imagotipo

Espectáculo cetáceo desde los rascacielos de Bangkok

  • Agencia AFP
  • en Doble Vía

Pioneros del turismo marítimo responsable ofrecen observar
ballenas a escasa distancia de Bangkok, una experiencia excepcional
en el reino del turismo de masas donde suelen predominar los
acuarios gigantes, los espectáculos con delfines o el
aplastamiento de corales.

Las ballenas viven tan cerca de Bangkok que los más afortunados
pueden inmortalizar los rascacielos de la capital tailandesa en la
lejanía, detrás de los gigantes marinos peinando el mar con la
boca abierta en busca de anchoas.

Esos bancos de anchoas, atraídos por la abundancia de
sedimentos al final de la estación lluviosa -de septiembre a
diciembre- son la causa de la migración de las ballenas hacia el
norte del golfo de Tailandia.

“¡Su forma de alimentarse es un fenómeno de biomecánica sin
par!”, se entusiasma Jirayu Ekkul, de 31 años, un apasionado de
buceo y fotografía de animales que acondicionó un antiguo barco
de pesca para transportar a unos 40 turistas.

Este ingeniero describe la “especificidad” de las ballenas
de Tailandia, que mantienen la boca abierta durante largos segundos
para tragarse las anchoas a través de sus barbas, las largas
láminas con las que filtran el agua para quedarse solo con el
alimento.

Una explicación científica poco habitual en este país donde
las embarcaciones con motor llevan a centenares de personas hasta
las mismas zonas de buceo.

A menudo los turistas, fascinados con poder observar peces
tropicales solo con gafas y tubo, aplastan los cada vez más
degradados corales.

En cambio, el avistamiento de ballenas del golfo de Tailandia
sigue siendo un fenómeno limitado y Jirayu se encarga de explicar
las reglas internacionales de acercamiento a la ballena, la
necesidad de permanecer a distancia, de no interponerse en su
camino. CAMBIAR MENTALIDADES

“En Tailandia no hay presión fuerte del Gobierno” a los
actores del turismo marítimo porque aún no se han dado cuenta del
filón que representa el “turismo verde”, lamenta el biólogo
británico James Harvey.

Éste trata de sensibilizar a los países del sudeste asiático
a un turismo responsable, mediante el programa “Green fins”
(“Aletas verdes”) de la ONU, destinado a cambiar la mentalidad
de los centros de buceo.

Wild Encounter Thailand llevó menos de mil turistas al mar para
avistar las ballenas del golfo de Tailandia el año pasado. Y las
agencias de turismo que ofrecen ir a observar estos cetáceos
pueden contarse con los dedos de una mano.

Surasak Thongsukdee, especialista en ballenas en el centro de
investigación marina y costera de Tailandia, teme el posible
impacto del desarrollo descontrolado de este turismo.

“Si todos los barcos quieren ir hacia ellas, acelerar para
estar lo más cerca posible, eso tendrá un efecto sobre ellas”,
anticipó Surasak. DATOS CIENTÍFICOS

Al contrario, hoy las salidas de Jirayu son muy valiosas para el
científico porque durante sus excursiones recoge datos.

Cuando Jirayu ve una ballena después de varias horas de
navegación, Surasak es categórico: es Srisook.

“Es joven y fácil de identificar. Desde 2015 no tiene
aleta”, probablemente a raíz de una herida, explica Surasak.

El científico tiene ahora unas 50 ballenas repertoriadas, cada
una con su nombre.

Pero este año está preocupado porque se han descubierto seis
cadáveres de ballenas en el Golfo desde enero, contra uno
generalmente de promedio. Y el estado de descomposición avanzado
no permitió analizar las causas de la muerte.

Surasak tiene una explicación probable: “la contaminación
del agua de los ríos que desembocan en el golfo de
Tailandia”.

Estas ballenas, de unos 15 metros, son rorcuales de Bryde o
tropicales. Este cetáceo, presente del Pacífico al Atlántico, no
figura en la lista de especies amenazadas de la Unión
Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), al
parecer por falta de datos suficientes.

El profesor Surasak trata de cambiar la situación y espera que
el turismo ballenero pueda ayudarle a movilizar sobre esta
cuestión en un país donde la investigación no es una
prioridad.

Moto Club Mazatlán abre centro de acopio

Moto Club Mazatlán abre centro de acopio

Desde el día de hoy se encuentran recibiendo productos

El Sol de Mazatlán

local

Ayudan sin esperar nada a cambio

Ayudan sin esperar nada a cambio

Alumnos de la UPSIN, ayudan a personas en condición de calle

ISDE busca ayudar a familias de Culiacán

ISDE busca ayudar a familias de Culiacán

Primero se visitó a las familias afectadas en el Campo El Diez

Venados blanquea a Selección de Rosario

Venados blanquea a Selección de Rosario

Venados de Mazatlán lograron blanquear a la selección de Rosario

Declaran emergencia para Sinaloa

Declaran emergencia para Sinaloa

Bajarán recursos del Fonden

Tiene debut soñado ‘Fortaleza 31’ en Mazatlán

Tiene debut soñado ‘Fortaleza 31’ en Mazatlán

El equipo porteño impuso respeto en su casa y con su gente

destacados

Convenceré a Trump de desistir de la construcción del muro: AMLO

Convenceré a Trump de desistir de la construcción del muro: AMLO

El presidente electo reiteró que mantendrá la relación de "amor y paz" con Donald Trump

Convenceré a Trump de desistir de la construcción del muro: AMLO

Convenceré a Trump de desistir de la construcción del muro: AMLO

El presidente electo reiteró que mantendrá la relación de "amor y paz" con Donald Trump

AMLO promete a Pavlovich terminar carretera que EPN ha dejado inconclusa en Sonora

La Carretera Federal 15 de Sonora debía estar lista para agosto, sin embargo se pospuso para noviembre pero no se han logrado grandes avances

AMLO promete a Pavlovich terminar carretera que EPN ha dejado inconclusa en Sonora

La Carretera Federal 15 de Sonora debía estar lista para agosto, sin embargo se pospuso para noviembre pero no se han logrado grandes avances

CNDH condena asesinato de Mario Gómez, reportero de El Heraldo de Chiapas

CNDH condena asesinato de Mario Gómez, reportero de El Heraldo de Chiapas

El periodistas fue agredido por dos sujetos en una motocicleta que le dispararon cuatro veces cuando salía de su domicilio en Yajalón