/ domingo 5 de mayo de 2019

Malecón

La memoria es la materia prima del patrimonio cultural inmaterial…siempre en movimiento, no se deja atrapar por los cánones formales de la historia, sino que fluye con el tiempo porque está en manos de la gente que lavive.

Patrimonio cultural inmaterial y cívico en la 4ta Transformación.

Empezamos diciendo que el patrimonio cultural es el conjunto de factores naturales, o productos de la actividad humana, que nos documentan sobre la cultura material, espiritual, científica, histórica y artística de otras épocas que nos antecedieron y,también del presente; que por su condición ejemplar y representativa del desarrollo de la cultura, todos estamos en la obligación de conservar y mostrar a la actual y futuras generaciones.

El patrimonio cultural está compuesto por todos los elementos y manifestaciones, tangibles o intangibles, producidas por las sociedades, resultado de un proceso histórico en donde la reproducción de las ideas y del material, se constituyen en elementos que identifican y diferencian a nuestro estado, región y país.

Sobresale además, que el concepto de patrimonio cultural incluye no sólo los monumentos y manifestaciones del pasado, sitios y objetos arqueológicos, arquitectura colonial, documentos y obras de arte, sino también lo que llamamos patrimonio vivo: que son las diversas manifestaciones de la cultura popular, las poblaciones o comunidades tradicionales, las artesanías y artes populares, la indumentaria, los conocimientos, valores, costumbres y tradiciones características de un grupo social o cultura.

Mostramos que las concepciones sobre el patrimonio cultural, así como las políticas dedicadas a su estudio, conservación, difusión y divulgación, se relacionan con cuatro elementos que son dinámicos y variables y, que en cada época las sociedades rescatan del pasado de manera diferente; seleccionando de ese pasado ciertos bienes y testimonios, que en esa época se identifican con el concepto que se tiene del patrimonio cultural del presente con el pasado. La mayoría de las veces esta selección de bienes y manifestaciones culturales es realizada por las clases sociales dominantes, de acuerdo con sus intereses.

Asimismo, cuando en el proceso histórico se manifiesta la presencia de un Estado Nacional con un proyecto histórico nacionalista, la selección de los componentes del patrimonio cultural es determinada por los "intereses" nacionales del Estado, los que no siempre coinciden con los del resto de la nación.

Se sabe que en un Estado nacional la formación de categorías de patrimonio cultural se define a partir de una oposición, entre lo que se considera como patrimonio cultural universal y lo que se reconoce como patrimonio cultural propio, característico de la Nación.

Se ha comprobado históricamente que el surgimiento de estados nacionales con un proyecto político, social y cultural nacionalista, fue la condición necesaria para reconocer la existencia de un patrimonio cultural propio de la Nación.

Como el patrimonio cultural es producto de un proceso histórico, dinámico, una categoría que se va formando a partir de la conformación e interacción de las distintas clases sociales que constituyen un país, el uso que se hace del patrimonio cultural está determinado por las diferencias de clases que concurren al seno de la sociedad nacional.

Podemos señalar, que son deberes primordiales del Estado defender su patrimonio natural y cultural y proteger el medio ambiente, ya que la cultura es patrimonio del pueblo y constituye el elemento esencial de su identidad.

Es deber del Estado promover y estimular la cultura, la creación, la formación artística y la investigación científica. Así como establecer políticas permanentes para la conservación, restauración, protección y respeto de su patrimonio cultural tangible e intangible, de la riqueza artística, histórica, lingüística y arqueológica, así como del conjunto de valores y manifestaciones diversas que configuran su identidad pluricultural y multiétnica.

Las leyes que lo protegen dicen que los bienes que integran el patrimonio cultural serán inalienables, inembargables e imprescriptibles. Explican que la riqueza artística colonial, la arqueología, la historia oral y documental, así como la procedente del culto religioso son Tesoro Cultural de la Nación, están bajo el amparo del Estado y no pueden ser exportadas.

Esas mismas leyes imponen que el Estado deberá organizar un registro de la riqueza artística, histórica, religiosa y documental, proveerá a su custodia y atenderá a su conservación; asimismo, protegerá los edificios y objetos que sean declarados de valor histórico o artístico.

Debemos asumir que dicho patrimonio es una pieza fundamental para el desarrollo cultural y social de nuestro pueblo y, por lo tanto, en sintonía con sus necesidades y valores, implica una particular consideración hacia el conjunto de sentimientos y expresiones espirituales que permiten darle cuerpo cultural a un Estado, colocándolos al servicio de su bienestar económico y social.

En esta 4ta Transformación se debe reconocer al patrimonio cultural y, en particular, al patrimonio cultural inmaterial, como elemento fundamental que impulsa el desarrollo social y cultural de nuestra nación.

Terminamos este análisis diciendo que sabemos que la red de redes que propician y renuevan constantemente este potencial de reconocimiento, cooperación, lealtad y amistad, es el Patrimonio Cultural Inmaterial y, las redes sociales que mantienen la identidad de los mexicanos de hoy, en este complejo mundo político de naciones y cosmopolitismo, son lo que llamamos el Patrimonio Cultural Cívico, ese rincón de la memoria donde se almacenan los recuerdos de los antepasados, y el medio eficaz para mantenerlos vivos en el presente y trasmitirlos a la posteridad, otorgándoles un sentido ético y moral, representando a la memoria política como un capital social.

Por todo eso, en esta deseada transformación, debemos salvaguardar el patrimonio cultural inmaterial.

