/ sábado 17 de octubre de 2020

Del Culiacanazo, hay cicatrices que no sanan

Hay un rechazo tácito de las víctimas para hablar, temor por hurgar en las heridas que no cierran y no sanan

Culiacán, Sin.- Es casi medio día en un taller de carpintería ubicado por el rumbo del estadio Banorte. En este lugar dos mujeres se afan en pulir la madera y ensamblar muebles, pareciera que detrás del polvo y ruido no hubiera nada más. Pero hace un año tres de sus compañeros perdieron la vida al quedar atrapados en el fuego cruzado cuando iban en un vehículo por una de las avenidas de la zona de Tres Ríos, epicentro del suceso que hoy se conoce como el jueves negro.

De una pequeña oficina sale el encargado del negocio y rechaza, con modos respetuosos, dar entrevista alguna, declaración o comentarios sobre lo sucedido a los tres empleados de la carpintería, víctimas de la violencia del narco.

Con todo respeto les decimos que no daremos más entrevistas, lejos de ayudarnos nos perjudica-, dice y vuelve sobre sus pasos.

Del otro lado de la ciudad otra de las víctimas de aquel día, una mujer cuyo hermano fue herido de un tiro en un brazo, cuando juntaba botes de aluminio en la zona del desarrollo urbano Tres Ríos, considerada una de las de más alta plusvalía de Culiacán, se excusa vía telefónica en estos tiempos de pandemia. “Estoy enferma de Covid-19, no podré dar entrevistas”.

Hay un rechazo tácito de las víctimas para hablar. Hay temor por hurgar en las heridas que no cierran, cicatrices que no sanan y obligan a callar. La constante es el silencio.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

EL TIGRE DORMIDO

Estos silencios, dicen especialistas consultados, “son reflejo de los mecanismos de defensa de una sociedad que vive con el tigre dormido y que, saben, que en cualquier momento puede despertar”.

La antropóloga Stephanie Cortés Aguilar, considera que ese día la ciudadanía estuvo de acuerdo con la decisión del gobierno federal: liberar a Ovidio Guzmán, porque las víctimas conocen cómo opera el narco y el gobierno.

Los ciudadanos están conviviendo con un tigre dormido. Esa convivencia, la reflejan en silencios sociales, que sospechan que el tigre puede despertar en cualquier momento.Cortés Aguilar


Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

El hecho de que las personas no quieran compartir sus historias, quizá de terror o dolor, es una muestra de la sospecha que tiene la sociedad de que en cualquier momento puede suceder algo peor.

Lee también: A un año del Jueves Negro, no nos hemos recuperado: CEAIV

La gente tiene un silencio sospechoso, en el que se muestran en calma en el ojo del huracán, es una calma sospechosa porque sabemos que algo va a pasar y esperamos un desenlace que puede ser justicia o no”.

HISTORIAS SIN FIN

Las secuelas del jueves negro están vigentes. Hace tres meses al norte de Culiacán, una serie de enfrentamientos ocasionaron que habitantes de comunidades rurales de Tepuche se vieran obligados a abandonar sus casas, fue un desplazamiento forzado a la zona urbana. Ahí se convencieron los vecinos que no es necesario ser “malandro” para ser afectado por el narco.

Hiram Reyes Sosa, psicólogo social y autor de diversos artículos acerca del narcotráfico, precisa que en Culiacán la gente no ha normalizado la violencia ni están faltos de temor, al contrario, han buscado la manera de sacarle la vuelta y el silencio a lo vivido, es una manera de esquivarla.

En psicología social, nosotros solemos hablar de influencia social, y en Culiacán, Sinaloa, solemos decir que la violencia se ha normalizado o naturalizado. Como si las personas fueran faltas de sentimientos, sin embargo, podemos interpretar que no es que las personas no quieran recordarlo o hablar del Culiacanazo, sino que la gente se conforma frente a este tipo de fenómenos, es decir, en el sentido de que, por miedo o represalias, prefieren no hablar del fenómeno”, explica.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

La sociedad sinaloense ha perdido la imagen de aquellas figuras del narcotráfico que llegan a tenderle la mano al más pobre. Reyes refiere que en las nuevas generaciones de capos, las decisiones no respetan límites, reglas que figuras como El Chapo marcaban, como por ejemplo no dañar al pueblo.

