/ sábado 16 de mayo de 2020

El rescate animal, más allá de protocolos

Cuando era una niña, Mariell del Moral inició con esta labor enfocada en respetar la vida y el cuidado ambiental

Mazatlán, Sin.- Cuando tenía 8 años de edad, Mariell del Moral Guerra recogió de la calle a una gatita negra de aproximadamente dos meses y medio de edad, y estuvo con ella y su familia poco más de una década.

Ese fue el inicio de la labor que la mazatleca realiza en la actualidad, rescatar animales de forma independiente.

Conforme fue creciendo realizó diversas actividades, pero nunca ha dejado de lado su misión de buscarle un hogar responsable a los animalitos que andan en la calle.

Durante cinco años trabajó en la asociación civil Amigos de los Animales, y actualmente es la encargada del programa de adopciones del corporativo PETCO en Mazatlán.

En los últimos 2 años y medio ha rescatado a más de 400 animales, entre gatos y perros, sin contar otras especies que se suman a la lista, desde conejos, cuyos, víboras, lagartijas y ardillas, incluso en alguna ocasión, quisieron entregarle caballos de los que trabajan en las playas, para darlos en adopción.


En lo personal, desde muy pequeña inicié con esto de los rescates de animales, por el tipo de educación que se me inculcó, que fue por parte de mi padre, siempre respetar la vida y sobre todo el cuidado del medio ambiente. A través del tiempo lo he hecho en ascenso, con más rescates y empapándome de muchas cosas, desde cuidados médicos veterinarios, lo que es el tipo de exigencia de cada especie, porque no sólo he rescatado perros y gatos, he rescatado varias especies Mariell del Moral Guerra



Señala que si realmente se quiere ayudar a los animales, lo primero es buscar orientación de los profesionales, ya que la labor del rescatista no sólo es recoger gatos y perros en condición de calle, ni termina con la vacunación, desparasitación y esterilización del animal, sino que va más allá, ya que la mayoría de las ocasiones sufren maltrato físico, sicológico, anímico y emocional.

Un dato que revela la problemática y la condición de estos animales en situación de calle, es que el 80% de las especies rescatadas nunca tuvieron un hogar.


Hay mucha gente que no ve ese trabajo, ellos piensan que sacar un animal o rescatar un animal, es tomarlo de la calle, darle agua y comida, y con eso ya lo salvé, no, es mucho más que eso, porque cuando el animal ya se encuentra completo de su protocolo médico, que ya está esterilizado, vacunado, desparasitado, se debe trabajar en lo emocional con el animal Mariell del Moral Guerra



Dijo que el verdadero rescatista ve todo el protocolo médico y emocional, pero además, su tarea abarca buscarle responsablemente un hogar dónde vivir, con todos los cuidados y atenciones, incluye entrevistarse con los posibles adoptantes, conocer la casa y preguntar cómo son las instalaciones donde estará la mascota.

Al darse en adopción, el rescatista está obligado a darle seguimiento hasta 2 años y medio mínimo, ya que por lo general el animal es visto por la familia como “el nuevo juguete”, y mientras dure ese “capricho”, serán las atenciones, pero una vez que se acaba, que por lo general es a los 6 meses, el animal termina de nuevo abandonado en una azotea, el porche o el patio.

Asegura que cualquiera puede ser rescatista, pero debe de iniciar su labor hasta terminarla, y para eso se requiere de conocimiento y consultar a los expertos.

En contraparte, señala: “cualquiera puede dar un animal en adopción sin protocolo de esterilización, desparasitación y vacunación, pero esa gente adquiere el animal, se aburre y vuelve a ser abandonado, es un animal que potencialmente ya se está reproduciendo en la calle, también eso se tiene que regular, no se trata de regalar a los perritos y gatos, la plancha y el cuchillo es obligado, yo los obligo a que lo esterilicen, y si no tienen los medios necesarios, yo lo hago”.

Animales son dados en adopción cuando cumplen todo el protocolo médico y la atención emocional. Foto: Juan Carlos Ramírez │ El Sol de Mazatlán

ASOCIACIONES CIVILES

Mariell del Moral comenta que en Mazatlán operan alrededor de 5 a 6 asociaciones civiles en pro de los animales, entre ellas Amigos de los Animales y Santuario la Esperanza, incluso asegura que ella misma pensó por mucho tiempo conformar una, no para tener una base legal y pedir fondos y donaciones, sino para hacer más presencia en la sociedad y lograr mejores resultados en esta loable labor.

Sin embargo, desistió del proyecto, ya que como rescatista independiente, hace más que algunas de estas asociaciones legalmente conformadas.


