/ sábado 19 de octubre de 2019

Una Gota en el Océano da cobijo a los más pobres entre los pobres en Mazatlán

El encargado del albergue es un exadicto que tocó fondo, pero fue rescatado y ahora es un misionero que vive para apoyar a los que menos tienen

Mazatlán.- “Dar hasta que duela”, es el lema de las nueve personas que atienden el albergue Una Gota en el Océano, que tuvo su inspiración en la labor altruista de la madre Teresa de Calcuta, y que fue fundada como una asociación civil en el año 2011, con capacidad para dar cobijo y atención a 31 personas en completo abandono.

A nueve años de su fundación, este albergue ha atendido a más de 100 personas de la tercera edad que se encontraban en situación de calle, o abandonados en hospitales con enfermedades crónico degenerativas, además de arropar a los adultos mayores que se encontraban en la extinta Casa Damasco.

Una Gota en el Océano se sostiene a través de donativos de la sociedad civil, y de las aportaciones de un patronato, integrado por la iniciativa privada.

El encargado, Héctor Miguel Pérez Guzmán, de 35 años, es un misionero que fue rescatado de las calles de Tijuana, cuando vivía como pordiosero, comiendo de la basura y mendigando, tras ser deportado por Estados Unidos, precisamente por su adicción a la anfetamina.

Los huéspedes del albergue son visitados por grupos de estudiantes de Sicología de la UAS.

Lee Aquí: No pasó nada en Mazatlán, los turistas pueden venir con tranquilidad

Yo le puedo decir que como drogadicto llegué a perder la dignidad como ser humano, y sé por lo que ellos están pasando, yo entiendo perfectamente cómo se sienten ellos, así que tratamos de darles alegría de alguna u otra manera, bromeando, bañándolos, lavándoles los dientes, cortándoles el cabello, haciéndoles una comida especial cierto día de la semana, para que el poco o mucho tiempo que estén con nosotros, lo vivan dignamente como seres humanos y no terminen tirados en la calle.

Pérez Guzmán

Actualmente, el albergue atiende 19 hombres y 1 mujer, todos postrados en sillas de ruedas, algunos mutilados, otros con enfermedades de Parkinson, cáncer, hipertensos, entre otros padecimientos.

‘NO SON CARGA, SINO BENDICIÓN’

Aquí llega de todo, asegura Héctor Pérez, desde hombres y mujeres que tuvieron mucho dinero y propiedades y se quedaron en la ruina, hasta personas mayores que cayeron en los vicios y perdieron todo, entre ellos horticultores, reporteros, indigentes, pacientes con enfermedad mental y adictos.

Casos como don Samuel, de 80 años, que contaba los años en que hacía producir sus huertas de mango, o el reportero de Veracruz, Jacinto Héctor Walkinshaw, quien a sus 83 años todavía mantiene su hábito de lectura y les comparte sus crónicas y anécdotas que vivió como reportero.

Durante las visitas, los adultos mayores desarrollan manualidades

Puedes leer: Niegan expedientes a afectados por construcción de torres

De las dos mujeres, una acaba de morir de insuficiencia renal, Laura, tras 6 años de estar en el albergue, sólo queda Chayito, de 48 años de edad, que sufre retraso mental y llegó a Una Gota en el Océano a través del DIF municipal.

El número de huéspedes varía mucho, en los últimos cuatro años el máximo ha sido 24 personas, aunque la capacidad es de 31; en un sólo mes de este año, murieron seis y uno más salió, pero así como parten o se salen, llegan otros.

“Cuando llego aquí a la Gota y veo gente sin piernas, ciegos, en sillas de ruedas, recibí un impacto bien fuerte en mi vida, y dije no manches, entendí que yo me iba a ahogar en un vaso de agua, mi problema al lado de ellos no es nada”, comentó Pérez Guzmán, quien trabajó por 10 meses como misionero voluntario, antes de ser contratado por el Patronato como chofer y después encargado.

En el albergue se busca mantener en activo a las personas de la tercera edad.

Lee también: Los hechos violentos podrían tener un impacto en Sinaloa y Mazatlán


Yo nací en Morelia, Michoacán, pero me crié en Estados Unidos, me fui a los 14 años, duré casi 9 años con la adicción a la anfetamina, de hecho me deportan por eso, cuando llego a Tijuana vivo en la calle, como de la basura y mendigo por un plato de comida, viví en la calle como un pordiosero, es ahí cuando el padre Civi de los Misioneros de la Caridad de Tijuana hace un retiro con las madres misioneras, voy porque iba a haber comida, cama, algo caliente, fui por conveniencia y me quedé 5 años con ellos. Ahí fue mi rehabilitación, recibí clases bíblicas, hice mi primera comunión a los 28 años, y el padre nos llevó por un proceso para salir al mundo ya sin adicción. Tengo 8 años que no consumo nada.