Si no me equivoco, esta fue la primera vez que el narco pone en peligro a una sociedad como la sinaloense. Porque a diferencia del resto del país, el narcotráfico sinaloense es muy propio de nuestra sociedad y ha tenido un desarrollo en ella muy distinto: el narcotráfico como benefactor o protector. Entonces con esta confrontación, está más que claro que el narcotráfico perdió, muchas cosas que había ganado, como la valoración positiva que se tenía de ellos y la confianza. Porque claro, era la primera vez que el narcotráfico confrontaba así a la sociedad sinaloense”, explica.

Los días posteriores a aquel jueves 17 de octubre del 2019, la ciudad estaba sola, parecía domingo. Durante la siguiente semana el temor se percibía en el ambiente. Incluso hubo rumores de otro posible enfrentamiento. El servicio de transporte público no operaba en su totalidad, algunos jóvenes no querían ir a las escuelas, la gente a sus trabajos pero la vida tenía que seguir.

Si las personas no tuvieran la capacidad, en términos psicológicos, de poder sentir que controlan el medio y generar estrategias de confrontación a este medio, pues las personas no pudieran vivir con esta aparente tranquilidad. Todos pensamos que, si salimos a ciertas horas o nos trasladamos en carro, somos menos propensos a sufrir un delito. Entonces, seguramente esto es parte de las estrategias de afrontamiento de las personas. Si no tuviéramos ese tipo de incertidumbre, seguramente no pudiéramos vivir con la cotidianidad”, asegura el especialista.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

Hoy día las cicatrices de aquel día aun no sanan. Duelen. Pareciera como si estuviera fresco el olor a pólvora, como si los oídos siguieran aturdidos por las detonaciones. El temor atraviesa los pensamientos de mucha gente, estruja el pecho solo de imaginar si ese día alguno de sus familiares no hubiera podido regresar a casa.





Lee más aquí


Culiacán, Sin.- Es casi medio día en un taller de carpintería ubicado por el rumbo del estadio Banorte. En este lugar dos mujeres se afan en pulir la madera y ensamblar muebles, pareciera que detrás del polvo y ruido no hubiera nada más. Pero hace un año tres de sus compañeros perdieron la vida al quedar atrapados en el fuego cruzado cuando iban en un vehículo por una de las avenidas de la zona de Tres Ríos, epicentro del suceso que hoy se conoce como el jueves negro.

De una pequeña oficina sale el encargado del negocio y rechaza, con modos respetuosos, dar entrevista alguna, declaración o comentarios sobre lo sucedido a los tres empleados de la carpintería, víctimas de la violencia del narco.

Con todo respeto les decimos que no daremos más entrevistas, lejos de ayudarnos nos perjudica-, dice y vuelve sobre sus pasos.

Del otro lado de la ciudad otra de las víctimas de aquel día, una mujer cuyo hermano fue herido de un tiro en un brazo, cuando juntaba botes de aluminio en la zona del desarrollo urbano Tres Ríos, considerada una de las de más alta plusvalía de Culiacán, se excusa vía telefónica en estos tiempos de pandemia. “Estoy enferma de Covid-19, no podré dar entrevistas”.

Hay un rechazo tácito de las víctimas para hablar. Hay temor por hurgar en las heridas que no cierran, cicatrices que no sanan y obligan a callar. La constante es el silencio.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

EL TIGRE DORMIDO

Estos silencios, dicen especialistas consultados, “son reflejo de los mecanismos de defensa de una sociedad que vive con el tigre dormido y que, saben, que en cualquier momento puede despertar”.

La antropóloga Stephanie Cortés Aguilar, considera que ese día la ciudadanía estuvo de acuerdo con la decisión del gobierno federal: liberar a Ovidio Guzmán, porque las víctimas conocen cómo opera el narco y el gobierno.

Los ciudadanos están conviviendo con un tigre dormido. Esa convivencia, la reflejan en silencios sociales, que sospechan que el tigre puede despertar en cualquier momento.Cortés Aguilar


Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

El hecho de que las personas no quieran compartir sus historias, quizá de terror o dolor, es una muestra de la sospecha que tiene la sociedad de que en cualquier momento puede suceder algo peor.

Lee también: A un año del Jueves Negro, no nos hemos recuperado: CEAIV

La gente tiene un silencio sospechoso, en el que se muestran en calma en el ojo del huracán, es una calma sospechosa porque sabemos que algo va a pasar y esperamos un desenlace que puede ser justicia o no”.

HISTORIAS SIN FIN

Las secuelas del jueves negro están vigentes. Hace tres meses al norte de Culiacán, una serie de enfrentamientos ocasionaron que habitantes de comunidades rurales de Tepuche se vieran obligados a abandonar sus casas, fue un desplazamiento forzado a la zona urbana. Ahí se convencieron los vecinos que no es necesario ser “malandro” para ser afectado por el narco.

