/ sábado 11 de julio de 2020

Vulnerabilidad en el transporte público

La mayoría de choferes de taxis y pulmonías han vivido experiencias traumáticas por despojos y atracos a punta de pistola y armas blancas

Mazatlán, Sin.- Desde que salen de casa, transportistas del servicio público se persignan y se encomiendan a Dios todos los días, no sólo para que les vaya bien en el trabajo, sino para que les conceda regresar con vida; varios de ellos confiesan que se despiden de la familia como si ya no los fueran a ver, ya que no saben si volverán con bien, pues los asaltos y robos están a la orden del día.

Tan sólo en la zona norte y noroeste de la ciudad, conductores de ecotaxis verdes y rojos aseguran que se registran un promedio de dos asaltos diarios entre semana y hasta cuatro los sábados y domingos.

Recientemente, el líder pulmonero Luis Mariano Ortega Vizcarra aseguró que en la semana se reportan cuando menos 10 atracos a mano armada contra el transporte público en Mazatlán.

El pasado 25 de junio, un chofer de ecotaxis verdes de 40 años fue asesinado en un asalto en el fraccionamiento Pradera Dorada, Sección 4, cuando alertaba a sus compañeros por radio.

Ese día, vecinos del sector denunciaron una ola de asaltos y robos violentos que sufren de manos de delincuentes armados no sólo con navajas, sino también con pistolas.

Y a pesar de que ya pasaron días del hecho, los trabajadores del volante siguen con el temor y la zozobra, pues la autoridad no ha respondido a sus demandas de realizar retenes y filtros en áreas conflictivas y concretar una red de comunicación más efectiva entre transportistas y Seguridad Pública.

Alejandro “N”, con tres años de servicio en taxis, recuerda la vez que un joven lo asaltó con un cuchillo tras subirse en la avenida Clouthier y pedirle que lo llevara a una casa del fraccionamiento Rinconada, al conductor le quedó una cicatriz en el brazo derecho por la herida que sufrió en el atraco.

Expresa, que ese día llegaba al sitio cuando pidió la parada escuchó: Me acaba de dejar mi compa porque va tarde para el trabajo, pero yo fui a una fiesta y se me olvidó el celular, llévame a recoger el celular y ahorita me lleva para el cantón.

“Ahí cuando nos metimos a la Rinconada, ahí me asaltó de volada, luego, luego, me dijo: “Túmbate todo a la ver..., y no la hagas de tos”, y me tiró el piquete de volada para amedrentarme más”, comentó.

Desde entonces, Alejandro no sólo se persigna cada vez que sale de su casa, sino que tiene más cuidado en la calle y no levanta a cualquier persona, y menos si tienen fachada de malandrín.

Cuando vienen de perdis unos dos o tres alcoholizados y tatuados, y ahorita más al verlos con el tapabocas, lentes y cachucha, hay que sacarles la vuelta, se han reportado dos casos que traen cachucha, lentes y tapabocas, si así no los reconocen sin tapabocas, menos con todo eso.

Alejandro


NADA ES SEGURO

Alejandro refiere que ya no es seguro ni los servicios a domicilio, pues se han dado casos donde también los asaltan, tal es el testimonio de Francisco “N”, quien recibió una llamada de la operadora de Servicios de Ecotaxis para que se trasladara a un lugar, y cuando llegó al punto, un joven de unos 23 años se subió a la unidad, a quien le preguntó a dónde lo llevaba, la persona respondió: “¿Dónde será bueno asaltarte?”.

Francisco le llamó la atención y le cuestionó que por qué le contestaba así, a lo cual el pasajero le dijo que era broma; sin embargo, a unas cuadras del lugar, vio por el retrovisor que se puso un pasamontaña y empezó a hablar a través de un radio portátil con claves.

Yo aproveché y empecé a radiar, y fue así como me dieron apoyo algunos compañeros, siguiéndome otras unidades, él se dio cuenta, se percató, se molestó y me dijo que por qué había pedido ayuda, le dije que ellos mismos habían llegado tras de mí, total que él se quitó el pasamontaña y optó por bajarse del carro y se retiró.

Francisco

Señala que antes del retiro, le recordó un “ni me has visto ni me conoces, hijo de tal por cual”.

