/ sábado 19 de octubre de 2019

Cultura y tradición sinaloense: Un ‘venado’ que baila en el Malecón de Mazatlán

Pedro es originario de una comunidad indígena del municipio de Ahome, llegó a Mazatlán hace seis meses y ofrece su danza en los principales sitios turísticos

Mazatlán.- Pedro, un joven que nació y creció en una comunidad indígena de Ahome, llegó a Mazatlán hace seis meses. Él ha crecido entre las tradiciones y costumbres sinaloense que han marcado la historia del estado, y que alimentan el espíritu de sus habitantes.

Desde que llegó a la ciudad, con la firme convicción de ser un transmisor de su pasado, pero también por la necesidad de tener un ingreso para poder subsistir, comenzó a bailar la danza del venado en los principales sitios turísticos del puerto.

Esta danza impresionante habla por sí sola, es un digno espectáculo para el ojo de cualquier admirador, y sin duda alguna una bella tradición de nuestro puerto. Costumbres que sin duda alguna no tienen precio.

Pedro


Lee Aquí: No pasó nada en Mazatlán, los turistas pueden venir con tranquilidad

Comenta que la mayoría de los habitantes habla dialecto y son parte de la comunidad Mayo-Yoreme, sus bailes y cantos provienen de la tradición de esta cultura.

“Bailo la danza del venado porque necesito dinero, pero también me gusta lo que hago, me pueden ver por el Malecón, el mercado José María Pino Suárez, La Machado”, dijo.

Explica que se trata de la representación de la Semana Santa de esta comunidad del norte de Sinaloa, producto de la mezcla del catolicismo e indigenismo que se dio durante la conquista española, no por la vía armada, sino a través de la religión católica.

Comparte que cada año, niños, jóvenes, adultos y ancianos de las comunidades de Ahome y El Fuerte se reúnen en los centros ceremoniales de Mochicahui y San Miguel Zapotitlán, para ser parte de esta celebración que comienza el miércoles de ceniza y finaliza durante la Semana Santa, temporada de mayor afluencia de judíos o fariseos, que es como se les conoce a estos personajes.

Puedes leer: Niegan expedientes a afectados por construcción de torres

Expresa que desde niño baila la danza del venado, con gran orgullo, pasión y para conservarla tradición y que no se pierda, como está ocurriendo con el idioma mayo, que los jóvenes a cierta edad ya no quieren hablar porque se burlan de ellos.

Eso se va perdiendo, lamentablemente quien habla en dialecto mayo, sí son relegados y los hacen a un lado, es precisamente en la etapa de la secundaria, donde se da la discriminación y cuando se ignora sobre las tradiciones de los indígenas, se burlan de eso.Pedro

Recuerda que fue precisamente después de Semana Santa de este año,cuando dejó su comunidad y llegó a Mazatlán con sólo un poco de ropa y la vestimenta del venado para bailar, siempre lo acompañan sus sonajas.

Señala que no conocía Mazatlán, y el primer día le gustó y asegura que le gustará siempre, el joven vestido con una playera blanca, su pañuelo en la cabeza de donde se sujetan los cuernos del venado, un pantalón corto blanco, una faja en la cintura de color rojo, las sonajas y unos huaraches se dedica a bailar para sobrevivir.

Puedes leer también: Los hechos violentos podrían tener un impacto en Sinaloa y Mazatlán

Agrega que al estar en Mazatlán, donde el significado es Tierra de Venados, aprecian la danza y los turistas y locales se toman fotos, videos y le dan una buena propina sin pedírsela, sin embargo hay gente que no le gusta, sobre todo quien desconoce la historia.

“Lo mío es tradición, lo Mayos -Yoremes cuando andamos haciendo ritual en Semana Santa ni siquiera hablamos, pero ahorita mis bailes son para el turismo y si me dan una propina bien, y si no, no hay problema”, reitera.

Expresa que la persona que interpreta al venado lo hace a través de mímica libre, y con todo el poder de su cuerpo, pues en esta representación ya no es un humano, sino el venado que comienza libre y tranquilo, para pasar a un estado de alerta y sorpresa al ser acechado, y luego de susto, cuando se cumple el objetivo de la cacería.

RITOS Y COSTUMBRES

La Danza del Venado es una danza de ritos festejada por los indígenas yaquis y mayos de las zonas de México de Sinaloa y Sonora. Es una de las danzas más antiguas que subsisten. En esta danza se dramatiza la cacería del venado, héroe cultural de estos pueblos, por parte de los paskolas (cazadores).

TEXTUAL

“Lo mío es tradición, los Mayo -Yoremes cuando andamos haciendo ritual en Semana Santa ni siquiera hablamos, pero ahorita mis bailes son para el turismo, y si me dan una propina bien, y si no, no hay problema”.



Lee más en El Sol de Mazatlán

Mazatlán.- Pedro, un joven que nació y creció en una comunidad indígena de Ahome, llegó a Mazatlán hace seis meses. Él ha crecido entre las tradiciones y costumbres sinaloense que han marcado la historia del estado, y que alimentan el espíritu de sus habitantes.

Desde que llegó a la ciudad, con la firme convicción de ser un transmisor de su pasado, pero también por la necesidad de tener un ingreso para poder subsistir, comenzó a bailar la danza del venado en los principales sitios turísticos del puerto.