Pérez Guzmán

En el albergue, Héctor aprendió a cambiar pañales, a bañarlos, afeitarlos, cortarles el cabello, cocinar, darles de comer, convivir con ellos, sobre todo a conversar, ya que cada uno tiene muchas historias que contar.

“Nosotros nos encargamos de todo, desde limpieza, darles de comer, bañarlos, cambiarlos, purificar la ropa, tender ropa.”

Asegura que lo más lamentable es que la gente los considera una carga, mientras que para ellos es una forma de servirle a Dios y obtener bendición.

Héctor Miguel Pérez Guzmán, encargado del albergue Una Gota en el Océano.

Te puede interesar: Gobierno de Culiacán realiza intensa jornada de limpieza en toda la ciudad

LA OBRA ES DE DIOS

Sostener el albergue en pie no es nada fácil, se requieren cuando menos 80 mil pesos mensuales para comprar alimentos, gasolina, luz, agua, medicinas y sueldos, ya que Una Gota en el Océano cuenta con enfermera, cocinera, chofer, en total nueve personas, entre misioneros, hermanas y personal.

Estos gastos los cubre un Patronato de la iniciativa privada, más los donativos de la sociedad civil que llegan a veces a cuenta gotas, pero otras en abundancia.

Jacinto Héctor Walkinshaw mantiene su hábito de lectura.

“Aquí llega la gente, muchas de las veces de manera anónima, normalmente nosotros no vamos a pedir a nombre del albergue, el Patronato no nos lo permite, la gente sola llega. Como decimos nosotros y los del Patronato, esta es la obra de Dios, él provee de alguna u otra manera, la gente viene y lo que gusten donar, bienvenido”, concluyó.

TEXTUAL

Héctor Miguel Pérez Guzmán, encargado del albergue

“La obra es de Dios, él provee de alguna u otra manera, la gente viene y lo que gusten donar, bienvenido”.



Lee más en El Sol de Mazatlán


Mazatlán.- “Dar hasta que duela”, es el lema de las nueve personas que atienden el albergue Una Gota en el Océano, que tuvo su inspiración en la labor altruista de la madre Teresa de Calcuta, y que fue fundada como una asociación civil en el año 2011, con capacidad para dar cobijo y atención a 31 personas en completo abandono.

A nueve años de su fundación, este albergue ha atendido a más de 100 personas de la tercera edad que se encontraban en situación de calle, o abandonados en hospitales con enfermedades crónico degenerativas, además de arropar a los adultos mayores que se encontraban en la extinta Casa Damasco.

Una Gota en el Océano se sostiene a través de donativos de la sociedad civil, y de las aportaciones de un patronato, integrado por la iniciativa privada.

El encargado, Héctor Miguel Pérez Guzmán, de 35 años, es un misionero que fue rescatado de las calles de Tijuana, cuando vivía como pordiosero, comiendo de la basura y mendigando, tras ser deportado por Estados Unidos, precisamente por su adicción a la anfetamina.

Los huéspedes del albergue son visitados por grupos de estudiantes de Sicología de la UAS.

Lee Aquí: No pasó nada en Mazatlán, los turistas pueden venir con tranquilidad

Yo le puedo decir que como drogadicto llegué a perder la dignidad como ser humano, y sé por lo que ellos están pasando, yo entiendo perfectamente cómo se sienten ellos, así que tratamos de darles alegría de alguna u otra manera, bromeando, bañándolos, lavándoles los dientes, cortándoles el cabello, haciéndoles una comida especial cierto día de la semana, para que el poco o mucho tiempo que estén con nosotros, lo vivan dignamente como seres humanos y no terminen tirados en la calle.

Pérez Guzmán

Actualmente, el albergue atiende 19 hombres y 1 mujer, todos postrados en sillas de ruedas, algunos mutilados, otros con enfermedades de Parkinson, cáncer, hipertensos, entre otros padecimientos.

‘NO SON CARGA, SINO BENDICIÓN’

Aquí llega de todo, asegura Héctor Pérez, desde hombres y mujeres que tuvieron mucho dinero y propiedades y se quedaron en la ruina, hasta personas mayores que cayeron en los vicios y perdieron todo, entre ellos horticultores, reporteros, indigentes, pacientes con enfermedad mental y adictos.

Casos como don Samuel, de 80 años, que contaba los años en que hacía producir sus huertas de mango, o el reportero de Veracruz, Jacinto Héctor Walkinshaw, quien a sus 83 años todavía mantiene su hábito de lectura y les comparte sus crónicas y anécdotas que vivió como reportero.

Durante las visitas, los adultos mayores desarrollan manualidades

Puedes leer: Niegan expedientes a afectados por construcción de torres

De las dos mujeres, una acaba de morir de insuficiencia renal, Laura, tras 6 años de estar en el albergue, sólo queda Chayito, de 48 años de edad, que sufre retraso mental y llegó a Una Gota en el Océano a través del DIF municipal.

