/ jueves 8 de noviembre de 2018

Bohemian Rhapsody

La película de Freddie Mercury, ha sido uno de los proyectos más ambiciosos y a la vez más complicados, de llevar a la pantalla grande. En 2010 se anunció que Sacha Baron Cohen (Borat, 2006; Hugo, 2011) sería el encargado de dar vida al vocalista de la banda Queen y, por mucho tiempo, estuvo en el barco hasta que las diferencias creativas con la banda y sus familiares, lo hicieron dejar el proyecto. Una luz en el camino se vislumbró cuando el director Bryan Singer (X-Men) tomó las riendas y el ganador del Emmy, Rami Malek, se encargaría de personificar al oriundo de Zanzíbar y aunque todo iba bien, para diciembre de 2017 el director sería despedido debido a su comportamiento dentro del set. En ambos casos uno se cuestiona el “hubiera”.


'Bohemian Rhapsody' el ascenso de la banda al edén de la música, a través de sus icónicas canciones y sonido, su crisis cuando el estilo de vida de Mercury estuvo fuera de control, y su triunfal reunión en la víspera del Live Aid, en la que Mercury, mientras sufría los inicios del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), lidera la banda en uno de los conciertos de rock más grandes de la historia.


Si bien, la cinta es bastante entretenida y disfrutable, uno pensaría que la película sobre Freddie Mercury, sería diferente a este resumen liviano de dos horas y media de su vida.


Cuando se ve el largometraje, que se encuentra los complejos, se entiende por qué Baron Cohen no se entendió con los familiares de Mercury, el aspecto sexual que el actor quería mostrar (e importante en la vida del cantante) quedó relegado a un “por encimita” y los excesos que se relatan en crónicas, tampoco son del todo mostrados; sí, desde un principio se dijo que la intención de la banda era mostrar algo más familiar (y quizás también para respetar la memoria de Freddie, quien era avaro con su privacidad) y aunque parece que no hay mucha homogeneidad en ese tema, se logra un resultado atractivo para la generación que creció con Queen, aquellos que nos tocó el after, y quizás para las nuevas generaciones necesitadas y anhelantes de buena música.


Una de las primeras grabaciones (y de las primeras fotos que se filtraron) fue el concierto Live Aid, éste fue dirigido por Bryan Singer, y es notable el cambio de dirección y esencia en otras escenas. El concierto en Wembley es una copia casi fiel y un homenaje a Queen; son minutos bien logrados, al espectador se le brinda la oportunidad de vivir el 13 de julio de 1985.


Otra pieza clave para que Bohemian Rhapsody proyecte más personalidad es su elenco: destacan Lucy Boynton, Gwilym Lee, Ben Hardy, Aidan Gillen, Tom Hollander, un casi irreconocible Mike Myers (en el film es quien se niega a que Bohemian Rhapsody fuese sencillo) Allen Leech (logra un buen trabajo como el “villano”) y Joseph Mazzello (el niño de Jurassic Park –1993–, ¡qué bien que lo tomen en cuenta! ¡es una acertada contratación para encarnar a John Deacon!) son piezas fundamentales en caracterización, química y presencia.


Por su parte, Rami Malek hace tremenda labor al interpretar a Freddie Mercury. Aunque jamás se siente caricaturizado, quizás sus movimientos cuando no se encuentra en el escenario, podrían parecer ligeramente exagerados –pero esto es cuestión de percepciones. El único detalle que sí hay con Rami es su mirada y eso es algo con lo que uno tendrá que lidiar, especialmente cuando se ven entrevistas de Mercury y se nota lo simpático, inteligente, encantador, centrado y humilde que era. Aun así, el actor estudió al showman y logra un gran trabajo en lenguaje corporal, expresiones, ademanes en el escenario y tonos de voz -eso sí, no canta, sólo hace algunas pequeñas entonaciones… quién podría atreverse a más.


No es la Biopic que Farrokh Bulsara Aka-Freddie Mercury merece, pero hay múltiples momentos interesantes y cómicos, además uno al salir canta y escucha a Queen, y si bien el largometraje no es una obra de arte (dista de ello), despertar el oído musical y reproducir a Queen, hace que el filme logre su cometido: un homenaje.


Título original: Bohemian Rhapsody

Dirección:Dexter Fletcher, Bryan Singer

País: El Reino Unido, Estados Unidos

Año: 2018

Reparto:Rami Malek, Lucy Boynton, Ben Hardy, Joseph Mazzello, Aidan Gillen, Tom Hollander, Mike Myers, Allen Leech, Ace Bhatti, Michelle Duncan, Garry Summers

Distribuidora: 20th Century Fox

Productora: Regency Enterprises, GK Films, 20th Century Fox, Queen Films, Becky Bentham Brian May & Roger Taylor.

