/ martes 9 de agosto de 2022

La importancia de contar las historias propias

En su libro La reinita pop no ha muerto, la escritora regiomontana Criseida Santos Guevara plantea un ácido cuestionamiento a la ilusión de la sociedad ideal

“Los regios son muy vanidosos en sus cuestiones identitarias”, comenta entre risas, durante una charla con El Sol de México la escritora Criseida Santos Guevara, originaria de Monterrey, quien está presentando la novela La reinita pop no ha muerto.

“Este libro lo pensé en una encrucijada. Cuando lo estaba escribiendo había una comparación de por qué, en materia de derechos y de bienestar social, hay muchos avances en la Ciudad de México y no en Monterrey”.

Agregó que en medio de esa discusión, la ciudad tuvo “un despertar violento, que fue la guerra del narco, porque ahí nos reventaron la burbuja de nuestro lugar ideal o idílico en la cual habíamos creído, o al menos estaba ese planteamiento de que pertenecíamos a una sociedad con las mejores condiciones para vivir y desarrollarse”, apunta.

La también poeta comentó que el escribir este texto, protagonizado por la generación que creció entre las décadas de los 70 y 90, la llevó a cuestionar qué tan involucrados estamos realmente en las problemáticas sociales, y espera provocar en los lectores una reflexión similar a partir de esta historia.

Te puede interesar: Traer el pasado es revivir: Gonzalo Celorio

“Es estar alerta de cómo nos estamos inscribiendo en las discusiones nacionales, con ello me refiero a nuestra desigualdad económica, nuestro clasismo y racismo, temas como el derecho al aborto. Cómo nos suscribimos a eso, cómo participamos de esa discusión que se tiene aquí y a nivel internacional.

“Partiendo de un cuestionamiento local y regional, revisando cómo participamos en estas discusiones, y saber cuál es nuestro lugar en el mundo, y cuál sería nuestra aportación o nuestra resistencia, si es lo que nos conviene”, agregó.

El rap de Lupe

Ganadora del Premio Literal de Novela Breve en el año 2013, esta obra sigue la vida de Lupe, una mujer que se ha desempeñado como rapera y operadora de call center, y ahora tiene deseos de iniciar en la literatura.

En su camino se enfrenta a las voces encontradas de sus conocidos que le piden no escribir a partir de sus experiencias personales. Sin embargo, no sabe hacer otra cosa que no sea hablar de su vida, contar cómo, sin importar el lugar al que huya, el destino le echa a perder todos sus planes.

Una parte importante de este texto (reeditado por Random House Mondadori) es la relación que existe entre los seres humanos y elementos de la cultura pop que los rodea. Para ella era un tema fundamental, sobre todo teniendo en cuenta que México es un país donde se sostiene una estrecha relación con ese tipo de piezas.

“Lo que me llama mucho la atención es cómo nos relacionamos con obras del ‘género menor’, como el hip-hop, un talk show, las telenovelas o la farándula. Ese tipo de temas que aparentan ser frívolos, pero combinados nos dan una introspección”, apunta la autora.

Criseida aseguró que, si bien no es un retrato fiel de ella misma, el personaje principal de su libro representa un resumen de lo que ella misma ha vivido, aunque con algunos toques de ficción.

Te puede interesar: Mario Iván Martínez comparte anécdotas de su infancia en su nuevo libro

“A mí a la literatura creativa me gusta entrarle como un modelo de la vida, y por ahí pasan mis emociones, vivencias y experiencias. Toca un punto parecido a mi vivencia, pero definitivamente hay mucha libertad, especulación y libre interpretación”, apuntó.

Algo que considera comparte con su protagonista es el constante descubrimiento de su lugar en el mundo. En su opinión, los seres humanos pasamos por distintos momentos en donde experimentamos esta búsqueda.

“Podemos encontrar lugares momentáneos, dependiendo de nuestra etapa o nuestro nivel de entendimiento en el mundo. Por ejemplo, Lupe trata de entender cómo funcionan las relaciones sexo afectivas, le parecía a ella misma un tema superado a nivel personal, pero se lo vuelve a preguntar porque la retroalimentación que obtiene de sus iguales o de la sociedad no es congruente”.

La autora precisó que “eso es parte de lo que nos invita la literatura, seguirnos preguntando y no dejar que estas cuestiones de identidad nos encierren, nos limiten o nos acartonen, estar siempre en este dinamismo”.

Escribe su primera ópera

Aunque no ha recibido propuestas para llevar esta historia a la pantalla, Criseida confiesa que eso le gustaría mucho, pues recientemente tuvo la oportunidad de escribir un guión para ópera (titulado Delmas, A New Opera In One Act), y según afirma, verlo montado la llevó a ponerse en los zapatos del público que la vio por primera vez.

“Te lleva a tener una experiencia similar al lector o al espectador, porque no puedes predecir qué sucederá. Cuando escribes y luego lees, lo predices porque ya sabes cómo pusiste el punto final, pero al medirlo con otro tipo de arte o mecanismo, entras en ese juego de sorprenderte por cómo se resolvió, o no saber qué seguía, porque hay cosas que se mueven”.

