/ miércoles 15 de julio de 2020

Deborah Feldman, la mujer que escribió el libro Unorthodox y se liberó

Deborah Feldman dejó atrás su pasado como integrante de una comunidad judía radical, su experiencia la narra en el libro Unorthodox. Mi verdadera historia que inspiró la serie Poco ortodoxa

Deborah Feldman nació en una familia que pertenece a una comunidad judía ultraortodoxa asentada en Brooklyn, Nueva York, los Satmar, que se caracterizan por su atención en la educación religiosa mucho más allá que la académica y en la que hay pocas oportunidades de desarrollo para una mujer, su papel es el de ser ama de casa o esposa. Fue esta última condición en la que Feldman encontró el motivo más grande para su falta de identificación con su gente, sus costumbres y sus reglas.

Armada de valor y contra todo pronóstico, en el año 2009, con 23 años de edad, dejó atrás un estilo de vida que la consumía como persona y le impedía desarrollar todo su potencial. Con un matrimonio sobre la mesa y un hijo cuya custodia corría el riesgo de perder, hizo el viaje que le cambió la vida para siempre, una andanza no sólo física, sino emocional y mental que documentó en el libro Unorthodox. Mi verdadera historia que inspiró la serie de Netflix Poco ortodoxa y cuya edición en español estará disponible a partir de mañana.

“Yo pensaba, si alguna vez puedo ser escritora, lo primero que voy a hacer es publicar cómo logré salir de esta situación en detención. Yo iba a la universidad en secreto y tenía un plan para salir de la comunidad en la que vivía con mi hijo, un plan que había ideado en el hospital, justo después de que naciera. Teniendo una estrategia bien planificada empecé a consultar a distintos abogados que eran profesores o amigos de la universidad, yo tenía 23 años y al plantear la situación me dijeron que no tenía ninguna oportunidad hasta que mi hijo creciera”, dijo Deborah Feldman en un encuentro virtual.

Las negativas fueron el mayor impulso de esta mujer para lograr su objetivo. De la mano de la gente correcta buscó causar el impacto adecuado para que su historia le ayudará a alcanzar sus propósitos. “Finalmente llegué con un abogado en Nueva York que representaba a gente rica y ese hombre había estado participando en un caso importante de una mujer de la comunidad ortodoxa que era maltratada por su marido y él le ayudó a salir. Esta persona me dijo, 'lo único que va a funcionar es publicidad, hacer una publicación constante y dar todo a conocer. Lo que necesitas es una forma en la que la gente hable de tu caso durante meses o años', y ahí comencé a escribir el libro”, recordó.

Deborah Feldman

EL LIBRO DIFERENTE A LA SERIE

La historia, que cuenta la vida de una mujer que logró romper barreras, llegó a convertirse en una serie de Netflix. Protagonizada por Shira Haas, Amit Rahav, Jeff Wilbusch y Alex Reid, este proyecto recrea algunos de los pasajes de Feldman en la comunidad judía, la similitud termina con un viaje en común a Berlín, que Deborah y Esty, la protagonista del audiovisual realizan, a partir de este momento, lo que se ve en pantalla, es algo diferente e inspirado en lo que sucedió en la vida real.

“Hay una diferencia muy grande entre lo que es un libro y una serie de televisión, el primero trata de capturar la esencia de lo que el autor está contando, mientras que la serie es una especie de historia ficticia inspirada en hechos reales, que han elaborado muchísimas personas. La novela la ha escrito solamente una persona, permitiendo así que toda la rabia y frustración salgan a flote”, comentó la creadora del libro.

La forma de digerir la serie de Netflix, lanzada este 2020 difirió mucho de la del libro, sus desertores comprendieron que el silencio era la mejor forma de protestar. “No la criticaron públicamente, ellos se han mantenido en silencio. Ahora las críticas son mucho más complejas, porque provienen de judíos liberales, tradicionales, conservadores, laicos. Es una crítica que nunca tuvo que enfrentarse a las verdades que yo represento y que no saben que en nombre del judaísmo se hacen muchas injusticias contra las mujeres y los niños”.

Cuando la serie se estrenó, la comunidad ultraortodoxa ya había aprendido que sus críticas a la historia sólo lograban que se conociera más.

“Con el libro se me acusaba de estar haciendo lo que (Joseph) Goebbels hizo en su momento, difundir propaganda antisemita, evidentemente lo estaba esperando. Yo no sabía que el libro iba a tener ese éxito. Creo que la comunidad ultraortodoxa se sintió ultrajada y eso llegó a los medios de comunicación, quienes se empezaron a fijar en mí y preguntarse, ¿por qué están tan enfadados?, unos meses después los judíos se dieron cuenta de que lo que hicieron fue ayudar a que el libro tuviera éxito”, apunta la escritora.