Mi padre me decía”…hijo, cuando escribes no te esmeres mucho en parecer inteligente…tus lectores ni siquiera se darán cuenta.”

malecon@live.com.mx

La memoria es la materia prima del patrimonio cultural inmaterial…siempre en movimiento, no se deja atrapar por los cánones formales de la historia, sino que fluye con el tiempo porque está en manos de la gente que lavive.

Patrimonio cultural inmaterial y cívico en la 4ta Transformación.

Empezamos diciendo que el patrimonio cultural es el conjunto de factores naturales, o productos de la actividad humana, que nos documentan sobre la cultura material, espiritual, científica, histórica y artística de otras épocas que nos antecedieron y,también del presente; que por su condición ejemplar y representativa del desarrollo de la cultura, todos estamos en la obligación de conservar y mostrar a la actual y futuras generaciones.

El patrimonio cultural está compuesto por todos los elementos y manifestaciones, tangibles o intangibles, producidas por las sociedades, resultado de un proceso histórico en donde la reproducción de las ideas y del material, se constituyen en elementos que identifican y diferencian a nuestro estado, región y país.

Sobresale además, que el concepto de patrimonio cultural incluye no sólo los monumentos y manifestaciones del pasado, sitios y objetos arqueológicos, arquitectura colonial, documentos y obras de arte, sino también lo que llamamos patrimonio vivo: que son las diversas manifestaciones de la cultura popular, las poblaciones o comunidades tradicionales, las artesanías y artes populares, la indumentaria, los conocimientos, valores, costumbres y tradiciones características de un grupo social o cultura.

Mostramos que las concepciones sobre el patrimonio cultural, así como las políticas dedicadas a su estudio, conservación, difusión y divulgación, se relacionan con cuatro elementos que son dinámicos y variables y, que en cada época las sociedades rescatan del pasado de manera diferente; seleccionando de ese pasado ciertos bienes y testimonios, que en esa época se identifican con el concepto que se tiene del patrimonio cultural del presente con el pasado. La mayoría de las veces esta selección de bienes y manifestaciones culturales es realizada por las clases sociales dominantes, de acuerdo con sus intereses.

Asimismo, cuando en el proceso histórico se manifiesta la presencia de un Estado Nacional con un proyecto histórico nacionalista, la selección de los componentes del patrimonio cultural es determinada por los "intereses" nacionales del Estado, los que no siempre coinciden con los del resto de la nación.

Se sabe que en un Estado nacional la formación de categorías de patrimonio cultural se define a partir de una oposición, entre lo que se considera como patrimonio cultural universal y lo que se reconoce como patrimonio cultural propio, característico de la Nación.

Se ha comprobado históricamente que el surgimiento de estados nacionales con un proyecto político, social y cultural nacionalista, fue la condición necesaria para reconocer la existencia de un patrimonio cultural propio de la Nación.

Como el patrimonio cultural es producto de un proceso histórico, dinámico, una categoría que se va formando a partir de la conformación e interacción de las distintas clases sociales que constituyen un país, el uso que se hace del patrimonio cultural está determinado por las diferencias de clases que concurren al seno de la sociedad nacional.

Podemos señalar, que son deberes primordiales del Estado defender su patrimonio natural y cultural y proteger el medio ambiente, ya que la cultura es patrimonio del pueblo y constituye el elemento esencial de su identidad.

Es deber del Estado promover y estimular la cultura, la creación, la formación artística y la investigación científica. Así como establecer políticas permanentes para la conservación, restauración, protección y respeto de su patrimonio cultural tangible e intangible, de la riqueza artística, histórica, lingüística y arqueológica, así como del conjunto de valores y manifestaciones diversas que configuran su identidad pluricultural y multiétnica.

Las leyes que lo protegen dicen que los bienes que integran el patrimonio cultural serán inalienables, inembargables e imprescriptibles. Explican que la riqueza artística colonial, la arqueología, la historia oral y documental, así como la procedente del culto religioso son Tesoro Cultural de la Nación, están bajo el amparo del Estado y no pueden ser exportadas.

Esas mismas leyes imponen que el Estado deberá organizar un registro de la riqueza artística, histórica, religiosa y documental, proveerá a su custodia y atenderá a su conservación; asimismo, protegerá los edificios y objetos que sean declarados de valor histórico o artístico.

Debemos asumir que dicho patrimonio es una pieza fundamental para el desarrollo cultural y social de nuestro pueblo y, por lo tanto, en sintonía con sus necesidades y valores, implica una particular consideración hacia el conjunto de sentimientos y expresiones espirituales que permiten darle cuerpo cultural a un Estado, colocándolos al servicio de su bienestar económico y social.

En esta 4ta Transformación se debe reconocer al patrimonio cultural y, en particular, al patrimonio cultural inmaterial, como elemento fundamental que impulsa el desarrollo social y cultural de nuestra nación.

Terminamos este análisis diciendo que sabemos que la red de redes que propician y renuevan constantemente este potencial de reconocimiento, cooperación, lealtad y amistad, es el Patrimonio Cultural Inmaterial y, las redes sociales que mantienen la identidad de los mexicanos de hoy, en este complejo mundo político de naciones y cosmopolitismo, son lo que llamamos el Patrimonio Cultural Cívico, ese rincón de la memoria donde se almacenan los recuerdos de los antepasados, y el medio eficaz para mantenerlos vivos en el presente y trasmitirlos a la posteridad, otorgándoles un sentido ético y moral, representando a la memoria política como un capital social.

Por todo eso, en esta deseada transformación, debemos salvaguardar el patrimonio cultural inmaterial.

Mi padre me decía”…hijo, cuando escribes no te esmeres mucho en parecer inteligente…tus lectores ni siquiera se darán cuenta.”

malecon@live.com.mx