/ sábado 3 de agosto de 2019

Bibliotecas se niegan a ‘morir’ ante el boom de las nuevas tecnologías

En Mazatlán hay tres recintos municipales, uno en el Centro, otro en la colonia Francisco Villa y uno más en el infonavit El Conchi

Mazatlán, Sin. El silencio forma parte de ellas, la calma impera en cada uno de los rincones de las únicas tres bibliotecas públicas que existen en Mazatlán, donde parece que por ahí no pasa el tiempo.

En uno de los recintos, la Biblioteca “Ingeniero Manuel Bonilla”, mejor conocida como “la de los leones”, ubicada en el Centro de la ciudad, Brisia Carolina López Zamudio es la bibliotecaria.

En medio de la quietud, todos los días revisa cada uno de los 60 estantes que albergan a más de 19 mil libros, entre cuentos, comics, libros de información y consulta para tareas escolares, así como textos de juegos, manualidades, experimentos, historia, entre otros.

Brisia Carolina López Zamudio se esconde entre los libros

Todo ese material permanece inerte, “algunos con algo de polvo”, que es el reflejo de que no han sido movidos del lugar donde se encuentran, quizás en semanas o hasta meses.

JORNADA DE TRABAJO

En punto de las 9:00 de la mañana, la joven bibliotecaria es recibida por las dos figuras de leones de bronce que permanecen afuera del recinto, que fuera construida a partir de 1970.

Desde hace 7 años, ha hecho de este lugar parte de su hogar, en el que inclusive dos de sus hijos han aprovechado para aprender un poco más de todo lo que hay dentro de él.

Son cinco horas las que Brisia pasa al frente de la biblioteca, a la que entran y salen escasas personas en busca de una lectura de su interés.

El mismo paso del tiempo y el ‘boom’ del Internet, han hecho que baje la afluencia de personas que recurren a este tipo de espacios, que se niegan a morir ante el desarrollo tecnológico.

BAJAN LAS VISITAS

La bibliotecaria recuerda que en la década de los 80’s el recinto de lectura era muy frecuentado, ya que era el espacio ideal para la búsqueda de la información que los profesores dejaban a sus alumnos.

Entre anaqueles de libros, Brisia pasa sus días

Al inmueble, cada tarde llegaban decenas de niñas y niños, tanto de primarias como de secundarias, para cumplir con la tarea que les habían dejado en sus escuelas. En la actualidad, apenas pasan por ahí algunas 30 personas durante todo un día, la mayoría para aprovechar el sistema de Internet o a leer el periódico.

La situación empeora al llegar los periodos vacacionales, donde a duras penas llega un promedio de 15 personas al día, por lo que tienen que recortar el tiempo de atención, de 9:00 a 2:00 de la tarde.

La tecnología no es mala, sinceramente sí nos ayuda aquí en la biblioteca, porque ya estamos bajo un programa que agiliza encontrar los libros que buscan los usuarios

Brisia Carolina López Zamudio

Inclusive, aseveró, la ciencia facilita el que la gente pueda acceder fácilmente a la lectura a través de discos compactos que pueden descargar a través de una computadora.

La biblioteca de los Leones, mencionó, cuenta con un CD que contiene más de 50 títulos, principalmente de temas históricos, novelas y ciencia, que es lo que más buscan las personas que asisten.

Precisamente, la sustitución del libro físico por el virtual, asegura, no es objeto de que la biblioteca pudiera ser considerada como algo “en peligro de extinción”.

Lejos de desaparecer, precisa, el recinto de lectura se adapta a los avances tecnológicos, que la hacen más atractiva para la gente, principalmente la que gusta de dicho ámbito.

Tocar un libro y sentir el olor de sus páginas, asegura, no es lo mismo que hacerlo a través de una pantalla de computadora o la pequeñez de un teléfono celular.

Como diferente, calificó la experiencia de tener un libro en las manos, en comparación a la frialdad de un aparato electrónico.

ESTRATEGIAS

La preocupación de que las bibliotecas estén vacías casi todo el día, mencionó, ha hecho que busquen soluciones que les permitan llevar gente a los tres inmuebles que hay en el municipio.

