/ sábado 8 de agosto de 2020

Crónicas de Ambulancia: La tragedia del huracán Waldo

Eran los ochentas y Heriberto Mendívil acudía al auxilio de una familia en medio de una inundación

Culiacán, Sin. Heriberto Mendívil, perteneciente a una estirpe de socorristas de antaño, nacido en la década de los sesenta y pionero en la formación del comité de juventud en Sinaloa. Forjado del miedo a las sirenas de las ambulancias que venció por el amor a la banda de guerra.

Hermano mayor de Juan, una leyenda de los ambulantes, Heriberto inicia su carrera a las 13 años, un niño todavía. Rápidamente se formó como socorrista para subir a las ambulancias 5 años después.

Mendívil cuenta con nostalgia que su experiencia está marcada de hechos tristes y lamentables, palabras lejanas le llegan a la memoria y se detiene para contar sobre aquella vez que recibió el cuerpo inerte de un niño que había sido atropellado por su padre, un accidente que le llenó la vida de incertidumbre; "eso me pude pasar a mí", dice.


Foto: Cortesía | Cruz Roja

Viaja más al fondo de su memoria para encontrarse en una día nublado de octubre, el huracán Waldo impactaba Sinaloa en fase II y el llamado de auxilio llegó desde el Limón de los Ramos; sin unidades disponibles en la estación de Culiacán, tuvieron que improvisar.

EL TEMPORAL

Un auto patrulla se ofreció a llevar a 4 paramédicos a ese llamado, con la sirenas prendidas y en medio de una lluvia incipiente que pasó a ser torrencial. Un camino de cuarenta minutos con poca visibilidad y mucha incertidumbre.

Al llegar al poblado encontraron un ambiente fantasmal, las personas huyeron a zonas altas y los arroyos comenzaban a tomar causes agresivos. En su búsqueda de la gente varada que decía aquel reporte, llegaron a un lado de la carretera con una casa a 300 metros al fondo.


Separados por una creciente de un metro de altura y cada ves más ancha, decidieron adentrarse al ver 4 sobrevivientes dentro de la casa de lamina y adobe. El jefe de servicio iba al frente, detrás Heriberto y otro socorro más.


También lee: Dependencias siguen opacas; CEAIP resuelve 32 denuncias por faltar a obligaciones


A la mitad del arroyo los 3 ambulantes sintieron una vibración extraña bajo sus pies, un bramido, como lo describe Mendívil, que les removió las entrañas al saber que algo no estaba bien.

Vámonos, sálganse, dijo el jefe de servicio. Los 3 socorros salieron de nuevo a la carretera y tomaron el megáfono del auto patrulla para avisarles a los residentes de la casita. Les pidieron que si estaban bien, levantaran un trapo rojo o amarillo; segundos después un brazo se erigió con una camisa roja apuñada.


SE HIZO EL SILENCIO

Desde la carretera les iban dando instrucciones a esas personas, salió el padre con dos niños tomados de los brazos y detrás su esposa, temerosos y empapados. Esa familia tenía pocos minutos para salir así que obedecieron a los ambulantes.

No habían dado diez pasos cuando el bramido se acrecentó y develó una fuerte corriente de agua, ramas y animales ahogados que venía arrasando todo a su paso. Mendivil vio frente a él como el agua se llevó a la familia completa junto a su casa; desaparecieron.

El silencio de los 4 ocupantes del auto patrulla era interrumpido por la corriente de lluvia y los esporádicos berreos de una cabra que se resistía a la corriente. Un escenario dantesco aquella muestra de poder de un huracán.


Foto: Cortesía | Cruz Roja

Sin más que hacer en el lugar, los socorristas y el oficial se fueron rumbo a Culiacán a seguir en trabajos de rescate, no hubo tiempo de platicar de la situación, tenían que seguir ayudando.

Tiempo después lo platicaron en esas charlas informales de guardias en Cruz Roja, no pasó de ser una plática normal y hasta la fecha a Heriberto le carcome la memoria la visión de esa familia del Limón de los Ramos que desapareció en las fauces del huracán Waldo, y nunca se hallaron restos.

PERFIL

Heriberto Medívil se integró a la juventud de la Cruz Roja desde los 13 años, siguiendo a su hermano mayor. Hoy forma parte del grupo de veteranos que por décadas ha servido a esta noble institución de salvamento.

AÑO FUNESTO

En 1985 y con 18 años, el mayor de los hermanos Mendivil acude a apoyar en un desastre natural, dejando memorias tristes en su cabeza.




Culiacán, Sin. Heriberto Mendívil, perteneciente a una estirpe de socorristas de antaño, nacido en la década de los sesenta y pionero en la formación del comité de juventud en Sinaloa. Forjado del miedo a las sirenas de las ambulancias que venció por el amor a la banda de guerra.

Hermano mayor de Juan, una leyenda de los ambulantes, Heriberto inicia su carrera a las 13 años, un niño todavía. Rápidamente se formó como socorrista para subir a las ambulancias 5 años después.

Mendívil cuenta con nostalgia que su experiencia está marcada de hechos tristes y lamentables, palabras lejanas le llegan a la memoria y se detiene para contar sobre aquella vez que recibió el cuerpo inerte de un niño que había sido atropellado por su padre, un accidente que le llenó la vida de incertidumbre; "eso me pude pasar a mí", dice.