Hay muchas AC que no hacen rescates, ellos las conforman legalmente para tener una base legal para pedir fondos y donaciones a las personas, cuando en realidad ellos no hacen rescates. No se dedican ni siquiera a tener animales alojados con ellos, así que para mi desde mi muy particular punto de vista, ya se está negociando o se está lucrando con este tipo de labores altruistas, que es ayudar animales de compañía humana Mariell del Moral Guerra



Comentó que el único refugio que conoce en Mazatlán es Amigos de los Animales, y otro más fuera de la ciudad, el Santuario La Esperanza, este último se encarga de rescatar animales en situación de calle y en estado de senectud, con apoyo de la comunidad de extranjeros que residen en el puerto.


Hay grupos que están como asociación civil en pro de ayuda animalista, de estas hay algunas, y otras que ni siquiera están consolidadas como AC, pero que son grupos de ayuda y esos sí son de verdadera ayuda, que eso es a lo que me refiero, es mejor no meternos en términos legales de una AC y todo lo que conlleva, pero has tu labor Mariell del Moral Guerra



Aclara que hacer acciones reales en pro de los animales no es sólo anunciarse, pedir fondos o hacer eventos como ferias de adopción o pasarelas de animales, sino ocuparse del rescate de especies en la calle, cumplir con los protocolos médicos y dar seguimiento en la adopción de los mismos.

La adopción de animales incluye un proceso de seguimiento de cuando menos dos años y medio en los hogares. Foto: Juan Carlos Ramírez │ El Sol de Mazatlán

LABOR INDEPENDIENTE

En su caso, no tiene un refugio a dónde llevar a los animales que rescata, sino que usa su casa para dar atención y cuidados a las especies que recoge de la calle.


Así lo hacemos la gran mayoría de los rescatistas independientes, otros tienen la posibilidad de pagar la pensión en un veterinario y que ahí se queden, que tampoco es lo óptimo para el animal, porque se quiere que se socialice con el ser humano, después del maltrato que le infligieron, lo ideal es quedárselo, tratarlo, ver qué problemática tiene y sobre eso trabajarlo, independiente de lo médico Mariell del Moral Guerra



Desde enero a marzo, Del Moral Guerra tuvo bajo su resguardo en casa un promedio de 7 gatos y entre 8 y 11 perros, ya que no cuenta con mucho espacio.


Obviamente depende del espacio disponible para no tenerlos en un confinamiento, porque precisamente por eso en los refugios es muy caótico, ya que por recibir ayuda económica dan entrada a un sinfín de animales, y pasa eso, que por estar en el hacinamiento, el animal sabe que debe de pelear por el alimento, y comienzan las peleas; por otro lado, empiezan las cadenas de enfermedades, se enferma uno y se desata con los demás, eso también hay que tener un grado de población medida para evitar este tipo de situaciones Mariell del Moral Guerra




Concluye que una parte importante de la labor del rescatista, después de ayudar a un animal, es orientar y educar a la sociedad y al ser humano.

Recuerda que cuando trabajó en Amigos de los Animales dio muchas pláticas de concientización en escuelas, desde preescolar, primarias, secundarias, hasta universidades.


Donde me daban el sí, ahí estaba yo, porque esto va a empezar a cambiar a partir de que nos eduquemos, que entremos en una conciencia, es como todo lo que es medio ambiente, es lo mismo, junto con pegado, todos pertenecemos a la misma casa, sólo que el ser humano nos creemos supremos, ese es el problema, y ahorita ya lo estamos viendo con esto del coronavirus Mariell del Moral Guerra



Te puede interesar: Crece abandono de animales un 20% al año

CIFRA

80% de los animales rescatados en situación de calle, nunca han tenido un hogar.

400 gatos y perros ha rescatado Maribel del Moral en los últimos dos años y medio, con el programa de adopción de PETCO en Mazatlán.

ATENCIÓN DIRECTA

Desde enero a marzo, Del Moral Guerra tuvo bajo su resguardo en casa un promedio de 7 gatos y entre 8 y 11 perros.






Lee más aquí:


Mazatlán, Sin.- Cuando tenía 8 años de edad, Mariell del Moral Guerra recogió de la calle a una gatita negra de aproximadamente dos meses y medio de edad, y estuvo con ella y su familia poco más de una década.

Ese fue el inicio de la labor que la mazatleca realiza en la actualidad, rescatar animales de forma independiente.

Conforme fue creciendo realizó diversas actividades, pero nunca ha dejado de lado su misión de buscarle un hogar responsable a los animalitos que andan en la calle.

Durante cinco años trabajó en la asociación civil Amigos de los Animales, y actualmente es la encargada del programa de adopciones del corporativo PETCO en Mazatlán.

