imagotipo

Columna Astrorey Espacio de Opinion Grafico y Análisis

  • Columna Astrorey Espacio de Opinion Grafico y Análisis

LA REBELIÓN PANISTA no se hizo esperar al saber que las posiciones en el PAN estaban apartadas para un selecto grupo de mujeres, esposas, comadres y amigas muy cercanas de los considerados “caballones” panistas, llámese Adolfo Rojo Montoya, Alejandro Higuera Osuna, Carlos Castaños, Carlos Felton González o personajes protegidos por el Comité Directivo Nacional del blanquiazul…

Sinaloa azul está molesto porque los están agandallando, los están ignorando y esta avaricia panista podría traer fuertes consecuencias en contra del PAN y de Héctor Melesio Cuén Ojeda, aspirante al Senado de la República por el “Frente por México-Sinaloa”.
Panistas como Martín Pérez Torres, Roberto Osuna Valdés “Zeus”, Diana Rice, entre muchos más, fueron desplazados despiadadamente por el grupo en el poder Sinaloa, encabezados por Rojo Montoya, quien bajó a su amiguísima del alma, Nadia Vega Olivas, de la Diputación federal para imponerla como aspirante en el distrito 22 y dejar fuera al “Zeus”, mientras que en la terna para la Presidencia Municipal de Mazatlán también dejaron fuera a Pérez Torres, aunque se había registrado en tiempo y forma como aspirante. En este caso, es evidente la desfachatez del Comité Directivo Estatal panista al preferir meter en la terna a Loar López y Roberto González, además de Alejandro Higuera Osuna.
Usted cree amigo lector que Loar y Roberto cuenten con más capital político que Martín Pérez o que Nadie Vega sea más productiva que el “Zeus”. No cabe duda de que el agandalle se dio en todo su esplendor en el PAN y estas acciones pueden traer resultados estrepitosos en contra de los panistas y de sus candidatos el próximo 1 de julio, y todo por la avaricia. Tan buen panorama que se veía para la coalición “Por México al frente” en Sinaloa y podría esfumarse.

LA FISCALÍA GENERAL del Estado simplemente se ha visto rebasada por los delitos y la evidencia es la baja productividad que presenta a los sinaloenses. Es obvio que la investigación del ilícito es el talón de Aquiles del Estado, al registrarse, apenas, un 10% de delitos esclarecidos, mientras que el resto es la impunidad que reina en Sinaloa. Incluso, el número de órdenes de aprehensión en contra de presuntos delincuentes también se ha mantenido a la baja.
Ya los diputados también entraron en una etapa de desesperación, debido a que su carta, el fiscal Juan José Ríos Estavillo, no ha podido con el paquete porque, a casi un año de su nombramiento, no ha podido poner orden ni disminuir, como prometió, la impunidad. Además de que la crisis y poca voluntad de servir en las agencias del Ministerio Público se sigue practicando. Los sinaloenses no creen en su dependencia investigadora. Tampoco en Ríos Estavillo. El estado tiene miedo de salir a la calle o dejar su casa sola para irse a trabajar. Las jovencitas corren riesgo de ser sometidas por delincuentes y el argumento de la autoridad es que debemos de autoprotegernos.
El fiscal, el director de la Policía Ministerial, el secretario de Seguridad Pública, los altos funcionarios del estado, claro, traen guaruras que los protegen, el ciudadano común y corriente, entre ellos los niños y las jovencitas, andan solos porque van a la escuela o tienen que realizar otras actividades. Quisiéramos escuchar de la autoridad cómo autoprotegerse contra un grupo de delincuentes fuertemente armados que te someten y te amenazan con sus armas. Qué pasaría si no obedecieras alguna de sus órdenes.