/ viernes 1 de noviembre de 2019

Día de Muertos, mezcla de costumbres familiares

A medida que se acercan los días primero y dos de noviembre, el ambiente que se tiene en los hogares es la de prepararse para acudir al panteón

Culiacán, Sin. - La vida y la muerte, dos opuestos en el ciclo de las personas en este mundo, que, aunque no se atraen, para los mexicanos representan, en su momento, etapas de alegría, amor y celebración.

Son las memorias de los seres queridos los que permanecen generación tras generación, quienes, en cada Día de Muertos, en la melancolía, realizan altares para sus difuntos, y de acuerdo con la tradición no pueden faltar las velas, flores, ofrendas y fotografías de los difuntos.

Contrario a las tradiciones arraigadas que se tienen en el Sur del país, en el Norte de México, las personas acostumbran una celebración diferente para sus seres queridos que ya pasaron la luz hacia la vida eterna.

En el caso de Sinaloa, a mediados de octubre, las familias inician con los preparativos para la creación de nuevos altares en sus hogares, mientras que otros con menos días de anticipación acuden a los panteones a limpiar las tumbas.

Con una o dos semanas antes del Día de Muertos, los comercios como panaderías y florerías comienzan a poner en el mostrador los principales símbolos que recuerdan la llegada de los fieles difuntos, en el día que, como dicen las historias, regresan con sus familiares.

En las principales calles del centro y diversos puntos de la ciudad, flores como gladiolas, pompones, rosas de diferentes colores, margaritas y uno que otro ramo de cempasúchil, empiezan a dar un color característico al Día de Muertos y el Día de los Angelitos.

Lee Aquí: Jueves Negro registran 27 víctimas: González Mendívil

Para los floristas, esta celebración representa una oportunidad para obtener mayores ganancias, debido al alto significado emocional que representan las flores, como un símbolo de vida y amor entre familia, pareja y amigos.

El dirigente de los locatarios del mercado Salvador Alvarado, mejor conocido como “mercado de las flores”, Jareth Yaseen Saleh, explicó que en Sinaloa la venta de cempasúchil es menor debido a que no hay campos, obteniéndose otro tipo de variedad que también representa el amor.

En lo general tiene mucho significado, mucho sentimiento; la flor sirve para muchas cosas, tiene sentido para muchas cosas: el matrimonio, noviazgo, para las bodas, para el muerto, para todos, representa la vida, todo el amor, eso significa la flor.

Yaseen Saleh

Una de las ofrendas que son distintivas para esta celebración es el pan de muertos, el cual se ofrece en una diversidad de tamaños, pero, contrario al uso que se tiene en el sur del país, en Sinaloa es más frecuente encontrar este alimento en los altares que se hacen en escuelas y no tanto en panteones.

Sin embargo, las panaderías inician con la producción de pan de muerto, el cual, de acuerdo con una vendedora, en la misma semana que se festeja el Día de Muertos es cuando las ventas repuntan. En la panadería Caramelo, los tamaños que ofertan van desde jumbo hasta pequeño, esto como parte de la tradición que se tiene de llevar ofrendas a más de un difunto.

Al acercarse los días primero y dos de noviembre, en escuelas y oficinas se forman grupos para la realización de concursos de altares, en donde se deja a libertad la creatividad y objetos que se dan como ofrenda, siendo este un llamado más potente del regreso de quienes ya fallecieron.

De esta manera, en la mayoría de los grupos que participan en concursos de altares llevan a cabo una escenificación de la figura de la muerte, con coloridos arreglos florales y trajes mexicanos representan a la icónica catrina.

En los panteones municipales y privados se refuerzan los operativos de limpieza, en la espera de cientos de familias que acudirán, desde niños hasta adultos mayores, en un espacio que se convierte en un reencuentro de seres queridos.

A pesar de que a nivel internacional se tiene la ideología de que las familias pasan la noche en los panteones, en un ambiente que reina una miscelánea de emociones, en los estados del norte algunas personas deciden acudir desde antes de oscurecer; la gran mayoría llegan por las mañanas.

A medida que se acercan los días primero y dos de noviembre, el ambiente que se tiene en los hogares es la de prepararse para acudir al panteón, sin importar que es una acción en que se apodera la tristeza con la alegría de recordar los buenos momentos que vivieron con su ahora difunto.

