/ sábado 14 de septiembre de 2019

Carlos Gutiérrez: "La Estatua Dorada"

Durante 20 años Carlos Gutiérrez se ha pintado y parado inerte frente a los peatones de Culiacán

Culiacán,Sin.- Carlos Gutiérrez vive en el limbo de la vida sin hogar en México, entre sus múltiples trabajos y oficios que ha desarrollado a lo largo de 20 años, el de estatua humana ha sido el que mayor satisfacción le ha dejado.

"Los niños tristes sonríen cuando me ven, los jóvenes paran a tomarse fotos y aunque no me dejen una moneda, saber que le alegré el día a alguien me deja tranquilo" comenta, Carlos, desde su pedestal en la esquina de las calles Hidalgo y Carrasco en el Centro de Culiacán.

Originario de Sonora, Carlos cuenta que su historia es menos brillante que sus personajes. A los 10 años fue llevado a un orfanato por sus padres pues no podían o querían mantenerlo. Por dos años lo visitaban a menudo, a los 13 dejaron de ir y los maltratos del lugar lo empujaban a irse lejos. 14 años y su primer escape del dolor se consumó; tomó sus poquísimas cosas y se montó en el tren de carga rumbo a Sinaloa. Las historias que oía de Culiacán le fascinaron: Malverde, Jared Borgetti, los mariscos, las mujeres... era un paraíso mediático y gastronómico para él.

Su primera morada fue en las vías cerca del palacio de gobierno, acogido por sus nuevos amigos y alimentado por los peatones o trabajadores sociales que de vez en cuando lo llevaban a algún albergue del que pronto se fugaba. Sin estudios pero con mucha ilusión comenzó a aprender el oficio del noble mendigo; manualidades, destrezas y shows callejeros. Siempre alejado de las malas prácticas o problemas, pues como él dice entre risas nerviosas: "hay de problemas a problemas, pero yo solo tenía los normales, los que se pueden solucionar".

Pasaban los años y descubrió que el arte y la expresión se le facilitaban, perfeccionó su show de estatua humana rápidamente y fue su principal fuente de ingresos. 56 pesos de inversión para la brillantina y el gel y podía ganar hasta 600 pesos en tres horas, cubría sus tres comidas y si le alcanzaba hasta pagarse un hotel de precio módico para pasar la noche. La gente empezó a conocerlo y su hambre de conocer más lo llevó a seguir viajando a estados donde las ferias grandes se asentaban, buscaba empleo allí y seguía aprendiendo y dándose a conocer.

La tragedia nunca dejó de seguirle el paso, y como un golpe de una mezcla extraña entre amargura y felicidad cuenta su experiencia en aquella feria de Torreón, cuando unos sujetos armados lo subieron a una cajuela y lo amarraron en un cuarto oscuro lejos de la ciudad. Presuntamente lo habían confundido, Carlos estaba terminando de trabajar y la feria de Torreón ya cerraba sus puertas hasta el día siguiente. No debía nada, ni lo buscaba nadie, pero esa noche terminó amarrado de manos a una silla y su muerte era inminente. Él, resignado comenzó a rezar al único Dios que conocía y ya sea por casualidad o milagro, pero escuchó una respuesta y cuenta como sus ataduras cedieron y pudo salir a tientas del cuarto oscuro rumbo al monte. Una noche caminando entre ramas espinosas y una oscuridad brutal hasta que dio con un retén del ejército nacional y pidió auxilio: el segundo escape se había consumado.

Carlos tomó esa señal como un aviso y se acercó a la religión, su agradecimiento fue tanto que dejó atrás a la iglesia en cuestión y comenzó a hacer el bien a como él lo comprendía. Volvió a Culiacán y siguió con su oficio de estatua humana, en sus horas libres vendía helados afuera de las escuelas, se acercaba a las casas aledañas al Centro y hacia trabajos de jardinería. Todo esto con el fin de conseguir más recurso y repartirlo con los niños desamparados que encontraba en su camino.

