/ sábado 9 de febrero de 2019

CUIDADOS DEL MEDIO AMBIENTE SEXUAL

¡Hola amigos del Sol!

Siempre hemos escuchado del cuidado del medio ambiente, las formas en las que lo contaminamos y las cosas que tenemos que hacer para que esto no suceda, ¿cierto?. Bueno pues ahora quiero hablarte de los cuidados del medio ambiente sexual… del amor.

¿Cuidados del medio ambiente del amor? Sí. Para vivir el amor (hablemos en este caso, el amor de pareja y todas sus expresiones), y sobre todo para vivir una vida sexual en pareja que sea maravillosa, hay que hacer y cuidar muchas más cosas de lo que la gente cree.

Por muy increíble que esto parezca, esto que veremos ahora, ayudará a cosas como: aumentar el deseo, sentir orgasmos, etcétera.

Y en esta ocasión te hablaré de solamente unos pocos de ellos:

1.- LA COMUNICACIÓN:
El mayor de los retos sin duda. Una comunicación efectiva y afectiva. Que el otro comprenda lo que quiero decir, y que yo encuentre las palabras, los medios y el momento perfecto para poder transmitir mi idea. Hablarnos sin ofensas. Con amor y empatía. Dejar a un lado el ego y el egoísmo para poder generar una comunicación efectiva. Comunicación en todas las áreas de nuestra vida: económica, laboral, familiar, deseos, necesidades, dudas, miedos, etcétera. Todo.

Dentro de una relación de pareja, no debería haber un tema que no se pueda tocar. Si te pasa, dime lo que sea, tu relación no es tan buena como crees.

2.- LA CONVIVENCIA:
Pasar un tiempo juntos, aprender a convivir dentro y fuera de la casa, poder compartir los espacios, el carro, el clóset, la cocina, sin discutir, sin sentirme invadido o invadida.

Sentir agrado cuando estamos juntos. Sentir alegría, bienestar, en fin, sabes a lo que me refiero. Poder convivir también con nuestras respectivas familias de origen, sin que esto represente fuentes de conflictos. Y sí lo es, poner barreras. Límites.

3.- LOS IMPLICADOS:
Es decir, cada uno de los miembros de la pareja es importante de forma individual. Es recomendable siempre que tengan un tiempo libre cada uno por su lado, sin la pareja y sin los hijos. Luego, tengan un tiempo para la convivencia de ustedes como pareja sin hijos, ir a un bar, al cine, a una fiesta o una comida con amigos, sin hijos, solos. Y otro tiempo más para salir y convivir en familia. Además, es necesario que cada miembro de la pareja haga algo que le guste, que le haga feliz.

Un pasa tiempo. Ya sea leer, escribir, bailar, tomarse una tarde de spa, practicar algún deporte, aprender algo. ¡Lo que sea que te llene de vida y te haga feliz! De mí te acuerdas cómo cambia la situación y a dónde se van tus niveles de estrés.

4.- LOS DETALLES:
¡Vaya que se ha perdido la costumbre de los detalles! Todo es medios electrónicos. Pues ¡no!. Hablo de detalles que sabes que le sacarán a tu pareja una sonrisa. Desde sacar la basura por ella, pasar por los niños si mi pareja siempre lo hace, comprar la comida que le gusta para ver el programa favorito (aunque a ti no te agrade), arrancar una flor del parque y llegar con ella, poner música de su artista favorito en casa, en fin, hay tantos y tantos detalles que se pueden hacer. Y no necesariamente tienes que gastar. Un masaje de pies, un pequeño cariñito, algo que la pareja no se espere y que le sea grato y fuente de placer.

Estos son sólo algunos ejemplos de los muchos que abarca cuidar el medio ambiente, para que sea propicio para el amor.

Cuando aprendas a cuidarlo, en tu día a día, te darás cuenta cómo el llevarte bien, propiciar el amor, evitar los conflictos y las fuentes de resentimientos, lo verás reflejado, automáticamente, de forma positiva tu sexualidad y tu relación de pareja. ¡Tu vida misma!

Pareciera mentira que una cosa tan simple como esos detalles, tengan todo que ver con sentir orgasmos, deseos, ganas de estar con tu pareja. ¿Por qué? Porque estamos generando un medio ambiente propicio para el amor.

Nos leemos la siguiente semana. Recuerden que pueden contactar conmigo ya sea para conferencias o citas sexológicas privadas al correo: eugeniasexologa@gmail.com

o al WhatsApp 669 1545 185 Eugenia Flo, sexóloga sustantiva.

