/ jueves 13 de febrero de 2020

El amor en los tiempos del cólera, el ébola, la influenza y el coronavirus

"Cuando empezó a esperar la respuesta a su primera carta, la ansiedad se le complicó con cagantinas y vómitos verdes, perdió el sentido de la orientación y sufría desmayos repentinos, y su madre se aterrorizó porque su estado no se parecía a los desórdenes del amor sino a los estragos del cólera" (Gabriel García Márquez - El amor en los tiempos del cólera 1985).

El amor en los tiempos del cólera, es una novela publicada por Gabriel García Márquez tres años después de haber obtenido el premio nobel y por la que dijo le gustaría ser recordado.

En ella se cuenta una historia que contiene un completo tratado del amor y sus múltiples formas de sentir y vivirlo. Brevemente, la historia describe como Florentino Ariza y Fermina Daza se enamoran profundamente, pero ella decide casarse con un médico rico y que desciende de buena familia. El romántico Florentino progresa en el mundo de los negocios y además sostiene 622 pequeñas aventuras amorosas; pero su corazón es para Fermina. Cuando el esposo de ella muere, él acude al funeral para confesar el amor que ha tenido por Fermina durante cincuenta y un años, nueve meses y cuatro días.

En la historia de la humanidad se han descrito múltiples pandemias tales como la Viruela, el Sarampión, la Gripe Española, la Peste Negra, el VIH, la Plaga de Justiniano, el Tifus, el Cólera, la Gripe de Hong kong entre otras que han matado a millones de personas (una pandemia se define como la afectación de una enfermedad de personas a lo largo de un área geográficamente extensa).

El cólera es una enfermedad causada por la bacteria vibrio cholerae que en la antigüedad se pensaba venía de Asia. La enfermedad se presenta con diarrea abundante; que a menudo conduce a deshidratación y en ocasiones hasta la muerte de pacientes que no son tratados en pocas horas. El cólera ha causado pandemias en los años en 1829, 1852, 1863, 1881, 1889 y 1961 persistiendo hasta la actualidad. Una de estas pandemias fue estudiada por el médico inglés John Snow quien describió las rutas de transmisión, sugirió medidas para detener la transmisión dando origen a la epidemiología (área de la medicina que estudia el desarrollo epidémico y la incidencia de las enfermedades en la población).

Por otro lado, el ébola es causado por un virus que lleva el mismo nombre y está relacionado con varias epidemias durante los últimos 38 años. De manera notable el virus, se extendió desde África a otros continentes produciendo una pandemia en 2014. Este virus presenta una estructura única, alta infectividad y letalidad; es difícil detener su propagación y carece de un tratamiento efectivo. La enfermedad por el virus del ébola a menudo es mortal para los humanos y se considera que los huéspedes naturales del virus son los murciélagos. El virus fue detectado por primera vez en 1976 en dos brotes ocurridos de manera simultánea en Nzara (hoy Sudán) y en Yambuku (República Democrática del Congo). Sabemos que se puede transmitir a través del contacto con animales infectados o a través del contacto con las secreciones corporales de seres humanos infectados (heces, orina, saliva, semen). Los síntomas de la enfermedad se caracterizan por la aparición súbita de fiebre, debilidad intensa, dolor muscular, de cabeza y de garganta, vómito, diarrea, erupciones cutáneas, disfunción hepática y renal y en algunos casos, hemorragias internas y externas. El periodo de incubación oscila entre 2 y 21 días. En este caso las personas no son contagiosas hasta que aparecen los síntomas.