Deborah no pudo dejar a un lado la parte emocional, un ingrediente esencial para estas vivencias le dieran la vuelta al mundo. “En Unorthodox hay un texto que le habla a la inmediatez de la historia que relata algo crudo, que no se ha digerido, que es real. Cuando yo escribía todo lo que ocurría, estaba metida en un lío emocional, en mucho dolor, todo eso está ahí como si fuera el alma del libro”.

A pesar del impacto mundial -positivo y negativo-, que ha causado al exponer su hazaña de vida, Deborah asegura no encajar para nada con los términos de libertadora o iniciadora de una acción que se ha convertido en todo un fenómeno.

“Yo formo parte de una red internacional que se ha ido de la comunidad, hoy en día estamos hablando de miles de personas, yo creo que si uno analiza el cómo la prensa ha publicado sobre el tema los últimos dos años, nos podemos dar cuenta de que hay un movimiento. Yo no creo ser quien lo haya empezado, lo que sí hice fue contribuir como muchas otras, hay mucha gente valiente que se ha hecho camino sin ninguna ayuda pública”.

El movimiento continúa, adelanta la autora. En los meses próximos, llegará a las librerías su segunda entrega, Éxodo, en el que relatará lo que pasó años después de la huida de sus raíces jasídicas, a través de un viaje de autodescubrimiento en el que tiene un nuevo inicio como mujer, madre soltera y refugiada religiosa.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deborah Feldman nació en una familia que pertenece a una comunidad judía ultraortodoxa asentada en Brooklyn, Nueva York, los Satmar, que se caracterizan por su atención en la educación religiosa mucho más allá que la académica y en la que hay pocas oportunidades de desarrollo para una mujer, su papel es el de ser ama de casa o esposa. Fue esta última condición en la que Feldman encontró el motivo más grande para su falta de identificación con su gente, sus costumbres y sus reglas.

Armada de valor y contra todo pronóstico, en el año 2009, con 23 años de edad, dejó atrás un estilo de vida que la consumía como persona y le impedía desarrollar todo su potencial. Con un matrimonio sobre la mesa y un hijo cuya custodia corría el riesgo de perder, hizo el viaje que le cambió la vida para siempre, una andanza no sólo física, sino emocional y mental que documentó en el libro Unorthodox. Mi verdadera historia que inspiró la serie de Netflix Poco ortodoxa y cuya edición en español estará disponible a partir de mañana.

“Yo pensaba, si alguna vez puedo ser escritora, lo primero que voy a hacer es publicar cómo logré salir de esta situación en detención. Yo iba a la universidad en secreto y tenía un plan para salir de la comunidad en la que vivía con mi hijo, un plan que había ideado en el hospital, justo después de que naciera. Teniendo una estrategia bien planificada empecé a consultar a distintos abogados que eran profesores o amigos de la universidad, yo tenía 23 años y al plantear la situación me dijeron que no tenía ninguna oportunidad hasta que mi hijo creciera”, dijo Deborah Feldman en un encuentro virtual.

Las negativas fueron el mayor impulso de esta mujer para lograr su objetivo. De la mano de la gente correcta buscó causar el impacto adecuado para que su historia le ayudará a alcanzar sus propósitos. “Finalmente llegué con un abogado en Nueva York que representaba a gente rica y ese hombre había estado participando en un caso importante de una mujer de la comunidad ortodoxa que era maltratada por su marido y él le ayudó a salir. Esta persona me dijo, 'lo único que va a funcionar es publicidad, hacer una publicación constante y dar todo a conocer. Lo que necesitas es una forma en la que la gente hable de tu caso durante meses o años', y ahí comencé a escribir el libro”, recordó.

Deborah Feldman

EL LIBRO DIFERENTE A LA SERIE

La historia, que cuenta la vida de una mujer que logró romper barreras, llegó a convertirse en una serie de Netflix. Protagonizada por Shira Haas, Amit Rahav, Jeff Wilbusch y Alex Reid, este proyecto recrea algunos de los pasajes de Feldman en la comunidad judía, la similitud termina con un viaje en común a Berlín, que Deborah y Esty, la protagonista del audiovisual realizan, a partir de este momento, lo que se ve en pantalla, es algo diferente e inspirado en lo que sucedió en la vida real.

“Hay una diferencia muy grande entre lo que es un libro y una serie de televisión, el primero trata de capturar la esencia de lo que el autor está contando, mientras que la serie es una especie de historia ficticia inspirada en hechos reales, que han elaborado muchísimas personas. La novela la ha escrito solamente una persona, permitiendo así que toda la rabia y frustración salgan a flote”, comentó la creadora del libro.