En los últimos 2 años y medio ha rescatado a más de 400 animales, entre gatos y perros, sin contar otras especies que se suman a la lista, desde conejos, cuyos, víboras, lagartijas y ardillas, incluso en alguna ocasión, quisieron entregarle caballos de los que trabajan en las playas, para darlos en adopción.


En lo personal, desde muy pequeña inicié con esto de los rescates de animales, por el tipo de educación que se me inculcó, que fue por parte de mi padre, siempre respetar la vida y sobre todo el cuidado del medio ambiente. A través del tiempo lo he hecho en ascenso, con más rescates y empapándome de muchas cosas, desde cuidados médicos veterinarios, lo que es el tipo de exigencia de cada especie, porque no sólo he rescatado perros y gatos, he rescatado varias especies Mariell del Moral Guerra



Señala que si realmente se quiere ayudar a los animales, lo primero es buscar orientación de los profesionales, ya que la labor del rescatista no sólo es recoger gatos y perros en condición de calle, ni termina con la vacunación, desparasitación y esterilización del animal, sino que va más allá, ya que la mayoría de las ocasiones sufren maltrato físico, sicológico, anímico y emocional.

Un dato que revela la problemática y la condición de estos animales en situación de calle, es que el 80% de las especies rescatadas nunca tuvieron un hogar.


Hay mucha gente que no ve ese trabajo, ellos piensan que sacar un animal o rescatar un animal, es tomarlo de la calle, darle agua y comida, y con eso ya lo salvé, no, es mucho más que eso, porque cuando el animal ya se encuentra completo de su protocolo médico, que ya está esterilizado, vacunado, desparasitado, se debe trabajar en lo emocional con el animal Mariell del Moral Guerra



Dijo que el verdadero rescatista ve todo el protocolo médico y emocional, pero además, su tarea abarca buscarle responsablemente un hogar dónde vivir, con todos los cuidados y atenciones, incluye entrevistarse con los posibles adoptantes, conocer la casa y preguntar cómo son las instalaciones donde estará la mascota.

Al darse en adopción, el rescatista está obligado a darle seguimiento hasta 2 años y medio mínimo, ya que por lo general el animal es visto por la familia como “el nuevo juguete”, y mientras dure ese “capricho”, serán las atenciones, pero una vez que se acaba, que por lo general es a los 6 meses, el animal termina de nuevo abandonado en una azotea, el porche o el patio.

Asegura que cualquiera puede ser rescatista, pero debe de iniciar su labor hasta terminarla, y para eso se requiere de conocimiento y consultar a los expertos.

En contraparte, señala: “cualquiera puede dar un animal en adopción sin protocolo de esterilización, desparasitación y vacunación, pero esa gente adquiere el animal, se aburre y vuelve a ser abandonado, es un animal que potencialmente ya se está reproduciendo en la calle, también eso se tiene que regular, no se trata de regalar a los perritos y gatos, la plancha y el cuchillo es obligado, yo los obligo a que lo esterilicen, y si no tienen los medios necesarios, yo lo hago”.

Animales son dados en adopción cuando cumplen todo el protocolo médico y la atención emocional. Foto: Juan Carlos Ramírez │ El Sol de Mazatlán

ASOCIACIONES CIVILES

Mariell del Moral comenta que en Mazatlán operan alrededor de 5 a 6 asociaciones civiles en pro de los animales, entre ellas Amigos de los Animales y Santuario la Esperanza, incluso asegura que ella misma pensó por mucho tiempo conformar una, no para tener una base legal y pedir fondos y donaciones, sino para hacer más presencia en la sociedad y lograr mejores resultados en esta loable labor.

Sin embargo, desistió del proyecto, ya que como rescatista independiente, hace más que algunas de estas asociaciones legalmente conformadas.


Hay muchas AC que no hacen rescates, ellos las conforman legalmente para tener una base legal para pedir fondos y donaciones a las personas, cuando en realidad ellos no hacen rescates. No se dedican ni siquiera a tener animales alojados con ellos, así que para mi desde mi muy particular punto de vista, ya se está negociando o se está lucrando con este tipo de labores altruistas, que es ayudar animales de compañía humana Mariell del Moral Guerra



Comentó que el único refugio que conoce en Mazatlán es Amigos de los Animales, y otro más fuera de la ciudad, el Santuario La Esperanza, este último se encarga de rescatar animales en situación de calle y en estado de senectud, con apoyo de la comunidad de extranjeros que residen en el puerto.


