la toalla, pero siempre que veo a mi hija sé que voy a hacer esto y más por ella, ella es lo que me hace fuerte, la que hace que se me olviden los momentos duros, porque en definitiva son más los momentos bonitos con mi hija, es por ella que salgo adelante y no dejo que me tumben los malos ratos".

Trabajo bien remunerado

Si la joven trabaja los siete días de la semana gana entre 10 mil y 16 mil pesos. Eso le ha dado una estabilidad económica que le permite pagarle a alguien para que cuide a su hija; además, ya tiene casa y auto propio.

"En cuestión económica ya no he sufrido nada, y a mi hija no le falta nada, ojo, no soy rica, ni nada, pero esos son los ingresos que me traigo diario si trabajo desde las nueve de la noche hasta las seis de la mañana, es cuestión de saber quedarte en un lugar, porque no es un sueldo fijo, gano entre 10 mil y 16 mil pesos semanales, si son días buenos, porque hay veces que no vienen clientes y se gana menos, todo eso es con todo y propinas. Lo menos que me he traído es 5 mil o 7 mil pesos en una semana, esto porque no siempre está lleno, a veces está solo o vienen clientes con las plebes que ya conocen, así cuando vienen otros y vienen conmigo, si los tratas bien siempre regresan”.

Afirma que en cuestión económica, no ha sufrido nada y logra solventar los gastos de su hija. Foto: Fausto McConegly | Sol de Mazatlán


Enfermedades

Entre los peligros que conlleva su profesión, además del riesgo de que un cliente la golpee, como ya le pasó, o que incluso la puedan matar, está el de contraer alguna enfermedad de transmisión sexual.

Natalya dice que tanto ella como sus compañeras de la casa de citas se cuidan mucho, pero que aun así les ha tocado tener pérdidas humanas, ya sea por violencia o por alguna enfermedad, específicamente el sida.

En Mazatlán, en el año 2022 se detectaron 123 nuevos casos y se tuvieron 15 defunciones a causa de esta enfermedad, según cifras de la Jurisdicción Sanitaria número 5.

En toda la Jurisdicción, que abarca los municipios de Elota, Concordia, San Ignacio y Mazatlán, actualmente hay 527 pacientes recibiendo tratamiento y medicamento, donde la mayor prevalencia es en hombres; en Sinaloa se tienen actualmente poco más de 6 mil casos detectados, distribuidos entre IMSS, ISSSTE y la Secretaría Estatal de Salud.

En los cuatro años que Natalya lleva en el mundo de la prostitución, dos compañeras han fallecido por alguna enfermedad de transmisión sexual. Ella sabe que cada noche que sale a trabajar prácticamente se juega la vida, ya que no conoce a sus clientes, no sabe si son agresivos o si tienen alguna enfermedad que le puedan contagiar. Está ahí por necesidad, porque prácticamente es una forma fácil de ganar buen dinero y poder mantener a su hija, aunque con ello viva expuesta y señalada por ejercer el oficio más antiguo del mundo.

También en los hombres pasa

Santiago Ramírez Espinoza es un caso muy particular, pues más allá de la necesidad, tuvo el rechazo por completo de su familia al enterarse que era homosexual; fue ahí cuando comenzó a vestirse como mujer y a ejercer el oficio por su cuenta.

"Recuerdo que por ser gay nadie en mi casa me apoyaba, a mí me gustaban los hombres desde que era niño, no es maña, es algo normal para mí que me atraigan", dijo “Santi”, como es conocido popularmente.

Su primer servicio fue cuando a la edad de 17 años y mientras su mamá trabajaba de noche, se vistió de mujer y salió a dar la vuelta.

"Me acuerdo que yo me vestí de mujer porque unas amigas me invitaron a un antro gay, llevaba 200 pesos solamente, caminaba para la colonia Lázaro Cárdenas, por la avenida Alemán, y un trailero me chifló y cuando volteo lo vi masturbándose, me dijo: ‘te doy 500 pesos’, y yo fui como si nada, imagínate, me pagaron y me hicieron algo que me gustaba en ese momento", dice entre risas.

Actualmente Santiago tiene 26 años y a casi una década de trabajar como sexoservidor, se arrepiente de entrar a ese ambiente.

"Me arrepiento porque por este trabajo perdí muchas cosas, como mi pareja y muchas etapas que pude vivir, desde joven estoy en esto y no es nada bueno".