Esa vez la libré, pudo quitárselo, sin embargo, hay otros que tienen más experiencia y en cuanto se suben se quitan el radio, someten a la persona, siendo esta una situación difícil, sobre todo cuando se porta una pistola, destacó.

Francisco refiere que en otra ocasión se vio obligado a trasladar unas cosas que al parecer eran robadas de un lugar a otro, pues un joven le hizo la parada y cuando platicaba con él, salieron otros tres de la esquina mal encachados y tatuados, quienes le pidieron que los apoyara.

Foto: Juan Carlos Ramíez │ El Sol de Mazatlán

Pensé, si no los apoyo me van a chin..., y decidí apoyarlos, llevamos las cosas a un destino, arriesgándome que me corrieran del trabajo, pero gracias a Dios que los dejé, me pagaron y esa fue otra experiencia, no me asaltaron, pero sí viví ese gran susto.

Francisco

QUEDA EL TRAUMA

Mario Alberto, con 15 años en el servicio de transporte público como conductor de taxi, recuerda con más trauma dos de los asaltos que ha sufrido en este tiempo, el primero fue un joven de unos 20 años que se bajó de un camión urbano y se hizo pasar como estudiante, le pidió que lo llevara a la altura de la Escuela Náutica, en el lugar le pidió que diera vuelta y a dos cuadras le puso un cuchillo en el cuello y lo amenazó con matarlo, si no le daba el dinero y el celular, a lo cual accedió, esa vez traía unos 700 pesos.

“Se subió aquí en el sitio de Villa Verde, se bajó del camión urbano con gente porque según se le había hecho tarde para llegar a la escuela, no traía uniforme, pero sí una mochila, nunca me imaginé que me iba a asaltar, yo no lo esperaba, nosotros no sabemos, puede ser cualquier persona un asaltante, el que menos pensamos”.

La experiencia más difícil la vivió cuando dos jóvenes que se encontraban frente a la Jumapam del Conchi, le pidieron los trasladara a Higueras del Conchi, era como la 1:00 de la mañana, les contestó que no porque estaban muy duros los asaltos en esa zona, uno de ellos le dijo: “Ahí enfrente está la policía, si quieres háblales para que nos peguen una revisada y ya te vas tranquilo, y les dije, saben qué vámonos, los voy a llevar, y me dijeron, no te preocupes, vamos a una fiesta”.

Sin embargo, al subir la loma de Higueras, sacaron una pistola y le apuntaron, lo obligaron a seguir por caminos vecinales que van para el poblado de Palmillas, y en un lugar apartado, lo amarraron y lo abandonaron. Se llevaron la unidad, que después apareció desmantelada frente al plantel del UPSIN.

Por un momento, Alberto creyó que lo iban a matar, pero no fue así, a como pudo se desató, lo habían amarrado con la portadora del radio, salió al camino y pidió raite a un motociclista que pasaba por el lugar, ya en la ciudad, sus compañeros fueron por él, se hizo el reporte, pero nunca hubo detenidos.

Tanto unos como otros, piden a la autoridad realizar filtros y retenes en las zonas de más conflicto, no sólo para supervisar que se acaten las medidas preventivas por la emergencia sanitaria, sino también para revisar a fondo que las personas no traigan armas, y se inhiban así los asaltos y robos que van al alza.

INCIDENCIA

Un promedio de dos asaltos diarios entre semana y hasta cuatro los días sábados y domingos, reportan transportistas del servicio público.




Lee más aquí

Mazatlán, Sin.- Desde que salen de casa, transportistas del servicio público se persignan y se encomiendan a Dios todos los días, no sólo para que les vaya bien en el trabajo, sino para que les conceda regresar con vida; varios de ellos confiesan que se despiden de la familia como si ya no los fueran a ver, ya que no saben si volverán con bien, pues los asaltos y robos están a la orden del día.

Tan sólo en la zona norte y noroeste de la ciudad, conductores de ecotaxis verdes y rojos aseguran que se registran un promedio de dos asaltos diarios entre semana y hasta cuatro los sábados y domingos.