Foto: Cortesía | Cruz Roja

Viaja más al fondo de su memoria para encontrarse en una día nublado de octubre, el huracán Waldo impactaba Sinaloa en fase II y el llamado de auxilio llegó desde el Limón de los Ramos; sin unidades disponibles en la estación de Culiacán, tuvieron que improvisar.

EL TEMPORAL

Un auto patrulla se ofreció a llevar a 4 paramédicos a ese llamado, con la sirenas prendidas y en medio de una lluvia incipiente que pasó a ser torrencial. Un camino de cuarenta minutos con poca visibilidad y mucha incertidumbre.

Al llegar al poblado encontraron un ambiente fantasmal, las personas huyeron a zonas altas y los arroyos comenzaban a tomar causes agresivos. En su búsqueda de la gente varada que decía aquel reporte, llegaron a un lado de la carretera con una casa a 300 metros al fondo.


Separados por una creciente de un metro de altura y cada ves más ancha, decidieron adentrarse al ver 4 sobrevivientes dentro de la casa de lamina y adobe. El jefe de servicio iba al frente, detrás Heriberto y otro socorro más.


También lee: Dependencias siguen opacas; CEAIP resuelve 32 denuncias por faltar a obligaciones


A la mitad del arroyo los 3 ambulantes sintieron una vibración extraña bajo sus pies, un bramido, como lo describe Mendívil, que les removió las entrañas al saber que algo no estaba bien.

Vámonos, sálganse, dijo el jefe de servicio. Los 3 socorros salieron de nuevo a la carretera y tomaron el megáfono del auto patrulla para avisarles a los residentes de la casita. Les pidieron que si estaban bien, levantaran un trapo rojo o amarillo; segundos después un brazo se erigió con una camisa roja apuñada.


SE HIZO EL SILENCIO

Desde la carretera les iban dando instrucciones a esas personas, salió el padre con dos niños tomados de los brazos y detrás su esposa, temerosos y empapados. Esa familia tenía pocos minutos para salir así que obedecieron a los ambulantes.

No habían dado diez pasos cuando el bramido se acrecentó y develó una fuerte corriente de agua, ramas y animales ahogados que venía arrasando todo a su paso. Mendivil vio frente a él como el agua se llevó a la familia completa junto a su casa; desaparecieron.

El silencio de los 4 ocupantes del auto patrulla era interrumpido por la corriente de lluvia y los esporádicos berreos de una cabra que se resistía a la corriente. Un escenario dantesco aquella muestra de poder de un huracán.


Foto: Cortesía | Cruz Roja

Sin más que hacer en el lugar, los socorristas y el oficial se fueron rumbo a Culiacán a seguir en trabajos de rescate, no hubo tiempo de platicar de la situación, tenían que seguir ayudando.

Tiempo después lo platicaron en esas charlas informales de guardias en Cruz Roja, no pasó de ser una plática normal y hasta la fecha a Heriberto le carcome la memoria la visión de esa familia del Limón de los Ramos que desapareció en las fauces del huracán Waldo, y nunca se hallaron restos.

PERFIL

Heriberto Medívil se integró a la juventud de la Cruz Roja desde los 13 años, siguiendo a su hermano mayor. Hoy forma parte del grupo de veteranos que por décadas ha servido a esta noble institución de salvamento.

AÑO FUNESTO

En 1985 y con 18 años, el mayor de los hermanos Mendivil acude a apoyar en un desastre natural, dejando memorias tristes en su cabeza.




Local

Culmina esta semana entrega de uniformes escolares por orden alfabético

A partir del 5 de octubre se abre el sistema para quienes no pudieron canjear en la semana que les correspondía

Local

Invita Semar al concurso literario "La Juventud y la Mar"

La convocatoria se cierra el 9 de octubre, podrán participar jóvenes de 13 a 17 años de edad

Local

Protección Civil redobla esfuerzos para evitar rebrote de Covid-19 en Mazatlán

El riesgo de posibles nuevos contagios siempre es latente, por lo que no se debe bajar la guardia con las medias preventivas, asegura Eloy Ruiz Gastélum

Doble Vía

Sigo siendo un niño, pero ya valoro la vida de otra forma: Beto Rojas

Beto Rojas, reconocida voz en los medios de comunicación deportivos y de entretenimiento, comparte sus vivencias como padre primerizo

Literatura

Se miran “a través del espejo”

La antología permitirá entender lo que viven otras personas en diferentes países en torno a un fenómeno en común: la pandemia por el Covid-19

Doble Vía

[Podcast] Daddyllennials | E040 - El hijo del Caballo

En este episodio, Beto Rojas, hijo del comediante El Caballo Rojas, platica acerca de cómo vive su paternidad en la pandemia

Gossip

Trabajar en camiones es un oficio muy noble: Constantino

El cantante Carlos Alberto Núñez Muñoz platica cómo fueron sus inicios en el mundo de la música

Deportes

Venados cumple su día 15 de pretemporada

El equipo continúa a trabajando para ponerse a tono

Automotriz

El nuevo Audi Q5 Sportback hecho en México

El coupé SUV sale de la línea de producción de la planta de San José Chiapa en Puebla y se lanzará al mercado internacional en la primera mitad de 2021