/ viernes 9 de agosto de 2019

Reingeniería ideológica del artículo tercero constitucional

Parto de lo siguiente: cuando la fracción parlamentaria del PAN en la Cámara de Diputados señala que la iniciativa de Ley General de Educación del Grupo Parlamentario de Morena es un“proyecto “de ley programática” puesto que “parece presentar las directrices del Programa Nacional de Educación de esta administración, más que ser una ley general que regule la distribución de la función social educativa”,[1]en realidad no solamente está criticando la iniciativa enunciando que se tiene un marco de improvisación y ambigüedad en la ley, sino al mismo tiempo está criticando en términos ideológicos el planteamiento del proyecto educativo que se está impulsando en esta administración.

¿Hay ideología en el proyecto educativo de López Obrador? Por supuesto. La educación y la ideología es una dualidad indisoluble. La educación como proceso social, es un campo de batalla política e ideológica. Y los actores de poder buscan insertar su cosmovisión política del mundo y del hombre a los niños, adolescentes y jóvenes que cursan sus estudios en el sistema educativo. Esa ha sido la historia permanente de la educación en nuestro subcontinente latinoamericano.

Y en el caso de este gobierno, ¿hacia dónde se dirige la educación en términos ideológicos? La respuesta a esta interrogante hay que ubicarla en la reciente reforma al artículo 3 constitucional. En efecto, el artículo 3 -como ocurrió con la reforma del 2013 y las reformas anteriores- ha sido objeto de una ingeniería en varios sentidos, y esa ingeniería no solamente tiene que ver con una determinada concepción pedagógicade la educación, sino también con una concepción político-ideológica del fenómeno educativo. Por tanto, para responder la interrogante es necesario revisar el sentido ideológico de la reforma al artículo 3.

Ahora bien, cuando se habla de “Ideología”, generalmente se entiende -cuando el sustantivo se refiere al individuo-, como un “conjunto de creencias”; peropara que la ideología sea considerada como tal, esas creencias deben ser compartidaspor otros individuos. En ese sentido, “las ideologías consisten en representaciones sociales que definen la identidad social de un grupo” (van Dijk, 2005; p. 10). Y desde esta perspectiva, las ideologías cohesionan a los grupos, porque constituyen un marco identitario. Ahí reside su importancia, porque cumplen una función axiológica y con base en ello se “organizan” las actitudes de los sujetos.

Así, la ideología cumple una función estratégica, porque cohesiona -al constituirse en un marco identitario para un colectivo social-, y sirve como canal articulador del discurso, así como de la acción colectiva. Y fundamentalmente, la ideología funge como instrumento para “legitimar” la dominación si se ejerce el poder (Ibid., p. 12). Por lo tanto, se constituye en un instrumento de suma importante por todos los aspectos en donde llega a incidir.

En el caso que nos ocupa, si algo distingue al actual gobierno federal es el factor ideológico en el discurso institucional. Este se hace patente en cada pieza discursiva que dirige el presidente de la república ante cualquier tema de la agenda de gobierno. En lo referente a la educación,desde el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 se hace manifiesto que en la actual administración se hará una defensa de la educación pública, y ello debido a la condición de exclusión que guarda el Sistema Educativo Nacional al negar la posibilidad de acceder a la educación. Y se afirma: “En los hechos, el derecho constitucional a la educación resultó severamente mutilado (en los gobiernos anteriores)[2] y ello no sólo privó al país de un numero incalculable de graduados, sino que agravó el auge de la delincuencia y las conductas antisociales” (PND 2019-2024; p. 43).

Esta concepción político-ideológica ha quedado materializada en la reforma del artículo 3 del pasado 15 de mayo, al manifestarse la condición inclusiva de la educación, y sobre todo con la “Incorporación del criterio de equidad educativa con la realización de acciones para apoyar a zonas de alta marginación, así como a estudiantes en condiciones de vulnerabilidad social…” (Cámara de Diputados, Gaceta Parlamentaria, Año XXII, Número 5322-V, Palacio Legislativo de San Lázaro, 18 de julio de 2019, Pp. 5-6). Este elemento que se integra en el artículo 3 constitucional, constituye la principal ingeniería ideológica del presente régimen de gobierno en lo referente a la educación mexicana, dado que la Equidad y la Inclusión Social son los principios ejes del proyecto de gobierno de la Cuarta Transformación.

