/ lunes 24 de julio de 2023

El Ciruelo: un pueblo de Rosario que va quedando en el abandono y el olvido

En la actualidad solamente quedan los recuerdos del poblado ubicado en la sierra de Rosario

La búsqueda de mejores condiciones de vida de las nuevas generaciones ha sido un factor importante para que pueblos enteros que en épocas pasadas eran el hogar de decenas de familias se hayan quedado solos.

El Ciruelo, un poblado que se encuentra en lo alto de la sierra de Rosario, en las cercanías de la sindicatura de Jalpa, es uno de esos tantos pueblos que existen en esta zona que han sido víctimas del tiempo y del olvido por parte de las nuevas generaciones de aquellas familias que nacieron ahí.

Puedes leer: En temporada de Sequía, Escuinapa le reza a San Francisco de Asís

Por el espacio donde se encontraba asentado este pueblo pasa el río San Antonio, de donde las familias obtenían el agua para el consumo propio, el sustento de sus animales y el riego de sus cosechas.

Pedro Enrique Quintero, un vecino del municipio de Rosario y a quien en su etapa de infancia le tocó vivir en algunos pueblos de la sierra, entre ellos El Ciruelo, relata un poco los recuerdos y las vivencias que le quedaron grabadas en su memoria al caminar y correr entre los campos de la sierra.

Comenta que entre las conversaciones que tenía con las pocas personas que aún vivían en El Ciruelo, en su mayoría adultos mayores, estos les decían que este pueblo era mucho más grande que otros aledaños, incluso que la misma sindicatura de Jalpa, pero no contaban con el servicio de energía eléctrica, lo que originó que las familias comenzaran a moverse.

“Que las casas se extendían hasta las faldas del Cerro del Oro y quedó solo porque la gente emigró al otro lado del río, por donde pasaba las líneas de la CFE, pues no contaban con energía eléctrica, fue así como El Ciruelo se fue quedando solo”, comenta.

Cuando a Pedro le tocó llegar a vivir a El Ciruelo, el pueblo estaba conformado ya nada más de cuatro o cinco familias, quienes tenían sus hogares muy distantes de los otros.

“Vivía otra familia, don Alejo y doña Zenaida; también tenía su casita en el paredón junto al río un señor que le decían ingeniero, que traía un montón de perros y por último una pareja mayor, Don Mere y Doña Tito, estos últimos siempre nos visitaban para echarse su cafecito galletitas y platicar sus anécdotas”, recuerda.

En este lugar no había tecnología y la única fuente de energía para las familias era el sol, por lo que para sus habitantes el día iniciaba en la madrugada y terminaba al ocultarse el sol.

“Recuerdo que la cena era a las 6 de la tarde antes que se metiera el sol, pues en cuanto caía la noche ya estábamos acostados y nuestra mamá contándonos un cuento antes de dormir, como dije no había electricidad así que usábamos una cachimba de petróleo. Para el agua íbamos en burro a acarrear de un pozo que se hizo a la orilla del río, para los zancudos con unas plastas de vaca se armaba y para mitigar el calor un chapuzón en el río, aunque en ese entonces no se sentía tan feo el calor”, señala.

El viejo árbol que servía para la diversión de los niños. Foto: Cortesía | Pedro Quintero

Además, ahí en el pueblo un viejo árbol, al cual le colgaban las ramas y les servía para columpiarse en ella, era una de las formas de diversión para él como niño.

Después de estar viviendo por un lapso de tres o cuatro años en este pueblo, al igual que otras familias, llegó el momento de despedirse de El Ciruelo, todo para tener mejores condiciones de vida.

Luego de haber formado ya su propia familia, viviendo ya en la cabecera de Rosario y tener el gusto por recorrer la sierra de este municipio, se dio la oportunidad de volver a donde en su momento era el pueblo de El Ciruelo, que está deshabitado en su totalidad y en donde tuvo la oportunidad de recordar sus épocas de niñez.

Ubicación

El Ciruelo es un poblado que se encuentra en lo alto de la sierra de Rosario, en las cercanías de la sindicatura de Jalpa.

La búsqueda de mejores condiciones de vida de las nuevas generaciones ha sido un factor importante para que pueblos enteros que en épocas pasadas eran el hogar de decenas de familias se hayan quedado solos.

El Ciruelo, un poblado que se encuentra en lo alto de la sierra de Rosario, en las cercanías de la sindicatura de Jalpa, es uno de esos tantos pueblos que existen en esta zona que han sido víctimas del tiempo y del olvido por parte de las nuevas generaciones de aquellas familias que nacieron ahí.

