/ jueves 26 de noviembre de 2020

Berenice dejó su trabajo en CDMX por acoso laboral

La licenciada tenía una jefatura en los altos mandos de una institución en la que era la única mujer

Culiacán, Sin.- La violencia laboral es una de las distintas modalidades de violencia de género, que consiste en el abuso de poder dentro del vínculo laboral, docente o análogo, que afecta la autoestima, salud, integridad, libertad, seguridad y desarrollo de una persona. Esta es la definición que tiene de este delito, el gobierno de México.

Berenice de 44 años de edad, más allá del concepto, lo vivió en carne propia, dentro de su área laboral en 2018. Sin embargo, no denunció por miedo.

Foto: Archivo │ OEM


“Yo estudié ya grande administración de empresas, ya trabajando en la administración escolar de mi institución. Ahí estuve un año después de haberme graduado y luego de un tiempo, me ofrecieron una jefatura de mi área, pero en Ciudad de México. La paga era buena, al grado de que, si yo quería podía estar visitando a mi familia todos los fines de semana”, relata Berenice.

Durante un año, Berenice estuvo viviendo en Ciudad de México (CDMX), con un sueldo bueno y una oportunidad única que no tenía prevista tan pronto en la institución para la que trabaja.

“En Culiacán somos varias mujeres, pero allá en la CDMX, había pocas, de hecho, yo era la única mujer en mi área. Yo era jefa y mi equipo eran hombres de mi edad e incluso más grandes y cuando me vieron llegar, en seguida me hicieron mala cara. Yo no hice caso, me habían contado que los chilangos son más ‘sangrones’ pero al paso de las semanas empecé a notar conductas que no eran ni cómodas ni amigables”, recuerda Berenice.

Foto: Archivo │ OEM

Cuando la licenciada se reunía con su equipo de trabaja y delegaba acciones para el instituto, sus propuestas no eran acatadas o incluso se burlaban de ella. Pero estas situaciones se fueron agravando al paso del tiempo. Luego de las burlas y miradas despectivas de sus subordinados, el acoso sexual empezó a darse en su propia oficina.

“Pasaron meses y yo me aguanté y aguantaba por el dinero, por mi familia y porque sabía que una oportunidad así no iba a darse nuevamente. Pero a los tres meses de estar ahí, uno de los compañeros más antiguos y grande de edad, se acercaba a cuestionarme sobre mis decisiones al final de las jornadas laborales. Yo pensaba que era para tratar de decirme que él era mejor que yo, pero un día paso su mano por debajo de mi falda”, platica.

Aunque ella, siendo la jefa, podía poner una sanción o correrlo de su puesto, el sindicato defendió al hombre por su antigüedad y “honorabilidad” en su cargo. Una decisión que fue respaldada por hombres.

Foto: Archivo │ OEM

“Sentía que era yo contra el mundo. Me sentía desprotegida y luego supe que este señor que, sigue trabajando y ahora en mi puesto, tenía coraje conmigo porque me habían dado una jefatura siendo más joven que él y con menos trayectoria. ‘Si le dices a alguien nadie te va a creer’, me decía este señor y llegó a amenazarme de decirlea mi marido que yo me metía con él, Ahí ya pude yo un hasta aquí”, señala Berenice.

Los acosos por parte de este señor que menciona, continuaron. Entonces al ver que no podían correr al acosador, pidió cambio de oficina, lo cual se le negó. Los días de trabajo se comenzaron a volver un infierno para Berenice. Ella explica que ya no se sentía como la jefa del lugar, y el quedarse a trabajar horas tarde en su oficina, era volverla vulnerable al acoso.

Puedes leer: Feministas conmemoran el 25 N con acto simbólico afuera del Ayuntamiento

Foto: Archivo │ OEM

“Cuando cumplí el año, con mucha tristeza y rabia, renuncié al puesto y me devolví a Culiacán. Y ese señor, el que me hostigaba, se quedó en mi lugar. No denuncié porque creí que me iba a quedar sin empleo también acá en Culiacán y porque, además, no confío en que puedan hacer algo por mí”, expuso.

Aunque no se crea por muchos ciudadanos, el acoso, hostigamiento y la violencia verbal y psicológica, es la ante sala del feminicidio; así lo han señalado las activistas feministas de Culiacán.

De acuerdo con el Colectivo de Mujeres Activas Sinaloenses (CMAS), en el estado se han denunciado 145 casos de acoso sexual, hasta el 30 de septiembre en la Fiscalía General del Estado. 153 denuncias por violación y nueve por amenazas a mujeres.




Lee más aquí

Culiacán, Sin.- La violencia laboral es una de las distintas modalidades de violencia de género, que consiste en el abuso de poder dentro del vínculo laboral, docente o análogo, que afecta la autoestima, salud, integridad, libertad, seguridad y desarrollo de una persona. Esta es la definición que tiene de este delito, el gobierno de México.

Berenice de 44 años de edad, más allá del concepto, lo vivió en carne propia, dentro de su área laboral en 2018. Sin embargo, no denunció por miedo.

Foto: Archivo │ OEM


“Yo estudié ya grande administración de empresas, ya trabajando en la administración escolar de mi institución. Ahí estuve un año después de haberme graduado y luego de un tiempo, me ofrecieron una jefatura de mi área, pero en Ciudad de México. La paga era buena, al grado de que, si yo quería podía estar visitando a mi familia todos los fines de semana”, relata Berenice.