Recientemente, el líder pulmonero Luis Mariano Ortega Vizcarra aseguró que en la semana se reportan cuando menos 10 atracos a mano armada contra el transporte público en Mazatlán.

El pasado 25 de junio, un chofer de ecotaxis verdes de 40 años fue asesinado en un asalto en el fraccionamiento Pradera Dorada, Sección 4, cuando alertaba a sus compañeros por radio.

Ese día, vecinos del sector denunciaron una ola de asaltos y robos violentos que sufren de manos de delincuentes armados no sólo con navajas, sino también con pistolas.

Y a pesar de que ya pasaron días del hecho, los trabajadores del volante siguen con el temor y la zozobra, pues la autoridad no ha respondido a sus demandas de realizar retenes y filtros en áreas conflictivas y concretar una red de comunicación más efectiva entre transportistas y Seguridad Pública.

Alejandro “N”, con tres años de servicio en taxis, recuerda la vez que un joven lo asaltó con un cuchillo tras subirse en la avenida Clouthier y pedirle que lo llevara a una casa del fraccionamiento Rinconada, al conductor le quedó una cicatriz en el brazo derecho por la herida que sufrió en el atraco.

Expresa, que ese día llegaba al sitio cuando pidió la parada escuchó: Me acaba de dejar mi compa porque va tarde para el trabajo, pero yo fui a una fiesta y se me olvidó el celular, llévame a recoger el celular y ahorita me lleva para el cantón.

“Ahí cuando nos metimos a la Rinconada, ahí me asaltó de volada, luego, luego, me dijo: “Túmbate todo a la ver..., y no la hagas de tos”, y me tiró el piquete de volada para amedrentarme más”, comentó.

Desde entonces, Alejandro no sólo se persigna cada vez que sale de su casa, sino que tiene más cuidado en la calle y no levanta a cualquier persona, y menos si tienen fachada de malandrín.

Cuando vienen de perdis unos dos o tres alcoholizados y tatuados, y ahorita más al verlos con el tapabocas, lentes y cachucha, hay que sacarles la vuelta, se han reportado dos casos que traen cachucha, lentes y tapabocas, si así no los reconocen sin tapabocas, menos con todo eso.

Alejandro


NADA ES SEGURO

Alejandro refiere que ya no es seguro ni los servicios a domicilio, pues se han dado casos donde también los asaltan, tal es el testimonio de Francisco “N”, quien recibió una llamada de la operadora de Servicios de Ecotaxis para que se trasladara a un lugar, y cuando llegó al punto, un joven de unos 23 años se subió a la unidad, a quien le preguntó a dónde lo llevaba, la persona respondió: “¿Dónde será bueno asaltarte?”.

Francisco le llamó la atención y le cuestionó que por qué le contestaba así, a lo cual el pasajero le dijo que era broma; sin embargo, a unas cuadras del lugar, vio por el retrovisor que se puso un pasamontaña y empezó a hablar a través de un radio portátil con claves.

Yo aproveché y empecé a radiar, y fue así como me dieron apoyo algunos compañeros, siguiéndome otras unidades, él se dio cuenta, se percató, se molestó y me dijo que por qué había pedido ayuda, le dije que ellos mismos habían llegado tras de mí, total que él se quitó el pasamontaña y optó por bajarse del carro y se retiró.

Francisco

Señala que antes del retiro, le recordó un “ni me has visto ni me conoces, hijo de tal por cual”.

Esa vez la libré, pudo quitárselo, sin embargo, hay otros que tienen más experiencia y en cuanto se suben se quitan el radio, someten a la persona, siendo esta una situación difícil, sobre todo cuando se porta una pistola, destacó.

Francisco refiere que en otra ocasión se vio obligado a trasladar unas cosas que al parecer eran robadas de un lugar a otro, pues un joven le hizo la parada y cuando platicaba con él, salieron otros tres de la esquina mal encachados y tatuados, quienes le pidieron que los apoyara.

Foto: Juan Carlos Ramíez │ El Sol de Mazatlán

Pensé, si no los apoyo me van a chin..., y decidí apoyarlos, llevamos las cosas a un destino, arriesgándome que me corrieran del trabajo, pero gracias a Dios que los dejé, me pagaron y esa fue otra experiencia, no me asaltaron, pero sí viví ese gran susto.

