/ sábado 15 de febrero de 2020

Lleva Grupo Pargo 40 años de ‘pescar’ una vida digna

La escuela para personas con discapacidad sigue de puertas abiertas, a pesar de no tener apoyo como años atrás

Mazatlán, Sin.- A casi 40 años de su fundación y 10 años de la muerte de su precursora, Teresa de Jesús Páez Lizárraga, Proyecto Grupo Pargos sigue con vida, las paredes de sus seis salones de clases dan constancia de la creatividad, ingenio y trabajo de muchos de sus alumnos, que pese a su discapacidad se abrieron camino en el estudio, aprendieron a leer y a escribir, algunos cursaron la primaria, otros la secundaria abierta y hay quienes han acabado una carrera técnica o licenciatura.

En uno de los murales de la escuela se lee: “Nosotros somos productivos, buscamos vida independiente, nos respetamos y respetamos a los demás, nos superamos, trabajamos, estudiamos, nos aceptamos…”, y como meta, se resalta: “Pescar una vida digna”.

Entre sus valores y objetivos, aparecen la unidad de grupo, vida digna y productiva, oficios, unidad familiar, manualidades, inglés, computación, superación y trabajo.

Grupo Pargos se creó el 1 de junio de 1980, con 8 integrantes: 4 de ellos pertenecían a una familia con problemas de distrofia muscular, integrado por Sósimo, Dinora, Juan José y Juanito Peraza Velázquez; así como Luis Enrique Hernández Uriarte, quien también tenía distrofia muscular; Rosa Elvira Hernández García, ella caminaba en cuclillas por su enfermedad, Lorena Martínez Solano, con una pierna amputada, y Jesús Antonio Páez Olmeda.

La idea la tuvo la maestra Teresa de Jesús Páez, quien daba clases en la UAS y se desempeñaba como enfermera en el hospital municipal “Margarita Maza de Juárez”, donde conoció a los primeros alumnos de Grupo Pargo y poco a poco los fue juntando hasta darle forma al proyecto: la primera escuela para personas con discapacidad en Mazatlán y Sinaloa.

Sin embargo, este centro educativo, empezó primero con clases de pintura, artesanía y manualidades, y conforme creció el número hubo la necesidad de solicitar aulas e instalaciones educativas prestadas para alfabetizar e impartir la primaria y secundaria abiertas.

En sus mejores años tuvieron una matrícula de hasta 190 estudiantes, pero por falta de apoyo en los últimos años se redujo entre 35 y 60 alumnos al año.

Al morir Teresa de Jesús Páez, en el año 2010, María Guadalupe Hurtado, mamá de uno de los estudiantes, asumió la coordinación del grupo, con la condición de que quedara como subcoordinador Jesús Antonio Páez Olmeda.

Actualmente, Jesús Antonio tiene 51 años de edad, pero entró a Grupo Pargos a la edad de 12, con secuelas de meningitis y parálisis cerebral, en 6 meses aprendió a leer, en 8 años hizo la primaria abierta y la secundaria en 1 año y medio, cursó la carrera técnica de Trabajo Social en la UAS, con preparatoria integrada, y después, en 7 años más logró titularse como licenciado en Trabajo Social.

Él es uno de los 8 estudiantes que ingresaron al grupo, cuando apenas se trazaba el proyecto de este centro educativo.

SE FORMA EL GRUPO

Páez Olmeda comenta que al principio se reunían en casa del pintor Carlos Bueno, quien les daba clases de pintura de lunes a viernes, en ese entonces, los padres llevaban a los estudiantes y mientras ellos recibían sus clases, ellas hacían manualidades. Esto se prolongó por 3 años.

Aprendimos clases de pintura, se hacían exposiciones cada 6 meses en el Acuario Mazatlán, de ahí nos fuimos a la Coordinación Académica de la UAS, donde estuvimos otros 2 años; la maestra Tere daba clases en la universidad, y consiguió unos salones en la Coordinación Académica, empezó a crecer el grupo, era de lunes a viernes, fue entonces que se consiguió una combi, nos la prestaba el Centro de Salud y nosotros gestionábamos los gastos del chofer, se le pagaba creo que 300 pesos en aquel tiempo.

Páez Olmeda


Poco a poco se fueron sumando más personas con discapacidad de todo tipo, desde casos con distrofia muscular, secuelas de meningitis o poliomielitis, paralíticos hasta invidentes, ya para entonces había 170 alumnos con grupos de primaria, secundaria, educación especial, alfabetización, clases de música y artesanía.

