/ jueves 17 de septiembre de 2020

El virus que acabó con don Chava

Contagiarse de Covid-19 deja una huella muy profunda, no sólo por los malos tratos en hospitales públicos y clínicas privadas, sino por la pérdida de seres queridos



Para mi amigo Alfredo Millán, que sigue en esta lucha

A mi padre y a quienes perdieron la batalla

Todos en esta vida sabemos que algún día vamos a morir, lo único que desconocemos es la forma, el momento y hasta el lugar.

Y así vamos por la vida desde que nacemos, buscando vivir de la mejor manera posible, como lo hizo mi padre Salvador Ruiz Hernández, “don Chava” o “el músico”, como lo conocían mis amigos, los vecinos, los locatarios del mercado Juan Carrasco, sus clientes del trío en el que tocó por más de 40 años.

En febrero del 2020, cuando se tornó más fuerte la noticia de Covid-19 en México, en Mazatlán se informó que en algún crucero de los que habían tocado puerto, hubo decesos de turistas y el día 27 se confirmaba el primer caso en Culiacán.

En la calle, en los centros de trabajo y en los hogares comenzó a hablarse del virus aún desconocido. Eran días en que el mismo gobierno no lo creía, porque no se cerraban fronteras, no había medidas, la vida trascurría como si nada. Como la de mi padre, un hombre de 83 años, en etapa senil, que no entendía del virus.

En marzo comenzaron a aparecer más casos, en los hogares de los patasaladas seguían aún sin creer, mis hermanas decían que había muchas más enfermedades, y que de algo se tenía uno que morir, además, a esto habría que sumarle que no había ningún conocido que hubiera pasado por esto.

A don Chava, que apenas escuchaba, se le explicó en muchas ocasiones que no debía salir, porque era vulnerable a la enfermedad, sólo asentía con la cabeza y minutos más tarde se escapaba a comprar el pan de la tarde. Por las mañanas, era el primero en levantarse y escaparse al mercado Juan Carrasco, ubicado a la vuelta de la casa, muy cerca del Malecón.

En la noche del miércoles 25 de marzo el Secretario de Salud, Efrén Encinas Torres, confirma el primer enfermo de coronavirus en el puerto, uno más en Mochis y 5 en Culiacán. Para la segunda quincena de abril, Sinaloa tenía 295 pacientes confirmados, de los cuales 177 eran en Culiacán y 11 en Mazatlán.


Foto: Cortesía │ Karina Ruiz

Los días fueron pasando y comenzaron a salir conocidos enfermos, los médicos empezaron a caer. Se rumoraba que los tratamientos eran muy caros y que las instituciones privadas comenzaban a hacer "su agosto". Nunca sonó tan fuerte este mes en mi cabeza, fue el mes que llegó el Covid-19 a la familia. ¿Cómo? No supimos, pese a que tomamos todas las precauciones para evitarlo.

Puedes leer:Vigilarán restaurantes, bares y antros este 15 de septiembre

Comencé con un sencillo dolor de oído y un poco de dolor de cabeza, de un día para otro cambió a escalofrió con temperatura de casi 40 grados. Me traté con baños y paracetamol, al día siguiente no tenía alta temperatura y tenía buena oxigenación, por lo que no se me atendió en el IMSS. Tuve que ir a una clínica particular, donde por cierto los precios eran muy elevados, no había la mínima seguridad y te trataban como si fueras "a pedir un favor".

La consulta duró escasos 10 minutos, no tenía muchos síntomas aparentes, un poco elevada la presión arterial, y un ronquido en el pecho. Me recetaron 10 medicamentos y el primer estudio, la prueba rápida de sangre y el TAC (estudio de los pulmones, pecho y tráquea). Aquí comenzó la odisea para encontrar los medicamentos y encontrar la atención adecuada, corrí con buena suerte y puedo contarlo. No fue el caso de mi padre.

El 25 de agosto, don Chava perdió la batalla contra el coronavirus tras un paro respiratorio y falla renal. En su acta de defunción se leía muerte por posible Covid-19.



Lee más aquí



Para mi amigo Alfredo Millán, que sigue en esta lucha

A mi padre y a quienes perdieron la batalla

Todos en esta vida sabemos que algún día vamos a morir, lo único que desconocemos es la forma, el momento y hasta el lugar.

Y así vamos por la vida desde que nacemos, buscando vivir de la mejor manera posible, como lo hizo mi padre Salvador Ruiz Hernández, “don Chava” o “el músico”, como lo conocían mis amigos, los vecinos, los locatarios del mercado Juan Carrasco, sus clientes del trío en el que tocó por más de 40 años.