Francisco

QUEDA EL TRAUMA

Mario Alberto, con 15 años en el servicio de transporte público como conductor de taxi, recuerda con más trauma dos de los asaltos que ha sufrido en este tiempo, el primero fue un joven de unos 20 años que se bajó de un camión urbano y se hizo pasar como estudiante, le pidió que lo llevara a la altura de la Escuela Náutica, en el lugar le pidió que diera vuelta y a dos cuadras le puso un cuchillo en el cuello y lo amenazó con matarlo, si no le daba el dinero y el celular, a lo cual accedió, esa vez traía unos 700 pesos.

“Se subió aquí en el sitio de Villa Verde, se bajó del camión urbano con gente porque según se le había hecho tarde para llegar a la escuela, no traía uniforme, pero sí una mochila, nunca me imaginé que me iba a asaltar, yo no lo esperaba, nosotros no sabemos, puede ser cualquier persona un asaltante, el que menos pensamos”.

La experiencia más difícil la vivió cuando dos jóvenes que se encontraban frente a la Jumapam del Conchi, le pidieron los trasladara a Higueras del Conchi, era como la 1:00 de la mañana, les contestó que no porque estaban muy duros los asaltos en esa zona, uno de ellos le dijo: “Ahí enfrente está la policía, si quieres háblales para que nos peguen una revisada y ya te vas tranquilo, y les dije, saben qué vámonos, los voy a llevar, y me dijeron, no te preocupes, vamos a una fiesta”.

Sin embargo, al subir la loma de Higueras, sacaron una pistola y le apuntaron, lo obligaron a seguir por caminos vecinales que van para el poblado de Palmillas, y en un lugar apartado, lo amarraron y lo abandonaron. Se llevaron la unidad, que después apareció desmantelada frente al plantel del UPSIN.

Por un momento, Alberto creyó que lo iban a matar, pero no fue así, a como pudo se desató, lo habían amarrado con la portadora del radio, salió al camino y pidió raite a un motociclista que pasaba por el lugar, ya en la ciudad, sus compañeros fueron por él, se hizo el reporte, pero nunca hubo detenidos.

Tanto unos como otros, piden a la autoridad realizar filtros y retenes en las zonas de más conflicto, no sólo para supervisar que se acaten las medidas preventivas por la emergencia sanitaria, sino también para revisar a fondo que las personas no traigan armas, y se inhiban así los asaltos y robos que van al alza.

INCIDENCIA

Un promedio de dos asaltos diarios entre semana y hasta cuatro los días sábados y domingos, reportan transportistas del servicio público.




Lee más aquí

Local

Lluvias "reviven" pestes de granja avícola en El Rosario

Es un problema que se ha vivido por varios años en el municipio

Local

Multan a comercios que no acatan protocolos

En la última semana se registran 25 actas administrativas a diferentes negocios del puerto

Local

Cubrebocas debe ser a conciencia, no obligatorio: Protección Civil

De cada 10 personas que acuden al centro de la ciudad, 9 lo usan correctamente, asegura Eloy Ruiz

Local

Lluvias "reviven" pestes de granja avícola en El Rosario

Es un problema que se ha vivido por varios años en el municipio

Finanzas

Consumo privado tiene su peor momento; cae 23.5% en mayo

El informe del Inegi destaca que los consumidores nacionales eligieron comprar mercancías nacionales sobre las importadas

Política

AMLO celebra decisión de Facebook de implementar herramienta política

El mandatario dijo que confía en que Twitter haga lo mismo en el caso de México, ya que “se nota más manipulación en esta red social”

Finanzas

Sin apoyo al diésel, se tambalea sector pesquero en Mazatlán

Los armadores no tienen recursos para reparar las embarcaciones y no cuentan con ningún apoyo para el diésel marino

Realeza

Rey Juan Carlos I se exilió para salvar a la monarquía española

El rey Juan Carlos I se encuentra envuelto en una serie de escándalos por corrupción

Mundo

Trump dice que es posible tener vacuna contra Covid-19 antes de elecciones de EU

La previsión del presidente es más optimista respecto a la expresada por los expertos en salud de la Casa Blanca