imagotipo

Hasta Siempre, Maestro

Christian Pablo Bernal

Mazatlán, Sinaloa.- Una tarde para el recuerdo fue la que se vivió ayer en la Plaza de Toros “Eduardo Fountanet” de este puerto, donde el histórico rejoneador mexicano Rodrigo Santos efectuó su última corrida de su larga trayectoria.
Arropado por la afición mazatleca, que lo llenaron de aplausos y ovaciones desde su salida, el potosino se despidió del ruedo como todo un grande y con faenas para la memoria del público.
Fue una mezcla de todo un poco: alegrías, risas, llantos y mucha nostalgia la que llegó al rejoneador Santos dentro de su corrida, pues no solamente decía adiós al rejoneo, sino también a una de las plazas que lo vio crecer en este espectáculo.
Los asistentes se enamoraron con una gran actuación presentada por Rodrigo, quien no tuvo ninguna complicación en cada uno de sus quites, arrancando aplausos de las tribunas.
Algo emocionante fue cuando Rodrigo Santos dio la vuelta al ruedo, con lágrimas en los ojos al ver el gran cariño que la afición mazatleca le brindó durante sus 40 años de carrera.
“Estoy muy conmovido, sentimientos encontrados, me voy en un momento grandioso de mi carrera muy contento y ahorita tengo el alma llena; me voy pleno y sé que será para bien, la gente me va a recordar bien”, dijo Santos.
“Sigue mi paso con mi familia, cuidarla, nunca he tenido familia porque siempre se lo dediqué al toro; ahora sí, tener una familia, como todos”, finalizó el histórico rejoneador.
Aparecen los forcados mazatlecos.
Los que también hicieron acto de presencia en esta tarde memorable fueron los Forcados Mazatlecos, los cuales intervinieron dejando un grato sabor de boca y haciendo de este día algo más emocionante para el adiós de Santos.

Caballos que vieron acción:
El Vital
Desidor
Cabert
Cachanilla
Amuleto
Al final se le entregó una pintura y un poster de su presentación en la Plaza de Toros de Mazatlán de aquel ya lejano 7 de enero de 1990.