imagotipo

Los intocable de Juacer

  • Los intocable de Juacer

El golpe tenía que ser certero, directo, quirúrgico, que doliera y así fue, el destino de Luis Ángel “N”, mejor conocido como “Lapito”, fue detenido por personal especial de la Policía de Investigación del Estado en cumplimiento de una orden de aprehensión girada en su contra por una serie de irregularidades detectadas en los dineros públicos que le tocó manejar a este exfuncionario.
No lo quiso entender, se creía intocable, se paseaba tranquilamente por su ciudad y su pueblo Higueras de Zaragoza, se le advirtió que tenía que devolver al erario público a través de una multa una cantidad cercana a los 12 millones de pesos, además de aventarse 8 años de inhabilitación dentro de cualquier puesto público, sin embargo, se sentía parte importante del grupo malovista, creyó que la espada de Quirino Ordaz no lo alcanzaría, pero se equivocó rotundamente.
Algunos analistas afirman que la cuerda como siempre se revienta por lo más delgado y quizá no les falte razón, es cierto, se reventó por lo más delgado, sin embargo, a pesar de que el “Lapito”  era funcionario de tercer nivel, su poder para decidir superaba incluso a sus jefes secretarios quienes a veces se veían en la necesidad de hablar y buscar personalmente al gobernador en su casa para hacerle ver las travesuras de Luis Ángel “N”, sin embargo, cuál sería la sorpresa que al menos en las dos veces que se intentó acusarlo con el gobernador, el “Lapito” se encontraba jugando una partidita de dominó con el entonces hombre fuerte de Sinaloa, tan es así, que cuando el gobernador atendía a sus “Secretarios”, les decía “aguántenme tantito, dejen y termino de jugar con Lapito”, es obvio, que a los altos funcionarios de su sexenio no les quedaba de otra más  que, de hacerse los olvidadizos y todos contentos.
Pero no solo se podría decir que se reventó la cuerda por lo más delgado, como lo escribimos en el párrafo arriba, el “Lapito” tiene y ha tenido una gran influencia en la familia de Mario López Valdez, en alguna ocasión platicaba Malova, que él, quería como si fuera un padre a “Lapito”, ya que, gracias a él, encontró su primer trabajo en Los Mochis, pero además, vivió y comió en la casa de Luis Ángel por muchos años, de hecho, los hijos de Malova, lo ven como si fuera un familiar cercano, pero, pa´ acabar pronto, gente cercana al gobernador afirmaba que el “Lapito” tenía acceso a la casa y a la cocina de Malova estuviese la familia o no, de ese tamaño es la relación del exfuncionario hoy preso, por eso, comentaba al principio, que el golpe fue certero, quirúrgico, con un mensaje claro y contundente “¿le sigo….?”, es obvio, en el buen español se puede leer claramente, “aquí el que manda soy yo, así que calmado moreno”.

Suspendió su acto, pero lo bailado nadie se lo quita
De hecho, la detención del hoy preso Luis Ángel “N”, fue de tanto peso a pesar de ser un simple “charal” al lado de los tiburones que andan sueltos, que obligó al mismo gobernador a cambiar su agenda de trabajo para este miércoles 22, y es que,  precisamente, este día, tenía contemplado reunirse en el Salón Las Flores, de la capital sinaloense, con familias de las colonias populares de Culiacán, además de empresarios, diputados locales y federales, así como deportistas que habían sido invitados desde la semana pasada a este evento, donde el gobernador, Quirino Ordaz, daría un informe completo de su primer año de gobierno, sin embargo, para la Coordinación de Comunicación Social del gobierno, este evento nunca existió ¿Tendría algo que ver la detención del “Lapito”?
Y como dice mi amigo Alfonso Rodríguez quien regularmente saca a relucir el clásico aquél que dice, “haiga sido como haiga sido”, lo bailado al gobernador nadie se lo quita, la adrenalina que recorre su cuerpo, la goza y le da más energía para seguir “puro pa´delante”.