/ sábado 25 de julio de 2020

Inicio de labores docentes desde casa

“La verdadera educación consiste en obtener lo mejor de uno mismo. ¿Qué otro libro se puede estudiar mejor que el de la humanidad?

Mahatma Gandhi

El próximo lunes 27 de julio los docentes de educación básica de todo el país regresarán al aula de manera virtual para desarrollar el Taller denominado “Horizontes: colaboración y autonomía para aprender mejor”. La pandemia generada par el COVID-19, nos obligó a confinarnos, nos sigue dictaminando el permanecer en casa. Las fechas de un “posible” regreso a clases de manera presencial se ha postergado indefinidamente. Reiteradamente el Secretario de Educación Pública Esteban Moctezuma ha señalado que este “regreso” será cuando las entidades federativas estén en semáforo verde para poder volver al edificio escolar se deberán implementar una serie de protocolos sanitarios para salvaguardar la salud de cada uno de los miembros que conforman las comunidades escolares.

La semana del 21 al 23 se capacitaron en este mismo taller y en los Consejos Escolares Técnicos Intensivos para el ciclo escolar 2020-2021 a supervisores, asesores técnicos pedagógicos, directores, con la intención de que los directivos se organicen con sus pares, con materiales digitales, socialicen lecturas, visualicen con tiempo las necesidades técnicas, el tipo de plataforma que utilizarían para darle vida al taller virtual así como la metodología de trabajo propuesta para cumplir con las actividades propuestas e iniciar las labores previas al año escolar venidero desde casa.

El taller “Horizontes” de acuerdo al documento Guía para la Facilitación de la Nueva Escuela Mexicana, tiene la finalidad “de aportar al colectivo docente elementos que faciliten el trabajo en la escuela y en el aula, desde una perspectiva de colaboración, orientada por la comprensión del otro, el cuidado y la búsqueda del bienestar” Está dividido en cinco sesiones, una por día; haciendo énfasis en conducir a los profesores a una introspección sobre el momento histórico que estamos viviendo partiendo de las emociones, sentimientos que han experimentado, además que reflexionen sobre la otredad ¿qué sienten mis compañeros, mis alumnos ante esta situación? para englobarlo en un proyecto colaborativo y un Programa Escolar de Mejora Continua pensado en un modelo híbrido: virtual y presencial cuando se nos permita retornar al salón de clases.

Los directores expondrán en sus colectivos docentes el encuadre del taller: el propósito, objetivos, para concluir con tres productos colectivos: el primero será establecer una Campaña de vida saludable, el segundo un tríptico de los roles de docentes y estudiantes y el tercero con la construcción de un decálogo de colaboración de la escuela. Los productos serán piedras angulares para todo el ciclo escolar. La forma en que se trabajará: es individual, por equipo y plenarias virtuales. La primera sesión denominada “Los desafíos de retomar las actividades escolares” parte de una autorreflexión docente para “fortalecer las habilidades socioemocionales” y “motivar la colaboración”, el maestro redactará una carta sobre experiencia, leerá el sentir de los otros, determinará con qué se identifica para generar empatía, para pensar también en sus alumnos; en aquello que han vivenciado en este confinamiento.

En la segunda sesión, abordarán sobre el “fortalecimiento de la colaboración de la escuela”, esta jornada se apoya en tres conceptos que son básicos para la conformación de comunidades de aprendizaje: el sentido de pertenencia, el bienestar y la colaboración. Hablar de sentido de pertenencia cuando la escuela en este momento no es el edificio, nos lleva a pensar en la construcción abstracta y de impacto, ¿por qué me identifico con este centro escolar, con mis estudiantes? Ahorita la escuela es un ente que quizás los chicos no pueden palparla de manera física, porque para ellos es la dinámica de las relaciones humanas, la comunicación, los proyectos que emergen dentro de un contexto escolar que logra esa identificación como parte de un grupo o comunidad llamada escuela, ahora se tratará de nutrir ese sentido de pertenencia de manera virtual de seguir haciéndolos sentir parte de una comunidad escolar. El segundo concepto “Bienestar” hace alusión a dos aristas: la salud física y emocional de los profesores, de los estudiantes y padres, algunos están en duelo por la pérdida de un familiar, porque es complicado el estar alejado de nuestros amigos, más allá de todas las eventualidades; la escuela está pensando en cómo hacer comunidad para abonar a favor de hábitos que impacten en el bienestar individual y colectivo.