Esta danza impresionante habla por sí sola, es un digno espectáculo para el ojo de cualquier admirador, y sin duda alguna una bella tradición de nuestro puerto. Costumbres que sin duda alguna no tienen precio.

Pedro


Lee Aquí: No pasó nada en Mazatlán, los turistas pueden venir con tranquilidad

Comenta que la mayoría de los habitantes habla dialecto y son parte de la comunidad Mayo-Yoreme, sus bailes y cantos provienen de la tradición de esta cultura.

“Bailo la danza del venado porque necesito dinero, pero también me gusta lo que hago, me pueden ver por el Malecón, el mercado José María Pino Suárez, La Machado”, dijo.

Explica que se trata de la representación de la Semana Santa de esta comunidad del norte de Sinaloa, producto de la mezcla del catolicismo e indigenismo que se dio durante la conquista española, no por la vía armada, sino a través de la religión católica.

Comparte que cada año, niños, jóvenes, adultos y ancianos de las comunidades de Ahome y El Fuerte se reúnen en los centros ceremoniales de Mochicahui y San Miguel Zapotitlán, para ser parte de esta celebración que comienza el miércoles de ceniza y finaliza durante la Semana Santa, temporada de mayor afluencia de judíos o fariseos, que es como se les conoce a estos personajes.

Puedes leer: Niegan expedientes a afectados por construcción de torres

Expresa que desde niño baila la danza del venado, con gran orgullo, pasión y para conservarla tradición y que no se pierda, como está ocurriendo con el idioma mayo, que los jóvenes a cierta edad ya no quieren hablar porque se burlan de ellos.

Eso se va perdiendo, lamentablemente quien habla en dialecto mayo, sí son relegados y los hacen a un lado, es precisamente en la etapa de la secundaria, donde se da la discriminación y cuando se ignora sobre las tradiciones de los indígenas, se burlan de eso.Pedro

Recuerda que fue precisamente después de Semana Santa de este año,cuando dejó su comunidad y llegó a Mazatlán con sólo un poco de ropa y la vestimenta del venado para bailar, siempre lo acompañan sus sonajas.

Señala que no conocía Mazatlán, y el primer día le gustó y asegura que le gustará siempre, el joven vestido con una playera blanca, su pañuelo en la cabeza de donde se sujetan los cuernos del venado, un pantalón corto blanco, una faja en la cintura de color rojo, las sonajas y unos huaraches se dedica a bailar para sobrevivir.

Puedes leer también: Los hechos violentos podrían tener un impacto en Sinaloa y Mazatlán

Agrega que al estar en Mazatlán, donde el significado es Tierra de Venados, aprecian la danza y los turistas y locales se toman fotos, videos y le dan una buena propina sin pedírsela, sin embargo hay gente que no le gusta, sobre todo quien desconoce la historia.

“Lo mío es tradición, lo Mayos -Yoremes cuando andamos haciendo ritual en Semana Santa ni siquiera hablamos, pero ahorita mis bailes son para el turismo y si me dan una propina bien, y si no, no hay problema”, reitera.

Expresa que la persona que interpreta al venado lo hace a través de mímica libre, y con todo el poder de su cuerpo, pues en esta representación ya no es un humano, sino el venado que comienza libre y tranquilo, para pasar a un estado de alerta y sorpresa al ser acechado, y luego de susto, cuando se cumple el objetivo de la cacería.

RITOS Y COSTUMBRES

La Danza del Venado es una danza de ritos festejada por los indígenas yaquis y mayos de las zonas de México de Sinaloa y Sonora. Es una de las danzas más antiguas que subsisten. En esta danza se dramatiza la cacería del venado, héroe cultural de estos pueblos, por parte de los paskolas (cazadores).

TEXTUAL

“Lo mío es tradición, los Mayo -Yoremes cuando andamos haciendo ritual en Semana Santa ni siquiera hablamos, pero ahorita mis bailes son para el turismo, y si me dan una propina bien, y si no, no hay problema”.



Lee más en El Sol de Mazatlán

Local

Locatarios del Pino Suárez, en la incertidumbre total

Piden reunirse con el municipio para conocer proyecto de remodelación del mercado

Local

Marchan y se manifiestan en Palacio Municipal

El movimiento fue encabezado por alrededor de 500 personas

Local

Entre planta de tratamiento o relleno sanitario para sustituir al basurón

Titulares de Ecología y Servicios Públicos dan a conocer las propuestas más viables

Local

Jardín de niños de Pradera Dorada ya tiene subestación eléctrica

Autoridades municipales se comprometen a instalar resbaladillas, columpios, entre otros juegos

OMG!

“Mi papá no está enfadado”, hija de Steven Spielberg debuta como actriz porno

Asegura que ni el famoso productor ni su madre no se han opuesto a sus planes

Deportes

Dominan Burros Salvajes en el arranque de la temporada

Los equipos porteños tuvieron una buena jornada

Deportes

El Habal logra su pase a semifinales

6-4 fue la pizarra final ante Camacho

República

Suman 24 cadáveres hallados en fosa de Coeneo, Michoacán

Los 19 hombres y 4 mujeres fueron degollados, decapitados o desmembrados

Local

Autorizan 30 permisos para catamaranes en el Combate Naval

La Capitanía de Puerto advirtió que aunque tengan sus autorizaciones, la salida dependerá de las condiciones climáticas