“A los profesores los invitamos a que vengan a la visita guida de la biblioteca, que descubran lo que en sí es, que conozcan el acomodo de los libros que resguardamos”.

Aseguró que todas estas actividades logran que los niños se interesen, pues hay eventos como La Hora del Cuento o Acciones Lectores, que les estimula el gusto por la lectura.

Inclusive, los pequeños son parte primordial de las bibliotecas, pues además de ser los lectores del futuro, son ellos los que contagian a sus padres y a toda su familia para que acudan por uno o hasta más libros.

Para Brisia es todo un reto generar nuevos lectores

En medio del silencio y la tranquilidad, Brisia disfruta su trabajo, es algo que la apasiona, además de que todos los días puede incrementar sus conocimientos con tanto libro que tiene a la mano.

Te puede interesar:

Como bibliotecaria, no sólo tiene la función de buscar y acomodar los libros en los estantes, pues también está para escuchar a las personas que diariamente atiende, en ocasiones hasta hace la función de psicóloga, otras veces de maestra. Todo para que las personas puedan encontrar la información que necesitan. Ante el inminente paso del tiempo, ella le inyecta vitalidad a un espacio que se niega a morir.

DATOS

  • 3 bibliotecas municipales existen en Mazatlán.
  • 19,000 libros están bajo el cuidado de Brisia Carolina en la “Biblioteca de los Leones”.

Redes sociales: biblioteca de los leones Mazatlán


También lee↓

Mazatlán, Sin. El silencio forma parte de ellas, la calma impera en cada uno de los rincones de las únicas tres bibliotecas públicas que existen en Mazatlán, donde parece que por ahí no pasa el tiempo.

En uno de los recintos, la Biblioteca “Ingeniero Manuel Bonilla”, mejor conocida como “la de los leones”, ubicada en el Centro de la ciudad, Brisia Carolina López Zamudio es la bibliotecaria.

En medio de la quietud, todos los días revisa cada uno de los 60 estantes que albergan a más de 19 mil libros, entre cuentos, comics, libros de información y consulta para tareas escolares, así como textos de juegos, manualidades, experimentos, historia, entre otros.

Brisia Carolina López Zamudio se esconde entre los libros

Todo ese material permanece inerte, “algunos con algo de polvo”, que es el reflejo de que no han sido movidos del lugar donde se encuentran, quizás en semanas o hasta meses.

JORNADA DE TRABAJO

En punto de las 9:00 de la mañana, la joven bibliotecaria es recibida por las dos figuras de leones de bronce que permanecen afuera del recinto, que fuera construida a partir de 1970.

Desde hace 7 años, ha hecho de este lugar parte de su hogar, en el que inclusive dos de sus hijos han aprovechado para aprender un poco más de todo lo que hay dentro de él.

Son cinco horas las que Brisia pasa al frente de la biblioteca, a la que entran y salen escasas personas en busca de una lectura de su interés.

El mismo paso del tiempo y el ‘boom’ del Internet, han hecho que baje la afluencia de personas que recurren a este tipo de espacios, que se niegan a morir ante el desarrollo tecnológico.

BAJAN LAS VISITAS

La bibliotecaria recuerda que en la década de los 80’s el recinto de lectura era muy frecuentado, ya que era el espacio ideal para la búsqueda de la información que los profesores dejaban a sus alumnos.

Entre anaqueles de libros, Brisia pasa sus días

Al inmueble, cada tarde llegaban decenas de niñas y niños, tanto de primarias como de secundarias, para cumplir con la tarea que les habían dejado en sus escuelas. En la actualidad, apenas pasan por ahí algunas 30 personas durante todo un día, la mayoría para aprovechar el sistema de Internet o a leer el periódico.

La situación empeora al llegar los periodos vacacionales, donde a duras penas llega un promedio de 15 personas al día, por lo que tienen que recortar el tiempo de atención, de 9:00 a 2:00 de la tarde.

La tecnología no es mala, sinceramente sí nos ayuda aquí en la biblioteca, porque ya estamos bajo un programa que agiliza encontrar los libros que buscan los usuarios

Brisia Carolina López Zamudio

Inclusive, aseveró, la ciencia facilita el que la gente pueda acceder fácilmente a la lectura a través de discos compactos que pueden descargar a través de una computadora.