La gripe es una infección vírica que puede ser causada por uno de los cuatro tipos de virus de la gripe estacional: A, B, C y D (los dos primeros, son los principales responsables de las epidemias estacionales). El virus se transmite con facilidad de una persona a otra a través de pequeñas gotas y partículas que son expulsadas con la tos o los estornudos. De manera general, la infección dura una semana y se caracteriza por la aparición de fiebre, dolor muscular, cefalea, malestar general, tos seca, dolor de garganta y rinitis. La enfermedad puede causar neumonía o la muerte principalmente en niños pequeños, personas de edad avanzada y personas con otras afecciones médicas graves. Los humanos pueden contraer el virus a través de contacto con animales infectados con virus de la gripe aviar (subtipos AH5N1, AH7N9 y AH9N2), y el virus de la gripe porcina (subtipos AH1N1 y AH3N2).

Los datos han mostrado que es fundamental el control de la enfermedad en los animales, para reducir el riesgo para el humano. Los virus de la gripe tienen múltiples animales que pueden actuar como reservorios y son imposibles de erradicar por lo que seguirán produciéndose enfermedades, brotes, epidemias y pandemias.

Ahora sabemos más de las enfermedades gracias a científicos como Luis Pasteur y John Snow aún nos falta mucho por aprender. Pandemias como las que han generado el cólera, el ébola y la influenza nos han enseñado como se transmiten, se curan, se tratan o se contienen entre otras cosas todo esto ayudará para poder controlar al coronavirus. Para minimizar los riesgos es esencial vigilar las conductas y comportamientos de poblaciones humanas y animales además evitar y disminuir actividades de riesgo para detener la transmisión.

Se recomienda realizar investigaciones exhaustivas de cada caso de infección humana para ubicar a los transmisores y contener los contagios.

Todos los países deben tener planes para tratar pandemias basados en los riesgos.

Mañana será 14 de febrero y recuerdo otra frase de García Márquez: "Pero el examen le reveló que no tenía fiebre, ni dolor en ninguna parte, y lo único concreto que sentía era una necesidad urgente de morir. Le bastó con un interrogatorio insidioso, primero a él y después a la madre, para comprobar una vez más que los síntomas del amor son los mismos del cólera".

"Cuando empezó a esperar la respuesta a su primera carta, la ansiedad se le complicó con cagantinas y vómitos verdes, perdió el sentido de la orientación y sufría desmayos repentinos, y su madre se aterrorizó porque su estado no se parecía a los desórdenes del amor sino a los estragos del cólera" (Gabriel García Márquez - El amor en los tiempos del cólera 1985).

El amor en los tiempos del cólera, es una novela publicada por Gabriel García Márquez tres años después de haber obtenido el premio nobel y por la que dijo le gustaría ser recordado.

En ella se cuenta una historia que contiene un completo tratado del amor y sus múltiples formas de sentir y vivirlo. Brevemente, la historia describe como Florentino Ariza y Fermina Daza se enamoran profundamente, pero ella decide casarse con un médico rico y que desciende de buena familia. El romántico Florentino progresa en el mundo de los negocios y además sostiene 622 pequeñas aventuras amorosas; pero su corazón es para Fermina. Cuando el esposo de ella muere, él acude al funeral para confesar el amor que ha tenido por Fermina durante cincuenta y un años, nueve meses y cuatro días.

En la historia de la humanidad se han descrito múltiples pandemias tales como la Viruela, el Sarampión, la Gripe Española, la Peste Negra, el VIH, la Plaga de Justiniano, el Tifus, el Cólera, la Gripe de Hong kong entre otras que han matado a millones de personas (una pandemia se define como la afectación de una enfermedad de personas a lo largo de un área geográficamente extensa).

El cólera es una enfermedad causada por la bacteria vibrio cholerae que en la antigüedad se pensaba venía de Asia. La enfermedad se presenta con diarrea abundante; que a menudo conduce a deshidratación y en ocasiones hasta la muerte de pacientes que no son tratados en pocas horas. El cólera ha causado pandemias en los años en 1829, 1852, 1863, 1881, 1889 y 1961 persistiendo hasta la actualidad. Una de estas pandemias fue estudiada por el médico inglés John Snow quien describió las rutas de transmisión, sugirió medidas para detener la transmisión dando origen a la epidemiología (área de la medicina que estudia el desarrollo epidémico y la incidencia de las enfermedades en la población).