Al crecer el grupo, hubo la necesidad de buscar un espacio más amplio y se consiguieron 6 aulas y una bodega en la preparatoria Rosales, en ese lugar el Grupo Pargos duró 7 años, y después se cambiaron a la Facultad de Ciencias del Mar, por un breve tiempo, ya que para entonces el ICO les prestaba un camión para el traslado de los muchachos, y se corría el riesgo de que la lámina se dañara por la brisa del mar, así que el grupo cambió de sede y se trasladó a la preparatoria “Rubén Jaramillo”, donde se extendieron hasta alcanzar una matrícula de 190 estudiantes, ahí estuvieron otros 3 años.

Después estarían en la Escuela de Contabilidad y Administración (ECA) por 2 años y de ahí se irían a las instalaciones del Sindicato de Bancomer, 3 años.

Tras andar de arriba a abajo, de una sede a otra, el Grupo se propuso tener sus propias instalaciones, para ello se empezó a vender comida, se hacían kermeses cada 8 días en los portales de la presidencia municipal para recabar fondos y seguir sosteniendo el centro educativo.

Lunes a viernes de 4:00 a 6:00 pm, estudiantes de este centro educativo reciben sus clases.

INSTALACIONES PROPIAS

Y llegó el milagro que esperaban, la donación de dos terrenos juntos, en Pueblo Nuevo, por parte de Quirino Ordaz Luna y José Ángel Pescador; Club Rotario Mazatlán les ayudaría con la construcción de las primeras dos aulas, en el año 1997, al siguiente año se construirían 2 más y después otras 2.

Jesús Antonio asegura que tener instalaciones propias le permitió al grupo consolidarse más, recibir apoyos y ampliar los servicios con consultorio médico, terapia individual, gestionar cirugías y atención especializada en la localidad o Estados Unidos.

En algunos años llegamos a tener 15 maestros, desde educación especial, venían de Culiacán psicólogas y trabajadores sociales que los mandaba la Universidad, ahorita se da primaria y secundaria, tenemos personas con discapacidad para caminar, invidentes, con retraso mental y otras enfermedades, hay algunos que quieren terminar la primaria.

Jesús Antonio


Refiere que con el paso del tiempo se redujo la matrícula de 35 a 60 alumnos anuales, y actualmente hay 3 maestros que imparten clases voluntariamente, ya que el servicio es gratuito, no hay inscripción y sólo se da una cuota de 50 pesos mensuales para comprar agua potable para los propios estudiantes.

Dice que el ICO mantiene el apoyo del camión y el combustible, Grupo Pargo paga al chofer 2 mil pesos mensuales y apoya con mil 500 pesos al mes a un velador que vive en las propias instalaciones.

Hace un llamado a familias que tengan hijos con alguna discapacidad para que se acerquen a Grupo Pargos y lo traigan a este centro educativo, refiere que el transporte es gratuito si se acude a las rutas donde pasa el camión, que inicia en el Centro, en la calle Aquiles Serdán, sigue por Melchor Ocampo, pasa por Las Quince Letras, Gabriel Levya e Insurgentes hasta llegar a Pueblo Nuevo, donde está la escuela.

El próximo 1 de junio, Grupo Pargo cumplirá 40 años de creación, en todo este tiempo, el golpe más duro que ha sufrido fue la muerte de su precursora, Teresa de Jesús Páez Lizárraga, en el año 2010, al grado que se creyó desaparecería la institución; sin embargo, la semilla quedó sembrada en los que se vieron beneficiados del proyecto, quienes siguen al frente como voluntarios, remando contra corriente por una ‘pesca’ digna.

TEXTUAL

Aquí es voluntario todo por lo que hicieron por uno, yo le tengo que agradecer mucho a Grupo Pargos, me daban convulsiones, entraba a la primaria y salía corriendo, gracias por la terapia física que me dieron salí adelante, y aquí estamos, seguimos luchando por esta institución.

Jesús Antonio Páez Olmeda



Lee más aquí

Mazatlán, Sin.- A casi 40 años de su fundación y 10 años de la muerte de su precursora, Teresa de Jesús Páez Lizárraga, Proyecto Grupo Pargos sigue con vida, las paredes de sus seis salones de clases dan constancia de la creatividad, ingenio y trabajo de muchos de sus alumnos, que pese a su discapacidad se abrieron camino en el estudio, aprendieron a leer y a escribir, algunos cursaron la primaria, otros la secundaria abierta y hay quienes han acabado una carrera técnica o licenciatura.

En uno de los murales de la escuela se lee: “Nosotros somos productivos, buscamos vida independiente, nos respetamos y respetamos a los demás, nos superamos, trabajamos, estudiamos, nos aceptamos…”, y como meta, se resalta: “Pescar una vida digna”.

