imagotipo

Lupita Martínez con lágrimas recibió su cinturón de campeona supermosca del WBC

En compañía de sus hijos Jacobo y Jimena, la tlalnepantlense Lupita Martínez vivió ayer uno de sus días más felices.

Mauricio Sulaimán Saldívar, presidente del Consejo Mundial de Boxeo, con el ídolo Rubén “Púas” Olivares como testigo, le impuso el cinto de campeona universal supermosca absoluta del WBC tras su épica victoria sobre Zulina “Loba” Muñoz.

Previamente, la flamante monarca derramó lágrimas el ver en un video varios pasajes de su combate del sábado en Cancún.

En el estrado, con voz entrecortada y sus dos niños a su lado, Lupita expresó: “Estoy feliz, muy agradecida con Dios, con la vida, por esta oportunidad”. Y mencionó los nombres de sus entrenadores, Juan Carlos “Bronco” Contreras y su vástago.

Les dijo: “‘Bronco’, ‘Bronquito’, estos cinco años, valió la pena. Todavía no lo asimilo, ¡ganarle a Zulina Loba Muñoz!, se lo prometí a ellos (sus hijos)”.

Del mismo modo, la joven mamá se manifestó “agradecida con sus promotores, Pepe (Gómez), Memo (Rocha), por confiar en mí; con mi equipo, con mi mamá, sin ellos no estaría aquí”.

Lupita aseveró: “Me sorprendí hasta yo misma de lo que podía hacer. Gracias a mis entrenadores por los regaños, y a mis hijos por comprenderme cuando andaba de malas por la dieta o por el (agobiante) trabajo de gimnasio. Me siento afortunada con la vida, ver a mis hijos en la cara y decirles ‘esto apenas empieza, su mamá es campeona del mundo’, y yo con eso, más que feliz”.

Mauricio Sulamián intervino: “Es lo bonito del box, que el sábado vimos a una madre con la motivación de sus niños. Zulina reconoció dignamente su derrota al sonar la campana final (antes de darse el resultado oficial) y esto hace especial a nuestro deporte, la honorabilidad, la sencillez, la entrega, ellas se reconocen, se abrazan, se felicitan”.