La música de esta historia, que sigue la vida de un conserje que desea convertirse en cantante de música ranchera, corrió a cargo del compositor yucateco Alejandro Basulto.

La egresada de la Universidad de Houston, Texas, aseguró que vivir esta experiencia le regresó “el asombro, y eso es como un regalo de retribución, que regrese la obra a ti, con una especie de inocencia o ingenuidad muy similar a la que tengo yo como lectora o espectadora de otras obras”.

Te puede interesar: Llevan al vallenato Cien años de soledad de García Márquez

Sigue explorando su ciudad

Decidida a continuar abordando temas referentes a su estado natal, Criseida ya se encuentra en proceso de escritura de una nueva novela, que explora el recuerdo de la zona del Nogalar, una zona industrial y fraccionamiento, que antiguamente fue un bosque, ubicado en la zona metropolitana de Monterrey.

Con el paso de los años este ecosistema desapareció, tanto físicamente como de la mente de los regiomontanos, y hoy lo rememora a través de la historia de una familia que “toma decisiones muy extrañas”, adelantó.

“Sigue por la línea del humor y la exploración de Monterrey, pero ahora desde una perspectiva más histórica y confrontada con las decisiones que hemos tomado como sociedad para construir, en el sentido de arquitectura, deforestación y sobreexplotación de recursos”.

Aunque hasta el momento esta obra no tiene nombre, la autora subrayó que ya tiene avanzada una buena parte del texto, y ofrecerá más detalles muy pronto.

Sobre la autora

Criseida Santos Guevara es doctora en español con énfasis en escritura creativa por la Universidad de Houston. Estudió en el programa de escritura creativa bilingüe en la Universidad de Texas, en El Paso. Premio Literal de Novela Breve en 2013 por La reinita pop no ha muerto.

También tuvo mención honorífica del Premio Binacional de Novela Joven Frontera de Palabras/Border of Words en 2008 por Rhyme & Reason (FETA). Textos suyos han sido parte de antologías como Monterrey 24 (Universidad Autónoma de Nuevo León, 2018), Las reinas somos gente normal (Tilde, 2016) y Te guardé una bala (Abismos, 2015).

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

“Los regios son muy vanidosos en sus cuestiones identitarias”, comenta entre risas, durante una charla con El Sol de México la escritora Criseida Santos Guevara, originaria de Monterrey, quien está presentando la novela La reinita pop no ha muerto.

“Este libro lo pensé en una encrucijada. Cuando lo estaba escribiendo había una comparación de por qué, en materia de derechos y de bienestar social, hay muchos avances en la Ciudad de México y no en Monterrey”.

Agregó que en medio de esa discusión, la ciudad tuvo “un despertar violento, que fue la guerra del narco, porque ahí nos reventaron la burbuja de nuestro lugar ideal o idílico en la cual habíamos creído, o al menos estaba ese planteamiento de que pertenecíamos a una sociedad con las mejores condiciones para vivir y desarrollarse”, apunta.

La también poeta comentó que el escribir este texto, protagonizado por la generación que creció entre las décadas de los 70 y 90, la llevó a cuestionar qué tan involucrados estamos realmente en las problemáticas sociales, y espera provocar en los lectores una reflexión similar a partir de esta historia.

Te puede interesar: Traer el pasado es revivir: Gonzalo Celorio

“Es estar alerta de cómo nos estamos inscribiendo en las discusiones nacionales, con ello me refiero a nuestra desigualdad económica, nuestro clasismo y racismo, temas como el derecho al aborto. Cómo nos suscribimos a eso, cómo participamos de esa discusión que se tiene aquí y a nivel internacional.

“Partiendo de un cuestionamiento local y regional, revisando cómo participamos en estas discusiones, y saber cuál es nuestro lugar en el mundo, y cuál sería nuestra aportación o nuestra resistencia, si es lo que nos conviene”, agregó.

El rap de Lupe

Ganadora del Premio Literal de Novela Breve en el año 2013, esta obra sigue la vida de Lupe, una mujer que se ha desempeñado como rapera y operadora de call center, y ahora tiene deseos de iniciar en la literatura.

En su camino se enfrenta a las voces encontradas de sus conocidos que le piden no escribir a partir de sus experiencias personales. Sin embargo, no sabe hacer otra cosa que no sea hablar de su vida, contar cómo, sin importar el lugar al que huya, el destino le echa a perder todos sus planes.

Una parte importante de este texto (reeditado por Random House Mondadori) es la relación que existe entre los seres humanos y elementos de la cultura pop que los rodea. Para ella era un tema fundamental, sobre todo teniendo en cuenta que México es un país donde se sostiene una estrecha relación con ese tipo de piezas.

“Lo que me llama mucho la atención es cómo nos relacionamos con obras del ‘género menor’, como el hip-hop, un talk show, las telenovelas o la farándula. Ese tipo de temas que aparentan ser frívolos, pero combinados nos dan una introspección”, apunta la autora.