Por otro lado, el ébola es causado por un virus que lleva el mismo nombre y está relacionado con varias epidemias durante los últimos 38 años. De manera notable el virus, se extendió desde África a otros continentes produciendo una pandemia en 2014. Este virus presenta una estructura única, alta infectividad y letalidad; es difícil detener su propagación y carece de un tratamiento efectivo. La enfermedad por el virus del ébola a menudo es mortal para los humanos y se considera que los huéspedes naturales del virus son los murciélagos. El virus fue detectado por primera vez en 1976 en dos brotes ocurridos de manera simultánea en Nzara (hoy Sudán) y en Yambuku (República Democrática del Congo). Sabemos que se puede transmitir a través del contacto con animales infectados o a través del contacto con las secreciones corporales de seres humanos infectados (heces, orina, saliva, semen). Los síntomas de la enfermedad se caracterizan por la aparición súbita de fiebre, debilidad intensa, dolor muscular, de cabeza y de garganta, vómito, diarrea, erupciones cutáneas, disfunción hepática y renal y en algunos casos, hemorragias internas y externas. El periodo de incubación oscila entre 2 y 21 días. En este caso las personas no son contagiosas hasta que aparecen los síntomas.

La gripe es una infección vírica que puede ser causada por uno de los cuatro tipos de virus de la gripe estacional: A, B, C y D (los dos primeros, son los principales responsables de las epidemias estacionales). El virus se transmite con facilidad de una persona a otra a través de pequeñas gotas y partículas que son expulsadas con la tos o los estornudos. De manera general, la infección dura una semana y se caracteriza por la aparición de fiebre, dolor muscular, cefalea, malestar general, tos seca, dolor de garganta y rinitis. La enfermedad puede causar neumonía o la muerte principalmente en niños pequeños, personas de edad avanzada y personas con otras afecciones médicas graves. Los humanos pueden contraer el virus a través de contacto con animales infectados con virus de la gripe aviar (subtipos AH5N1, AH7N9 y AH9N2), y el virus de la gripe porcina (subtipos AH1N1 y AH3N2).

Los datos han mostrado que es fundamental el control de la enfermedad en los animales, para reducir el riesgo para el humano. Los virus de la gripe tienen múltiples animales que pueden actuar como reservorios y son imposibles de erradicar por lo que seguirán produciéndose enfermedades, brotes, epidemias y pandemias.

Ahora sabemos más de las enfermedades gracias a científicos como Luis Pasteur y John Snow aún nos falta mucho por aprender. Pandemias como las que han generado el cólera, el ébola y la influenza nos han enseñado como se transmiten, se curan, se tratan o se contienen entre otras cosas todo esto ayudará para poder controlar al coronavirus. Para minimizar los riesgos es esencial vigilar las conductas y comportamientos de poblaciones humanas y animales además evitar y disminuir actividades de riesgo para detener la transmisión.

Se recomienda realizar investigaciones exhaustivas de cada caso de infección humana para ubicar a los transmisores y contener los contagios.

Todos los países deben tener planes para tratar pandemias basados en los riesgos.

Mañana será 14 de febrero y recuerdo otra frase de García Márquez: "Pero el examen le reveló que no tenía fiebre, ni dolor en ninguna parte, y lo único concreto que sentía era una necesidad urgente de morir. Le bastó con un interrogatorio insidioso, primero a él y después a la madre, para comprobar una vez más que los síntomas del amor son los mismos del cólera".

jueves 06 de febrero de 2020

 Génesis (Hecho en China) Capítulo II

jueves 30 de enero de 2020

Capítulo I El inicio

jueves 16 de enero de 2020

Ciencia-Ejercicio-Maratón

viernes 27 de diciembre de 2019

Avances científicos del 2019

jueves 19 de diciembre de 2019

Cuidemos nuestro planeta en Navidad