/ domingo 19 de mayo de 2019

Pokemon: Detective Pikachu

@paulypockett

Pokemon surgió casi a finales de los noventas, o bueno, los videojuegos llegaron en 1996 yel anime en Japón se estrenó un año después, además del éxito del juego de consola, fue noticia mundial mucho antes de su estreno por América debido a un problema de epilepsia que causó cuando se transmitía un diciembre de 1997. Fuera de eso, el anime causó sensación y fue objeto de interés luego de que DragonBall se fuera apagando: frases, tazos, menciones en programas, mercancía, figuras de acción, manga, películas animadas, y no hace mucho lanzaron un aplicación móvil que permitía localizar Pokemones y “atraparlos”. Con la fiebre del liveactiony la tecnología de efectos visuales más avanzada, ha llegado el momento de tratar de ver a los pocketmonstersmás reales, pero ¿seguirán causando interés?

La historia comienza cuando el detective Harry Goodman desaparece de manera misteriosa. Su hijo de 21 años, Tim (Justice Smith), intentará averiguar qué ha pasado. A esta improvisada investigación se suma el compañero Pokemon de Tim, Detective Pikachu (Voz de Ryan Reynolds), una adorable criatura de color amarillo y con una ácido sentido del humor. Al descubrir que pueden comunicarse entre sí de manera única, Tim y Pikachu unirán fuerzas en una emocionante aventura para resolver el extraño misterio. Recopilarán pistas juntos a través de las calles de Ryme City, una moderna metrópolis donde humanos y Pokemons viven en paz y armonía, y descubrirán un asombroso complot que podría destruir esta convivencia pacífica y amenazar de esta manera el universo Pokemon.

En otros tiempos su servidora hubiese estado extasiada aún así la película hace que se reviva la infancia (y adolescencia) de aquellos años cuando soñabamos con tener un ser en el bolsillo. Aquellos que algunas vez se sintieron atraidos por el tema sí sabrán apreciarla, y quizás pueda ser un buena intro a los hijos de dicha generación.

Es agradable a la vista, no se siente pesada, y podría considerarse sencilla mas no parece un capitulo extendido. Aparece Mewtwo y de inmediato regresas a la película “Mewtwo contraataca” (1998).

El elenco es una capirotada a saborear, aparece Justice Smith, Kathryn Newton (que está pisando fuerte, el año pasado estuvo en tres cintas nominadas al Oscar y retomará su papel el proximo mes en Big Little Lies), Bill Nighy, Ken Watanabe, Rita Ora, hasta Omar Chaparro aparece y lo hace decentemente; este punto es interesante porque respeta la esencia de Pokemon al estar en ua gran urbe mundial y con personas multiculturales.

No la vi en español (creo que hubiera sido buena idea) porque aproveché que llegó doblada y Ryan Reynolds le brinda una personalidad ocurrente a Pikachu (diferente al soso que conocemos por la serie).

Lo que sobresale es el diseño de los pocket monsters, la interacción tan real que tienen con su humano. Hay algo encantador y que salda la deuda de la imaginación de uno al ver un Pokemon en pantalla como si fuera un ser vivo y sentir el mensaje que transmite sobre respeto.

Hay muchas cosas que hacer notar - ojo a la escena de “Angels with filthy souls” de Mi Pobre Angelito (1990), no tiene nada en particular pero es buen homenaje - y platicar, pero es imposible hacerlo sin revelar detalles (por cierto, el plot twist lo imaginas pero al ser una película familiar el nivel de demanda baja), lo mejor es pagar el boleto, dejar de lado la vida adulta y comenzar a ver cuántos Pokemones reconoces al paso de los fotogramas.

@paulypockett

Pokemon surgió casi a finales de los noventas, o bueno, los videojuegos llegaron en 1996 yel anime en Japón se estrenó un año después, además del éxito del juego de consola, fue noticia mundial mucho antes de su estreno por América debido a un problema de epilepsia que causó cuando se transmitía un diciembre de 1997. Fuera de eso, el anime causó sensación y fue objeto de interés luego de que DragonBall se fuera apagando: frases, tazos, menciones en programas, mercancía, figuras de acción, manga, películas animadas, y no hace mucho lanzaron un aplicación móvil que permitía localizar Pokemones y “atraparlos”. Con la fiebre del liveactiony la tecnología de efectos visuales más avanzada, ha llegado el momento de tratar de ver a los pocketmonstersmás reales, pero ¿seguirán causando interés?

La historia comienza cuando el detective Harry Goodman desaparece de manera misteriosa. Su hijo de 21 años, Tim (Justice Smith), intentará averiguar qué ha pasado. A esta improvisada investigación se suma el compañero Pokemon de Tim, Detective Pikachu (Voz de Ryan Reynolds), una adorable criatura de color amarillo y con una ácido sentido del humor. Al descubrir que pueden comunicarse entre sí de manera única, Tim y Pikachu unirán fuerzas en una emocionante aventura para resolver el extraño misterio. Recopilarán pistas juntos a través de las calles de Ryme City, una moderna metrópolis donde humanos y Pokemons viven en paz y armonía, y descubrirán un asombroso complot que podría destruir esta convivencia pacífica y amenazar de esta manera el universo Pokemon.

En otros tiempos su servidora hubiese estado extasiada aún así la película hace que se reviva la infancia (y adolescencia) de aquellos años cuando soñabamos con tener un ser en el bolsillo. Aquellos que algunas vez se sintieron atraidos por el tema sí sabrán apreciarla, y quizás pueda ser un buena intro a los hijos de dicha generación.

Es agradable a la vista, no se siente pesada, y podría considerarse sencilla mas no parece un capitulo extendido. Aparece Mewtwo y de inmediato regresas a la película “Mewtwo contraataca” (1998).

El elenco es una capirotada a saborear, aparece Justice Smith, Kathryn Newton (que está pisando fuerte, el año pasado estuvo en tres cintas nominadas al Oscar y retomará su papel el proximo mes en Big Little Lies), Bill Nighy, Ken Watanabe, Rita Ora, hasta Omar Chaparro aparece y lo hace decentemente; este punto es interesante porque respeta la esencia de Pokemon al estar en ua gran urbe mundial y con personas multiculturales.

No la vi en español (creo que hubiera sido buena idea) porque aproveché que llegó doblada y Ryan Reynolds le brinda una personalidad ocurrente a Pikachu (diferente al soso que conocemos por la serie).

Lo que sobresale es el diseño de los pocket monsters, la interacción tan real que tienen con su humano. Hay algo encantador y que salda la deuda de la imaginación de uno al ver un Pokemon en pantalla como si fuera un ser vivo y sentir el mensaje que transmite sobre respeto.

Hay muchas cosas que hacer notar - ojo a la escena de “Angels with filthy souls” de Mi Pobre Angelito (1990), no tiene nada en particular pero es buen homenaje - y platicar, pero es imposible hacerlo sin revelar detalles (por cierto, el plot twist lo imaginas pero al ser una película familiar el nivel de demanda baja), lo mejor es pagar el boleto, dejar de lado la vida adulta y comenzar a ver cuántos Pokemones reconoces al paso de los fotogramas.