Hiram Reyes Sosa, psicólogo social y autor de diversos artículos acerca del narcotráfico, precisa que en Culiacán la gente no ha normalizado la violencia ni están faltos de temor, al contrario, han buscado la manera de sacarle la vuelta y el silencio a lo vivido, es una manera de esquivarla.

En psicología social, nosotros solemos hablar de influencia social, y en Culiacán, Sinaloa, solemos decir que la violencia se ha normalizado o naturalizado. Como si las personas fueran faltas de sentimientos, sin embargo, podemos interpretar que no es que las personas no quieran recordarlo o hablar del Culiacanazo, sino que la gente se conforma frente a este tipo de fenómenos, es decir, en el sentido de que, por miedo o represalias, prefieren no hablar del fenómeno”, explica.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

La sociedad sinaloense ha perdido la imagen de aquellas figuras del narcotráfico que llegan a tenderle la mano al más pobre. Reyes refiere que en las nuevas generaciones de capos, las decisiones no respetan límites, reglas que figuras como El Chapo marcaban, como por ejemplo no dañar al pueblo.

Si no me equivoco, esta fue la primera vez que el narco pone en peligro a una sociedad como la sinaloense. Porque a diferencia del resto del país, el narcotráfico sinaloense es muy propio de nuestra sociedad y ha tenido un desarrollo en ella muy distinto: el narcotráfico como benefactor o protector. Entonces con esta confrontación, está más que claro que el narcotráfico perdió, muchas cosas que había ganado, como la valoración positiva que se tenía de ellos y la confianza. Porque claro, era la primera vez que el narcotráfico confrontaba así a la sociedad sinaloense”, explica.

Los días posteriores a aquel jueves 17 de octubre del 2019, la ciudad estaba sola, parecía domingo. Durante la siguiente semana el temor se percibía en el ambiente. Incluso hubo rumores de otro posible enfrentamiento. El servicio de transporte público no operaba en su totalidad, algunos jóvenes no querían ir a las escuelas, la gente a sus trabajos pero la vida tenía que seguir.

Si las personas no tuvieran la capacidad, en términos psicológicos, de poder sentir que controlan el medio y generar estrategias de confrontación a este medio, pues las personas no pudieran vivir con esta aparente tranquilidad. Todos pensamos que, si salimos a ciertas horas o nos trasladamos en carro, somos menos propensos a sufrir un delito. Entonces, seguramente esto es parte de las estrategias de afrontamiento de las personas. Si no tuviéramos ese tipo de incertidumbre, seguramente no pudiéramos vivir con la cotidianidad”, asegura el especialista.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

Hoy día las cicatrices de aquel día aun no sanan. Duelen. Pareciera como si estuviera fresco el olor a pólvora, como si los oídos siguieran aturdidos por las detonaciones. El temor atraviesa los pensamientos de mucha gente, estruja el pecho solo de imaginar si ese día alguno de sus familiares no hubiera podido regresar a casa.





Lee más aquí


Local

Se regresa a más de 90 contagios por día

Este jueves se dieron de alta a 62 pacientes

Local

Trabajadores piden apoyo para limpiar el Panteón número tres

La maleza creció desmedidamente y los cuatro afanadores a cargo temen no librarla

Local

Niegan que en el Congreso del Estado se hayan disparado los contagios

José Antonio Ríos Rojo desmintió estos rumores, al advertir que es totalmente falso que exista un brote de Covid-19 entre el personal del Congreso del Estado

Sociedad

Estados endurecen medidas por rebrote de Covid

Nuevo León y Coahuila elevarán las restricciones para evitar reuniones en Día de Muertos y Halloween

Mundo

Biden y Trump cierran último debate sin nuevas aportaciones

Estadounidenses en la CDMX consideraron que no hubo nuevas aportaciones ni cambiarán su voto

Cultura

La Llorona busca a los hijos que se llevó el Covid

La dramatización de este año en Xochimilco es dedicada a quienes partieron por la enfermedad sin poder decir adiós

Sociedad

La prensa es estigmatizada en México, alertan

Organizaciones internacionales han documentado amenazas de muerte a reporteros que cubren la mañanera

Finanzas

Amazon expande su presencia en México

La empresa construye dos centros logísticos: uno en Tlajomulco, Jalisco, y otro en Apodaca, Nuevo León

Política

Diputados de Morena preparan relevo de Mario Delgado

Advierten que también el dirigente interino de Morena, Alfonso Ramírez Cuellar, podría retomar su cargo como diputado y reclamar la coordinación de la bancada