Criseida aseguró que, si bien no es un retrato fiel de ella misma, el personaje principal de su libro representa un resumen de lo que ella misma ha vivido, aunque con algunos toques de ficción.

Te puede interesar: Mario Iván Martínez comparte anécdotas de su infancia en su nuevo libro

“A mí a la literatura creativa me gusta entrarle como un modelo de la vida, y por ahí pasan mis emociones, vivencias y experiencias. Toca un punto parecido a mi vivencia, pero definitivamente hay mucha libertad, especulación y libre interpretación”, apuntó.

Algo que considera comparte con su protagonista es el constante descubrimiento de su lugar en el mundo. En su opinión, los seres humanos pasamos por distintos momentos en donde experimentamos esta búsqueda.

“Podemos encontrar lugares momentáneos, dependiendo de nuestra etapa o nuestro nivel de entendimiento en el mundo. Por ejemplo, Lupe trata de entender cómo funcionan las relaciones sexo afectivas, le parecía a ella misma un tema superado a nivel personal, pero se lo vuelve a preguntar porque la retroalimentación que obtiene de sus iguales o de la sociedad no es congruente”.

La autora precisó que “eso es parte de lo que nos invita la literatura, seguirnos preguntando y no dejar que estas cuestiones de identidad nos encierren, nos limiten o nos acartonen, estar siempre en este dinamismo”.

Escribe su primera ópera

Aunque no ha recibido propuestas para llevar esta historia a la pantalla, Criseida confiesa que eso le gustaría mucho, pues recientemente tuvo la oportunidad de escribir un guión para ópera (titulado Delmas, A New Opera In One Act), y según afirma, verlo montado la llevó a ponerse en los zapatos del público que la vio por primera vez.

“Te lleva a tener una experiencia similar al lector o al espectador, porque no puedes predecir qué sucederá. Cuando escribes y luego lees, lo predices porque ya sabes cómo pusiste el punto final, pero al medirlo con otro tipo de arte o mecanismo, entras en ese juego de sorprenderte por cómo se resolvió, o no saber qué seguía, porque hay cosas que se mueven”.

La música de esta historia, que sigue la vida de un conserje que desea convertirse en cantante de música ranchera, corrió a cargo del compositor yucateco Alejandro Basulto.

La egresada de la Universidad de Houston, Texas, aseguró que vivir esta experiencia le regresó “el asombro, y eso es como un regalo de retribución, que regrese la obra a ti, con una especie de inocencia o ingenuidad muy similar a la que tengo yo como lectora o espectadora de otras obras”.

Te puede interesar: Llevan al vallenato Cien años de soledad de García Márquez

Sigue explorando su ciudad

Decidida a continuar abordando temas referentes a su estado natal, Criseida ya se encuentra en proceso de escritura de una nueva novela, que explora el recuerdo de la zona del Nogalar, una zona industrial y fraccionamiento, que antiguamente fue un bosque, ubicado en la zona metropolitana de Monterrey.

Con el paso de los años este ecosistema desapareció, tanto físicamente como de la mente de los regiomontanos, y hoy lo rememora a través de la historia de una familia que “toma decisiones muy extrañas”, adelantó.

“Sigue por la línea del humor y la exploración de Monterrey, pero ahora desde una perspectiva más histórica y confrontada con las decisiones que hemos tomado como sociedad para construir, en el sentido de arquitectura, deforestación y sobreexplotación de recursos”.

Aunque hasta el momento esta obra no tiene nombre, la autora subrayó que ya tiene avanzada una buena parte del texto, y ofrecerá más detalles muy pronto.

Sobre la autora

Criseida Santos Guevara es doctora en español con énfasis en escritura creativa por la Universidad de Houston. Estudió en el programa de escritura creativa bilingüe en la Universidad de Texas, en El Paso. Premio Literal de Novela Breve en 2013 por La reinita pop no ha muerto.

También tuvo mención honorífica del Premio Binacional de Novela Joven Frontera de Palabras/Border of Words en 2008 por Rhyme & Reason (FETA). Textos suyos han sido parte de antologías como Monterrey 24 (Universidad Autónoma de Nuevo León, 2018), Las reinas somos gente normal (Tilde, 2016) y Te guardé una bala (Abismos, 2015).

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

El aumento del abandono y maltrato animal destaca la necesidad de mayor atención

La fundación Amigos de los Animales atiende múltiples casos de maltrato al día

Local

Irrumpe "con todo" el consumo de fentanilo en Sinaloa

Muchas veces la gente no sabe que lo ingiere, alerta la Comisión Estatal para el Tratamiento y Control de Adicciones

Local

Incendios forestales en Sinaloa queman más de 40 mil hectáreas

La Secretaría del Bienestar y Desarrollo Sustentable asegura que ya se rebasaron las cifras de 2023… y apenas es junio

Local

"Raro", el hallazgo de empresario mazatleco asesinado: alcalde

Debe investigarse quién es el propietario del vehículo en el que fue encontrado, dice