Durante el 2021 en México se registraron 4 mil 662 decesos relacionados con el VIH. Foto: Fausto McConegly | Sol de Mazatlán


Solo para lo que les conviene

Aunque su mamá estaba totalmente en contra de la homosexualidad de su hijo, esta última es la que lo incentivó a irse a trabajar a lugares de ambiente, como el popular hotel Boyas o el cruce de “La Corona”.

"Ella me manda, me dice que me apure, que ella sola no va a poder con los gastos de la casa y ahí me voy a "puntear", me da tristeza, porque mi homosexualidad es vista solamente como algo que se puede utilizar por dinero, más no algo por lo que me acepten en casa, lo toleran porque es parte de lo que mantiene el hogar, pero hasta ahí".

Momentos que lo marcaron

Recuerda que el momento que más lo marcó y que siempre va a recordar, fue cuando alguien a quien le decía que era "su crush" llegó en estado de ebriedad por un servicio, ahí fue cuando Santiago sintió que el mundo se le “vino encima”.

"Me vio, sin saber que era yo me dijo me tocó por atrás y me invito al motel, entramos y le dije que cobraba por adelantado y me dijo que estaba bien, y ya cuando me doy vuelta me reconoció con la peluca, me dijo: ‘ese Santiago’, y yo me quedé en shock, me dijo: ‘apoco me vas a cobrar, si yo te gustaba’, le dije que sí, que se lo perdió desde antes, ese día cuando terminamos el acto, me dijo: ‘si me hubieras propuesto algo así antes te hubiera dicho que sí’, ahí me dio tristeza, porque me di cuenta de que mis complejos me superaban, sin imaginar que había personas iguales que yo, tuve la oportunidad de salir con el que me gustaba y se me fue".

Otro momento difícil fue cuando su ex pareja se enteró de que trabajaba en este negocio. Fue ahí cuando decidió ponerle fin a su relación, pues no consideraba sano salir con un "prostituto", como le llamaba su ahora ex novio.

"Me dijo que lo mejor era separarnos, que no era sano para ninguno estar saliendo juntos si yo me dedicaba a esto, decía que no era sano en ningún sentido, ni mental ni físicamente, ya con el paso del tiempo me dijo que por temor a las enfermedades fue por lo que me dejó".

Todo lo que Santiago ha vivido lo ha afectado emocionalmente, incluso cayó en el mundo de las drogas.

"Sabes que no estás bien cuando recurres a las drogas, tener que usarlas es señal de que estás sumamente mal, así es como me siento yo, pero me aguanto, no sé por qué, la verdad, en veces siento que perdí el rumbo, pero trato de no pensar tanto en lo malo, porque sé que en la vida también pasan cosas buenas".

Datos

  • 300 sexoservidoras con permiso hay en Mazatlán.
  • 123 nuevos casos de sida se detectaron en el 202 en Mazatlán.
  • 15 muertes relacionadas al sida se tuvieron en Mazatlán en el 2022.

Enfermedad

Según el último censo del INEGI, durante el 2021 en México se registraron 4 mil 662 decesos relacionados con el VIH. De estos, 3 mil 896 (83.6 %) correspondieron a hombres y 766 (16.4 %) a mujeres.

Elecciones 2024

¡No desisten! Partidos políticos reiteran exigencia de seguridad para este 2 de junio

Durante la sesión ordinaria de este martes, el Consejo General del IEES, los representantes de los partidos, exigieron a las autoridades presentar un plan de seguridad para este 2 de junio.

Local

Crean en Mazatlán club de madres para fomentar la salud mental materna

Mujeres Unidas por Una Maternidad Sana, en un proyecto en el que se busca ser una red de apoyo y un espacio de acompañamiento en la mujer antes, durante y después del embarazo

Elecciones 2024

Cerca de 3 mil sinaloenses votarán en el extranjero este 2 de junio

Los sinaloenses que, por cuestiones de trabajo, estudios o vacaciones, se encuentren fuera de México este 2 de junio podrán emitir su voto de manera electrónica

Local

Más de 5 mil agricultores buscan acceder a apoyos federales de Segalmex

El secretario de Agricultura y Ganadería del estado, dijo que el registro ha avanzado de manera ágil con un mejor servicio para el productor

Local

Equipan con aire acondicionado unidades del transporte público en Mazatlán

Rutas como Chulavista y Pradera Directo ya fueron equipadas de cara a la temporada de calor

Local

FGE proyecta mandar al archivo temporal carpeta por presunto plagio a candidato del PAS

Las víctimas no quisieron declarar ante el organismo de investigación