/ martes 10 de diciembre de 2019

Por desigualdad, ONU alerta aumento de conflictos en AL

Crece la frustración de quienes no tienen acceso a la educación superior, la economía digital o las nuevas tecnologías, indica un informe del PNUD

PANAMÁ. América Latina y el Caribe corren el riesgo de sufrir mayores crisis sociales e inestabilidad política por la desigualdad que arrastra, reflejada en la convulsión desatada por protestas sociales en la región, advierte el Informe de Desarrollo Humano de la ONU.

La desigualdad “es uno de los problemas estructurales más importantes de Latinoamérica, y cuando interactúa con otros elementos se vuelve uno de los factores de desestabilización”, dijo Luis Felipe López-Calva, director para América Latina y el Caribe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Según el informe, millones de personas salieron de la pobreza en la última década en Latinoamérica, pero al mismo tiempo es la segunda región más desigual del mundo, detrás de África Subsahariana.

La situación ha provocado un mayor descontento de amplios sectores, que ven con desesperación el acceso a servicios básicos de calidad en educación, salud, transporte o pensiones.

La región ha vivido un estallido de protestas en países como Chile, Colombia, Ecuador, Bolivia y Haití, con decenas de muertos y cientos de heridos y detenidos.

El documento destaca las brechas en el acceso a nuevas tecnologías, lo que condiciona las opciones de empleo, la lucha contra el cambio climático, especialmente en pequeñas islas, y la igualdad de género.

“Sí, nos debe preocupar que siga siendo una región de tanta desigualdad porque eso lleva a generar tensiones” y “mayor conflictividad” por la frustración social de no alcanzar mejores condiciones de vida, afirmó López-Calva.

El rechazo a medidas de ajuste económico, eliminación de subsidios, encarecimiento de los servicios públicos, aumento del precio de la gasolina, incremento de la edad de jubilación o posibles fraudes electorales son el foco del descontento.

“La percepción de injusticia en la distribución de la riqueza ha aumentado”, y solo el 16% de los encuestados considera esa distribución como “justa”, advierte el informe.

El Índice de Desarrollo Humano del PNUD, basado en estadísticas sobre condiciones de vida, indica que Latinoamérica tiene un promedio de bienestar ligeramente superior a la media mundial.

Según esa medida, Chile es el país más avanzado de la región al ocupar el puesto 42 de un total de 189 países analizados.

Le siguen Argentina (48), Barbados (56), Uruguay (57) y Bahamas (60), mientras que Haití (169), Honduras (132), Nicaragua, Guatemala (126) y El Salvador (124) son los menos desarrollados.

América Latina está considerada como una región de ingresos medios en comparación con el resto del mundo, pero el propio reporte avisa que estos datos “podrían ocultar las carencias” de la sociedad.

Además es la región que experimenta la mayor pérdida en desarrollo humano por concepto de desigualdad de ingreso, donde Haití, Guatemala y Honduras son los que más pierden y Uruguay, Argentina y Jamaica los que menos.

De los 50 países más prósperos, Chile tiene la mayor desigualdad en ingresos y Argentina en esperanza de vida. En México el origen étnico determina hasta en 12 puntos porcentuales la posibilidad de salir de la pobreza.

El informe también alerta que 30 millones de jóvenes no tienen estudios, empleo o capacitación, de los que el 76% son mujeres. Además, la igualdad de género atraviesa por “signos preocupantes de dificultades y reversiones”.

Para el PNUD, Latinoamérica puede revertir la situación con políticas fiscales que generen mayores ingresos para inversión y políticas públicas para ampliar el acceso a la educación, salud, pensiones, nuevas tecnologías y empleo.

Pero “es evidente que la clase media paga más de lo que recibe en servicios sociales”, sostiene el documento.

También se necesita implementar políticas contra el cambio climático y la discriminación por género o pertenencia a grupos vulnerables como los indígenas.

El proceso debe incluir a los sectores descontentos porque si no las soluciones serán “menos efectivas en reducir los niveles de tensión que existen”, dijo López- Calva.

Los líderes que necesitan abordar las desigualdades del siglo XXI, dijo en una entrevista Achim Steiner, administrador del PNUD.

PANAMÁ. América Latina y el Caribe corren el riesgo de sufrir mayores crisis sociales e inestabilidad política por la desigualdad que arrastra, reflejada en la convulsión desatada por protestas sociales en la región, advierte el Informe de Desarrollo Humano de la ONU.

La desigualdad “es uno de los problemas estructurales más importantes de Latinoamérica, y cuando interactúa con otros elementos se vuelve uno de los factores de desestabilización”, dijo Luis Felipe López-Calva, director para América Latina y el Caribe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Según el informe, millones de personas salieron de la pobreza en la última década en Latinoamérica, pero al mismo tiempo es la segunda región más desigual del mundo, detrás de África Subsahariana.