Puedes leer: En temporada de Sequía, Escuinapa le reza a San Francisco de Asís

Por el espacio donde se encontraba asentado este pueblo pasa el río San Antonio, de donde las familias obtenían el agua para el consumo propio, el sustento de sus animales y el riego de sus cosechas.

Pedro Enrique Quintero, un vecino del municipio de Rosario y a quien en su etapa de infancia le tocó vivir en algunos pueblos de la sierra, entre ellos El Ciruelo, relata un poco los recuerdos y las vivencias que le quedaron grabadas en su memoria al caminar y correr entre los campos de la sierra.

Comenta que entre las conversaciones que tenía con las pocas personas que aún vivían en El Ciruelo, en su mayoría adultos mayores, estos les decían que este pueblo era mucho más grande que otros aledaños, incluso que la misma sindicatura de Jalpa, pero no contaban con el servicio de energía eléctrica, lo que originó que las familias comenzaran a moverse.

“Que las casas se extendían hasta las faldas del Cerro del Oro y quedó solo porque la gente emigró al otro lado del río, por donde pasaba las líneas de la CFE, pues no contaban con energía eléctrica, fue así como El Ciruelo se fue quedando solo”, comenta.

Cuando a Pedro le tocó llegar a vivir a El Ciruelo, el pueblo estaba conformado ya nada más de cuatro o cinco familias, quienes tenían sus hogares muy distantes de los otros.

“Vivía otra familia, don Alejo y doña Zenaida; también tenía su casita en el paredón junto al río un señor que le decían ingeniero, que traía un montón de perros y por último una pareja mayor, Don Mere y Doña Tito, estos últimos siempre nos visitaban para echarse su cafecito galletitas y platicar sus anécdotas”, recuerda.

En este lugar no había tecnología y la única fuente de energía para las familias era el sol, por lo que para sus habitantes el día iniciaba en la madrugada y terminaba al ocultarse el sol.

“Recuerdo que la cena era a las 6 de la tarde antes que se metiera el sol, pues en cuanto caía la noche ya estábamos acostados y nuestra mamá contándonos un cuento antes de dormir, como dije no había electricidad así que usábamos una cachimba de petróleo. Para el agua íbamos en burro a acarrear de un pozo que se hizo a la orilla del río, para los zancudos con unas plastas de vaca se armaba y para mitigar el calor un chapuzón en el río, aunque en ese entonces no se sentía tan feo el calor”, señala.

El viejo árbol que servía para la diversión de los niños. Foto: Cortesía | Pedro Quintero

Además, ahí en el pueblo un viejo árbol, al cual le colgaban las ramas y les servía para columpiarse en ella, era una de las formas de diversión para él como niño.

Después de estar viviendo por un lapso de tres o cuatro años en este pueblo, al igual que otras familias, llegó el momento de despedirse de El Ciruelo, todo para tener mejores condiciones de vida.

Luego de haber formado ya su propia familia, viviendo ya en la cabecera de Rosario y tener el gusto por recorrer la sierra de este municipio, se dio la oportunidad de volver a donde en su momento era el pueblo de El Ciruelo, que está deshabitado en su totalidad y en donde tuvo la oportunidad de recordar sus épocas de niñez.

Ubicación

El Ciruelo es un poblado que se encuentra en lo alto de la sierra de Rosario, en las cercanías de la sindicatura de Jalpa.

Local

Aumentan pasajeros en el Aeropuerto de Mazatlán en el primer trimestre de 2024

Suman de enero a marzo 339 mil 315 viajeros nacionales y 153 mil 947 internacionales

Local

Productores de sorgo del sur de Sinaloa "le están perdiendo" por los bajos precios

Les están pagando la toneladas por debajo de los cuatro mil pesos

Local

Turismo en Mazatlán continúa llegando después de Semana Santa y Semana de Pascua

En total hay alrededor de 40 autobuses chárter en todo el estacionamiento frente al Acuario

Local

Fuga de aguas negras en Avenida Juan Pablo II y Agustín Melgar: crisis sanitaria ignorada

Los habitantes de la calle Agustín Melgar llevan más de dos meses siendo ignorados por Jumapam

Elecciones 2024

Se preparan candidatos para su arranque de campaña este próximo lunes

Este 15 de abril inician las campañas electorales de candidatos a diputados locales y presidentes municipales, por lo que, algunos ya han publicado sus invitaciones de arranque de campañas que van desde las 12:00 am