En la tercera sesión, nos hace un esbozo de la nueva normalidad, por lo tanto se requieren también, “nuevos roles de docentes y estudiantes” para aprender a trabajar en equipo, a distancia así como los retos que conlleva el regresar a clases de manera virtual porque sabemos que no todos tienen las condiciones. La brecha digital sigue siendo un talón de Aquiles en varias comunidades rurales y educativas, además de la desigualdad social que existe en nuestro país. Se tiene un referente en el ciclo escolar pasado, se harán diagnósticos para fortalecer los aprendizajes más significativos; se deberán plantear en consenso soluciones factibles para cada escuela. Complementándose la tercera sesión con la cuarta “El aprendizaje colaborativo en el aula en la Nueva Escuela Mexicana” parte de la estrategia de implementar proyectos colaborativos interdisciplinarios; un mismo tema general pero adaptado a los aprendizajes esperados de cada asignatura, plantea la idea de un trabajo entre docentes y estudiantes.

La última sesión del taller está destinado a conocer “Los nuevos planteamientos curriculares”, los cambios que experimentará la asignatura de Formación Cívica y Ética “se consolida con la aspiración de vivir en un lugar donde las personas se desarrollen en libertad, igualdad, prosperidad, con bienestar y paz”; aparece una nueva materia “Vida saludable”, consta de las siguientes líneas curriculares: “1) Alimentación y nutrición, 2)Comportamientos del movimiento (actividad física, tiempo sedentario y sueño), 3)Higiene y limpieza, 4)Prevención de enfermedades (transmisibles y no transmisibles) e inmunizaciones, 5)Salud mental y 6)Prevención de adicciones consumo de drogas, alcohol y tabaco.” La aparición de esta asignatura es consecuencia de este mar de contagios por COVID-19 que estamos viviendo y por todas las enfermedades crónicas que padece el país en su mayoría causadas por malos hábitos alimentarios, la falta de cultura de actividad física e higiene.

Los docentes regresan este lunes a actividades de manera virtual, tienen el reto de mejorar los planes ejecutados a finales del ciclo escolar pasado. Algunos han aprovechado para mejorar sus habilidades digitales, otros han perdido el miedo a utilizar las redes sociales con fines educativos. Sin lugar a dudas, será de nuevo inédito, histórico empezar a laborar desde nuestra guarida que se ha transformado en escuela, en aula.


“La verdadera educación consiste en obtener lo mejor de uno mismo. ¿Qué otro libro se puede estudiar mejor que el de la humanidad?

Mahatma Gandhi

El próximo lunes 27 de julio los docentes de educación básica de todo el país regresarán al aula de manera virtual para desarrollar el Taller denominado “Horizontes: colaboración y autonomía para aprender mejor”. La pandemia generada par el COVID-19, nos obligó a confinarnos, nos sigue dictaminando el permanecer en casa. Las fechas de un “posible” regreso a clases de manera presencial se ha postergado indefinidamente. Reiteradamente el Secretario de Educación Pública Esteban Moctezuma ha señalado que este “regreso” será cuando las entidades federativas estén en semáforo verde para poder volver al edificio escolar se deberán implementar una serie de protocolos sanitarios para salvaguardar la salud de cada uno de los miembros que conforman las comunidades escolares.

La semana del 21 al 23 se capacitaron en este mismo taller y en los Consejos Escolares Técnicos Intensivos para el ciclo escolar 2020-2021 a supervisores, asesores técnicos pedagógicos, directores, con la intención de que los directivos se organicen con sus pares, con materiales digitales, socialicen lecturas, visualicen con tiempo las necesidades técnicas, el tipo de plataforma que utilizarían para darle vida al taller virtual así como la metodología de trabajo propuesta para cumplir con las actividades propuestas e iniciar las labores previas al año escolar venidero desde casa.

El taller “Horizontes” de acuerdo al documento Guía para la Facilitación de la Nueva Escuela Mexicana, tiene la finalidad “de aportar al colectivo docente elementos que faciliten el trabajo en la escuela y en el aula, desde una perspectiva de colaboración, orientada por la comprensión del otro, el cuidado y la búsqueda del bienestar” Está dividido en cinco sesiones, una por día; haciendo énfasis en conducir a los profesores a una introspección sobre el momento histórico que estamos viviendo partiendo de las emociones, sentimientos que han experimentado, además que reflexionen sobre la otredad ¿qué sienten mis compañeros, mis alumnos ante esta situación? para englobarlo en un proyecto colaborativo y un Programa Escolar de Mejora Continua pensado en un modelo híbrido: virtual y presencial cuando se nos permita retornar al salón de clases.

