imagotipo

Columna Astrorey Espacio de Opinion Grafico y Análisis

  • Columna Astrorey Espacio de Opinion Grafico y Análisis

QUIRINO PASÓ LA PRUEBA
OFICIALÍA MAYOR RENIEGA PERO NO ACTÚA

SIN DUDA, LA PERCEPCIÓN CIUDADANA HACIA EL Gobernador del Estado, Quirino Ordaz Coppel, es de un hombre honesto, trabajador y que se ha ganado el respeto de los sinaloenses. Así quedó plasmado durante las coronaciones de las reinas de los Juegos Florales y del Carnaval Internacional de Mazatlán 2018. En más de 20 años un Gobernador o presidente municipal mazatleco tenía miedo de pasar a coronar a las soberanas de la máxima fiesta porteña, ante el temor de ser abucheado y soportar tremendas rechiflas.
Así lo vivieron cuando el Gobernador subía al escenario de la reina. Entre los más abucheados, y en consecuencia reprobados, fueron los gobernadores: Juan Millán, Jesús Aguilar Padilla y Malova, quienes, además, fueron repudiados por los asistentes a dichos eventos. Al último, incluso, le gritaron a una sola voz hasta ladrón y uno de los peores abucheos jamás escuchados, junto a Carlos Felton González, donde, también, recordarán, ni a la inauguración de la Liga Mexicana del Pacífico en el Teodoro Mariscal salieron, por temor a la rechifla, abucheos y dieces de mayo que les iba a lanzar la afición… Pero el viernes y sábado, el ambiente y la situación cambió de manera radical…
Quirino Ordaz Coppel y su esposa, Rosy Fuentes, tuvieron el atrevimiento y la valentía de subir al escenario y, ¡oooooooooh! Admiración. Mientras que el Gobernador muy espontáneo saludaba a su gente y con ambas manos se tomaba a la altura del corazón y lo expandía hacia los asistentes, los mazatlecos le respondieron con aplausos y gritos de aceptación, dándole muestras de aceptación y que siga adelante. Es decir, el Ejecutivo Estatal pasó el examen, aunque la advertencia exigida por la población sinaloense es que se sienten muy inseguros, ante la desatada delincuencia que vive en las calles.
DONDE LA SITUACIÓN SE PUSO TENSA FUE EN LOS operativos que realiza Oficialía Mayor de Mazatlán, al admitir que decomisaron 500 sillas de 2,000 que fueron rentadas. Como que en estos operativos a los inspectores se les hizo bolas el engrudo… ¿Por qué? Simplemente porque al pedirle al titular de Oficialía Mayor, Juan Manuel Ochoa Álvarez, sobre a qué persona o negocio había levantado alguna multa, pues mejor prefirió quedarse calladito para verse más bonito.
La realidad durante los días de Carnaval es la misma. La autoridad habla mucho y actúa muy poco. Incluso la retan abiertamente los hoteleros y restauranteros al sacar sillas y ponerlas en renta en el Malecón. ¡Ah! Pero la autoridad, muy cómoda, prefiere culpar a las personas que rentan sillas en vez de quedarse paradas para apreciar el desfile… Bueno, es que el Presidente Municipal, el Gobernador, el Oficial Mayor, el Secretario, el Tesorero, etc. etc., están muy bien sentaditos, disfrutando el desfile, y los asistentes de a pie que se las rasquen a como puedan.
Eh ahí la pequeña diferencia. O usted ve otra, apreciable lector.