/ domingo 5 de mayo de 2019

Leer en tiempo violentos: La ollaexprés de la cocción educativa

“La educación es fundamental para la felicidad social, es el principio en el que descansan la libertad y el engrandecimiento de los pueblos”

Benito Juárez

Entre las cosas cotidianas a leer, analizar y ejecutar son: normas, acuerdos, planes y programas en educación básica. A parte de ser mediadora de lectura, el oficio que otorga mi sustento económico y paga las cuentas: es la docencia. Afortunadamente después de diecinueve años puedo asegurar estartremendamente enamorada de mi profesión. En esta columna quincenal no hablaré de literatura; más bien de la lectura y de la violencia semántica y administrativa de documentos oficiales que desde hace más de dos décadas se cocinan de manera exprés a voluntad de los abanderados políticos en turno. Abordaré el tema educativo: evaluación, acreditación, calificación y promoción de grado en educación básica.

Hace casi nueve años estoy en un campo o capa intermedia dentro del sistema educativo. Estar en esa función puede ser tan satisfactoria como escabrosa: la asesoría técnica pedagógica.Es satisfactoria; porque permite tener una visión global de las necesidades académicas, de aprendizaje, sociales, culturales de una zona escolar. Además,se establecen compromisos de trabajo colaborativo se busca desarrollar proyectos cooperativos, de intervención, observamos clases y compartimos estrategias de mejora en la práctica docente, impartimos curso, talleres y acompañamos a las escuelas.

Un asesor normalmente está a la vanguardia en materia educativa, capacitándose o leyendo desde pedagogía hasta cuestiones legales en educación. Existe esta dualidad: global y específica. En esta última porque podemos determinar las urgencias individuales en cada contexto escolar en este caso,en cada una delas nueve escuelas que conforman la zona escolar 05 de Secundarias Técnicas: son cercanas en algunos aspectos, áreas de oportunidad, retos ytan distantes del discurso oficial, más para aquellas que están enclaustradas en la zona rural.

Escabrosa, porque a veces nuestra función determina el seguir lineamientos estrictos del mismo sistema educativo, olvidando estos contextos educativos, sus necesidades y tan distintos entre sí. Los “benditos” lineamientos con todas sus contradicciones se deben de seguir y nosotros debemos verificar que se ejecute.Los asesores somos un puente comunicacional, de mediación entre directores, coordinadores y supervisor o un instrumento de ejecución de normas, leyes, acuerdos donde muchos de estos documentos carecen de una visión real de todo lo que sucede en las escuelas, en las aulas y procesos de aprendizaje: un ejemplo es el acuerdo pasado 12/05/17 de evaluación para nuestros educandos y el recientecasi recién cocinado acuerdo 11/ 03/ 19 publicado en el Diario Oficial de la Federación el día 29 de marzo del presente año.

Si por casualidad a usted señor padre de familia o tutor no le han entregado boleta de calificaciones de este segundo periodo de evaluación en educación básica; créame no es culpa del director y los maestros. Nuestro secretario de Educación Pública a nivel federal decidió que no era conveniente seguir con el anterior acuerdo y era necesario parar un instante las impresoras de las escuelas con las boletas de calificaciones, portales y formatos para meter un nuevo acuerdo donde se regresa a la representación numérica.

Al final; los números sean romanos, arábigos o letras viene siendo irrelevante. El ingrediente importante en esta receta: es el proceso de evaluación, siempre nuestra preocupación deberá de serla apropiación de los aprendizajes esperados. Avalo y aplaudo el regresar a la representación numérica; porque el anterior acuerdo; era una confusión patética de números y niveles expresados en números romanos, hasta se determinaron reglas del cómo establecer promedios en números romanos, los maestros andaban un poco locos y más con la carga administrativa de todo lo que se debía de llenar conforme a las características metodológicas de enseñanza de las asignaturas, algunos se establecen por ámbitos y otras por ejes. Más en para algunos docentes de nuestras escuelas donde la matrícula por grupo es entre cuarenta y un máximo de cuarenta y cinco estudiantes por aula. Un maestrode educación física con dos horas por semana frente a grupo y con carga horaria de tiempocompleto, con quince grupos a su cargo; imagínense la carga administrativa que debía desempeñar para llenar dichas boletas.

Nos había costado entender la evaluación de los tres campos formativos de educación básica: nuevas escalas y dejar atrás los niveles que se utilizaron en el primer periodo de entrega de evaluación, estamos hablando que eso sucedió a finales de noviembre del año pasado, usted en su boleta veía que los clubes tenían niveles de desempeño y el campo de desarrollo socioemocional de la misma manera y solamente el campo de formación académica expresada en número.