Te puede interesar: Un sacerdote que a diario reta al demonio

"Yo veo a los niños chiquitos vagando y me da sentimiento, yo era así y poca gente me ayudó, y si Jesús era tan bueno y ayudaba a todos, yo quiero seguir ese camino" menciona, Carlos, como si estas palabras fueran su mantra.

Carlos no predica con palabras u oraciones, él sabe que hacerle el día feliz a un niño, a un joven o a cualquier persona es suficiente. Su piel dorada por la brillantina irradia llamativamente bajo el duro sol de Culiacán, pero su sonrisa cuando mira a un niño acercarse a darle un abrazo o simplemente saludarlo opaca ese brillo notablemente y deja atrás toda la tragedia de aquellos años en que comenzaba su camino. Siempre se puede ver a Carlos Gutiérrez Domínguez estoico bajo su disfraz de minero algunos días en el Centro de Culiacán, a veces rompe su porte de estatua para brindar una sonrisa o regalar un saludo a quien se le acerque, a quien lo necesite.

10 son los años de edad cuando Carlos es llevado a un orfanato por sus padres pues no podían o querían mantenerlo

PARA QUEDARSE

Las historias que oía de Culiacán le fascinaron: Malverde, Jared Borgetti, los mariscos, las mujeres...


Lee Más Aquí:



Culiacán,Sin.- Carlos Gutiérrez vive en el limbo de la vida sin hogar en México, entre sus múltiples trabajos y oficios que ha desarrollado a lo largo de 20 años, el de estatua humana ha sido el que mayor satisfacción le ha dejado.

"Los niños tristes sonríen cuando me ven, los jóvenes paran a tomarse fotos y aunque no me dejen una moneda, saber que le alegré el día a alguien me deja tranquilo" comenta, Carlos, desde su pedestal en la esquina de las calles Hidalgo y Carrasco en el Centro de Culiacán.

Originario de Sonora, Carlos cuenta que su historia es menos brillante que sus personajes. A los 10 años fue llevado a un orfanato por sus padres pues no podían o querían mantenerlo. Por dos años lo visitaban a menudo, a los 13 dejaron de ir y los maltratos del lugar lo empujaban a irse lejos. 14 años y su primer escape del dolor se consumó; tomó sus poquísimas cosas y se montó en el tren de carga rumbo a Sinaloa. Las historias que oía de Culiacán le fascinaron: Malverde, Jared Borgetti, los mariscos, las mujeres... era un paraíso mediático y gastronómico para él.

Su primera morada fue en las vías cerca del palacio de gobierno, acogido por sus nuevos amigos y alimentado por los peatones o trabajadores sociales que de vez en cuando lo llevaban a algún albergue del que pronto se fugaba. Sin estudios pero con mucha ilusión comenzó a aprender el oficio del noble mendigo; manualidades, destrezas y shows callejeros. Siempre alejado de las malas prácticas o problemas, pues como él dice entre risas nerviosas: "hay de problemas a problemas, pero yo solo tenía los normales, los que se pueden solucionar".

Pasaban los años y descubrió que el arte y la expresión se le facilitaban, perfeccionó su show de estatua humana rápidamente y fue su principal fuente de ingresos. 56 pesos de inversión para la brillantina y el gel y podía ganar hasta 600 pesos en tres horas, cubría sus tres comidas y si le alcanzaba hasta pagarse un hotel de precio módico para pasar la noche. La gente empezó a conocerlo y su hambre de conocer más lo llevó a seguir viajando a estados donde las ferias grandes se asentaban, buscaba empleo allí y seguía aprendiendo y dándose a conocer.