La situación ha provocado un mayor descontento de amplios sectores, que ven con desesperación el acceso a servicios básicos de calidad en educación, salud, transporte o pensiones.

La región ha vivido un estallido de protestas en países como Chile, Colombia, Ecuador, Bolivia y Haití, con decenas de muertos y cientos de heridos y detenidos.

El documento destaca las brechas en el acceso a nuevas tecnologías, lo que condiciona las opciones de empleo, la lucha contra el cambio climático, especialmente en pequeñas islas, y la igualdad de género.

“Sí, nos debe preocupar que siga siendo una región de tanta desigualdad porque eso lleva a generar tensiones” y “mayor conflictividad” por la frustración social de no alcanzar mejores condiciones de vida, afirmó López-Calva.

El rechazo a medidas de ajuste económico, eliminación de subsidios, encarecimiento de los servicios públicos, aumento del precio de la gasolina, incremento de la edad de jubilación o posibles fraudes electorales son el foco del descontento.

“La percepción de injusticia en la distribución de la riqueza ha aumentado”, y solo el 16% de los encuestados considera esa distribución como “justa”, advierte el informe.

El Índice de Desarrollo Humano del PNUD, basado en estadísticas sobre condiciones de vida, indica que Latinoamérica tiene un promedio de bienestar ligeramente superior a la media mundial.

Según esa medida, Chile es el país más avanzado de la región al ocupar el puesto 42 de un total de 189 países analizados.

Le siguen Argentina (48), Barbados (56), Uruguay (57) y Bahamas (60), mientras que Haití (169), Honduras (132), Nicaragua, Guatemala (126) y El Salvador (124) son los menos desarrollados.

América Latina está considerada como una región de ingresos medios en comparación con el resto del mundo, pero el propio reporte avisa que estos datos “podrían ocultar las carencias” de la sociedad.

Además es la región que experimenta la mayor pérdida en desarrollo humano por concepto de desigualdad de ingreso, donde Haití, Guatemala y Honduras son los que más pierden y Uruguay, Argentina y Jamaica los que menos.

De los 50 países más prósperos, Chile tiene la mayor desigualdad en ingresos y Argentina en esperanza de vida. En México el origen étnico determina hasta en 12 puntos porcentuales la posibilidad de salir de la pobreza.

El informe también alerta que 30 millones de jóvenes no tienen estudios, empleo o capacitación, de los que el 76% son mujeres. Además, la igualdad de género atraviesa por “signos preocupantes de dificultades y reversiones”.

Para el PNUD, Latinoamérica puede revertir la situación con políticas fiscales que generen mayores ingresos para inversión y políticas públicas para ampliar el acceso a la educación, salud, pensiones, nuevas tecnologías y empleo.

Pero “es evidente que la clase media paga más de lo que recibe en servicios sociales”, sostiene el documento.

También se necesita implementar políticas contra el cambio climático y la discriminación por género o pertenencia a grupos vulnerables como los indígenas.

El proceso debe incluir a los sectores descontentos porque si no las soluciones serán “menos efectivas en reducir los niveles de tensión que existen”, dijo López- Calva.

Los líderes que necesitan abordar las desigualdades del siglo XXI, dijo en una entrevista Achim Steiner, administrador del PNUD.

Local

Llegan más de cinco mil cruceristas al puerto de Mazatlán

Por segunda semana consecutiva llegaran cinco embarcaciones turísticas a Mazatlán que sumaran más de 16 visitantes internacionales

Local

Tienen una semana sin agua en la comunidad El Trébol I, en Escuinapa

La bomba del pozo profundo se descompuso y no ha sido reparada

Local

Participan miles de ciudadanos en macro simulacro de evacuación

En alrededor de 60 edificios de Mazatlán se llevó a cabo la actividad

Finanzas

Conoce al empresario que quiere quedarse con el avión presidencial

Alfonso Jiménez es un empresario regiomontano, CEO de Isatek

Local

Inicia temporada de pesca de atún en el océano Pacífico

La pesquería de atún genera alrededor de 70 mil empleos y aporta más de 148 mil toneladas de productos con alto valor nutrimental

Mundo

Impactan tres cohetes cerca de embajada de EU en Irak

Fuentes de los servicios de seguridad indicaron que hasta el momento no se reportan víctimas

Finanzas

México acude a Davos para diversificar exportaciones y atraer inversión

La secretaria mexicana de Economía, Graciela Márquez, representará a México en el Foro Económico Mundial

Círculos

Theo Jansen muestra a sus ‘Animaris’

Las playas mazatlecas fueron invadidas por las criaturas creadas por el artista holandés

Deportes

Logran el pase a los Centroamericanos

Reconocen al Dojo del Deportivo Juárez