A partir de la emisión de este acuerdo deberá ser numérico. La gran ausencia en este acuerdo es la recuperación. Los estudiantes en secundaria podían recuperarse en alguna asignatura antes de cerrar el tercer periodo de evaluación sin necesidad de llegar a los temibles extraordinarios, esa recuperación forma parte del pasado. Se quedaron estudiantes aprobados en sus recuperaciones y que no podrán aspirar al derecho que les otorgaba el anterior acuerdo. Con estos tres periodos de evaluaciones hay más posibilidad de que muchos de nuestros jóvenes se vayan a repetidor o a regularización.

Una situación que genera escozor del acuerdo, son los tiempos. Nohabíamos ni terminado de entendernos con el anterior “Acuerdo” y las “Normas generales” para recetarnos en menos de un año las nuevas:“Normas Específicas de Control Relativas a la inscripción, reinscripción, acreditación, promoción, regularización y certificación en la Educación Básica” antes de salir de vacaciones de semana santa nos llega esta noticia.

Conversando con los profesores, reconocen que les parece adecuado el regresar a los números. Lo único que están molestos es: ¿Por qué a estas alturas del ciclo escolar? De nuevo se les volverá a explicar a los directores, coordinadores académicos, profesores, administrativos y padres la dinámica de promoción y acreditación de grado bajo las nuevas reglas, quizás algunospadres se sientan hasta agredidos; sobre todo por los estudiantes que lograron recuperarse y no podrán acceder a mejor el promedio antes de que cierre el ciclo escolar.

Sí a veces la chorcha entre maestros; es cómo estos modelos, leyes, acuerdos y normas: trasgreden, confunden y dejan a los actores educativos con el panorama ensordecido y desalentador. Tenemos todavía miles dudas y qué modelo educativo es se habrá de seguir para el 2019-2020. Los maestros actualmente están llevando dos programas, para segundo y tercer grado los emitidos en el 2011 y los de primer grado emitidos en el 2017, entrados en vigor en este ciclo escolar, en los discursos se habla de una “Nueva Escuela Mexicana” estamos esperando la nueva receta de cocina para ponerla en la olla exprés. Estamos todos los actores educativos pensando ¿Cuál será la nueva ocurrencia? ¿Será mejor que la establecida por el sexenio anterior? A veces siento que nos ven como caricaturas. Del cómo el borrón y cuenta nueva ha sido el pan de cada día en este ciclo escolar 2018-2019. Del único sentimiento del cual estoy segura es que somos el juguete preferido de la clase política y del Sindicato.

“La educación es fundamental para la felicidad social, es el principio en el que descansan la libertad y el engrandecimiento de los pueblos”

Benito Juárez

Entre las cosas cotidianas a leer, analizar y ejecutar son: normas, acuerdos, planes y programas en educación básica. A parte de ser mediadora de lectura, el oficio que otorga mi sustento económico y paga las cuentas: es la docencia. Afortunadamente después de diecinueve años puedo asegurar estartremendamente enamorada de mi profesión. En esta columna quincenal no hablaré de literatura; más bien de la lectura y de la violencia semántica y administrativa de documentos oficiales que desde hace más de dos décadas se cocinan de manera exprés a voluntad de los abanderados políticos en turno. Abordaré el tema educativo: evaluación, acreditación, calificación y promoción de grado en educación básica.

Hace casi nueve años estoy en un campo o capa intermedia dentro del sistema educativo. Estar en esa función puede ser tan satisfactoria como escabrosa: la asesoría técnica pedagógica.Es satisfactoria; porque permite tener una visión global de las necesidades académicas, de aprendizaje, sociales, culturales de una zona escolar. Además,se establecen compromisos de trabajo colaborativo se busca desarrollar proyectos cooperativos, de intervención, observamos clases y compartimos estrategias de mejora en la práctica docente, impartimos curso, talleres y acompañamos a las escuelas.

Un asesor normalmente está a la vanguardia en materia educativa, capacitándose o leyendo desde pedagogía hasta cuestiones legales en educación. Existe esta dualidad: global y específica. En esta última porque podemos determinar las urgencias individuales en cada contexto escolar en este caso,en cada una delas nueve escuelas que conforman la zona escolar 05 de Secundarias Técnicas: son cercanas en algunos aspectos, áreas de oportunidad, retos ytan distantes del discurso oficial, más para aquellas que están enclaustradas en la zona rural.

Escabrosa, porque a veces nuestra función determina el seguir lineamientos estrictos del mismo sistema educativo, olvidando estos contextos educativos, sus necesidades y tan distintos entre sí. Los “benditos” lineamientos con todas sus contradicciones se deben de seguir y nosotros debemos verificar que se ejecute.Los asesores somos un puente comunicacional, de mediación entre directores, coordinadores y supervisor o un instrumento de ejecución de normas, leyes, acuerdos donde muchos de estos documentos carecen de una visión real de todo lo que sucede en las escuelas, en las aulas y procesos de aprendizaje: un ejemplo es el acuerdo pasado 12/05/17 de evaluación para nuestros educandos y el recientecasi recién cocinado acuerdo 11/ 03/ 19 publicado en el Diario Oficial de la Federación el día 29 de marzo del presente año.