En el caso del panteón civil de Culiacán, desde el inicio de esta semana, de poco a poco y conforme bajaba el sol, esposos, hermanos y familias llegaban ya con cubetas, trapos, flores y velas en mano, con el fin de limpiar las tumbas e iniciar con la decoración previa al Día de Muertos.

La señora Artemisa Reyes explicó que la tradición en su familia es llegar a limpiar con días de anticipación para poner nuevas flores como cempasúchil, pompones y rosas blancas en los jarrones de yeso, para sus padres y hermano.

Rezamos, traemos veladoras, traemos cacahuates, venimos a cantarles, traemos sillas y pasamos un día tratando de estar cerca de ello, ese es el día, este año será más triste y doloroso, porque este año falleció nuestra madre.

Artemisa Reyes

En el caso de Sandra Rojo, ella comenta que las flores que acostumbran llevar son rosas rojas, pompones y gladiolas. La primera es uno de los productos que más gustaba a su hermano en vida.

Para mí todo es simbólico, porque uno nunca olvida a sus muertos; es un día como muy especial para en sí recordarlos, en especial recordar lo que le gustaba, momentos vividos, porque el recuerdo siempre lo traes.

Sandra Rojo

Por su parte, Alma Sánchez contó que en familia, en el Día de Muertos por la tarde-noche se reúnen la mayoría, en la visita de su padre y hermano, a quienes les dan arreglos florales como gladiolas y pompones, además de ofrendas como refrescos, cacahuates y pan de muerto.

Es así como sin importar la forma en que se celebra el Día de Muertos y el Día de los Angelitos, la esencia principal sigue viva e incluso con más fortaleza, en un momento en donde vivos y muertos se reúnen en fiesta.


Culiacán, Sin. - La vida y la muerte, dos opuestos en el ciclo de las personas en este mundo, que, aunque no se atraen, para los mexicanos representan, en su momento, etapas de alegría, amor y celebración.

Son las memorias de los seres queridos los que permanecen generación tras generación, quienes, en cada Día de Muertos, en la melancolía, realizan altares para sus difuntos, y de acuerdo con la tradición no pueden faltar las velas, flores, ofrendas y fotografías de los difuntos.

Contrario a las tradiciones arraigadas que se tienen en el Sur del país, en el Norte de México, las personas acostumbran una celebración diferente para sus seres queridos que ya pasaron la luz hacia la vida eterna.

En el caso de Sinaloa, a mediados de octubre, las familias inician con los preparativos para la creación de nuevos altares en sus hogares, mientras que otros con menos días de anticipación acuden a los panteones a limpiar las tumbas.

Con una o dos semanas antes del Día de Muertos, los comercios como panaderías y florerías comienzan a poner en el mostrador los principales símbolos que recuerdan la llegada de los fieles difuntos, en el día que, como dicen las historias, regresan con sus familiares.

En las principales calles del centro y diversos puntos de la ciudad, flores como gladiolas, pompones, rosas de diferentes colores, margaritas y uno que otro ramo de cempasúchil, empiezan a dar un color característico al Día de Muertos y el Día de los Angelitos.

Lee Aquí: Jueves Negro registran 27 víctimas: González Mendívil

Para los floristas, esta celebración representa una oportunidad para obtener mayores ganancias, debido al alto significado emocional que representan las flores, como un símbolo de vida y amor entre familia, pareja y amigos.

El dirigente de los locatarios del mercado Salvador Alvarado, mejor conocido como “mercado de las flores”, Jareth Yaseen Saleh, explicó que en Sinaloa la venta de cempasúchil es menor debido a que no hay campos, obteniéndose otro tipo de variedad que también representa el amor.

En lo general tiene mucho significado, mucho sentimiento; la flor sirve para muchas cosas, tiene sentido para muchas cosas: el matrimonio, noviazgo, para las bodas, para el muerto, para todos, representa la vida, todo el amor, eso significa la flor.

Yaseen Saleh

Una de las ofrendas que son distintivas para esta celebración es el pan de muertos, el cual se ofrece en una diversidad de tamaños, pero, contrario al uso que se tiene en el sur del país, en Sinaloa es más frecuente encontrar este alimento en los altares que se hacen en escuelas y no tanto en panteones.

Sin embargo, las panaderías inician con la producción de pan de muerto, el cual, de acuerdo con una vendedora, en la misma semana que se festeja el Día de Muertos es cuando las ventas repuntan. En la panadería Caramelo, los tamaños que ofertan van desde jumbo hasta pequeño, esto como parte de la tradición que se tiene de llevar ofrendas a más de un difunto.

