/ miércoles 22 de enero de 2020

Viven vecinos de la Sánchez Celis entre el tráfico y el ruido por remodelación

Esperan que las obras en la Rafael Buelna terminen pronto y todo vuelva a la normalidad

El ruido que ocasiona el tráfico de automóviles en las vías alternas de circulación debido a la remodelación de la avenida Rafael Buelna, irrumpe en la paz y tranquilidad de los vecinos de la colonia Sánchez Celis.

Sobre la avenida Francisco Solís, esquina con Irapuato, Marcelino dice que en ese cruce salen carros de todos lados y después se hacen 'bolas'.

"Nomás vemos el desfile de carros, que son bastantes, antes por aquí no pasaba el camión, salen de una calle y de otra y aquí se hacen bolas", dijo.

Propietarios de pequeños puestos se han visto afectados por la poca o nula circulación de automóviles y el poco flujo de peatones, quienes llegan en menor cantidad a consumir sus alimentos.

Lorena vende tacos al lado de un Oxxo y comenta que el 70% de los que llegaban a comprar se pasaban también por su puesto, confía que cuando finalicen las obras las ventas aumenten y se reponga lo que no ha vendido durante estos días.

"La gente que llegaba al Oxxo o que pasaba por aquí llegaban a comprar, el ruido ya lo traigo hasta aquí (en los oídos). Aquí nos tienen en el concepto de que los trabajadores vienen y compran, pero no es cierto, ellos buscan un lugar donde les den factura, para que después les repongan lo que gastaron", comentó.

"No me ha afectado en el sentido de las ventas, pero lo que sí es la pasadera de carros, estar escuchando todos los días los pitos y madrazos que se echan unos con otros", expresa Pancho, quien atiende una carreta de tacos de birria.

Además transeúntes tienen que caminar largos tramos para tomar el transporte público, lo que los retrasa en tiempo.

"No sabe uno por dónde pasan los camiones, pasan por diferentes lados que no sabe uno, no hay una ruta marcada, me vine caminando desde el Valentinos, tengo casi una hora esperando camión", manifiesta Arturo.

Te puede interesar: Viven en el ‘abandono’ en la colonia Rincón de Mazatlán

PARA SABER

Al estar cerrada la avenida Rafael Buelna por los trabajos de remodelación, automovilistas tienen que transitar por calles de la colonia Sánchez Celis para poder llegar a su destino, lo que ocasiona mucho tráfico y ruido en zonas que eran tranquilas en ese sentido.



Lee mas aquí:




El ruido que ocasiona el tráfico de automóviles en las vías alternas de circulación debido a la remodelación de la avenida Rafael Buelna, irrumpe en la paz y tranquilidad de los vecinos de la colonia Sánchez Celis.

Sobre la avenida Francisco Solís, esquina con Irapuato, Marcelino dice que en ese cruce salen carros de todos lados y después se hacen 'bolas'.

"Nomás vemos el desfile de carros, que son bastantes, antes por aquí no pasaba el camión, salen de una calle y de otra y aquí se hacen bolas", dijo.

Propietarios de pequeños puestos se han visto afectados por la poca o nula circulación de automóviles y el poco flujo de peatones, quienes llegan en menor cantidad a consumir sus alimentos.

Lorena vende tacos al lado de un Oxxo y comenta que el 70% de los que llegaban a comprar se pasaban también por su puesto, confía que cuando finalicen las obras las ventas aumenten y se reponga lo que no ha vendido durante estos días.

"La gente que llegaba al Oxxo o que pasaba por aquí llegaban a comprar, el ruido ya lo traigo hasta aquí (en los oídos). Aquí nos tienen en el concepto de que los trabajadores vienen y compran, pero no es cierto, ellos buscan un lugar donde les den factura, para que después les repongan lo que gastaron", comentó.

"No me ha afectado en el sentido de las ventas, pero lo que sí es la pasadera de carros, estar escuchando todos los días los pitos y madrazos que se echan unos con otros", expresa Pancho, quien atiende una carreta de tacos de birria.

Además transeúntes tienen que caminar largos tramos para tomar el transporte público, lo que los retrasa en tiempo.

"No sabe uno por dónde pasan los camiones, pasan por diferentes lados que no sabe uno, no hay una ruta marcada, me vine caminando desde el Valentinos, tengo casi una hora esperando camión", manifiesta Arturo.

Te puede interesar: Viven en el ‘abandono’ en la colonia Rincón de Mazatlán

PARA SABER

Al estar cerrada la avenida Rafael Buelna por los trabajos de remodelación, automovilistas tienen que transitar por calles de la colonia Sánchez Celis para poder llegar a su destino, lo que ocasiona mucho tráfico y ruido en zonas que eran tranquilas en ese sentido.



Lee mas aquí:




Local

Culiacán sigue siendo la capital de los nuevos casos Covid-19

Pese a los esfuerzos del municipio con su brigada de salud, la ciudad continúa con mayor número de contagios

Local

En alianza Coparmex y Cruz Roja para atender a sospechosos de Covid-19

Las consultas gratuitas serán para los socios afiliados al organismo,  a partir del 15 de agosto

Local

Repuntan ventas en palapas a la orilla del mar

Los restaurantes de la avenida Del Mar alcanzan niveles hasta de un 50% los fines de semana

Finanzas

Sucursales de Banco del Bienestar cuestan más de 2 mil 941 mdp

El Banco del Bienestar pago a las Fuerzas Armadas antes de cancelar el contrato de los cajeros automáticos

Política

Gobernadores gastan 900 mil pesos en Facebook

De los siete mandatarios que se publicitan, el de Baja California ha pagado hasta 800 mil pesos

Finanzas

Conago llevará a AMLO plan de infraestructura

La Conago incluirá el tema en la reunión de la próxima semana con el Presidente de la República

Sociedad

SNTE pide que revivan programa calderonista

El programa de Tecnologías Educativas desde su creación y hasta hasta 2017 entregó más de 301 computadoras a profesores de educación básica

Finanzas

Disruptores | Inversiones de bajo riesgo triunfan en la pandemia

Daniel Mizrahi, fundador de Propeler, señala que el mundo de la inversión empresarial no se ha detenido por la emergencia sanitaria

En el ring

Lucha libre mexicana se resiste a quedarse en la lona

El deporte más popular en el país detrás del fútbol, agrupa a entre 5,000 y 7,000 luchadores, la mayoría sin seguro ni pensión