Si por casualidad a usted señor padre de familia o tutor no le han entregado boleta de calificaciones de este segundo periodo de evaluación en educación básica; créame no es culpa del director y los maestros. Nuestro secretario de Educación Pública a nivel federal decidió que no era conveniente seguir con el anterior acuerdo y era necesario parar un instante las impresoras de las escuelas con las boletas de calificaciones, portales y formatos para meter un nuevo acuerdo donde se regresa a la representación numérica.

Al final; los números sean romanos, arábigos o letras viene siendo irrelevante. El ingrediente importante en esta receta: es el proceso de evaluación, siempre nuestra preocupación deberá de serla apropiación de los aprendizajes esperados. Avalo y aplaudo el regresar a la representación numérica; porque el anterior acuerdo; era una confusión patética de números y niveles expresados en números romanos, hasta se determinaron reglas del cómo establecer promedios en números romanos, los maestros andaban un poco locos y más con la carga administrativa de todo lo que se debía de llenar conforme a las características metodológicas de enseñanza de las asignaturas, algunos se establecen por ámbitos y otras por ejes. Más en para algunos docentes de nuestras escuelas donde la matrícula por grupo es entre cuarenta y un máximo de cuarenta y cinco estudiantes por aula. Un maestrode educación física con dos horas por semana frente a grupo y con carga horaria de tiempocompleto, con quince grupos a su cargo; imagínense la carga administrativa que debía desempeñar para llenar dichas boletas.

Nos había costado entender la evaluación de los tres campos formativos de educación básica: nuevas escalas y dejar atrás los niveles que se utilizaron en el primer periodo de entrega de evaluación, estamos hablando que eso sucedió a finales de noviembre del año pasado, usted en su boleta veía que los clubes tenían niveles de desempeño y el campo de desarrollo socioemocional de la misma manera y solamente el campo de formación académica expresada en número.

A partir de la emisión de este acuerdo deberá ser numérico. La gran ausencia en este acuerdo es la recuperación. Los estudiantes en secundaria podían recuperarse en alguna asignatura antes de cerrar el tercer periodo de evaluación sin necesidad de llegar a los temibles extraordinarios, esa recuperación forma parte del pasado. Se quedaron estudiantes aprobados en sus recuperaciones y que no podrán aspirar al derecho que les otorgaba el anterior acuerdo. Con estos tres periodos de evaluaciones hay más posibilidad de que muchos de nuestros jóvenes se vayan a repetidor o a regularización.

Una situación que genera escozor del acuerdo, son los tiempos. Nohabíamos ni terminado de entendernos con el anterior “Acuerdo” y las “Normas generales” para recetarnos en menos de un año las nuevas:“Normas Específicas de Control Relativas a la inscripción, reinscripción, acreditación, promoción, regularización y certificación en la Educación Básica” antes de salir de vacaciones de semana santa nos llega esta noticia.

Conversando con los profesores, reconocen que les parece adecuado el regresar a los números. Lo único que están molestos es: ¿Por qué a estas alturas del ciclo escolar? De nuevo se les volverá a explicar a los directores, coordinadores académicos, profesores, administrativos y padres la dinámica de promoción y acreditación de grado bajo las nuevas reglas, quizás algunospadres se sientan hasta agredidos; sobre todo por los estudiantes que lograron recuperarse y no podrán acceder a mejor el promedio antes de que cierre el ciclo escolar.

Sí a veces la chorcha entre maestros; es cómo estos modelos, leyes, acuerdos y normas: trasgreden, confunden y dejan a los actores educativos con el panorama ensordecido y desalentador. Tenemos todavía miles dudas y qué modelo educativo es se habrá de seguir para el 2019-2020. Los maestros actualmente están llevando dos programas, para segundo y tercer grado los emitidos en el 2011 y los de primer grado emitidos en el 2017, entrados en vigor en este ciclo escolar, en los discursos se habla de una “Nueva Escuela Mexicana” estamos esperando la nueva receta de cocina para ponerla en la olla exprés. Estamos todos los actores educativos pensando ¿Cuál será la nueva ocurrencia? ¿Será mejor que la establecida por el sexenio anterior? A veces siento que nos ven como caricaturas. Del cómo el borrón y cuenta nueva ha sido el pan de cada día en este ciclo escolar 2018-2019. Del único sentimiento del cual estoy segura es que somos el juguete preferido de la clase política y del Sindicato.