¡Hola amigos del Sol!

Siempre hemos escuchado del cuidado del medio ambiente, las formas en las que lo contaminamos y las cosas que tenemos que hacer para que esto no suceda, ¿cierto?. Bueno pues ahora quiero hablarte de los cuidados del medio ambiente sexual… del amor.

¿Cuidados del medio ambiente del amor? Sí. Para vivir el amor (hablemos en este caso, el amor de pareja y todas sus expresiones), y sobre todo para vivir una vida sexual en pareja que sea maravillosa, hay que hacer y cuidar muchas más cosas de lo que la gente cree.

Por muy increíble que esto parezca, esto que veremos ahora, ayudará a cosas como: aumentar el deseo, sentir orgasmos, etcétera.

Y en esta ocasión te hablaré de solamente unos pocos de ellos:

1.- LA COMUNICACIÓN:
El mayor de los retos sin duda. Una comunicación efectiva y afectiva. Que el otro comprenda lo que quiero decir, y que yo encuentre las palabras, los medios y el momento perfecto para poder transmitir mi idea. Hablarnos sin ofensas. Con amor y empatía. Dejar a un lado el ego y el egoísmo para poder generar una comunicación efectiva. Comunicación en todas las áreas de nuestra vida: económica, laboral, familiar, deseos, necesidades, dudas, miedos, etcétera. Todo.

Dentro de una relación de pareja, no debería haber un tema que no se pueda tocar. Si te pasa, dime lo que sea, tu relación no es tan buena como crees.

2.- LA CONVIVENCIA:
Pasar un tiempo juntos, aprender a convivir dentro y fuera de la casa, poder compartir los espacios, el carro, el clóset, la cocina, sin discutir, sin sentirme invadido o invadida.

Sentir agrado cuando estamos juntos. Sentir alegría, bienestar, en fin, sabes a lo que me refiero. Poder convivir también con nuestras respectivas familias de origen, sin que esto represente fuentes de conflictos. Y sí lo es, poner barreras. Límites.

3.- LOS IMPLICADOS:
Es decir, cada uno de los miembros de la pareja es importante de forma individual. Es recomendable siempre que tengan un tiempo libre cada uno por su lado, sin la pareja y sin los hijos. Luego, tengan un tiempo para la convivencia de ustedes como pareja sin hijos, ir a un bar, al cine, a una fiesta o una comida con amigos, sin hijos, solos. Y otro tiempo más para salir y convivir en familia. Además, es necesario que cada miembro de la pareja haga algo que le guste, que le haga feliz.

Un pasa tiempo. Ya sea leer, escribir, bailar, tomarse una tarde de spa, practicar algún deporte, aprender algo. ¡Lo que sea que te llene de vida y te haga feliz! De mí te acuerdas cómo cambia la situación y a dónde se van tus niveles de estrés.

4.- LOS DETALLES:
¡Vaya que se ha perdido la costumbre de los detalles! Todo es medios electrónicos. Pues ¡no!. Hablo de detalles que sabes que le sacarán a tu pareja una sonrisa. Desde sacar la basura por ella, pasar por los niños si mi pareja siempre lo hace, comprar la comida que le gusta para ver el programa favorito (aunque a ti no te agrade), arrancar una flor del parque y llegar con ella, poner música de su artista favorito en casa, en fin, hay tantos y tantos detalles que se pueden hacer. Y no necesariamente tienes que gastar. Un masaje de pies, un pequeño cariñito, algo que la pareja no se espere y que le sea grato y fuente de placer.

Estos son sólo algunos ejemplos de los muchos que abarca cuidar el medio ambiente, para que sea propicio para el amor.

Cuando aprendas a cuidarlo, en tu día a día, te darás cuenta cómo el llevarte bien, propiciar el amor, evitar los conflictos y las fuentes de resentimientos, lo verás reflejado, automáticamente, de forma positiva tu sexualidad y tu relación de pareja. ¡Tu vida misma!

Pareciera mentira que una cosa tan simple como esos detalles, tengan todo que ver con sentir orgasmos, deseos, ganas de estar con tu pareja. ¿Por qué? Porque estamos generando un medio ambiente propicio para el amor.

Nos leemos la siguiente semana. Recuerden que pueden contactar conmigo ya sea para conferencias o citas sexológicas privadas al correo: eugeniasexologa@gmail.com

o al WhatsApp 669 1545 185 Eugenia Flo, sexóloga sustantiva.