En febrero del 2020, cuando se tornó más fuerte la noticia de Covid-19 en México, en Mazatlán se informó que en algún crucero de los que habían tocado puerto, hubo decesos de turistas y el día 27 se confirmaba el primer caso en Culiacán.

En la calle, en los centros de trabajo y en los hogares comenzó a hablarse del virus aún desconocido. Eran días en que el mismo gobierno no lo creía, porque no se cerraban fronteras, no había medidas, la vida trascurría como si nada. Como la de mi padre, un hombre de 83 años, en etapa senil, que no entendía del virus.

En marzo comenzaron a aparecer más casos, en los hogares de los patasaladas seguían aún sin creer, mis hermanas decían que había muchas más enfermedades, y que de algo se tenía uno que morir, además, a esto habría que sumarle que no había ningún conocido que hubiera pasado por esto.

A don Chava, que apenas escuchaba, se le explicó en muchas ocasiones que no debía salir, porque era vulnerable a la enfermedad, sólo asentía con la cabeza y minutos más tarde se escapaba a comprar el pan de la tarde. Por las mañanas, era el primero en levantarse y escaparse al mercado Juan Carrasco, ubicado a la vuelta de la casa, muy cerca del Malecón.

En la noche del miércoles 25 de marzo el Secretario de Salud, Efrén Encinas Torres, confirma el primer enfermo de coronavirus en el puerto, uno más en Mochis y 5 en Culiacán. Para la segunda quincena de abril, Sinaloa tenía 295 pacientes confirmados, de los cuales 177 eran en Culiacán y 11 en Mazatlán.


Foto: Cortesía │ Karina Ruiz

Los días fueron pasando y comenzaron a salir conocidos enfermos, los médicos empezaron a caer. Se rumoraba que los tratamientos eran muy caros y que las instituciones privadas comenzaban a hacer "su agosto". Nunca sonó tan fuerte este mes en mi cabeza, fue el mes que llegó el Covid-19 a la familia. ¿Cómo? No supimos, pese a que tomamos todas las precauciones para evitarlo.

Puedes leer:Vigilarán restaurantes, bares y antros este 15 de septiembre

Comencé con un sencillo dolor de oído y un poco de dolor de cabeza, de un día para otro cambió a escalofrió con temperatura de casi 40 grados. Me traté con baños y paracetamol, al día siguiente no tenía alta temperatura y tenía buena oxigenación, por lo que no se me atendió en el IMSS. Tuve que ir a una clínica particular, donde por cierto los precios eran muy elevados, no había la mínima seguridad y te trataban como si fueras "a pedir un favor".

La consulta duró escasos 10 minutos, no tenía muchos síntomas aparentes, un poco elevada la presión arterial, y un ronquido en el pecho. Me recetaron 10 medicamentos y el primer estudio, la prueba rápida de sangre y el TAC (estudio de los pulmones, pecho y tráquea). Aquí comenzó la odisea para encontrar los medicamentos y encontrar la atención adecuada, corrí con buena suerte y puedo contarlo. No fue el caso de mi padre.

El 25 de agosto, don Chava perdió la batalla contra el coronavirus tras un paro respiratorio y falla renal. En su acta de defunción se leía muerte por posible Covid-19.



Lee más aquí

Local

Reeligen a Alfredo Ruelas como presidente del Codesin Zona Sur

En la sesión extraordinaria se renovó el 50% de los consejeros ciudadanos para el periodo 2020-2023

Local

Mes de noviembre será de descuentos para contribuyentes

Gobierno del Estado mantendrá el Buen Fin durante todo el mes como apoyo a la crisis económica ante la pandemia

Local

Alemania apoyará Centro de Atención Covid-19 de Mazatlán

Acuerdan donativo de 876 mil 470 pesos para destinarlo a las acciones en contra de la pandemia del coronavirus

Local

Aplicación modernizará el servicio de transporte público en Sinaloa

Enrútate brindará información sobre el transporte urbano en Culiacán, Mazatlán, Los Mochis y Guasave

Local

Mes de noviembre será de descuentos para contribuyentes

Gobierno del Estado mantendrá el Buen Fin durante todo el mes como apoyo a la crisis económica ante la pandemia

Local

Reeligen a Alfredo Ruelas como presidente del Codesin Zona Sur

En la sesión extraordinaria se renovó el 50% de los consejeros ciudadanos para el periodo 2020-2023

Aderezo

Receta: Sopa de lima, delicia maya

Con la llegada del otoño las sopitas calientes saben más sabrosas

Deportes

Venados de Mazatlán recibe a los Caballeros Águilas de Mexicali

Esta es la segunda serie que los del puerto reciben está semana en casa

Local

Para el cierre de año, la UAS necesita 694 MDP: Rector

Guerra Liera dio a conocer que la Casa de Estudios solicitó incremento del 16 por ciento en el presupuesto 2021