Casting: Susie Figgis

Compositor de la música original: John Ottman


La película de Freddie Mercury, ha sido uno de los proyectos más ambiciosos y a la vez más complicados, de llevar a la pantalla grande. En 2010 se anunció que Sacha Baron Cohen (Borat, 2006; Hugo, 2011) sería el encargado de dar vida al vocalista de la banda Queen y, por mucho tiempo, estuvo en el barco hasta que las diferencias creativas con la banda y sus familiares, lo hicieron dejar el proyecto. Una luz en el camino se vislumbró cuando el director Bryan Singer (X-Men) tomó las riendas y el ganador del Emmy, Rami Malek, se encargaría de personificar al oriundo de Zanzíbar y aunque todo iba bien, para diciembre de 2017 el director sería despedido debido a su comportamiento dentro del set. En ambos casos uno se cuestiona el “hubiera”.


'Bohemian Rhapsody' el ascenso de la banda al edén de la música, a través de sus icónicas canciones y sonido, su crisis cuando el estilo de vida de Mercury estuvo fuera de control, y su triunfal reunión en la víspera del Live Aid, en la que Mercury, mientras sufría los inicios del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), lidera la banda en uno de los conciertos de rock más grandes de la historia.


Si bien, la cinta es bastante entretenida y disfrutable, uno pensaría que la película sobre Freddie Mercury, sería diferente a este resumen liviano de dos horas y media de su vida.


Cuando se ve el largometraje, que se encuentra los complejos, se entiende por qué Baron Cohen no se entendió con los familiares de Mercury, el aspecto sexual que el actor quería mostrar (e importante en la vida del cantante) quedó relegado a un “por encimita” y los excesos que se relatan en crónicas, tampoco son del todo mostrados; sí, desde un principio se dijo que la intención de la banda era mostrar algo más familiar (y quizás también para respetar la memoria de Freddie, quien era avaro con su privacidad) y aunque parece que no hay mucha homogeneidad en ese tema, se logra un resultado atractivo para la generación que creció con Queen, aquellos que nos tocó el after, y quizás para las nuevas generaciones necesitadas y anhelantes de buena música.


Una de las primeras grabaciones (y de las primeras fotos que se filtraron) fue el concierto Live Aid, éste fue dirigido por Bryan Singer, y es notable el cambio de dirección y esencia en otras escenas. El concierto en Wembley es una copia casi fiel y un homenaje a Queen; son minutos bien logrados, al espectador se le brinda la oportunidad de vivir el 13 de julio de 1985.


Otra pieza clave para que Bohemian Rhapsody proyecte más personalidad es su elenco: destacan Lucy Boynton, Gwilym Lee, Ben Hardy, Aidan Gillen, Tom Hollander, un casi irreconocible Mike Myers (en el film es quien se niega a que Bohemian Rhapsody fuese sencillo) Allen Leech (logra un buen trabajo como el “villano”) y Joseph Mazzello (el niño de Jurassic Park –1993–, ¡qué bien que lo tomen en cuenta! ¡es una acertada contratación para encarnar a John Deacon!) son piezas fundamentales en caracterización, química y presencia.


Por su parte, Rami Malek hace tremenda labor al interpretar a Freddie Mercury. Aunque jamás se siente caricaturizado, quizás sus movimientos cuando no se encuentra en el escenario, podrían parecer ligeramente exagerados –pero esto es cuestión de percepciones. El único detalle que sí hay con Rami es su mirada y eso es algo con lo que uno tendrá que lidiar, especialmente cuando se ven entrevistas de Mercury y se nota lo simpático, inteligente, encantador, centrado y humilde que era. Aun así, el actor estudió al showman y logra un gran trabajo en lenguaje corporal, expresiones, ademanes en el escenario y tonos de voz -eso sí, no canta, sólo hace algunas pequeñas entonaciones… quién podría atreverse a más.


No es la Biopic que Farrokh Bulsara Aka-Freddie Mercury merece, pero hay múltiples momentos interesantes y cómicos, además uno al salir canta y escucha a Queen, y si bien el largometraje no es una obra de arte (dista de ello), despertar el oído musical y reproducir a Queen, hace que el filme logre su cometido: un homenaje.


Título original: Bohemian Rhapsody

Dirección:Dexter Fletcher, Bryan Singer

País: El Reino Unido, Estados Unidos

Año: 2018

Reparto:Rami Malek, Lucy Boynton, Ben Hardy, Joseph Mazzello, Aidan Gillen, Tom Hollander, Mike Myers, Allen Leech, Ace Bhatti, Michelle Duncan, Garry Summers

Distribuidora: 20th Century Fox

Productora: Regency Enterprises, GK Films, 20th Century Fox, Queen Films, Becky Bentham Brian May & Roger Taylor.

Casting: Susie Figgis

Compositor de la música original: John Ottman


jueves 08 de noviembre de 2018

Bohemian Rhapsody