Entre sus valores y objetivos, aparecen la unidad de grupo, vida digna y productiva, oficios, unidad familiar, manualidades, inglés, computación, superación y trabajo.

Grupo Pargos se creó el 1 de junio de 1980, con 8 integrantes: 4 de ellos pertenecían a una familia con problemas de distrofia muscular, integrado por Sósimo, Dinora, Juan José y Juanito Peraza Velázquez; así como Luis Enrique Hernández Uriarte, quien también tenía distrofia muscular; Rosa Elvira Hernández García, ella caminaba en cuclillas por su enfermedad, Lorena Martínez Solano, con una pierna amputada, y Jesús Antonio Páez Olmeda.

La idea la tuvo la maestra Teresa de Jesús Páez, quien daba clases en la UAS y se desempeñaba como enfermera en el hospital municipal “Margarita Maza de Juárez”, donde conoció a los primeros alumnos de Grupo Pargo y poco a poco los fue juntando hasta darle forma al proyecto: la primera escuela para personas con discapacidad en Mazatlán y Sinaloa.

Sin embargo, este centro educativo, empezó primero con clases de pintura, artesanía y manualidades, y conforme creció el número hubo la necesidad de solicitar aulas e instalaciones educativas prestadas para alfabetizar e impartir la primaria y secundaria abiertas.

En sus mejores años tuvieron una matrícula de hasta 190 estudiantes, pero por falta de apoyo en los últimos años se redujo entre 35 y 60 alumnos al año.

Al morir Teresa de Jesús Páez, en el año 2010, María Guadalupe Hurtado, mamá de uno de los estudiantes, asumió la coordinación del grupo, con la condición de que quedara como subcoordinador Jesús Antonio Páez Olmeda.

Actualmente, Jesús Antonio tiene 51 años de edad, pero entró a Grupo Pargos a la edad de 12, con secuelas de meningitis y parálisis cerebral, en 6 meses aprendió a leer, en 8 años hizo la primaria abierta y la secundaria en 1 año y medio, cursó la carrera técnica de Trabajo Social en la UAS, con preparatoria integrada, y después, en 7 años más logró titularse como licenciado en Trabajo Social.

Él es uno de los 8 estudiantes que ingresaron al grupo, cuando apenas se trazaba el proyecto de este centro educativo.

SE FORMA EL GRUPO

Páez Olmeda comenta que al principio se reunían en casa del pintor Carlos Bueno, quien les daba clases de pintura de lunes a viernes, en ese entonces, los padres llevaban a los estudiantes y mientras ellos recibían sus clases, ellas hacían manualidades. Esto se prolongó por 3 años.

Aprendimos clases de pintura, se hacían exposiciones cada 6 meses en el Acuario Mazatlán, de ahí nos fuimos a la Coordinación Académica de la UAS, donde estuvimos otros 2 años; la maestra Tere daba clases en la universidad, y consiguió unos salones en la Coordinación Académica, empezó a crecer el grupo, era de lunes a viernes, fue entonces que se consiguió una combi, nos la prestaba el Centro de Salud y nosotros gestionábamos los gastos del chofer, se le pagaba creo que 300 pesos en aquel tiempo.

Páez Olmeda


Poco a poco se fueron sumando más personas con discapacidad de todo tipo, desde casos con distrofia muscular, secuelas de meningitis o poliomielitis, paralíticos hasta invidentes, ya para entonces había 170 alumnos con grupos de primaria, secundaria, educación especial, alfabetización, clases de música y artesanía.

Al crecer el grupo, hubo la necesidad de buscar un espacio más amplio y se consiguieron 6 aulas y una bodega en la preparatoria Rosales, en ese lugar el Grupo Pargos duró 7 años, y después se cambiaron a la Facultad de Ciencias del Mar, por un breve tiempo, ya que para entonces el ICO les prestaba un camión para el traslado de los muchachos, y se corría el riesgo de que la lámina se dañara por la brisa del mar, así que el grupo cambió de sede y se trasladó a la preparatoria “Rubén Jaramillo”, donde se extendieron hasta alcanzar una matrícula de 190 estudiantes, ahí estuvieron otros 3 años.

Después estarían en la Escuela de Contabilidad y Administración (ECA) por 2 años y de ahí se irían a las instalaciones del Sindicato de Bancomer, 3 años.

Tras andar de arriba a abajo, de una sede a otra, el Grupo se propuso tener sus propias instalaciones, para ello se empezó a vender comida, se hacían kermeses cada 8 días en los portales de la presidencia municipal para recabar fondos y seguir sosteniendo el centro educativo.

