/ miércoles 14 de agosto de 2019

Colonos de la Ampliación Clouthier invaden por necesidad, no por gusto

Las más de 40 familias en el asentamiento viven sin servicios públicos básicos, ya han solicitado ser reubicados

Mazatlán, Sin. Durante la administración pasada, las más de 40 familias que habitan la invasión Manuel J. Clouthier vieron una “luz de esperanza”, cuando les ofrecieron un terreno en la colonia Jaripillo, donde sólo 20 podrían vivir. Por fin dejarían el Estero del Infiernillo para tener su propio hogar, pero todo quedó en una promesa, relató Tania Sánchez.

La colona de la invasión comentó que en la actual administración fueron recibidos por el director de Vivienda y Tenencia de la Tierra, Raúl Carvajal Tirado, quien les dijo que no hay espacios disponibles para habitar en Mazatlán, que sólo estaba la opción de adquirir un terreno en El Castillo, a un costo muy alto para ellos.

Hemos ido a presidencia y no han dado fechas para atendernos. Hemos tratado y no hay respuesta clara. Fuimos a Tenencia de la Tierra, porque la administración pasada a nosotros nos dijo que había un espacio en la Jaripillo, que ya estaba para 20 familias, aunque nosotros somos alrededor de 40 familias. Pero en esta administración nos dijeron: no hay espacios, no hay lugar. Eso nos respondió el maestro Carvajal

Tania Sánchez

Declaró que el terreno que les ofrecían en El Castillo era por un costo de 80 mil pesos, siendo una cantidad imposible de cubrir para ellos que viven con el ingreso mínimo, por lo que la idea de tener un hogar, quedó descartada.

Colonos esperan lugar para vivir. Foto: Jesús Guzmán.

En el caso de Lorenzo Magaña, quien es mesero en un restaurante del Centro Histórico, comentó que cuando por fin pudo cotizar en Infonavit, su edad ya era muy avanzada para poder adquirir una casa, por eso decidió invadir, a pesar de que eso sea vivir sin agua potable, drenaje, luz y con temor a las lluvias que amenazan con tirar su techo.

Falta lo primordial que es la luz, el agua y el drenaje, lo que necesita uno para tener una vivienda digna. Ahorita la luz es colectiva y le pagamos a alguien, en cuanto al agua, también le pagamos a vecinos que si tienen. La falta de vivienda me llevó a esto, pagar renta era insostenible para mí, mi sueldo se me iba en eso y cuando quise cotizar por fin, eran tantos años para acabar, que no quise, me muero y quién la va pagar ¿Mis hijos?, mejor así lo dejé

Lorenzo Magaña

Te puede interesar: Sin fallas la entrega de uniformes y útiles escolares en Mazatlán

Aseguró que otro motivo por el que no quiso adquirir su casa por medio de Infonavit, era porque lo mandaban tan lejos del Centro de la ciudad, que gastar en taxis por las noches, sería imposible de sostener, por eso vive en la ampliación, está cerca de todo.

A LA ESPERA

Los vecinos de la invasión están dispuestos a moverse en caso de que haya opciones viables para ellos. Aún mantienen la esperanza de que las autoridades solucionen su problema.



Lee también↓

Mazatlán, Sin. Durante la administración pasada, las más de 40 familias que habitan la invasión Manuel J. Clouthier vieron una “luz de esperanza”, cuando les ofrecieron un terreno en la colonia Jaripillo, donde sólo 20 podrían vivir. Por fin dejarían el Estero del Infiernillo para tener su propio hogar, pero todo quedó en una promesa, relató Tania Sánchez.

La colona de la invasión comentó que en la actual administración fueron recibidos por el director de Vivienda y Tenencia de la Tierra, Raúl Carvajal Tirado, quien les dijo que no hay espacios disponibles para habitar en Mazatlán, que sólo estaba la opción de adquirir un terreno en El Castillo, a un costo muy alto para ellos.