Al acercarse los días primero y dos de noviembre, en escuelas y oficinas se forman grupos para la realización de concursos de altares, en donde se deja a libertad la creatividad y objetos que se dan como ofrenda, siendo este un llamado más potente del regreso de quienes ya fallecieron.

De esta manera, en la mayoría de los grupos que participan en concursos de altares llevan a cabo una escenificación de la figura de la muerte, con coloridos arreglos florales y trajes mexicanos representan a la icónica catrina.

En los panteones municipales y privados se refuerzan los operativos de limpieza, en la espera de cientos de familias que acudirán, desde niños hasta adultos mayores, en un espacio que se convierte en un reencuentro de seres queridos.

A pesar de que a nivel internacional se tiene la ideología de que las familias pasan la noche en los panteones, en un ambiente que reina una miscelánea de emociones, en los estados del norte algunas personas deciden acudir desde antes de oscurecer; la gran mayoría llegan por las mañanas.

A medida que se acercan los días primero y dos de noviembre, el ambiente que se tiene en los hogares es la de prepararse para acudir al panteón, sin importar que es una acción en que se apodera la tristeza con la alegría de recordar los buenos momentos que vivieron con su ahora difunto.

En el caso del panteón civil de Culiacán, desde el inicio de esta semana, de poco a poco y conforme bajaba el sol, esposos, hermanos y familias llegaban ya con cubetas, trapos, flores y velas en mano, con el fin de limpiar las tumbas e iniciar con la decoración previa al Día de Muertos.

La señora Artemisa Reyes explicó que la tradición en su familia es llegar a limpiar con días de anticipación para poner nuevas flores como cempasúchil, pompones y rosas blancas en los jarrones de yeso, para sus padres y hermano.

Rezamos, traemos veladoras, traemos cacahuates, venimos a cantarles, traemos sillas y pasamos un día tratando de estar cerca de ello, ese es el día, este año será más triste y doloroso, porque este año falleció nuestra madre.

Artemisa Reyes

En el caso de Sandra Rojo, ella comenta que las flores que acostumbran llevar son rosas rojas, pompones y gladiolas. La primera es uno de los productos que más gustaba a su hermano en vida.

Para mí todo es simbólico, porque uno nunca olvida a sus muertos; es un día como muy especial para en sí recordarlos, en especial recordar lo que le gustaba, momentos vividos, porque el recuerdo siempre lo traes.

Sandra Rojo

Por su parte, Alma Sánchez contó que en familia, en el Día de Muertos por la tarde-noche se reúnen la mayoría, en la visita de su padre y hermano, a quienes les dan arreglos florales como gladiolas y pompones, además de ofrendas como refrescos, cacahuates y pan de muerto.

Es así como sin importar la forma en que se celebra el Día de Muertos y el Día de los Angelitos, la esencia principal sigue viva e incluso con más fortaleza, en un momento en donde vivos y muertos se reúnen en fiesta.


Local

Detendrán a quien se abstenga de abandonar áreas de bañistas

Son 22 los tritones del Escuadrón de Salvamento Acuático los que están al pendiente de la vigilancia de las playas del puerto

Local

Traslados a la Isla de la Piedra continúa con normalidad

Aunque no hay turistas, el transporte en lancha sigue funcionando con locales

Local

Entregan 145 despensas a pescadores en Mazatlán

Los alimentos y artículos de impides fueron donados el módulo que instaló la secretaria de Pesca: Francisco Castillo

Local

Aumenta a cinco el número de muertes en Sinaloa por Covid-19

Este viernes se sumaron 14 casos nuevos, de los cuales 12 son de Culiacán y dos de Salvador Alvarado

Local

Solicitan apoyo municipal 2 mil 700 personas

Con estos apoyos se busca mitigar la mala situación que están viviendo miles de familias del puerto

Local

En el Hospital General de Culiacán, construyen área para pacientes Covid-19

El nuevo pabellón podrá atender exclusivamente a personas que lleguen contagiadas del coronavirus

Local

Mas 20 mil familias dependen de la hotelería en Mazatlán

El director de la AHyTM reveló que el 70% de los trabajadores reciben gran parte de sus ingresos de las propinas

Aderezo

Entretén a tus pequeños realizando un rico pastel de limón

Ahora que tienes más tiempo en casa puedes experimentar haciendo ricos postres