imagotipo

Sabina cumple su sueño de cantar en Londres

El cantautor Joaquín Sabina cumplió un sueño “inimaginable” con su actuación en el Royal Albert Hall de Londres, donde hizo vibrar a un público entregado a sus letras y a su voz ronca.

Sabina (Úbeda, Jaén, 1949), aseguró antes de arrancarse a desgranar su nuevo álbum, Lo niego todo, además de las canciones más míticas de su exitosa y dilatada carrera, que ni en sus “sueños más locos” se atrevió a pensar que algún día actuaría en el Royal Albert Hall, uno de los teatros más emblemáticos del mundo.

“Es una noche mágica, por este escenario han pasado todos mis maestros y héroes”, afirmó el cantante antes de evocar sus tiempos de juventud en la capital británica como músico callejero.

“Estuve siete años cantando en el metro y en restaurantes inmundos”, relató ante los vítores de un público, en su mayoría español, que esperaba impacientes que la música de su ídolo se apoderara del teatro.
Así, el artista abrió su actuación con la canción que da título a su nuevo trabajo, el primero en ocho años tras Vinagre y rosas (2009) y La orquesta del Titanic (2002), este junto a Joan Manuel Serrat.

Después de “negarlo todo”, continúo entonando varios de los doce temas de los que se compone el disco, en los que no teme cantarle a la vejez -”el tren de ayer se aleja, el tiempo pasa”- en canciones como Lágrimas de mármol”.

Pastillas para no soñar y los aplausos y ovaciones que la precedieron pusieron el broche de oro a una de las noches de sus casi 40 años de trayectoria que más le va a costar olvidar a Joaquín Sabina. Y eso no podrá negarlo.