imagotipo

Columna Astrorey Espacio de Opinion Grafico y Análisis

  • Columna Astrorey Espacio de Opinion Grafico y Análisis

CAPITANÍA DEBE RESPONDER POR NEGLIGENCIA
LAS MANOS ASESINAS, IMPARABLES

LA MUERTE DEL MENOR EN PARACHUTES DE MAZATLÁN prácticamente era un accidente anunciado, del cual la Capitanía de Puerto debe aclarar muchas cuestiones, debido a que fue esta dependencia la que en su momento afirmó que en estos atractivos todo estaba muy bien, que no había elementos para alarmarse, aun y cuando el año pasado se suscitaron una serie de percances en los paracaídas, al menos siete, y Protección Civil, cuando Alfredo Galaviz Solís era el titular de esta área, ordenó la suspensión de estos paseos por aire.
Efectivamente, la intervención de Capitanía de Puerto, por ser la dependencia facultada para aprobar o prohibir este tipo de atractivos, aseguró que no había que satanizar a los parachutes, pese a la constante incidencia de accidentes por las malas condiciones de los paracaídas. Pero, ahora, qué tiene que decirles la Capitanía a los familiares del menor fallecido. Nada más falta que argumente irresponsabilidad de los padres del niño por haberlo subido al paracaídas.
¿Una muerte anunciada? ¿Negligencia? ¿O, simplemente, influencias de los parachutes?
Alguien tiene que responder estos cuestionamientos y, muy especialmente, es Capitanía de Puerto la que debe dar la cara e informar detalladamente qué pasó realmente en este trágico accidente. ¿Volvió a fallar el paracaídas? ¿O mala maniobra de los lancheros? Más aún, los parachuteros huyeron y hasta el momento no han sido localizados.
DONDE TAMBIÉN REAPARECIÓ LA MUERTE FUE EN Villa Unión. Fue una masacre. Entre los cadáveres, confirmó la autoridad policial, estaban las enfermeras del Seguro Social que tenían una semana de haber sido privadas de la libertad. La muerte de estas personas fue horrenda, se comentó.
Así está la situación en Sinaloa. Así se vive en nuestro país, donde parece ser que la delincuencia es propietaria de la vida de las personas, ante una autoridad incapaz de dar tranquilidad. Y, tal vez como mensaje que están de regreso, los cadáveres fueron localizados en las inmediaciones de Villa Unión.
Lo bueno que la autoridad y algunos sectores productivos aseguran que los hechos delictivos en Mazatlán, y en Sinaloa, van a la baja. ¿Realmente creen que la gente se los cree? Sobre todo los habitantes de Villa Unión que volvieron a ser testigos de una masacre más.
Veremos qué detalles dará la autoridad policial ante esta espantosa situación. Se presume que a las fallecidas, ambas enfermeras, las torturaron horrendamente. El vehículo en que viajaban jamás fue localizado, después de una semana de haber sido levantadas junto con otro joven. Seguramente porque fue escondido en alguna casa de seguridad. De esas que abundan, pero que la autoridad en Mazatlán no sabe dónde están. Digo, para no especular que dicho vehículo anduviera circulando y que la policía no logró detectarlo. En fin, un fracaso más para nuestro gobierno.