Con este elemento ideológico -como se afirma líneas arriba- no solamente se articula el discurso institucional en materia educativa, sino al mismo tiempo se legitima la acción de gobierno; y se presenta una obra de gobierno fincada en la equidad y la igualdad social.

Finalmente, la ingeniería ideológica al artículo 3 constitucional no es un asunto menor. Representa la visión que se tiene de la educación en este periodo de gobierno. Una visión que se entiende desde la esfera social y representa un retorno del Estado ahí donde la tecnocracia lo había exiliado.

El marco ideológico planteado en el artículo 3 entonces, es el soporte de la política social planteada por el presidente López Obrador. No es un asunto educativo solamente lo que se está planteando, sino de justicia social. En cierto sentido, la educación en este régimen de gobierno forma parte de la cruzada que plantea el presidente contra el neoliberalismo. Luego pues, como diría Paulo Freire en su momento, la educación es un campo de batalla ideológico. Y la reforma al artículo 3 constitucional contiene la impronta de esa batalla.

*Investigador Titular del Centro de Investigación e Innovación Educativa del Sistema Educativo Valladolid (CIINSEV).

Fuentes consultadas:

Plan Nacional de Desarrollo 2019-2014.

Cámara de Diputados, Gaceta Parlamentaria, Año XXII, Número 5322-V, Palacio Legislativo de San Lázaro, 18 de julio de 2019, Pp. 5-6).

Iniciativa con proyecto de Decreto por el que se expide la Ley General de Educación del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, p. 2. Documento disponible en internet en: http://www.educacionfutura.org/wp-content/uploads/2019/07/INICIATIVA-LEY-GRAL-EDUCACION-GPPAN_final-1.pdf



[1]Iniciativa con proyecto de Decreto por el que se expide la Ley General de Educación del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, p. 2. Documento disponible en internet en: http://www.educacionfutura.org/wp-content/uploads/2019/07/INICIATIVA-LEY-GRAL-EDUCACION-GPPAN_final-1.pdf

[2]Las cursivas son nuestras.

Parto de lo siguiente: cuando la fracción parlamentaria del PAN en la Cámara de Diputados señala que la iniciativa de Ley General de Educación del Grupo Parlamentario de Morena es un“proyecto “de ley programática” puesto que “parece presentar las directrices del Programa Nacional de Educación de esta administración, más que ser una ley general que regule la distribución de la función social educativa”,[1]en realidad no solamente está criticando la iniciativa enunciando que se tiene un marco de improvisación y ambigüedad en la ley, sino al mismo tiempo está criticando en términos ideológicos el planteamiento del proyecto educativo que se está impulsando en esta administración.

¿Hay ideología en el proyecto educativo de López Obrador? Por supuesto. La educación y la ideología es una dualidad indisoluble. La educación como proceso social, es un campo de batalla política e ideológica. Y los actores de poder buscan insertar su cosmovisión política del mundo y del hombre a los niños, adolescentes y jóvenes que cursan sus estudios en el sistema educativo. Esa ha sido la historia permanente de la educación en nuestro subcontinente latinoamericano.

Y en el caso de este gobierno, ¿hacia dónde se dirige la educación en términos ideológicos? La respuesta a esta interrogante hay que ubicarla en la reciente reforma al artículo 3 constitucional. En efecto, el artículo 3 -como ocurrió con la reforma del 2013 y las reformas anteriores- ha sido objeto de una ingeniería en varios sentidos, y esa ingeniería no solamente tiene que ver con una determinada concepción pedagógicade la educación, sino también con una concepción político-ideológica del fenómeno educativo. Por tanto, para responder la interrogante es necesario revisar el sentido ideológico de la reforma al artículo 3.

Ahora bien, cuando se habla de “Ideología”, generalmente se entiende -cuando el sustantivo se refiere al individuo-, como un “conjunto de creencias”; peropara que la ideología sea considerada como tal, esas creencias deben ser compartidaspor otros individuos. En ese sentido, “las ideologías consisten en representaciones sociales que definen la identidad social de un grupo” (van Dijk, 2005; p. 10). Y desde esta perspectiva, las ideologías cohesionan a los grupos, porque constituyen un marco identitario. Ahí reside su importancia, porque cumplen una función axiológica y con base en ello se “organizan” las actitudes de los sujetos.