La tragedia nunca dejó de seguirle el paso, y como un golpe de una mezcla extraña entre amargura y felicidad cuenta su experiencia en aquella feria de Torreón, cuando unos sujetos armados lo subieron a una cajuela y lo amarraron en un cuarto oscuro lejos de la ciudad. Presuntamente lo habían confundido, Carlos estaba terminando de trabajar y la feria de Torreón ya cerraba sus puertas hasta el día siguiente. No debía nada, ni lo buscaba nadie, pero esa noche terminó amarrado de manos a una silla y su muerte era inminente. Él, resignado comenzó a rezar al único Dios que conocía y ya sea por casualidad o milagro, pero escuchó una respuesta y cuenta como sus ataduras cedieron y pudo salir a tientas del cuarto oscuro rumbo al monte. Una noche caminando entre ramas espinosas y una oscuridad brutal hasta que dio con un retén del ejército nacional y pidió auxilio: el segundo escape se había consumado.

Carlos tomó esa señal como un aviso y se acercó a la religión, su agradecimiento fue tanto que dejó atrás a la iglesia en cuestión y comenzó a hacer el bien a como él lo comprendía. Volvió a Culiacán y siguió con su oficio de estatua humana, en sus horas libres vendía helados afuera de las escuelas, se acercaba a las casas aledañas al Centro y hacia trabajos de jardinería. Todo esto con el fin de conseguir más recurso y repartirlo con los niños desamparados que encontraba en su camino.

Te puede interesar: Un sacerdote que a diario reta al demonio

"Yo veo a los niños chiquitos vagando y me da sentimiento, yo era así y poca gente me ayudó, y si Jesús era tan bueno y ayudaba a todos, yo quiero seguir ese camino" menciona, Carlos, como si estas palabras fueran su mantra.

Carlos no predica con palabras u oraciones, él sabe que hacerle el día feliz a un niño, a un joven o a cualquier persona es suficiente. Su piel dorada por la brillantina irradia llamativamente bajo el duro sol de Culiacán, pero su sonrisa cuando mira a un niño acercarse a darle un abrazo o simplemente saludarlo opaca ese brillo notablemente y deja atrás toda la tragedia de aquellos años en que comenzaba su camino. Siempre se puede ver a Carlos Gutiérrez Domínguez estoico bajo su disfraz de minero algunos días en el Centro de Culiacán, a veces rompe su porte de estatua para brindar una sonrisa o regalar un saludo a quien se le acerque, a quien lo necesite.

10 son los años de edad cuando Carlos es llevado a un orfanato por sus padres pues no podían o querían mantenerlo

PARA QUEDARSE

Las historias que oía de Culiacán le fascinaron: Malverde, Jared Borgetti, los mariscos, las mujeres...


Lee Más Aquí:



Local

Mazatlán ha sobrevivido a las pandemias

Desde su fundación en 1531, el puerto se ha visto marcado por enfermedades que han "arrasado" con sus pobladores

Local

Son pocos los que se atreven a ingresar a la playa

En la mayoría de los casos, son turistas nacionales que aseguran desconocer sobre el cierre de las playas del puerto

Local

Encuestadores se quedan sin trabajo

Alrededor de 160 trabajadores del INEGI en Mazatlán dejaron de laborar a consecuencia de la cuarentena que actualmente se vive en el país

México

México vencerá al coronavirus con el apoyo de las Fuerzas Armadas: AMLO

Supervisó las instalaciones del Centro Médico Naval donde se atenderán a pacientes contagiados por el virus

México

AMLO dialoga con Larry Fink sobre Covid-19 y el deterioro económico mundial

El mandatario sostuvo una videollamada con el CEO del fondo BlackRock

México

México suma 79 muertes por Covid-19; obesidad y diabetes, sus aliados

Hay mil 890 contagios y la CDMX concentra la mayoría de los casos con 469 y 17 fallecimientos

Local

Sinaloa; segundo lugar en muertes por COVID-19

79 muertes por COVID-19 en México, 10 son en Sinaloa

Gossip

Katy Perry y Orlando Bloom revelan que tendrán ¡una niña!

Con la imagen de un feliz Orlando Bloom embarrado de crema rosa, la cantante reveló el sexo de su bebé

Local

Quirino llama a partidos políticos a solidarizarse

Gobernador propone que los institutos políticos aporten 50 por ciento de sus prerrogativas estatales de un mes (5 millones de pesos) para integrar una bolsa para MiPyMES