Durante un año, Berenice estuvo viviendo en Ciudad de México (CDMX), con un sueldo bueno y una oportunidad única que no tenía prevista tan pronto en la institución para la que trabaja.

“En Culiacán somos varias mujeres, pero allá en la CDMX, había pocas, de hecho, yo era la única mujer en mi área. Yo era jefa y mi equipo eran hombres de mi edad e incluso más grandes y cuando me vieron llegar, en seguida me hicieron mala cara. Yo no hice caso, me habían contado que los chilangos son más ‘sangrones’ pero al paso de las semanas empecé a notar conductas que no eran ni cómodas ni amigables”, recuerda Berenice.

Foto: Archivo │ OEM

Cuando la licenciada se reunía con su equipo de trabaja y delegaba acciones para el instituto, sus propuestas no eran acatadas o incluso se burlaban de ella. Pero estas situaciones se fueron agravando al paso del tiempo. Luego de las burlas y miradas despectivas de sus subordinados, el acoso sexual empezó a darse en su propia oficina.

“Pasaron meses y yo me aguanté y aguantaba por el dinero, por mi familia y porque sabía que una oportunidad así no iba a darse nuevamente. Pero a los tres meses de estar ahí, uno de los compañeros más antiguos y grande de edad, se acercaba a cuestionarme sobre mis decisiones al final de las jornadas laborales. Yo pensaba que era para tratar de decirme que él era mejor que yo, pero un día paso su mano por debajo de mi falda”, platica.

Aunque ella, siendo la jefa, podía poner una sanción o correrlo de su puesto, el sindicato defendió al hombre por su antigüedad y “honorabilidad” en su cargo. Una decisión que fue respaldada por hombres.

Foto: Archivo │ OEM

“Sentía que era yo contra el mundo. Me sentía desprotegida y luego supe que este señor que, sigue trabajando y ahora en mi puesto, tenía coraje conmigo porque me habían dado una jefatura siendo más joven que él y con menos trayectoria. ‘Si le dices a alguien nadie te va a creer’, me decía este señor y llegó a amenazarme de decirlea mi marido que yo me metía con él, Ahí ya pude yo un hasta aquí”, señala Berenice.

Los acosos por parte de este señor que menciona, continuaron. Entonces al ver que no podían correr al acosador, pidió cambio de oficina, lo cual se le negó. Los días de trabajo se comenzaron a volver un infierno para Berenice. Ella explica que ya no se sentía como la jefa del lugar, y el quedarse a trabajar horas tarde en su oficina, era volverla vulnerable al acoso.

Puedes leer: Feministas conmemoran el 25 N con acto simbólico afuera del Ayuntamiento

Foto: Archivo │ OEM

“Cuando cumplí el año, con mucha tristeza y rabia, renuncié al puesto y me devolví a Culiacán. Y ese señor, el que me hostigaba, se quedó en mi lugar. No denuncié porque creí que me iba a quedar sin empleo también acá en Culiacán y porque, además, no confío en que puedan hacer algo por mí”, expuso.

Aunque no se crea por muchos ciudadanos, el acoso, hostigamiento y la violencia verbal y psicológica, es la ante sala del feminicidio; así lo han señalado las activistas feministas de Culiacán.

De acuerdo con el Colectivo de Mujeres Activas Sinaloenses (CMAS), en el estado se han denunciado 145 casos de acoso sexual, hasta el 30 de septiembre en la Fiscalía General del Estado. 153 denuncias por violación y nueve por amenazas a mujeres.




Lee más aquí

Local

Culiacán, Mazatlán y Ahome, concentran pacientes activos con Covid-19

Con 226 pacientes activos en la entidad, el semáforo epidemiológico vigente es verde

Local

Inicia Conapesca plan de prevención sobre tortuga marina en embarcaciones menor

Se capacitará a alrededor de 5 mil pescadores ribereños de camarón de los puertos de Sinaloa, Sonora, Baja California Sur y Campeche

Local

Mazatlán cerrará el 2021 con 40 nuevos restaurantes

Canirac prevé que para el próximo año continúe la inversión

Sociedad

Plasman mural en Diario de Xalapa

Estudiantes de 5 países expresaron en la obra la violencia de género que se vive contra las mujeres

Mundo

Rocket Lab busca recuperar sus cohetes en el aire con helicópteros

La compañía Rocket Lab anunció un plan innovador para recuperar un propulsor en el aire y reutilizarlo

Gossip

Manuel Turizo para un año para atender su salud mental

El cantante vivió ansiedad durante la cuarentena. Ahora regresa con Te olvido, tema que formará parte de su tercer álbum

Gossip

Live Nation concreta la compra de OCESA

La promotora internacional adquirió el 51% de las acciones de la empresa por 415 millones de dólares

Gossip

Mauricio Ochmann hace mancuerna con Pantaya

El actor realizará contenido exclusivo para la plataforma, en un esfuerzo por incrementar su oferta original

Gossip

El juego del calamar va por los Critics Choice Awards

La serie coreana es nominada en dos de las categorías principales: Mejor Drama y Mejor Actor