El número de huéspedes varía mucho, en los últimos cuatro años el máximo ha sido 24 personas, aunque la capacidad es de 31; en un sólo mes de este año, murieron seis y uno más salió, pero así como parten o se salen, llegan otros.

“Cuando llego aquí a la Gota y veo gente sin piernas, ciegos, en sillas de ruedas, recibí un impacto bien fuerte en mi vida, y dije no manches, entendí que yo me iba a ahogar en un vaso de agua, mi problema al lado de ellos no es nada”, comentó Pérez Guzmán, quien trabajó por 10 meses como misionero voluntario, antes de ser contratado por el Patronato como chofer y después encargado.

En el albergue se busca mantener en activo a las personas de la tercera edad.

Lee también: Los hechos violentos podrían tener un impacto en Sinaloa y Mazatlán


Yo nací en Morelia, Michoacán, pero me crié en Estados Unidos, me fui a los 14 años, duré casi 9 años con la adicción a la anfetamina, de hecho me deportan por eso, cuando llego a Tijuana vivo en la calle, como de la basura y mendigo por un plato de comida, viví en la calle como un pordiosero, es ahí cuando el padre Civi de los Misioneros de la Caridad de Tijuana hace un retiro con las madres misioneras, voy porque iba a haber comida, cama, algo caliente, fui por conveniencia y me quedé 5 años con ellos. Ahí fue mi rehabilitación, recibí clases bíblicas, hice mi primera comunión a los 28 años, y el padre nos llevó por un proceso para salir al mundo ya sin adicción. Tengo 8 años que no consumo nada.

Pérez Guzmán

En el albergue, Héctor aprendió a cambiar pañales, a bañarlos, afeitarlos, cortarles el cabello, cocinar, darles de comer, convivir con ellos, sobre todo a conversar, ya que cada uno tiene muchas historias que contar.

“Nosotros nos encargamos de todo, desde limpieza, darles de comer, bañarlos, cambiarlos, purificar la ropa, tender ropa.”

Asegura que lo más lamentable es que la gente los considera una carga, mientras que para ellos es una forma de servirle a Dios y obtener bendición.

Héctor Miguel Pérez Guzmán, encargado del albergue Una Gota en el Océano.

Te puede interesar: Gobierno de Culiacán realiza intensa jornada de limpieza en toda la ciudad

LA OBRA ES DE DIOS

Sostener el albergue en pie no es nada fácil, se requieren cuando menos 80 mil pesos mensuales para comprar alimentos, gasolina, luz, agua, medicinas y sueldos, ya que Una Gota en el Océano cuenta con enfermera, cocinera, chofer, en total nueve personas, entre misioneros, hermanas y personal.

Estos gastos los cubre un Patronato de la iniciativa privada, más los donativos de la sociedad civil que llegan a veces a cuenta gotas, pero otras en abundancia.

Jacinto Héctor Walkinshaw mantiene su hábito de lectura.

“Aquí llega la gente, muchas de las veces de manera anónima, normalmente nosotros no vamos a pedir a nombre del albergue, el Patronato no nos lo permite, la gente sola llega. Como decimos nosotros y los del Patronato, esta es la obra de Dios, él provee de alguna u otra manera, la gente viene y lo que gusten donar, bienvenido”, concluyó.

TEXTUAL

Héctor Miguel Pérez Guzmán, encargado del albergue

“La obra es de Dios, él provee de alguna u otra manera, la gente viene y lo que gusten donar, bienvenido”.



Lee más en El Sol de Mazatlán


Local

Villa Unión estrena albergue comunitario del IMSS

El Gobernador Rubén Rocha Moya y el director general del IMSS, Zoé Robledo, destacan que será un espacio para dar alojamiento y alimentación gratuitos a pacientes y sus familiares del Hospital Rural de Villa Unión

Local

Se ‘viene con todo’ la lluvia esta noche en Mazatlán

Alrededor de las 19:50 horas la lluvia comenzó a azotar con fuerza, mientras que la gente que se encontraba en la calle buscaba refugio en las marquesinas de las casas

Local

PC Mazatlán llama a manejar con cuidado durante la lluvia

La precipitación pluvial registrada esta tarde no provocó daños en el puerto

Policiaca

Tras golpear y gritarle a sus familiares, lo arrestan en la Lico Velarde

Eliel Rafael fue turnado ante la instancia correspondiente, para que se encargue de resolver su situación jurídica

Local

Después de 10 meses, reactivan la ruta Libramiento en Mazatlán

La suspensión de la ruta se debió a las condiciones peligrosas de las calles, que ponían en riesgo a los peatones, dice la Alianza

Local

Cuen Díaz se ausenta de audiencia, juez ordena investigar validez de justificantes médicos

La comparecencia del exfuncionario de la UAS se reanudará el próximo 24 de junio