Lunes a viernes de 4:00 a 6:00 pm, estudiantes de este centro educativo reciben sus clases.

INSTALACIONES PROPIAS

Y llegó el milagro que esperaban, la donación de dos terrenos juntos, en Pueblo Nuevo, por parte de Quirino Ordaz Luna y José Ángel Pescador; Club Rotario Mazatlán les ayudaría con la construcción de las primeras dos aulas, en el año 1997, al siguiente año se construirían 2 más y después otras 2.

Jesús Antonio asegura que tener instalaciones propias le permitió al grupo consolidarse más, recibir apoyos y ampliar los servicios con consultorio médico, terapia individual, gestionar cirugías y atención especializada en la localidad o Estados Unidos.

En algunos años llegamos a tener 15 maestros, desde educación especial, venían de Culiacán psicólogas y trabajadores sociales que los mandaba la Universidad, ahorita se da primaria y secundaria, tenemos personas con discapacidad para caminar, invidentes, con retraso mental y otras enfermedades, hay algunos que quieren terminar la primaria.

Jesús Antonio


Refiere que con el paso del tiempo se redujo la matrícula de 35 a 60 alumnos anuales, y actualmente hay 3 maestros que imparten clases voluntariamente, ya que el servicio es gratuito, no hay inscripción y sólo se da una cuota de 50 pesos mensuales para comprar agua potable para los propios estudiantes.

Dice que el ICO mantiene el apoyo del camión y el combustible, Grupo Pargo paga al chofer 2 mil pesos mensuales y apoya con mil 500 pesos al mes a un velador que vive en las propias instalaciones.

Hace un llamado a familias que tengan hijos con alguna discapacidad para que se acerquen a Grupo Pargos y lo traigan a este centro educativo, refiere que el transporte es gratuito si se acude a las rutas donde pasa el camión, que inicia en el Centro, en la calle Aquiles Serdán, sigue por Melchor Ocampo, pasa por Las Quince Letras, Gabriel Levya e Insurgentes hasta llegar a Pueblo Nuevo, donde está la escuela.

El próximo 1 de junio, Grupo Pargo cumplirá 40 años de creación, en todo este tiempo, el golpe más duro que ha sufrido fue la muerte de su precursora, Teresa de Jesús Páez Lizárraga, en el año 2010, al grado que se creyó desaparecería la institución; sin embargo, la semilla quedó sembrada en los que se vieron beneficiados del proyecto, quienes siguen al frente como voluntarios, remando contra corriente por una ‘pesca’ digna.

TEXTUAL

Aquí es voluntario todo por lo que hicieron por uno, yo le tengo que agradecer mucho a Grupo Pargos, me daban convulsiones, entraba a la primaria y salía corriendo, gracias por la terapia física que me dieron salí adelante, y aquí estamos, seguimos luchando por esta institución.

Jesús Antonio Páez Olmeda



Lee más aquí

Local

“Lo que está pasando no es broma”: Quirino Ordaz

Quirino Ordaz y Rosy de Ordaz por medio de un mensaje exhortan hacer conciencia y quedarse en sus hogares

Local

Sedena, Semar y SSPS retiran a familia de restaurante

Sinaloenses siguen sin tomarse en serio la contingencia por el Covid-19

Local

Son pocos los que se atreven a ingresar a la playa

En la mayoría de los casos, son turistas nacionales que aseguran desconocer sobre el cierre de las playas del puerto

México

AMLO anuncia reducción de gastos para superar crisis por Covid-19

El mandatario dijo que la próxima semana anunciará un programa de inversión para el sector energético por el equivalente a 339 millones de pesos

Sociedad

Indígenas de Chiapas desafían cuarentena con procesión de Semana Santa

Alrededor de 300 indígenas tzotziles realizaron en su procesión en San Cristóbal de Las Casas

Política

Morena dona la mitad de su financiamiento ante la emergencia sanitaria

El dirigente nacional interino de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar informó que se desistió de 785.6 millones de pesos

Local

“Lo que está pasando no es broma”: Quirino Ordaz

Quirino Ordaz y Rosy de Ordaz por medio de un mensaje exhortan hacer conciencia y quedarse en sus hogares

Finanzas

Crisis por Covid-19 está dejando sin dinero a empresas: Coparmex

El presidente de la confederación manifestó que dicha crisis está dejando sin dinero para subsistir a 4 de cada 10 microempresas

Sociedad

Lanzan protocolo de atención a mujeres víctimas de violencia en cuarentena

El protocolo tiene el objetivo de instruir a las víctimas para que puedan tener orientación psicológica y jurídica