Los directores expondrán en sus colectivos docentes el encuadre del taller: el propósito, objetivos, para concluir con tres productos colectivos: el primero será establecer una Campaña de vida saludable, el segundo un tríptico de los roles de docentes y estudiantes y el tercero con la construcción de un decálogo de colaboración de la escuela. Los productos serán piedras angulares para todo el ciclo escolar. La forma en que se trabajará: es individual, por equipo y plenarias virtuales. La primera sesión denominada “Los desafíos de retomar las actividades escolares” parte de una autorreflexión docente para “fortalecer las habilidades socioemocionales” y “motivar la colaboración”, el maestro redactará una carta sobre experiencia, leerá el sentir de los otros, determinará con qué se identifica para generar empatía, para pensar también en sus alumnos; en aquello que han vivenciado en este confinamiento.

En la segunda sesión, abordarán sobre el “fortalecimiento de la colaboración de la escuela”, esta jornada se apoya en tres conceptos que son básicos para la conformación de comunidades de aprendizaje: el sentido de pertenencia, el bienestar y la colaboración. Hablar de sentido de pertenencia cuando la escuela en este momento no es el edificio, nos lleva a pensar en la construcción abstracta y de impacto, ¿por qué me identifico con este centro escolar, con mis estudiantes? Ahorita la escuela es un ente que quizás los chicos no pueden palparla de manera física, porque para ellos es la dinámica de las relaciones humanas, la comunicación, los proyectos que emergen dentro de un contexto escolar que logra esa identificación como parte de un grupo o comunidad llamada escuela, ahora se tratará de nutrir ese sentido de pertenencia de manera virtual de seguir haciéndolos sentir parte de una comunidad escolar. El segundo concepto “Bienestar” hace alusión a dos aristas: la salud física y emocional de los profesores, de los estudiantes y padres, algunos están en duelo por la pérdida de un familiar, porque es complicado el estar alejado de nuestros amigos, más allá de todas las eventualidades; la escuela está pensando en cómo hacer comunidad para abonar a favor de hábitos que impacten en el bienestar individual y colectivo.

En la tercera sesión, nos hace un esbozo de la nueva normalidad, por lo tanto se requieren también, “nuevos roles de docentes y estudiantes” para aprender a trabajar en equipo, a distancia así como los retos que conlleva el regresar a clases de manera virtual porque sabemos que no todos tienen las condiciones. La brecha digital sigue siendo un talón de Aquiles en varias comunidades rurales y educativas, además de la desigualdad social que existe en nuestro país. Se tiene un referente en el ciclo escolar pasado, se harán diagnósticos para fortalecer los aprendizajes más significativos; se deberán plantear en consenso soluciones factibles para cada escuela. Complementándose la tercera sesión con la cuarta “El aprendizaje colaborativo en el aula en la Nueva Escuela Mexicana” parte de la estrategia de implementar proyectos colaborativos interdisciplinarios; un mismo tema general pero adaptado a los aprendizajes esperados de cada asignatura, plantea la idea de un trabajo entre docentes y estudiantes.

La última sesión del taller está destinado a conocer “Los nuevos planteamientos curriculares”, los cambios que experimentará la asignatura de Formación Cívica y Ética “se consolida con la aspiración de vivir en un lugar donde las personas se desarrollen en libertad, igualdad, prosperidad, con bienestar y paz”; aparece una nueva materia “Vida saludable”, consta de las siguientes líneas curriculares: “1) Alimentación y nutrición, 2)Comportamientos del movimiento (actividad física, tiempo sedentario y sueño), 3)Higiene y limpieza, 4)Prevención de enfermedades (transmisibles y no transmisibles) e inmunizaciones, 5)Salud mental y 6)Prevención de adicciones consumo de drogas, alcohol y tabaco.” La aparición de esta asignatura es consecuencia de este mar de contagios por COVID-19 que estamos viviendo y por todas las enfermedades crónicas que padece el país en su mayoría causadas por malos hábitos alimentarios, la falta de cultura de actividad física e higiene.

Los docentes regresan este lunes a actividades de manera virtual, tienen el reto de mejorar los planes ejecutados a finales del ciclo escolar pasado. Algunos han aprovechado para mejorar sus habilidades digitales, otros han perdido el miedo a utilizar las redes sociales con fines educativos. Sin lugar a dudas, será de nuevo inédito, histórico empezar a laborar desde nuestra guarida que se ha transformado en escuela, en aula.