Así, la ideología cumple una función estratégica, porque cohesiona -al constituirse en un marco identitario para un colectivo social-, y sirve como canal articulador del discurso, así como de la acción colectiva. Y fundamentalmente, la ideología funge como instrumento para “legitimar” la dominación si se ejerce el poder (Ibid., p. 12). Por lo tanto, se constituye en un instrumento de suma importante por todos los aspectos en donde llega a incidir.

En el caso que nos ocupa, si algo distingue al actual gobierno federal es el factor ideológico en el discurso institucional. Este se hace patente en cada pieza discursiva que dirige el presidente de la república ante cualquier tema de la agenda de gobierno. En lo referente a la educación,desde el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 se hace manifiesto que en la actual administración se hará una defensa de la educación pública, y ello debido a la condición de exclusión que guarda el Sistema Educativo Nacional al negar la posibilidad de acceder a la educación. Y se afirma: “En los hechos, el derecho constitucional a la educación resultó severamente mutilado (en los gobiernos anteriores)[2] y ello no sólo privó al país de un numero incalculable de graduados, sino que agravó el auge de la delincuencia y las conductas antisociales” (PND 2019-2024; p. 43).

Esta concepción político-ideológica ha quedado materializada en la reforma del artículo 3 del pasado 15 de mayo, al manifestarse la condición inclusiva de la educación, y sobre todo con la “Incorporación del criterio de equidad educativa con la realización de acciones para apoyar a zonas de alta marginación, así como a estudiantes en condiciones de vulnerabilidad social…” (Cámara de Diputados, Gaceta Parlamentaria, Año XXII, Número 5322-V, Palacio Legislativo de San Lázaro, 18 de julio de 2019, Pp. 5-6). Este elemento que se integra en el artículo 3 constitucional, constituye la principal ingeniería ideológica del presente régimen de gobierno en lo referente a la educación mexicana, dado que la Equidad y la Inclusión Social son los principios ejes del proyecto de gobierno de la Cuarta Transformación.

Con este elemento ideológico -como se afirma líneas arriba- no solamente se articula el discurso institucional en materia educativa, sino al mismo tiempo se legitima la acción de gobierno; y se presenta una obra de gobierno fincada en la equidad y la igualdad social.

Finalmente, la ingeniería ideológica al artículo 3 constitucional no es un asunto menor. Representa la visión que se tiene de la educación en este periodo de gobierno. Una visión que se entiende desde la esfera social y representa un retorno del Estado ahí donde la tecnocracia lo había exiliado.

El marco ideológico planteado en el artículo 3 entonces, es el soporte de la política social planteada por el presidente López Obrador. No es un asunto educativo solamente lo que se está planteando, sino de justicia social. En cierto sentido, la educación en este régimen de gobierno forma parte de la cruzada que plantea el presidente contra el neoliberalismo. Luego pues, como diría Paulo Freire en su momento, la educación es un campo de batalla ideológico. Y la reforma al artículo 3 constitucional contiene la impronta de esa batalla.

*Investigador Titular del Centro de Investigación e Innovación Educativa del Sistema Educativo Valladolid (CIINSEV).

Fuentes consultadas:

Plan Nacional de Desarrollo 2019-2014.

Cámara de Diputados, Gaceta Parlamentaria, Año XXII, Número 5322-V, Palacio Legislativo de San Lázaro, 18 de julio de 2019, Pp. 5-6).

Iniciativa con proyecto de Decreto por el que se expide la Ley General de Educación del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, p. 2. Documento disponible en internet en: http://www.educacionfutura.org/wp-content/uploads/2019/07/INICIATIVA-LEY-GRAL-EDUCACION-GPPAN_final-1.pdf



[1]Iniciativa con proyecto de Decreto por el que se expide la Ley General de Educación del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, p. 2. Documento disponible en internet en: http://www.educacionfutura.org/wp-content/uploads/2019/07/INICIATIVA-LEY-GRAL-EDUCACION-GPPAN_final-1.pdf

[2]Las cursivas son nuestras.