/ sábado 30 de enero de 2021

Historias del Sur: Don David, el señor de los cocos frescos

La pandemia del Covid-19 no ha sido impedimento para que el adulto mayor recorra las calles del centro de Escuinapa en su triciclo

Escuinapa, Sin.- Por más de dos décadas, la venta de los cocos frescos se ha convertido en un entretenimiento y una forma de ganarse unos pesos para David Quintero Medina, un hombre de la tercera edad.

Con casi 90 de años, “bien vividos”, como lo dice don David, todos los días recorre en su triciclo las calles del Centro de Escuinapa para ofertar sus cocos que sirven para refrescar el paladar de sus clientes.

Platica que después de ser un hombre de campo dedicado a la pizca de frijol, hubo la necesidad de buscar otra forma de poder ganarse “los centavos” para las tortillas.

“Yo digo que fue hace como unos 20 años cuando empecé a vender los cocos, la gente se va haciendo vieja y se pone más duro conseguir trabajo… Mis hijos me han dicho que ya deje de trabajar, pero si me quedo en la casa, me engarroto”.

Comenta que ahora que está el problema de la pandemia del Covid-19 hubo unos días en que dejó de trabajar, pero el encierro le provocó enfado y desesperación, por lo que a pesar de la inconformidad de su familia, salió de nuevo a la calle.

Andando en la calle, nunca falta con quien echar la platicada y pues además de desaburrirme un rato, no dejo de ganarme un pesito para la coca y el pan.

Quintero Medina

Los cocos que vende se los traen del valle y aunque hay veces que se pone un poco difícil encontrar, nunca deja de tener para ofertarle a sus clientes.

Todos los días recorre las calles del Centro de Escuinapa ofertando sus cocos helados. Foto: Jesús López │ El Sol de Mazatlán

Puedes leer: Historias del sur: Una "piñatera" por herencia en Escuinapa

La gente ya sabe que todos los días trabajamos, van a la segura a buscarnos, no le podemos quedar mal, por eso es que siempre procuro tener cocos y bien helados.

David Quintero Medina

La forma en la que don David vende sus cocos es la tradicional, con el agua en la bolsita de plástico y la “comida” con sal, limón y chile. El costo de cada pieza es de entre 20 y 25 pesos.

Don David es uno de los tantos casos de adultos mayores en el municipio que han tenido que generar su propio empleo para poder seguir trabajando y como lo dice él, buscan la manera de traer unos “centavos” en la bolsa.

Foto: Jesús López │ El Sol de Mazatlán



Lee más aquí

Escuinapa, Sin.- Por más de dos décadas, la venta de los cocos frescos se ha convertido en un entretenimiento y una forma de ganarse unos pesos para David Quintero Medina, un hombre de la tercera edad.

Con casi 90 de años, “bien vividos”, como lo dice don David, todos los días recorre en su triciclo las calles del Centro de Escuinapa para ofertar sus cocos que sirven para refrescar el paladar de sus clientes.

Platica que después de ser un hombre de campo dedicado a la pizca de frijol, hubo la necesidad de buscar otra forma de poder ganarse “los centavos” para las tortillas.

“Yo digo que fue hace como unos 20 años cuando empecé a vender los cocos, la gente se va haciendo vieja y se pone más duro conseguir trabajo… Mis hijos me han dicho que ya deje de trabajar, pero si me quedo en la casa, me engarroto”.

Comenta que ahora que está el problema de la pandemia del Covid-19 hubo unos días en que dejó de trabajar, pero el encierro le provocó enfado y desesperación, por lo que a pesar de la inconformidad de su familia, salió de nuevo a la calle.

Andando en la calle, nunca falta con quien echar la platicada y pues además de desaburrirme un rato, no dejo de ganarme un pesito para la coca y el pan.

Quintero Medina

Los cocos que vende se los traen del valle y aunque hay veces que se pone un poco difícil encontrar, nunca deja de tener para ofertarle a sus clientes.

Todos los días recorre las calles del Centro de Escuinapa ofertando sus cocos helados. Foto: Jesús López │ El Sol de Mazatlán

Puedes leer: Historias del sur: Una "piñatera" por herencia en Escuinapa

La gente ya sabe que todos los días trabajamos, van a la segura a buscarnos, no le podemos quedar mal, por eso es que siempre procuro tener cocos y bien helados.

David Quintero Medina

La forma en la que don David vende sus cocos es la tradicional, con el agua en la bolsita de plástico y la “comida” con sal, limón y chile. El costo de cada pieza es de entre 20 y 25 pesos.

Don David es uno de los tantos casos de adultos mayores en el municipio que han tenido que generar su propio empleo para poder seguir trabajando y como lo dice él, buscan la manera de traer unos “centavos” en la bolsa.

Foto: Jesús López │ El Sol de Mazatlán



Lee más aquí

Local

Confirma SSA contagio de Covid-19 en 42 sinaloenses

Este día se dieron de alta 24 pacientes y se registró el deceso de ocho personas.

Policiaca

Se registra incendio en cuarto de lavandería del hotel Riu

El cuerpo de bomberos informó que no hubo pérdida de vidas, pero si cuantiosos daños materiales

Local

Al Alcalde de Mazatlán ya no le gustó la camioneta Tahoe Premier

Dice que la camioneta propiedad del Ayuntamiento, se la dio a la secretaría de la Presidencia para que se traslade, mientras él lo hará en una camioneta GMC Sierra 4x4 Pick up que les entregó en comodato el SATES.

Gossip

“Algo debe de tener una canción si trasciende 40 años”: vocalista de Matute

Tras aplazar su gira por el cierre de actividades, Matute alista su concierto del 4 de noviembre en la Arena Ciudad de México

Gossip

Angelique Boyer descansará de la TV tras “Vencer el pasado”

Angelique Boyer interpreta a Renata, una profesionista que enfrenta la dificultad de recibir un trasplante

Gossip

Los Aguilar se reencuentran con su público

Su Jaripeo sin fronteras volvió a presentarse en la Arena Ciudad de México a dos años de su última fecha

Gossip

Ellos son los creadores del misterio en el show “¿Quién es la máscara?”

Cuatro vestuaristas trabajan con los productores en la creación de los personajes de ¿Quién es la máscara?, cuyo diseño implica imaginación y horas de trabajo

Gossip

Restos de Diana Negrete descansan junto a los de su padre, Jorge Negrete

La única hija natural de Jorge Negrete murió este viernes a los 79 años de edad