La biblioteca de los Leones, mencionó, cuenta con un CD que contiene más de 50 títulos, principalmente de temas históricos, novelas y ciencia, que es lo que más buscan las personas que asisten.

Precisamente, la sustitución del libro físico por el virtual, asegura, no es objeto de que la biblioteca pudiera ser considerada como algo “en peligro de extinción”.

Lejos de desaparecer, precisa, el recinto de lectura se adapta a los avances tecnológicos, que la hacen más atractiva para la gente, principalmente la que gusta de dicho ámbito.

Tocar un libro y sentir el olor de sus páginas, asegura, no es lo mismo que hacerlo a través de una pantalla de computadora o la pequeñez de un teléfono celular.

Como diferente, calificó la experiencia de tener un libro en las manos, en comparación a la frialdad de un aparato electrónico.

ESTRATEGIAS

La preocupación de que las bibliotecas estén vacías casi todo el día, mencionó, ha hecho que busquen soluciones que les permitan llevar gente a los tres inmuebles que hay en el municipio.

“A los profesores los invitamos a que vengan a la visita guida de la biblioteca, que descubran lo que en sí es, que conozcan el acomodo de los libros que resguardamos”.

Aseguró que todas estas actividades logran que los niños se interesen, pues hay eventos como La Hora del Cuento o Acciones Lectores, que les estimula el gusto por la lectura.

Inclusive, los pequeños son parte primordial de las bibliotecas, pues además de ser los lectores del futuro, son ellos los que contagian a sus padres y a toda su familia para que acudan por uno o hasta más libros.

Para Brisia es todo un reto generar nuevos lectores

En medio del silencio y la tranquilidad, Brisia disfruta su trabajo, es algo que la apasiona, además de que todos los días puede incrementar sus conocimientos con tanto libro que tiene a la mano.

Te puede interesar:

Como bibliotecaria, no sólo tiene la función de buscar y acomodar los libros en los estantes, pues también está para escuchar a las personas que diariamente atiende, en ocasiones hasta hace la función de psicóloga, otras veces de maestra. Todo para que las personas puedan encontrar la información que necesitan. Ante el inminente paso del tiempo, ella le inyecta vitalidad a un espacio que se niega a morir.

DATOS

  • 3 bibliotecas municipales existen en Mazatlán.
  • 19,000 libros están bajo el cuidado de Brisia Carolina en la “Biblioteca de los Leones”.

Redes sociales: biblioteca de los leones Mazatlán


También lee↓

Local

Despliegan operativo en playas para mitigar el Covid-19

Participan mil 215 elementos de Seguridad Pública, Protección Civil, Capta y Operadora de Playas

frontpage

Invertirá Gobierno 85 mdp urgentes para compra de insumos médicos

La medida además prepara a los hospitales para tener todo preparado en caso de contagios masivos

Policiaca

Hieren a balazos a un hombre en Valles del Ejido

El lesionado fue llevado a un hospital a recibir atención médica

Sociedad

Condena la UE asesinato de la periodista María Elena Ferral

Ferral era corresponsal de Diario de Xalapa y del medio Quinto Poder y había denunciado amenazas en su contra

Sociedad

Apoya Semar en evacuar a pasajeros de crucero tras posible caso de Covid-19

La emergencia sanitaria se reportó cuando navegaba cerca de Puerto Progreso, Yucatán

Local

Despliegan operativo en playas para mitigar el Covid-19

Participan mil 215 elementos de Seguridad Pública, Protección Civil, Capta y Operadora de Playas

Mundo

Cancelan conferencia del clima COP26 en Glasgow a causa del coronavirus

Unas 30 mil personas, incluidos 200 líderes mundiales, tenían que asistir a la cita de la ONU, de diez días de duración

Deportes

Venados suma dos brazos para la nueva temporada

Se realizó un cambio múltiple con Sultanes

Sociedad

Políticos lamentan muerte de Gerardo Ruiz Esparza

El exsecretario de Comunicaciones y Transportes, falleció este miércoles tras sufrir un infarto cerebral el pasado lunes