Hemos ido a presidencia y no han dado fechas para atendernos. Hemos tratado y no hay respuesta clara. Fuimos a Tenencia de la Tierra, porque la administración pasada a nosotros nos dijo que había un espacio en la Jaripillo, que ya estaba para 20 familias, aunque nosotros somos alrededor de 40 familias. Pero en esta administración nos dijeron: no hay espacios, no hay lugar. Eso nos respondió el maestro Carvajal

Tania Sánchez

Declaró que el terreno que les ofrecían en El Castillo era por un costo de 80 mil pesos, siendo una cantidad imposible de cubrir para ellos que viven con el ingreso mínimo, por lo que la idea de tener un hogar, quedó descartada.

Colonos esperan lugar para vivir. Foto: Jesús Guzmán.

En el caso de Lorenzo Magaña, quien es mesero en un restaurante del Centro Histórico, comentó que cuando por fin pudo cotizar en Infonavit, su edad ya era muy avanzada para poder adquirir una casa, por eso decidió invadir, a pesar de que eso sea vivir sin agua potable, drenaje, luz y con temor a las lluvias que amenazan con tirar su techo.

Falta lo primordial que es la luz, el agua y el drenaje, lo que necesita uno para tener una vivienda digna. Ahorita la luz es colectiva y le pagamos a alguien, en cuanto al agua, también le pagamos a vecinos que si tienen. La falta de vivienda me llevó a esto, pagar renta era insostenible para mí, mi sueldo se me iba en eso y cuando quise cotizar por fin, eran tantos años para acabar, que no quise, me muero y quién la va pagar ¿Mis hijos?, mejor así lo dejé

Lorenzo Magaña

Te puede interesar: Sin fallas la entrega de uniformes y útiles escolares en Mazatlán

Aseguró que otro motivo por el que no quiso adquirir su casa por medio de Infonavit, era porque lo mandaban tan lejos del Centro de la ciudad, que gastar en taxis por las noches, sería imposible de sostener, por eso vive en la ampliación, está cerca de todo.

A LA ESPERA

Los vecinos de la invasión están dispuestos a moverse en caso de que haya opciones viables para ellos. Aún mantienen la esperanza de que las autoridades solucionen su problema.



Lee también↓

Local

Habitantes de Jacarandas pierden todo a causa de las lluvias

Con impotencia en la mirada, Miriam recuerda cómo ‘Ivo’ entró a su hogar y se llevó todo lo que vio a su paso; lo único que agradece a Dios es no haber perdido a algún miembro de su familia

Local

Paredes llenas de historia en la primera cárcel de Mazatlán

Enclavada en las calles del Viejo Mazatlán, hace tres siglos fue albergue de delincuentes, hoy es una bodega de carpintería

Local

Una historia de enseñanza: Don Carlos Ambriz, el gitano que nunca leyó la mano

Maestro de teatro, docente y periodista, miles de aventuras han llenado sus días de experiencias y anécdotas, que bien podrían ser escritas en un libro o ser el guion de una película

Sociedad

En el olvido, hijos de mujeres asesinadas

Activistas ven necesario darles recursos económicos para hacer frente a sus requerimientos y garantizarles mejor calidad de vida

Deportes

Padre e hijo luchadores: La dinastía Relámpago continúa en Mazatlán

Con 25 años dentro de la lucha libre, Relámpago deja su legado en las manos de su hijo, quien hereda su nombre y la máscara

Local

Habitantes de Jacarandas pierden todo a causa de las lluvias

Con impotencia en la mirada, Miriam recuerda cómo ‘Ivo’ entró a su hogar y se llevó todo lo que vio a su paso; lo único que agradece a Dios es no haber perdido a algún miembro de su familia

Sociedad

Así era Nevith Condés Jaramillo, representante del "periodismo guache"

Tenía estudios de administración de empresas y un tiempo participó en el PRD, partido del cual se alejó cuando ocurrió aquello del Pacto por México

Local

Paredes llenas de historia en la primera cárcel de Mazatlán

Enclavada en las calles del Viejo Mazatlán, hace tres siglos fue albergue de delincuentes, hoy es una bodega de carpintería

Local

Doña María, una mujer con vocación de servicio: es camarista de un hotel desde hace 18 años

Entre barrer, trapear, limpiar baños y habitaciones, María Ángela Silva realiza un trabajo que es clave para el funcionamiento del sector hotelero