La forma de digerir la serie de Netflix, lanzada este 2020 difirió mucho de la del libro, sus desertores comprendieron que el silencio era la mejor forma de protestar. “No la criticaron públicamente, ellos se han mantenido en silencio. Ahora las críticas son mucho más complejas, porque provienen de judíos liberales, tradicionales, conservadores, laicos. Es una crítica que nunca tuvo que enfrentarse a las verdades que yo represento y que no saben que en nombre del judaísmo se hacen muchas injusticias contra las mujeres y los niños”.

Cuando la serie se estrenó, la comunidad ultraortodoxa ya había aprendido que sus críticas a la historia sólo lograban que se conociera más.

“Con el libro se me acusaba de estar haciendo lo que (Joseph) Goebbels hizo en su momento, difundir propaganda antisemita, evidentemente lo estaba esperando. Yo no sabía que el libro iba a tener ese éxito. Creo que la comunidad ultraortodoxa se sintió ultrajada y eso llegó a los medios de comunicación, quienes se empezaron a fijar en mí y preguntarse, ¿por qué están tan enfadados?, unos meses después los judíos se dieron cuenta de que lo que hicieron fue ayudar a que el libro tuviera éxito”, apunta la escritora.

Deborah no pudo dejar a un lado la parte emocional, un ingrediente esencial para estas vivencias le dieran la vuelta al mundo. “En Unorthodox hay un texto que le habla a la inmediatez de la historia que relata algo crudo, que no se ha digerido, que es real. Cuando yo escribía todo lo que ocurría, estaba metida en un lío emocional, en mucho dolor, todo eso está ahí como si fuera el alma del libro”.

A pesar del impacto mundial -positivo y negativo-, que ha causado al exponer su hazaña de vida, Deborah asegura no encajar para nada con los términos de libertadora o iniciadora de una acción que se ha convertido en todo un fenómeno.

“Yo formo parte de una red internacional que se ha ido de la comunidad, hoy en día estamos hablando de miles de personas, yo creo que si uno analiza el cómo la prensa ha publicado sobre el tema los últimos dos años, nos podemos dar cuenta de que hay un movimiento. Yo no creo ser quien lo haya empezado, lo que sí hice fue contribuir como muchas otras, hay mucha gente valiente que se ha hecho camino sin ninguna ayuda pública”.

El movimiento continúa, adelanta la autora. En los meses próximos, llegará a las librerías su segunda entrega, Éxodo, en el que relatará lo que pasó años después de la huida de sus raíces jasídicas, a través de un viaje de autodescubrimiento en el que tiene un nuevo inicio como mujer, madre soltera y refugiada religiosa.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Local

Sinaloa y El Rosario pasan de verde a amarillo en el semáforo Covid-19

De tener 11 municipios en color verde, Sinaloa pasó a nueve, tiñendo el mapa de amarillo en dichos lugares

Local

Crónicas de Ambulancia: El accidente que marcó a Silvia Heras

Era joven cuando sucedió y un duro golpe de realidad la hizo reflexionar sobre el valor de la vida

Local

Llega otoño a Sinaloa, y el calor continúa

La onda tropical No. 37 mantendrá probabilidad de lluvias

Sociedad

“Ya son seis años y no tenemos nada”: padres de los 43 normalistas a AMLO

El Presidente ofreció disculpas por lo que calificó como una gran injusticia cometida por el Estado mexicano

Doble Vía

Punto Gamer | El Príncipe de Persia regresa a la realeza

Este retorno no solo representa la portabilidad del título original hacia nuestros días, sino la oportunidad de poder remasterizar todos los detalles posibles.

Mundo

Amy Coney Barrett, la antítesis de la juez Ruth Bader Ginsburg

Actualmente jueza del Tribunal de Apelaciones del Séptimo Circuito de EU, esta abogada de apenas 48 años parece ajustarse al libreto de esta Administración

Gossip

Aspiran al Ariel plasmando a México a través del cine

Los nominados a Película y Director para la edición 62 del Premio Ariel representan historias sobre la realidad de nuestro país, a partir de diversos géneros

Política

Violencia de género crece en la política; Tribunal recibe más casos

En las salas del Tribunal Electoral se atendieron 434 asuntos de 2015 hasta el corte de septiembre 2020

Gossip

Plácido Domingo: Me he equivocado al guardar silencio

El tenor se mantiene firme al negar las acusaciones por supuestos abusos sexuales a nueve mujeres en los años ochenta