Hay grupos que están como asociación civil en pro de ayuda animalista, de estas hay algunas, y otras que ni siquiera están consolidadas como AC, pero que son grupos de ayuda y esos sí son de verdadera ayuda, que eso es a lo que me refiero, es mejor no meternos en términos legales de una AC y todo lo que conlleva, pero has tu labor Mariell del Moral Guerra



Aclara que hacer acciones reales en pro de los animales no es sólo anunciarse, pedir fondos o hacer eventos como ferias de adopción o pasarelas de animales, sino ocuparse del rescate de especies en la calle, cumplir con los protocolos médicos y dar seguimiento en la adopción de los mismos.

La adopción de animales incluye un proceso de seguimiento de cuando menos dos años y medio en los hogares. Foto: Juan Carlos Ramírez │ El Sol de Mazatlán

LABOR INDEPENDIENTE

En su caso, no tiene un refugio a dónde llevar a los animales que rescata, sino que usa su casa para dar atención y cuidados a las especies que recoge de la calle.


Así lo hacemos la gran mayoría de los rescatistas independientes, otros tienen la posibilidad de pagar la pensión en un veterinario y que ahí se queden, que tampoco es lo óptimo para el animal, porque se quiere que se socialice con el ser humano, después del maltrato que le infligieron, lo ideal es quedárselo, tratarlo, ver qué problemática tiene y sobre eso trabajarlo, independiente de lo médico Mariell del Moral Guerra



Desde enero a marzo, Del Moral Guerra tuvo bajo su resguardo en casa un promedio de 7 gatos y entre 8 y 11 perros, ya que no cuenta con mucho espacio.


Obviamente depende del espacio disponible para no tenerlos en un confinamiento, porque precisamente por eso en los refugios es muy caótico, ya que por recibir ayuda económica dan entrada a un sinfín de animales, y pasa eso, que por estar en el hacinamiento, el animal sabe que debe de pelear por el alimento, y comienzan las peleas; por otro lado, empiezan las cadenas de enfermedades, se enferma uno y se desata con los demás, eso también hay que tener un grado de población medida para evitar este tipo de situaciones Mariell del Moral Guerra




Concluye que una parte importante de la labor del rescatista, después de ayudar a un animal, es orientar y educar a la sociedad y al ser humano.

Recuerda que cuando trabajó en Amigos de los Animales dio muchas pláticas de concientización en escuelas, desde preescolar, primarias, secundarias, hasta universidades.


Donde me daban el sí, ahí estaba yo, porque esto va a empezar a cambiar a partir de que nos eduquemos, que entremos en una conciencia, es como todo lo que es medio ambiente, es lo mismo, junto con pegado, todos pertenecemos a la misma casa, sólo que el ser humano nos creemos supremos, ese es el problema, y ahorita ya lo estamos viendo con esto del coronavirus Mariell del Moral Guerra



Te puede interesar: Crece abandono de animales un 20% al año

CIFRA

80% de los animales rescatados en situación de calle, nunca han tenido un hogar.

400 gatos y perros ha rescatado Maribel del Moral en los últimos dos años y medio, con el programa de adopción de PETCO en Mazatlán.

ATENCIÓN DIRECTA

Desde enero a marzo, Del Moral Guerra tuvo bajo su resguardo en casa un promedio de 7 gatos y entre 8 y 11 perros.






Lee más aquí:


Local

Despacha el Químico desde las ‘trincheras’

Se compromete a quitar las vallas en tianguis dominicales, una semana después, PC ordena hacerlo

Local

Docentes acusan presión para retornar a las aulas

Los centros comunitarios son el prextetos para movilizar a los maestros, señalan

Local

Sequía extrema “golpea” al sur de Sinaloa

Líder ganadero de Escuinapa asegura que las fuentes de producción de agua están totalmente secas

Finanzas

Cierra Mazatlán periodo vacacional al 69% en ocupación hotelera

Hoteleros arrancarán en breve las campañas de promoción para atraer turistas nacionales para los meses de mayo y junio

Local

Contaminación sin control en el basurón municipal de Mazatlán

Pepenadores hacen lo que quieren y ponen en riesgo a la población con incendios que generan gases tóxicos que contaminan la atmósfera, asegura biólogo

Local

Se olvidan candidatos de la inclusión

Asociaciones y grupos relacionados con la discapacidad no son tomados en cuenta por los candidatos para elaborar sus propuestas

Local

Despacha el Químico desde las ‘trincheras’

Se compromete a quitar las vallas en tianguis dominicales, una semana después, PC ordena hacerlo

Local

Docentes acusan presión para retornar a las aulas

Los centros comunitarios son el prextetos para movilizar a los maestros, señalan

Deportes

 Súper Olga Arévalo: Su vida a través del tenis

La tenista porteña, comenzó desde los 11 años de edad, en un deporte de mucha exigencia y el Club Reforma fue testigo de lo que es hoy